La luna al revés

Por
2
1762
 


Edición original: Lune l´envers. 2014, Dargaud.
Edición nacional / España: La luna al revés. Colección Cómic Europeo, enero 2016, Norma Editorial.
Guión, dibujo y tinta: Blutch.
Color: Isabelle Merlet.
Formato: Álbum de 56 páginas a color editadas en cartoné.
Precio: 17 €.

 

Pues si tampoco resulta fácil hablar de la obra de Blutch, mucho menos meterse de lleno en ella. Si existe un grupo de autores del todo particulares del panorama actual de la BD, Blutch es uno de sus miembros más destacados. No es fácil, no. Ni por temática, ni por estética. Desde un punto de vista visual, el autor es un dibujante tremendo, que no le arredra dibujar cualquier elemento que se le venga a la cabeza con una habilidad pasmosa. Es tan academicista como innovador, tan clásico como rabiosamente actual. El autor francés domina el lápiz, domina las formas, perspectivas, pero lo que es más importante, maneja los rostros a capricho para reflejar un buen abanico de emociones, de modo que sus personajes sufren, se apasionan, disfrutan o lloran con todas las anclas de la realidad, en una suerte de reflejo fotorrealista del mundo pasado por el filtro en dos dimensiones del tebeo. Y con todas las virtudes del mismo, no penséis en este autor como un mero copista de la realidad a lo Greg Land, dios nos coja confesados. Si necesitáis más símiles, pensad en Frederik Peeters, autor mi veces mentado en mis reseñas, lo sé, pero es que ambos comparten no pocos puntos de comunión. Y es que no solo el trazo puede resultar cercano a esta pareja, sino el tono y contenido de sus historias –de algunas de ellas, corrijo-. Pensad en Buñuel, en los surrealistas, en la ciencia-ficción más juguetona, del tipo K. Dick o Ballard. Universos similares son los que transitan estos maestros ya de la última BD. De ahí que no resulte fácil su lectura. Insertas siempre en la trama, no para despistar sino como parte esencial de sus historias, ambos autores echan mano de la metáfora para vehicular sus relatos. A veces evidentes, en ocasiones más elaboradas, usan los géneros para proyectar en ellos las miserias de la actualidad, como rasgo fundamental de la fantasía adulta y de calidad.

luna-al-reves-blutch-pagina1

La trama no es sencilla por su uso, quizá tramposo, pero desde luego interesante, del tiempo, donde, y no hago spoiler, un mismo personaje vive la misma historia en dos edades distintas. Al tiempo. ¿Cómo es posible esto? ¡Léete el tebeo, pardiez! (Y ya de paso compartimos reflexiones al respecto) Este resulta uno más de los detalles sacados de quicio de una historia que no se toma su tiempo en describir el mundo en el que sucede, sino que lo presenta como lo veríamos si cayéramos en él de sopetón. Ejemplos: una de las protagonistas desarrolla su trabajo metiendo sus manos en unos orificios, sin saber nunca cual es verdaderamente la labor que estas llevan a cabo. O eso parece, pues luego se descubre qué hacen. Otro: las masas esperan desesperadas la publicación de una obra, un tebeo precisamente, que el personaje principal se comprometió en realizar años atrás. Y si bien asistimos al proceso de decadencia de ese encargo, al tiempo somos testigos del proceso de hallazgo y asignación del mismo –lo comentado anteriormente respecto al particular reflejo del tiempo vital de una misma persona-. Es decir, salto cuántico de la cronología temporal, que deja de ser lineal para ser circular, como estipula la física actualmente, donde se afirma que pasado, presente y futuro suceden a la vez, pero son percibidos de manera lineal por el hombre, como parte de sus carencias como ser viviente, castrado por sus sentidos limitados. O algo similar. Estaría bien que algún lumbreras nos iluminase al respecto en los comentarios. Demasiada ayuda estoy pidiendo hoy, ¿no? Prueba de la complejidad del tebeo.

luna-al-reves-blutch-pagina2

De lo anterior se extrapola también un pensamiento hasta revolucionario, y desde luego, quizá no tan alejado de la realidad periodística. El tebeo habla de la importancia de las historias para la masa. Y esas historias, esas ficciones, están creadas y dominadas por empresas de aviesas intenciones, que conocen el valor de las mismas para guiar a la sociedad y mantenerla en el sendero que marquen. ¿Os suena? Otra característica común de la ciencia-ficción especulativa, donde el símil sirve para explicar, tras una mascarada, algún defecto, algún mal de la actualidad. Si bien ahora podríamos sustituir el arte y la literatura sugeridos por este tebeo como elaboradores de la realidad, por la televisión y el periodismo, como demiurgos en nuestra vida actual de los parámetros a seguir por los ciudadanos. Buena crítica que entra de lleno en lo sugerido décadas atrás por Orwell, Huxley y similares, como ejemplos más evidentes. Y lo mejor de todo es que Blutch no parece querer tratar todo lo anterior desde una perspectiva categórica, sino que lo inserta, lo mezcla en la trama con tal mimo, que no resulta empalagoso o chocante, sino original y coherente con el universo que plantea. Complejo, sí, pero no estridente o pesado.
Buena manera de conocer a Blutch si no lo tenías en el radar o un buen ejemplo de la alta calidad de la obra de este autor, si ya lo habías catado. Una alegría en tus estanterías.

  Edición original: Lune l´envers. 2014, Dargaud. Edición nacional / España: La luna al revés. Colección Cómic Europeo, enero 2016, Norma Editorial. Guión, dibujo y tinta: Blutch. Color: Isabelle Merlet. Formato: Álbum de 56 páginas a color editadas en cartoné. Precio: 17 €.   Pues si tampoco resulta fácil hablar…

Tremendo.

Guión - 7
Dibujo - 9
Interés - 8

8

Yo tú me haría con él.

Vosotros puntuáis: Be the first one !
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Alejandro Ugartondo
Autor
4 febrero, 2016 23:52

Hoy lo he estado hojeando en la tienda y tiene una pinta un tanto perturbadora, no te parece?