La Legión de Superhéroes de Paul Levitz

Por
32
2720

Creada casi por casualidad en aquel Adventure Comics #247 de 1958, la Legión de Superhéroes probó ser desde entonces uno de los grupos de personajes más populares de DC Comics, a pesar de que las últimas décadas no hayan sido respetuosas de su historia e importancia. Una sencilla prueba es que luego de cincuenta años de publicación aún sigue existiendo y captando el interés de los lectores.

En esos cincuenta años, uno de los creadores que más contribuyó a la popularidad y desarrollo de los superhéroes que forman este equipo futurista situado en el siglo XXX (ahora, XXXI), fue Paul Levitz. La biografía de Levitz está ocupada principalmente por su trabajo en diferentes posiciones editoriales de DC Comics, pero si hablamos de su carrera como escritor sobresale sin ningún tipo de dudas la Legión de Superhéroes. La relación entre el escritor y este grupo se remonta a la infancia de Levitz, cuando él era tan solo un fan de la Legión. Con el paso del tiempo pudo cumplir el sueño de muchos de escribir cómics de sus personajes favoritos, con nada más que 19 años de edad. Desde que llegó a la Legión y escribió por primera vez un guión en aquel 1976, se mantuvo al frente de este equipo, con algunas interrupciones, hasta 1989.

Es innegable, pues, la importancia histórica del paso de Levitz para la Legión, aunque a continuación lo abordaremos y justificaremos. Más allá de esto, resulta relevante también por cuestiones de actualidad, ya que el veterano escritor volverá a sentarse ante la máquina de escribir (metafóricamente, creo) y contará nuevas historias de los héroes del futuro partir de principios de 2010 en la renovada Adventure Comics. Por esto, muchos que desconozcan qué y cómo era la Legión de Levitz querrán enterarse, ya sea leyendo de primera mano su obra o a través de comentarios de otros, como el que seguirá a continuación.

Y por último, junto con la importancia histórica y actual, la Legión de Levitz tiene para mí una gran carga sentimental por la simple, y no por eso menor, razón de que el primer cómic de superhéroes que tuve en mi colección fue uno de estos. Desde ese momento, la Legión y Levitz significan mucho para mí, y el cariño que tengo hacia el grupo de personajes y a la etapa del autor es muy grande.

De esta forma, combinando actualidad, historia y sentimientos personales, daremos un paseo por la Legión de Levitz, visitando algunos de sus cómics más importantes, luego de una selección arbitraria y subjetiva. Se intentará que esta selección dé cuenta de esta obra y sirva como muestra de su totalidad, ya que un análisis exhaustivo y completo precisaría de un enorme espacio y una gran cantidad de tiempo al contar la Legión de Levitz con más de 120 cómics. Igualmente, que no se haga no quiere decir que no se desee hacer.

Asimismo, la reunión de lo histórico, lo actual y lo personal que opera la Legión de Levitz, es el motivo de que haya sido escogido para ser mi propio aporte a la celebración de este 10º Aniversario de Zona Negativa.

Sin más preámbulos, vamos a lo que nos interesa.

SUPERBOY AND THE LEGION OF SUPER-HEROES

Cuando Paul Levitz arribó a los guiones de la Legión, corría el año 1977 y este equipo se encontraba en pleno crecimiento y proceso de consolidación, aunque aún estaba bajo el ala de Superboy. Tanto es así que la serie regular se llamaba oficialmente Superboy, aunque era de hecho Superboy and the Legion of Super-Heroes, como lo indica la imagen de portada. El primer número de la Legión de Levitz fue Superboy #225, y este fue el que marcó el inicio de su tarea como guionista regular de la Legión. Sin embargo, curiosamente, el auténtico primer cómic que escribió fue Karate Kid #1 en el año 1976, que si bien no era de la propia serie regular del equipo, estaba muy relacionado con ella.

Dejando las curiosidades a un lado, lo importante de esta etapa es que Levitz se hizo cargo de llevar adelante al grupo en su momento de crecimiento, con la presión de no destruir lo que habían construido sus antecesores, Cary Bates y Jim Shooter entre otros. La historia se encargó de decir que no sólo no lo destruyó, sino que logró aportar lo propio a lo hecho hasta entonces, que no era poco claro está. Con sus contribuciones, consiguió que la Legión continúe su proceso de crecimiento, tanto en cuanto al desarrollo de los personajes, el escenario y las tramas, como en cuestiones formales. En este sentido, el título de la serie pasó a ser oficialmente Superboy and the Legion of Super-Heroes en los primeros números de Levitz y, poco después de que concluyera su primer paso por esta serie, el título fue simplemente The Legion of Super-Heroes. Y aunque no estaba ya Levitz en los guiones para ese momento, no creo casual la emancipación, sino que muy por el contrario pienso que hay una relación entre lo hecho por él y la ulterior desaparición de Superboy del título de la serie. Sería exagerado, sin embargo, señalar a Levitz como el único artífice de esto, siendo que lo que él hizo fue continuar la línea marcada por los mencionados antecesores, teniendo a Superboy en cada uno de los cómics pero tratándolo como un Legionario más, repartiendo equitativamente el protagonismo entre todos. El autor recogió esa forma de contar historias de Superboy y la Legión, y la profundizó con varias historias en las que el Joven de Acero aparecía con poca relevancia para el desarrollo de la trama.

De esa forma, el autor trabajó en el desarrollo de todos los personajes de modo paulatino. Primero que nada aportó a Dawnstar, creándola para el #226 y dándole un rol cada vez más importante. Desde ese momento hasta hoy, ella se nos presenta como una de las figuras más prominentes de la Legión, al punto tal de haber sido escogida para reponer a la clásica Legión en la reciente Lightning Saga.

Volviendo al año ’77 y dejando el tema del presente para más adelante, luego de crear un personaje nuevo en su segundo número con la Legión, en los dos siguientes que escribió Levitz (#228 y #229) narró la muerte de Chemical King, quien se sacrifica para salvar a la Tierra y evitar una Guerra Mundial. De esta manera, este ignoto personaje se convirtió en el tercer Legionario caído en batalla, luego de Invisible Kid y Ferro Lad. Sin embargo, no hizo esto buscando dar un tono de oscuridad a su historia (un tema aún un poco lejano en esa época), sino que la historia lo que deja como una especie de moraleja es que cualquier miembro de la Legión es importante y tiene cualidades para salvar el mundo, tanto como el propio Superboy, el más poderoso de ellos. Estos dos cómics bien pueden leerse como una declaración de principios de la Legión de Levitz, en la que afirma que en el equipo no habrá protagonistas absolutos y todos tendrán su momento. Claro que esto podemos decirlo luego de haber leído lo que vino después en su obra, donde confirmó constantemente esta postura.

Aunque sin ir más lejos en el tiempo, en el #231, el primero oficialmente llamado Superboy and the Legion of Super-Heroes, ya confirma esa forma de escribir a la Legión con una historia épica contenida en un solo cómic (que raro suena eso hoy en día), en la cual hay más de diez Legionarios y todos comparten el protagonismo. Igualmente, diez personajes no son tantos y se ocuparía en otro momento de historias con mayor cantidad de ellos. Lo que hace destacable entonces a este número, es que me parece uno de los mejores cómics de superhéroes en equipo que he leído. Una amenaza a un planeta, supervillanos poderosos capaces de atacar en varios frentes, los superhéroes divididos en equipos, enfrentándose con estos villanos combinando sus habilidades y un final que quita el aliento, hicieron que piense eso.

Desde luego que ese número no fue el único punto alto de esta primera etapa de Levitz en la Legión, si no habría sido no sólo la primera sino la última. Otro número que destaca entre estos trabajos iniciales del autor, es el especial de la boda de dos de los fundadores del equipo, Lightning Lad y Saturn Girl, y también hay varias razones para resaltarlo.

En primer lugar, en este caso sí aparecen todos y cada uno de los Legionarios de ese momento, aunque algunos sólo tienen un cameo. Aún así, la enorme mayoría de los integrantes de la Legión tienen su momento de protagonismo en esta especial historia, demostrando una vez más su capacidad de escribir simultáneamente a muchos personajes, recurriendo a estrategias narrativas como dividir el grupo, bien justificadas al interior de la ficción.

Un segundo motivo, es el hecho de contar una historia interesante, que se desarrolla pausadamente y presenta a un villano importante, con una amenaza de niveles cósmicos, a partir de un cómic de una boda, que hoy en día suena aburrido o de mala calidad por los cómics de este tipo que hemos leído recientemente. Es más, la boda queda directamente relegada a pocas páginas, y lo atractivo está en cómo descubren los superhéroes cuál es la amenaza y cómo la combaten, además del villano en sí mismo.

Y por último, vale destacar este cómic por una pequeña curiosidad. En los momentos finales de este, tenemos la aparición de nada más y nada menos que la Máquina Milagrosa, o Miracle Machine en inglés, la misma que ahora se hizo famosa debido a su utilización en Final Crisis por Grant Morrison. Además, no es la única relación que podemos hallar con Final Crisis, notando que el motivo por el que ganan los buenos en esta historia es similar con el de la Crisis… curioso e interesante.

No se puede concluir de la etapa de Levitz en Superboy and the Legion of Super-Heroes sin hablar de Earthwar, la primera saga del autor en la Legión. Earthwar fue un arco argumental de cinco partes en la época en la que predominaban los cómics autoconclusivos, y sin dudas hoy diríamos que es un evento contenido en una serie regular.

La trama se va desenvolviendo de modo progresivo, desde enfrentar un peligro que para la Legión resulta común hasta llegar al último número, donde se devela la verdadera peligrosidad del villano, que además deben vencer unos pocos Legionarios en clara desventaja. Entre el principio normal y el dramático final, las amenazas van creciendo, pelándose como una cebolla hasta llegar al auténtico villano.

Earhtwar, de esta manera, resulta una historia verdaderamente espectacular, en la cual los lectores podemos llegar a dudar realmente de la integridad de nuestros héroes y de la propia destrucción de planeta. La narrativa es atrapante, logrando captar absoluta atención de principio a fin para saber qué viene después, cómo concluirá todo y qué sucederá con nuestros queridos Legionarios. Además, en esta historia una vez más aparecen todos los legionarios, incluidos la Legión de Substitutos (conformada por los aspirantes a Legionarios rechazados) y los reservistas (quienes habían sido miembros, pero por alguna razón ya no lo eran).

Aún con todo lo que se puede decir de estos primigenios cómics de Levitz en la Legión, fueron tan solo el prólogo de lo que vendría años más tarde. Luego de Earthwar, siguieron algunos pocos números donde el autor tuvo una ínfima participación, colaborando con otros guionistas más que haciéndolo él propiamente. Regresaría a la Legión cerca de tres años después, y tendría bajo la manga otra importante saga que trascendió y fue tal vez lo más importante que hizo en su carrera como escritor.

THE LEGION OF SUPER-HEROES

Entre que Levitz se alejó de la Legión y volvió pasaron dos años y medio, entre 1979 y 1982. En esos años, Gerry Conway y luego Roy Thomas se hicieron cargo del equipo del siglo XXX, siendo ellos dos los responsables de los primeros números de una serie absolutamente propia de la Legión. La emancipación total de Superboy sucedió en el #259 de la serie, que prosiguió con la misma numeración pero con el título The Legion of Super-Heroes a secas. De esta forma, cuando Levitz regresó se encontró con que el Joven de Acero ya no era un Legionario regular, pero eso no evitó que lo usara ocasionalmente para historias especiales, sea por algún suceso relevante de la vida de la Legión (aniversarios, bodas, etc.) o sucesos en los que se necesiten sus poderes para hacer frente a la amenaza de turno. Por lo tanto, a pesar de seguir apareciendo junto a la Legión, Superboy ya no era más que un personaje invitado, con menos protagonismo que cualquier otro Legionario.

El retorno de hecho del autor, sucedió en el #281 pero en ese cómic y en el siguiente, debió colaborar con Roy Thomas en la finalización de una trama bastante complicada que no vale la pena recordar. El verdadero y completo retorno del autor fue The Legion of Super-Heroes #284 (Clásicos DC: La Legión de Superhéroes Nº1), cuando comenzó lo que fue su mejor época en la Legión, y tal vez, la mejor época de la Legión en toda su historia; aunque hay que admitir que cada uno tiene sus favoritos.

Desde el inicio de esta segunda etapa, se nota que Levitz tenía el propósito de que sea duradera y significativa para la Legión, esforzándose en la construcción de mundo más compleja y detallada. En ese sentido, los primeros cinco números más allá de las historias que cuentan, lo que hacen es profundizar en las caracterizaciones de los personajes, añadiendo cualidades a sus trasfondos, sus personalidades y las relaciones entre ellos, sea de amistad o romántica. De esta manera, conseguía que los lectores pudieran identificarse con ellos, con uno por lo menos, lo cual puede resultar más difícil con personajes futuristas o que ni siquiera eran humanos.

A la vez, se hace algo similar con los distintos planetas de la galaxia que son importantes para la Legión, superando la identificación unidimensional de estos mundos, dándole más vida y distinción. Con este mismo objetivo, busca mejorar y agregar nuevos elementos en el cuartel general de la Legión, y también en el Planeta Tierra, base del equipo. Desde luego que esta tarea no fue sólo de los primeros cinco números, sino que merecía un trabajo continuo del guionista, que ahora contaba con la colaboración de Keith Giffen.

Todo esto, no caben dudas, logra que cualquier historia que se narre resulte más atractiva. Tampoco dudo de que en gran medida esto haya hecho que The Legion of Super-Heroes sea la serie número 2 en ventas detrás de nada menos que los Teen Titans de Marv Wolfman y George Perez.

De todos modos, esa lista de cosas no fue lo único que hizo de esta serie una de las mejores de su época. Encontramos también como destacable las tramas simultáneas que afectaban a cada uno de los personajes, individualmente o en pequeños grupos, logrando cómics narrativamente interesantes, al mismo tiempo que lidiaba excelentemente con la extensa alineación de la Legión, y ya no por una determinada historia sino por un tiempo prolongado, siendo una auténtica historia serializada, mensual, una verdadera serie regular. Además, todas estas tramas y subtramas no se encontraban aisladas una de otra, sino que se ponían en conjunto constantemente. Probablemente estén pensando, “pero eso es lo que debe ser un cómic regular, ¿por qué resulta destacable?”, y creo que la respuesta está en que pocos de la actualidad logran este objetivo.

En fin, olvidándonos por ahora de la actualidad y volviendo a esta Legión de los ochentas, a lo largo de toda esta etapa son más importantes las mentadas tramas de los personajes que las historias de proporciones épicas y alto impacto. Sólo es posible encontrar este tipo cómics que hoy llamaríamos eventos en dos ocasiones sobre más de cuarenta entregas; es decir, en casi cuatro años, solamente dos veces recurrieron Levitz y Giffen al golpe de efecto de la historia después de la cual “nada será igual”, en este caso, para la Legión. Una de esas dos fue The Prophet Saga, sobre el final de la etapa entre el #307 y el #311 (CDC: La Legión Nº 4 y Nº 5), y no trascendió demasiado. La otra, en cambio, aún hoy es recordada y algunos la marcan como el primer “gran evento” del Universo DC: esta fue The Great Darkness Saga (CDC: La Legión Nº2).

Esta historia se extendió desde el #290 al #294, y en cierta medida repitió la fórmula utilizada en Earthwar pero superándose en todos los aspectos. Primero, la misteriosa amenaza, al igual que en aquella ocasión, va demostrando su poderío progresivamente, pero en esta ocasión es superior a aquella y es presentado como el mayor peligro que haya enfrentado la Legión en toda su historia. Así lo afirma el propio guionista en los primeros números del arco argumental, mostrándonos como derrota fácilmente a los dos villanos más grandes del equipo, Time Trapper y Mordru.

Asimismo, cuando en Earthwar aparecían casi todos los Legionarios, en The Great Darkness Saga aparecen absolutamente todos los que alguna vez habían sido Legionarios y estaban vivos, contando a los Substitutos, los reservistas, Superboy y Supergirl. Y por supuesto, como adivinarán por lo dicho hasta ahora, todos ellos tienen aunque sea una escena para brillar por sí mismos.

Resulta interesante, dejando las comparaciones con Earthwar allí, el tema de este gran evento: la oscuridad que se cierne sobre todo el Universo. Puede interpretarse, sin forzarlo demasiado, como una advertencia sobre la tendencia que estaban ganando los cómics de superhéroes en el inicio de la década de los ochentas, que luego quedaría sellada con los autores que siguieron la línea de Watchmen y The Dark Knight Returns.

Pero dejemos esa idea planteada para ser recogida por quien lo desee, para destacar un último aspecto de esta saga. Las tramas de los personajes a las que se hacía referencia antes, no son abandonadas durante la historia, haciendo que The Great Darkness Saga no sea un evento aislado sino que esté atravesado por lo que concierne a la Legión como grupo y a cada uno de los personajes en sí mismos.

Fuera de esta saga, merecen ser mencionados otros dos cómics que resultan especiales entre todos los de esta etapa. Uno de ellos es el Annual #1 (CDC: La Legión Nº1), primer anual de toda la historia de la Legión, que además de contar una atrapante historia e involucrar a una gran cantidad de personajes, introduce a un nuevo Legionario. El otro, es el #300 (CDC: La Legión Nº3)que se celebró como un aniversario aunque hasta el #230 la serie fuera Superboy. Igualmente, destaca sólo por eso y por reunir una vez más a todos los Legionarios, reponiendo a Supergirl como un personaje estable por algunos meses; pero la trama en este caso no supera lo curioso, mostrando las típicas historias alternativas.

Esta serie no se extendió mucho más de ese #300, ya que DC Comics implementó la fallida estrategia de las ediciones Baxter con sus dos títulos que más vendían, la Legión y los Titans. De esta manera, en el #314 se transformó en Tales of the Legion of Super-Heroes, presentando historias nuevas durante un año más. Aprovechó Levitz los últimos números de esta serie para profundizar aún más en los personajes de modo individual, contando historias centradas en uno de ellos o en un grupo pequeño hasta el #325. Luego de ese número esta serie continuó reimprimiendo los cómics que ahora tenían la atención de todos los fans de la Legión, los que se estaban publicando en el nuevo volumen.

EL NUEVO VOLUMEN

La nueva serie regular de la Legión comenzó en 1984 y se extendió hasta el año 1989 contando 63 números más 4 anuales, siendo guionada de principio a fin por Paul Levitz. A pesar de que no hubo pausas entre uno y otro volumen, es pertinente hablar de ellos por separado porque son muy diferentes entre sí. Por empezar, contrastando con lo que fuera la segunda etapa, en esta serie ya no contaba con la colaboración de Giffen, quien participó únicamente en el primer arco argumental y en el último, con algunas otras colaboraciones ocasionales en algunos números y anuales. No creo que la participación de este sea determinante para la calidad de los cómics, pero sin dudas aportaba lo suyo porque la diferencia se nota. De todos modos, ese fue tan solo uno de los factores que hicieron que estos años de la Legión sean distintos a lo que hasta entonces había sido.

Si bien al verla en perspectiva histórica podemos afirmar que la Legión de esta etapa es diferente, lo cierto es que los cambios fueron introduciéndose paulatinamente, desde el inicio mismo de la serie, pero paulatinamente. Porque, en efecto, el primer arco argumental (CDC: La Legión Nº7)ya se siente como algo distinto, y sirve como anuncio de que este nuevo volumen ya no es como era antes. Aunque esto no parece que haya sido algo deliberadamente hecho por Levitz, sino que más bien lo que buscaba era lanzar esta serie con una historia de alto impacto que sea atractiva para muchos. Para ello, enfrentó a la Legión de Superhéroes con la Legión de Supervillanos, en su encarnación más mortífera hasta ese momento. Precisamente, el objetivo de estos era asesinar a un Legionario cada uno, como mínimo.

Con decir eso ya queda claro que esta serie difiere de la anterior, donde nuestros héroes podían estar al borde de la muerte pero no era algo que se buscara tan directamente. En ese mismo sentido, no teníamos muchas dudas de que se salvarían, más allá de que en el frenesí de la narrativa temiéramos por ellos. En cambio, este primer arco argumental nos hace pensar que en verdad pueden llegar a morir varios de los héroes, y no concluye la historia sin cobrarse víctimas, dejando un nuevo Legionario muerto, y otro Legionario vengando su muerte con más muerte. Es evidente el tono más oscuro que, intencionalmente o no, imprime Levitz a esta serie desde el inicio.

Como es obvio, en medio de este clima de transición encontramos similitudes también, especialmente en la estrategia narrativa de separar al grupo para dar porciones de protagonismo a varios personajes. Pero el contraste es grande, por lo que resaltan más las diferencias que las semejanzas.

Y a partir de ese primer arco, los cambios se irán profundizando lentamente. Se convocarán nuevos miembros para la Legión, la Tierra vivirá un cambio de Presidente que resulta relevante, otros miembros que parecían permanentes dejan el equipo, más adelante regresan, vemos cambios de trajes… etcétera.

Desde luego que estas novedades de la Legión no son algo necesariamente malo, sino que por el contrario algunas cosas fueron realmente buenas y lograron permanecer en el tiempo, y otras no tanto; como sucede con cualquier otra cosa. Sólo quiero hacer notar que los cambios en estos años de la Legión de Levitz estaban a la orden del día, desembocando en una completamente diferente, pero estoy adelantándome.

Antes del final de esta serie, hacia la mitad, encontramos una importante historia que no puede evitarse si hablamos de esta época de la Legión. Estoy hablando, como adivinarán, del crossover con Superman en el que se narró la historia del Superboy del “Universo de Bolsillo” creado por Time Trapper (CDC: La Legión Nº13). Y si tanto hablamos de cambios en este grupo del siglo XXX, este es sin dudas el cambio por antonomasia en la historia de la Legión, el que señaló el principio del fin de esta era.

A partir de esta historia comenzaron los problemas espaciotemporales, ya que si bien buscó ser una solución a las consecuencias de Crisis en Tierras Infinitas, el remedio terminó siendo peor que la enfermedad. No lo fue por la explicación en sí misma, sino porque esta abrió el camino a una sucesión de retcons que terminaron con la desaparición total de esta Legión y el relanzamiento completo tras Hora Cero en 1994. Esto, a la vez, hizo de este hermoso grupo de superhéroes con mucho potencial un cómic difícil, inaccesible, incomprensible, para los lectores nuevos. Este estigma lo persigue aún hoy y DC está intentando quitárselo con la reincorporación de la Legión original, y en especial, con la reciente miniserie Legion of Three Worlds que tiene por objetivo explicarlo todo para empezar, una vez más, prácticamente de cero.

En fin, volviendo a la historia del “Superboy de Bolsillo”, la explicación que dan Levitz y Byrne, más los editores que seguramente también tuvieron su voto en el asunto, no es mala pero sí bastante compleja. Lo importante era que funcionaba y tenía sentido, al menos en el marco de lo que fue la Crisis. Pero aún más importante, fue el desarrollo de la trama en sí misma, que presentaba un interesante cruce de personajes, incluido un enfrentamiento del Superboy Pre-Crisis y el Superman de Byrne. Sin embargo, por todo lo que trajo aparejado, repito no por ella misma sino por dar pie a muchas historias de este tipo para reformar la Legión a gusto del editor de turno, muchos fans de la Legión odian estos cómics y los ven como algo nefasto.

Y aunque me considero un fan de este grupo, nunca podría odiar a estos cómics por razones personales. Recordarán del principio de este texto que mencionaba que el primer cómic de superhéroes era de la Legión de Levitz. Por esas cosas del azar, la primera parte de este crossover fue ese cómic. Por ende, odiarlo sería como odiar a un padre o una madre, o como mínimo, un tío. Además, no solamente es el primero sino que es también uno de los que más veces he leído y releído, sea para conseguir entender la historia con mi intelecto de niño, sea por puro placer ya crecido. Y trascendiendo el hecho de que sea mi primer cómic, el desenlace de este crossover es una de las secuencias más emotivas que he leído en cómics de superhéroes.

Habiendo mencionado esta historia, desde mi punto de vista, la más destacada de este volumen, ya podemos referirnos a la conclusión de él, e ir cerrando este artículo ya bastante extenso. Cuando llegamos al último arco argumental de esta serie, la Legión es completamente diferente a lo que era en el inicio de la misma, y mucho más aún en el principio del trabajo de Levitz en el grupo. Tomando el primer número y el último de su obra nos encontraremos con cosas distintas casi en su totalidad; desde luego que siempre habrá semejanzas y continuidades, en las relaciones de algunos personajes, en los aspectos de otros, pero en algunos casos ni siquiera eso.

Llegado el final del volumen, se despide con el arco argumental de Las Guerras Mágicas (CDC: La Legión Nº17)que dará pie a una nueva era de la Legión que profundizará en los cambios y en el tono oscuro de las historias. De esta forma, se lanzará una nueva serie que estará a cargo de Keith Giffen y se situará cinco años más tarde al final de la anterior. Pero esa es ya otra historia.

LARGA VIDA A LA LEGIÓN DE LEVITZ

Como se dijo en algunos momentos del artículo, en los últimos años se procedió a reintroducir la clásica Legión que Paul Levitz escribió durante una década y más de una centena de cómics. Luego de la miniserie Legion of Three Worlds, se están dando las puntadas finales al restablecimiento de este grupo legendario en el Second Feature de Adventure Comics, presentando el estado actual de los personajes más relevantes: Lightning Lad, Sun Boy, Polar Boy, Starman y Dawnstar, son los que se mencionaron hasta ahora. Estos personajes y muchos más, son los que tomará Levitz cuando se haga cargo de la mencionada serie regular. No son del todo los mismos personajes, el escenario es otro, la Tierra no está en absoluto en el mismo estado… Por lo tanto, el veterano escritor estará obligado a reimaginar a su Legión y contar nuevas historias.

Ahora no queda más que esperar que lleguen los nuevos cómics de la Legión de Levitz, en algún momento de 2010. Mientras tanto, comentamos su clásica tarea con este grupo de superhéroes, deseando que mantenga la calidad que supo entregar entre 1977 y 1989, y si no es mucho pedir que sean tan buenos como a principios de los ochentas. Seguramente muchos tienen algo para decir al respecto, dando su propio punto de vista de esta era, recordando historias que quedaron fuera de este análisis a grandes rasgos, o también afirmando que su Legión favorita es la de Abnett y Lanning o la de Waid.

