La piel del oso, de Zidrou y Oriol

Traemos a nuestra casa la obra La piel del oso de la exitosa dupla autoral Zidrou y Oriol. Una historia con un dibujo que en gran parte de la obra deja en evidencia al guion, en el cual se mezclan la venganza, las pasiones, el sentimiento de culpa, y sangre, mucha sangre.

Por
0
1076

Edición original: La peau de l´ours (Dargaud, Julio de 2012)
Edición nacional/España: La piel del oso (Norma editorial, Septiembre 2012)
Guion: Zidrou
Dibujo: Oriol
Traducción: Eva Reyes de Uña
Formato: Cartoné. 64 páginas. 16€

Elige la venganza, pero atente a las consecuencias

“Don Pomodoro estrenaba traje blanco todos los días. Y se enorgullecía de mancharlo de sangre antes de la puesta de Sol”

Todos sustentamos nuestra vida en objetivos. Algunos son los principales y otros son secundarios, incluso efímeros. Normalmente los principales son hacia los que dirigimos todos nuestros esfuerzos. La mayoría de las veces esos objetivos vitales se enfocan en la trayectoria profesional, con la búsqueda de un trabajo, la elección de unos estudios, o en la consolidación de una pareja estable, compartiendo un hogar o haciendo un proyecto familiar común. Pero hay veces en las que, aquello que se supondría que debería ser un objetivo secundario, e incluso pasajero, pasa a ser el objetivo principal. Eso sucede en esta historia, en la que la venganza pasa a ser el objetivo principal de nuestro protagonista.

La dupla autoral de Zidrou y Oriol es bastante conocida en el mundo del noveno arte. El escritor nacido en Bruselas, Benoît Drousie, quien todos reconocen por su pseudónimo Zidrou, tiene un largo recorrido editorial, habiendo firmado más de 70 álbumes. Entre ellos podemos encontrar Lydie (Dargaud, 2010) acompañado por el dibujante Jordi Lafebre, con quien también trabajaría en su saga Los buenos veranos (Dargaud 2015-2018). El dibujante Catalán, Oriol Hernández, conocido simplemente como Oriol, ha firmado varios trabajos junto a su compañero de equipo, entre ellos Los tres frutos (Dargaud, 2015) (Norma, 2015), cuya reseña pronto traeremos a nuestra casa, y Naturalezas muertas (Dargaud, 2017) (Norma, 2017). También La obra que reseñamos hoy aquí, La piel del oso (Dargaud, 2012), como su segunda parte Madriguera (Dargaud, 2020) (Norma, 2021).

La sangre no es suficiente

La historia nos narra la vida del anciano Don Palermo, el cual se la cuenta a un joven que viene cada día a leerle el horóscopo. El invidente hombre, que necesita de los demás para sobrevivir en su día a día, ya está para capitular y lo sabe. Pero pese a todo aún alberga fe en que una persona que en el pasado le prometió una señal, se la haga llegar por medio del horóscopo que cada día espera con inquietud.

La obra tiene altibajos en el guion, en concreto en las analogías entre las historias de Don Palermo y del joven Amadeo, y en la manera en la que llega al clímax. Pese a ello sale bastante bien parada gracias a la intensa historia que narra el anciano y que hace que las partes del presente sean como un intermedio de lo que para el espectador es el alimento principal, casi a modo de guarnición. Conocemos de alguna manera cómo termina aquella historia que nos está narrando Don Palermo, pues es él quien nos la cuenta, aunque la historia acaba cerrándose en el presente con un giro final, uno algo inverosímil pero que termina por cerrar el círculo. Aun con sus carencias, los aciertos hacen de la historia un buen plato para degustar la buena ración de venganza y redención que nos presenta. Con todo, esta primera parte no está a la altura de la segunda, algo también lógico en el avance de calidad que se le presupone a los autores, en la que todo esto se consigue llevar a cabo con mayor acierto tanto en la parte empática como en la de la verosimilitud de las acciones. Sin embargo, hay algo que sí que le puede mantener el pulso a Madriguera, y eso es el dibujo.

En el apartado gráfico, nos encontramos con un Oriol muy ligero pero eficaz. El cómic tiene un halo caricaturesco que se contrapone a la crudeza de su historia y la enfatiza en los momentos dramáticos. Con unos colores muy vivos consigue aumentar el aspecto violento de los personajes logrado con un trazo un tanto agresivo. No significa que el color no tenga su protagonismo narrativo, pues lo tiene, y uno muy evidenciado en el hecho de que la sangre toma gran protagonismo en la historia, y no solo de forma literal sino subtextual, haciendo de su aparición algo simbólico en la obra. Es de alguna manera el elemento visual que unifica toda la obra, y que es muy acentuado por el contraste que se suele dar varias veces del rojo sobre el blanco.

Elegir implica responsabilidad

Como siempre sucede en esto de no ser un Clockwork Orange, o un ser mecanizado por condicionamientos externos a su mismo ser, uno tiene la capacidad de elegir, de usar su propio criterio para tomar decisiones. Pero eso conlleva entre otras muchas cosas, responsabilidad.

Es evidente que la venganza no es un objetivo estable. Pero si uno es consciente de que es algo que le consumirá, y aun así decide llevarla a cabo, es totalmente libre de elegir seguir ese camino. Pese a ser algo que difícilmente sea solucionado con el acto que se supone que lo haría, pues la venganza muy pocas veces trae el desahogo presupuesto en un principio, si uno es responsable de los muchos contras y las muchas consecuencias de sus actos, estando dispuesto a enfrentarlos, por ahora, es libre de hacerlo. Aunque como siempre se dice, pero que no por decirlo mucho se dice demasiado:
Antes de empezar un viaje de venganza, cava dos tumbasConfucio.

Lo mejor

• La historia de venganza y sumisión por la que pasa Don Palermo en el segundo acto, que lo vuelve lo mejor de la obra en todos los sentidos, incluyendo el uso acertado del cambio en el punto de vista en varias ocasiones.
• El dibujo en su conjunto, que logra hacer de las partes menos agraciadas del guion algo incluso agradable de leer, que tiene su momento álgido en los compases intermedios, haciendo un uso exquisito del color.

Lo peor

• El guion, que en algunos momentos peca de inverosímil, sobre todo en el tercer acto.

Edición original: La peau de l´ours (Dargaud, Julio de 2012) Edición nacional/España: La piel del oso (Norma editorial, Septiembre 2012) Guion: Zidrou Dibujo: Oriol Traducción: Eva Reyes de Uña Formato: Cartoné. 64 páginas. 16€ Elige la venganza, pero atente a las consecuencias "Don Pomodoro estrenaba traje blanco todos los días.…
Guión - 7
Dibujo - 9
Interés - 7.5

7.8

Vengativo

La piel del oso acaba siendo una pequeña joya que se desinfla por no saber contar o transmitir bien la parte final de la historia, pese a que consigue brillar con gran intensidad en parte del primero y en todo el segundo acto. Con un dibujo que es el gran atractivo de la obra y un color que salta de las páginas, nos encontramos con una propuesta atractiva, pero no grandiosa, como si lo ha sido su segunda parte, que coge estas carencias y no solo las combate, sino que las herramientas que usa para ello acaban siendo el principal sustento del cómic.

Vosotros puntuáis: 8.36 ( 3 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments