La Flota Fantasma, de Donny Cates y Daniel Warren Johnson

¡Ese camión lo carga el diablo! Reseñamos una divertida obra con la que conocer los inicios en las carreras de Donny Cates y Daniel Warren Johnson, editada por Norma Editorial.

Por
3
1654

Edición original: The Ghost Fleet #1-8 USA (Dark Horse, 2014 – Image Comics, 2017)
Edición nacional/España: Norma Editorial, 2021
Guion: Donny Cates
Dibujo: Daniel Warren Johnson
Color: Lauren Affe
Traducción: Diego García
Realización técnica: Martín Garcés
Formato: Cartoné. Color, 208 páginas. 22,00€

Un regreso a los inicios de dos futuras estrellas

Si mencionamos a día de hoy los nombres de Donny Cates y Daniel Warren Johson, seguro que a todo el mundo le suenan de sobra. No en vano estamos hablando de dos de los autores más de moda en el panorama estadounidense.

Por un lado tenemos a Cates, guionista, que desde que pegó el pelotazo junto a Ryan Stegman con su etapa al frente de Venom encuadrada dentro de la llamada Marvel Fresh Start en 2018 se ha convertido en una de las estrellas del plantel de la Casa de las Ideas. Sus trabajos al frente de licencias como Guardianes de la Galaxia, Thanos o Thor han sido grandes éxitos, y próximamente podremos verlo al frente de otra cabecera principal como es la de Hulk. Y todo eso sin tener en cuenta su éxito como autor independiente, labrado gracias a obras como Babyteeth (Aftershock), God Country o la reciente Crossover (Image Comics), uno de los estrenos más vendidos de Image en 2020.

En el otro lado del cuadrilátero nos encontramos con Johnson, dibujante y, habitualmente, autor completo. Desde que Skybound dio el pelotazo sacando a la palestra el talento de este artista de Chicago con su magnífica Extremity, todo el mundo ha estado pendiente de lo que Johnson se traía entre manos. El autor nos dio posteriormente otro gran éxito condenadamente divertido como Murder Falcon, y las grandes ya se han hecho con sus servicios para realizar miniseries tremendamente potentes como Wonder Woman: Tierra Muerta y Beta Ray Bill, en las que el artista jugara libremente con los personajes de sendas editoriales.

Sin embargo, para la reseña de hoy vamos a retroceder unos cuantos años, mucho antes de que estos dos titanes fueran aclamados por los seguidores. En concreto, vamos a retroceder hasta 2014.

Por aquel entonces, nos encontramos con un Donny Cates comenzando a dar sus primeros pasos en el mercado del cómic. El tejano contaba en su haber con Buzzkill, una miniserie más que recomendable en la que comenzaría su historia de colaboraciones con Geoff Shaw, y que publicaría Dark Horse. Daniel Warren Johnson, por su parte, compaginaba un webcomic llamado Space-Mullet con distintos trabajos de diseñador e ilustrador, mientras buscaba la oportunidad de poder dedicarse a tiempo completo al cómic. Esa oportunidad le llegaría de la mano de Cates, con el que había establecido cierto contacto anteriormente y que lo invitó para trabajar juntos en un nuevo proyecto para el que Dark Horse acababa de darle luz verde, una miniserie de 12 números llamada The Ghost Fleet.

La sinopsis detrás de ese proyecto no podía ser más loca y divertida: conoce a la Flota Fantasma, el servicio de transporte que usas cuando la carga es especialmente delicada. “¿Recuerdas al final del Indiana Jones, el almacén lleno de objetos secretos? Pues la Flota serían los que se encargan de llevarlos hasta allí a buen recaudo”, dice uno de los personajes. Sin embargo, cuando Trace, su mejor agente, descubre lo que están transportando y es traicionado por ello, este regresará para vengarse de todos los que mueven los hilos detrás de una conspiración que podría poner en peligro al mundo entero.

Como veis, ya por entonces se veía perfectamente el estilo de ambos autores. Sin embargo, porca miseria: las ventas del primer número fueron muy malas (unas 4.000 copias), e inmediatamente la editorial le comunicó a Cates y a Johnson que el plan inicial quedaba cancelado y que la serie tendría que limitarse únicamente a ocho números. Una enorme guarrería por un lado, dado que guionista y artista tuvieron que ponerse manos a la obra para corregir el rumbo de la serie y condensar seis números en dos con el objetivo de darle un final más o menos digno a su historia. Aunque por el otro, ambos agradecerían a Dark Horse la oportunidad de al menos poder darle un final para sus pocos lectores, aunque fuera en condiciones tan limitantes como que los cuatro últimos números solo se publicaran en formato digital y el segundo tomo no llegara a editarse.

Con todo ello, la obra terminó, y quiso el destino que unos pocos años después ambos autores comenzaran a besar la fama. Así, Cates se llevó la obra a Image Comics (junto a Buzzkill), donde publicarían por fin una edición completa de la obra en un único tomo a finales de 2017. Por supuesto, era difícil tener esperanzas de verla publicada en nuestro país, hablamos de una obra fuera de la rabiosa actualidad, que supone más bien una curiosidad para acercarse a los inicios de las carreras de sus dos autores. Sin embargo, Cates y Johnson, lejos de perder fuelle, siguen teniendo cada vez más fuerza para atraer a los compradores, y eso ha servido para que Norma Editorial se haya lanzado definitivamente a traernos la obra a nuestras tierras. Y sí, es una buena compra.

La Flota Fantasma es una perfecta declaración de intenciones de lo que veríamos ofrecer a sus dos autores en el futuro. Como tanto le gusta hacer, Donny Cates idea una historia macarra y cañera, una de esas en las que las organizaciones secretan conspiran, el fin del mundo acecha y los asesinos matan mientras suena de fondo el grito de The Who en Won’t get fooled again. El guionista de Thor escribe como un adolescente que busca la mayor cantidad de momentos molones por página, es algo que nunca ha ocultado, y que a muchos lectores no convence. No es el caso de un servidor, debo decir: disfruto enormemente de las gamberradas de Cates, no solo porque sea un estilo de historias que me encante, sino porque creo que Cates, además de todo eso, sabe escribir muy bien. Cuando quiere desarrollar bien a sus personajes tiene sensibilidad de sobra para hacerlo, y cuando no le interesa tanto (como es el caso de esta obra), sabe perfilarlos perfectamente para que nos atrapen con un par de apariciones carismáticas y nos enganchemos a sus aventuras.

Otro al que reconocemos perfectamente es a Daniel Warren Johnson. El autor de Extremity realiza aquí su primer trabajo profesional y deja ya bien a la vista sus mayores virtudes. Por supuesto, como en casi cualquier trabajo primerizo, se hace patente la diferencia de nivel con lo que luego nos asombraría en Murder Falcon o Tierra Muerta. El cuidado del trazo, especialmente en los rostros de los personajes, es algo inferior, y sus fondos tienen menos dedicación. Sin embargo, brillan más sus virtudes. Johnson tiene un don para inundar las páginas de velocidad y dinamismo, y un manejo de las escenas de acción y los chaparrones de sangre magnífico. La Flota Fantasma nos sirve como su carta de presentación, algo así como una de esas películas de bajo presupuesto con las que se estrena el que a futuro se convertirá en un director de prestigio. Complementa su labor Lauren Affe realizando el coloreado de la obra con un trabajo correcto.

El gran hándicap de la obra es sin duda su apresurado final. Esto tiene todo el sentido del mundo conociendo la intrahistoria de su publicación y su cancelación prematura. Los dos últimos capítulos transcurren a una velocidad de vértigo, cerrando la trama con una enorme prisa que hace que quede un poco anticlimático. En cualquier caso, es de justicia decir que Cates y Johnson salvan el tipo notablemente y que, a pesar de los problemas inherentes, consigue dejar la historia cerrada y mantener la diversión a un gran nivel, coñita metareferencial incluida. Algo parecido pasa con el personaje de Beth, que queda muy desaprovechado y parece más relleno que un personaje relevante de la trama. Un problema que los propios autores reconocen como un fallo de la obra cuya raíz reside también en la reducción de episodios. En cualquier caso, está claro que siempre nos quedaremos con la duda de cómo habría sido la obra respetando su extensión original, pero dadas las circunstancias, se puede decir que la labor de los autores logra salir del paso.

En definitiva, La Flota Fantasma es una obra recomendable por distintos motivos. Si eres fan de la acción descerebrada y desacomplejada, digna de una producción de la Cannon, y tienes ganas de una lectura frenética y divertida, no te la puedes perder. Y si quieres conocer los orígenes de dos de los autores más famosos de la actualidad estadounidense, sin duda te encantará acercarte a ella. Ya solo nos queda pedirle a Norma que no se detenga y nos traiga también Buzzkill. ¡Pedir es gratis!

Lo mejor

• Como acostumbra, Cates saber escribir una historia macarra y divertidísima.
• Es una perfecta muestra de cómo Daniel Warren Johnson ya destacaba desde sus inicios.

Lo peor

• La prematura cancelación de la serie le hace mucho daño al apresurado final.

Edición original: The Ghost Fleet #1-8 USA (Dark Horse, 2014 - Image Comics, 2017) Edición nacional/España: Norma Editorial, 2021 Guion: Donny Cates Dibujo: Daniel Warren Johnson Color: Lauren Affe Traducción: Diego García Realización técnica: Martín Garcés Formato: Cartoné. Color, 208 páginas. 22,00€ Un regreso a los inicios de dos futuras…
Guion - 7.8
Dibujo - 8.2
Interés - 8

8

Salvaje

Norma nos trae uno de los primeros trabajos de Cates y Johnson, una macarrada entretenidísima que ya dejaba ver el potencial de ambos autores.

Vosotros puntuáis: 9.74 ( 3 votos)
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Zamaelis79
Zamaelis79
Lector
19 julio, 2021 11:57

Bastante de acuerdo con la reseña, se nota que es el comienzo de ambos y sobre todo el final apresurado que tuvieron que darle. Yo lo compré sin saber que era uno de sus primeros trabajos y se disfruta igual.
Un reflexión: si sé creara esta obra ahora, con el nombre que ahora tienen, ¿se habría cancelado o tendríamos series hasta que ellos hubieran querido?

AlbierZot
AlbierZot
Lector
19 julio, 2021 12:37

La nosequé de nosequién y Daniel Warren Johnson. Check