Pero antes de pasar a los comentarios, me corresponde decir ¡Feliz Aniversario ZN! Espero que sean muchos años más y que esos años me vean aún involucrado en este proyecto maravilloso, del cual soy parte ahora y no puedo estar más agradecido por ello.

32 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
nimull
nimull
1 octubre, 2009 20:58

debe ser que llevo poco tiempo leyendo comics, pero me gusto mucho la saga de superboy, la que pude leer en el coleccionable de planeta que estan editando en Chile.

saludos

Hammanu
Hammanu
1 octubre, 2009 21:24

Buufff siendo respetuoso con los fans de la Legion, lo primero y unico que intente leerme de este hombre fue La Saga de la Gran Oscuridad y sencillamente me dormi, no me gusta nada este tipo como guionista  quitandome las ganas de seguir leyendo cualquier cosa de la Legion, asi que si decis que es lo mejor pues vaya….aunque sobregustos no hay nada escrito. Pero a Levitz no lo trago ni en pintura si no leed el ultimo arco de la Jsa del volumen uno lo malo que era.

JT
JT
1 octubre, 2009 22:09

Coincido con lo de su arco en JSA, a mi tambien em aburrio. Pero con su trabajo para la Legion y especialmente la Saga de la gran obscuridad, para mi gusto fueron buenisimos!!! Una de las mas interesantes sagas leidas, puede ser quew cuando uno la lee sin haber leido nada dle grupo, a uno no le guste, ya que no le ha tomaod carino a los personajes y no llega a entender todo lo que significa para ellos lo que pasa. Pero cuando uno entra en ellos, uauu… me encanta. Me encanta esta Legion, la de A y L (que entre parentesis estan haciendo un gran trabajo en el Universo Espacial de Marvel especialmente en Guardianes de la Galaxia), me gusto tambien mucho,  aunque prefieor la legion original. La de Waid… mmm… mi problema es que la historia estaba interante pero le podias poner la LEgion o cualquier otro grupo de jovenes futuristas con otro nombre y hubiera sido igual de buena… pero me gusta como historia futurista de conflicto generacional, pero despues de lso primeros arcos me parece una historia estirada, y debe volver al rumbo origina muchas veces. me gusta mas como historia autoconclusiva o que mas adelante hubiera dado un paso de madurez y no quedarse pegado en el mismo punto… total a la larga ellso tambien iban a ser adulto, el problema no es serlo ese es el paso que nunca dieron sino el como se es.

magik
magik
1 octubre, 2009 22:14

Uno de los mejores comics de toda la historia…impaciente estoy de que comience la nueva serie,y el mes que viene el superman secret origin 2 con una de las primeras aventuras de superboy y la legion.
LARGA VIDA A LA LEGION!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anatema
Anatema
1 octubre, 2009 22:42

Me ha saltado el avast con un aviso de troyano al intentar leer el artículo : HTML:IFrame-JZ(tri) … lo reporto como falso positivo o realmente han infectado el blog ?
Un saludo y seguid con vuestro genial trabajo.

Blade Runner
Blade Runner
Lector
1 octubre, 2009 22:43

Un artículo muy completo, Mariano, felicidades. Coincido contigo en prácticamente todo lo que comentas. Esperemos que la nueva etapa de Levitz en la Legión no nos decepcione, que ya se sabe que en estos casos al final nos puede más la nostalgia (o lo que sea) y lo “nuevo” nunca nos parece tan bueno como lo “clásico”…

Ptercom
Ptercom
2 octubre, 2009 0:46

Diossss!! pero q ganas q tengo de q hagan ya de una @#$% vez algo bueno con estos personajes,¿es q no se dan cuenta del inmenso potencial q tienen? lo unico q lamento y espero corrijan es el hexo de q Geof Johns no sea “el capitan de este barco” pues se ve q el tio conoce el comic,le tiene cariño y le pone intencion..imaginaos con lo q ha sido capaz de hacer en otras colecciones y con el renacimiento de este grupo,lo q podria ofrecernos..pero vaya,al menos tenemos al gran clasico de vuelta esperemos q los encumbren al lugar q se merecen y poder ver las versiones q grandes autores hacen de este universo…carta blanca al Levitz aunq solo espero q no le salga el tiro como al bueno de Claremont en la patru jajaj..seria una lastima

Diomedes
Diomedes
2 octubre, 2009 5:04

Algunos autores no soportan bien el paso del tiempo.El Byrne o el Claremont actuales ,por ejemplo ,no son ni sombras de lo que fueron.

La Legion de Levitz es ,por derecho propio y sin que importe lo que haga ahora Levitz ,uno de los grandes comics de superheroes de la historia.Una pena el cenagal de continuidad que pasó después.

En cuanto a lo del Superboy de la Tierra de bolsillo he de decir que fue una gran saga ,emotiva como pocas he visto jamás y que realmente cerraba muy bien la continuidad tal como se había dado en el momento.Superman post-crisis jamas habia sido superboy ,por lo tanto era imposible sus encuentros con la Legion.Quien se habia encontrado con la Legion entonces?La explicación era perfecta.Ademas dio lugar a quizas algunas de las mejores sagas y aventuras de Superman dadas hasta ahora….ademas de la propia saga ,vino el enfrentamiento con los criminales de la zona Fantasma ,la aparicion de la nueva Supergirl (Matrix)que fue la unica hasta 2004 mas o menos,la saga del exilio de Superman ,el Dia del Hombre del Mañana ,,Mundo-Guerra con Mongul ,el Erradicador …..hasta la Muerte de Superman que usa muchos de estos elementos.Cerca de 7 años de historia de Superman no se entienden sin esta saga.

Que pena ,que gran pena ,que Jhons haya decidido practicamente retconearla por las bravas.

Coincido pues con Mariano ,que grande fue la saga de Superboy y que emotiva.Uno de los grandes recuerdos de mi niñez y primera pre-adolescencia.Esa escena con la tumba de Superboy y las palabras de Mon-El.Ojala alguien tuviese un amigo como el que pudiese decir eso en tu funeral.Esas eran las emociones que despertaba el comic.

angel
angel
Lector
2 octubre, 2009 7:00

A mi tambien me ha salido un troyano, anatema. Tambien tengo el Avast como antivirus
y salta en cuanto sale la publicidad de la pagina. Mal rollo.
Estupendo post. Vaya curro el que os estais pegando esta semana.

angel
angel
Lector
2 octubre, 2009 7:01

Y al mandar el comentario, tambien me ha salido un troyano. Joder.

José Torralba
2 octubre, 2009 9:32

Ha habido una pequeña brecha de seguridad en la web esta noche que, creemos, está ya solucionada. En cualquier caso no afectaba a vuestros ordenadores. Por favor, si sois tan amables, decidnos si vuestro antivirus sigue detectando irregularidades.

Gracias.

angel
angel
Lector
2 octubre, 2009 9:50

Ahora mismo, ya no. Gracias chicos.

José Torralba
2 octubre, 2009 9:57

Sigamos con la programación prevista pues. ¡Muchas gracias, Anatema y Ángel!

Menglo
Menglo
Lector
2 octubre, 2009 10:14

Gran articulo Mariano.
La Legion de Levitz es algo grandioso,aunque tenia muchas ganas de leer lo que era Johns Capaz con una serie de Legionarios,la alternativa no es mala,aunque espero que Johns vuelva algun dia y que Levitz este altura del mito,porque este hombre en La Legion es como Claremont a los X-Men.

A mi la de Abnett y Lanning o la de Waid,tambien me han gustado,sobre todo la de A/L,pero no eran la autentica,aun asi,son dos series muy disfrutables.

Miki
Miki
Lector
2 octubre, 2009 10:47

 A mí no me ha saltado nada. Gran artículo, yo también empecé en la Legión con la saga de Superboy y cuando planeta editó toda segunda etapa de Levitz me llevé una alegría.

Chichonman
Chichonman
Lector
2 octubre, 2009 10:51

A mi también me encantó la saga de la muerte del Superboy de bolsillo, muy emotiva. Pero no entiendo ya si entra en continuidad o no. Lo peor de todo es que afecta a la propia continuidad de la Legión porque más tarde estuvo la saga de la conspiración de varios Legionarios para enfrentarse al Time Trapper como venganza por la muerte de Superboy.
¿Se supone que Mon-El, Brainiac 5,  Saturn-Girl, Duo Damsel y Rond Vidar vivieron esa aventura o no? No tiene mucho sentido, si ahora resulta que Superman sí fue Superboy ¿qué pasa? ¿que la Legion conoció dos Superboys?
Es más, ahora la Legion clásica que se presenta ¿de cuándo es? ¿después de las Guerras Mágicas o antes?
Y ya lo que me tocó los bemoles del todo ¿cómo es posible que Karate Kid muera de nuevo? ¿no había muerto ya en la Legión clásica contra Nemesis Kid?
En fin, me encanta la Legion, pero toca bastante los huevos las inconsistencias que tiene =((

carmineinfantino
carmineinfantino
2 octubre, 2009 11:07

todavía recuerdo aquellas portadas maravillosa de steve lightle. Qué artistazo. Él y Craig Hamilton, dos grandes olvidados.

Ivan
Ivan
Lector
2 octubre, 2009 11:17

Muy buen artículo.
A mi me encanta la legión de Levitz.
A ver si planeta termina de sacarla, y sigue con el resto. ¡Me encantan estos tebeos!
 

Allavengers
Allavengers
Lector
2 octubre, 2009 11:33

Una de las mejores etapas en colecciones de superheroes de todos los tiempos, estoy disfrutando como un enano con este clásicos DC al que sólo le pediría regularidad en sus entregas porque parece que sale cada tres meses… Me encanta la densidad -se tarda en leer- y además tiene que ser divertidísimo para un guionista tener un elenco tan amplio de personajes que puedas ir escogiendo a quien pones para cada misión según tus necesidades para la historia, creo que es de aquí de donde mamó Justice League Unlimited o la idea que tiene ahora para la JLA Robinson.

ALEX
ALEX
Lector
2 octubre, 2009 12:14

Creo que el exito de la Legion, al igual que de los Nuevos Titanes en los 80 fué el desarrollo de los personajes, Wolfman y Levitz supieron mejor que nadie como hacerlo, cosa que hoy en día es muy dificil de ver, ya sea por restricciones editoriales o falta de talento de los nuevos guionistas, hoy lo que prima es matar algún personaje cada 2 meses, esperando asi vender un poco mas y también el hecho de que los comics se hacen pensando en el recopilatorio, estirando así historias por 5 o 6 meses, cuando en los ochenta se contaba en un solo número y si se estiraban por mas tiempo acaban por ser geniales y autenticos clasicos, como la mencionada The Great Darkness Saga o el Contrato de Judas en el caso de los Titanes.
Actualmente estoy leyendo el Clasicos DC de la Legion y me lo estoy pasando pipa, solo me gustaria que la colección hubiera comenzado con las historias previas a Levitz, cuando los personajes usaban aquellos trajes mas setenteros, dibujados por Mike Grell. También me dio mucha alegria que Geoff Jhons rescatara la Legion original, y espero que algun día vuelva a ocupar el lugar que se merece dentro del universo DC.

ALEX
ALEX
Lector
2 octubre, 2009 12:18

Chichonman, si te refieres al Karate Kid que muere durante la saga Legion of 3 worlds, éste en realidad es el Karate Kid II, que formaba parte de la Legion de Substitutos y que en los 80 llevaba un traje rojo y negro parecido al de Tempest.

Chichonman
Chichonman
Lector
2 octubre, 2009 14:01

ALEX, gracias por la respuesta pero me refiero al Karate Kid que sale durante la saga conjunta de la JLA y JSA en que traen de vuelta a Wally West. ¿Qué demonios hace ahí si está muerto? y ¿se supone que esa Legión es de un tiempo anterior a la de la saga de Superman de Johns? deberían ser del mismo tiempo porque Starman ya se encuentra con una misión encargada por Brainiac 5… aaarrrgghhh!!! o se me escapan muchas cosas o no entiendo nada.
Sería genial que en ZN se intentara poner orden a todo esto en un de los buenos artículos que los caracteriza, ahí dejo el reto, jejejej

Chichonman
Chichonman
Lector
2 octubre, 2009 18:28

Muchísimas gracias Mariano!!! =)
Esperemos que poco a poco se vayan desvelando los interrogantes pendientes y seguir tenido buenas historias de la mejor Legión que ha habido nunca… la auténtica, la Legión clásica, la Legión de Levitz jejejje

JT
JT
3 octubre, 2009 19:11

Sobre el tema del Time Trapper y la saga de SUperboy en la miniserie de la LEgio donde se revelo que ahora el time trapper era quien todos sabemos ahora, se explico tambien que era una anomalia que iba tomando distintas identidades y motivos al pasar del tiempo,como una anomalia que se trataba de explicar a si misma, luego en ese momento se habia alineado cone sa historia, pero antes y lueog con otras. Asi que desde ahi entiendo almenos lo que paso en la Saga de la Conspiracion y me queda mas claro tambien la identidad distinta que mostro en Zero Hour, ya que no se si esta uiltima habia sido explicada antes, ya que ahi msotro que era Cosmic Boy.

Alikt
Alikt
3 octubre, 2009 21:44

Aunque no tiene mucho que ver, pero la animación que hicieron por parte de la Warner, tiene mucho de esta la antigua legión de los comics.

Es muy recomendable, si tienen oportunidad veanla.

Diomedes
Diomedes
5 octubre, 2009 0:41

Es que lo de la continuidad esta muy pero que muy liado…..sobre todo con la Legion y sus multiples versiones.

Y Jhons ,por mas que lo haya querido solucionar ,ha sido en realidad uno de los que mas lo ha liado todo por su obsesión por borrar la saga del Superboy del Universo de Bolsillo y reinstaurar que Superman fue Superboy en su juventud.

En fin,Jhons ,pese a sus evidentes meritos como guionista y apasionado de los comics ,sufre claramente de algunos de los defectos del sindrome de “Running the Asylum” que es cuando los fanboys se convierten en los propios creadores.Jhons era un chiquillo que escribía cartas a la sección de correo de Superboy como está probado .Y ,una vez tornado profesional ,no ha podido evitar varios de los stintomas del “Running the Asylum ” como retconear las versiones que no te gustan a ti personalmente para que la continuidad quede a tu gusto y tu sentido de “asi son las cosas” etc.Otro fallo es que ,efectivamente ,conoce la continuidad …pero tambien ,como el fanboy de foro ,se cree que la conoce mas de lo que en realidad la conoce.Y ,a veces ,la caga.

El problema de retconear la saga del Superboy del Pocket Universe es que ,como mencione antes y han mencionado unos cuantos lectores mas ,estas retconeando casi 7 años de historias de Superman que arrancaron brillantemente de aqui y que constan entre las mejores de Superman de los años 80 y primerisimos 90.Amen de retconear buena parte de la historia de la Legion “clásica” como este mismo pedazo de historia y todo lo que vino despues relacionado con ella ….la Conspiración de los Legionarios contra el Señor del Tiempo ,las mismas Guerras Mágicas (que veían por ejemplo a Mon-El morir por las secuelas del combate contra el Señor del Tiempo al venirse abajo los soportes medicos) ,por no mencionar todo lo anterior con Superboy y Supergirl como miembros de la Legion.Realmente ,no se en que estaba pensando ….por salvaguardar “su ” idea de un Superman ligado a la Legion desde joven (lo que merma su ligazon con la JLA como su equipo por antonomasia por otro lado )se ha cargado docenas y docenas de lineas de continuidad.

Chesterton III
Chesterton III
6 octubre, 2009 5:09

La verdad no he leído mucho sobre la Legión, pero este desarrollo histórico y exahustivo me llama la atención