La Casa Slaughter 1, de James Tynion IV, Tate Brombal, Werther DellEdera, Chris Shehan y Miquel Muerto

Aquí está La Casa Slaughter, el esperado spin-off de Hay algo matando niños acaba de ser publicado por Planeta Cómic y hoy os hablamos de ella.

0
2355
la casa slaughter

Edición original: House of Slaughter 1-5 USA (BOOM! Studios)
Edición nacional/España: La Casa Slaughter 1 (Planeta Cómic, 2023)
Guion: James Tynion IV y Tate Brombal
Dibujo: Werther Dell’edera y Chris Shehan
Color: Miquel Muerto
Traducción: Ignacio Bentz
Formato: Cartoné. 152 páginas. 17,95€

Amor en el matadero

El pelotazo que supuso Hay algo matando niños fue una grata sorpresa, que una serie del mercado independiente llegue a ciertas cotas de ventas no es muy habitual, aunque es cierto que el nombre de James Tynion IV ya llevaba sonando un tiempo, y no solo por ser guionista de Batman y asociados.

Con todo ello, Hay algo matando niños supuso tal golpe en la mesa para BOOM! Studios (a los cuáles les dedicamos un podcast hace poquito) que se abrió la veda para ampliar su mundo con Spin-offs, así en plural, que constará de especiales diversos y, sobre todo, una serie regular, La Casa Slaughter, que es la que tenemos en nuestras manos desde esta semana gracias a Planeta Cómic.

¿Y qué nos plantea La Casa Slaughter? ¿Estamos ante un caso de relleno? ¿Se trata de aprovechar las buenas ventas de la serie principal para estirar la serie? Seguramente estas cosas solo la puedan contestar los autores, pero lo cierto es que la duda es razonable teniendo en cuenta que a lo largo de la historia del cómic hemos visto estirar el chicle en numerosas ocasiones. Sin embargo también es cierto que James Tynion IV y Werther Dell’Edera han creado un mundo tan grande en la serie madre, y tan interesante, que no nos importa nada ir un poco más allá de la historia de Erica Slaughter. Muy bien encajado en el orden de lectura pues, si hacemos un poco de memoria, los tres primeros tomos de Hay algo matando niños eran un arco argumental completo, el cuarto nos contaba el origen de Erica, así como daba detalles sobre la Orden de San Jorge, y este viene a complementar ese cuarto tomo con una historia completa de su compañero entre los Máscara Negra, que es Aaron Slaughter. A la postre el mismo que conocimos en el segundo volumen de dicha colección.

En este sentido La Casa Slaughter pretende ser una serie donde cada arco argumental esté centrado en unos personajes diferentes, esta no es la serie de Aaron, solo este tomo estará centrado en él, y leerlo como complemento al cuarto tomo de Hay algo matando niños digamos que mejora la experiencia, aunque en un principio no lo parezca. Y sí, el principal problema de esta serie es que el primer número no acaba de enganchar porque se ve un poco repetitivo. Demasiadas presentaciones y demasiadas explicaciones sobre cosas que en realidad prácticamente ya conocíamos.

Si bien este arranque puede parecer un poco tedioso también tiene su parte positiva. Esto es que el tomo sobrevive por sí mismo como historia, sin necesidad de tener que acudir a la serie principal, lo cual le da más ese carácter de “esta es una historia que os queremos contar y no simple relleno”. Y es curioso porque el primer número es el que parece tener más influencia de Tynion.

La historia de este volumen de La Casa Slaughter está realizada por los autores originales junto a Tate Brombal, al que más de uno recordará por la magnífica incursión en el universo Black Hammer con la historia de Barbalien, y Chris Shehan, artista que maravilló con The Autumnal en Vault Comics, donde Tynion y Dell’Edera marcan las pautas mientras que Brombal y Shehan las siguen, pero según vamos avanzando se les va viendo más sueltos y la historia va cogiendo fuerza.

Se trata de un arranque bastante clásico donde un personaje nuevo nos sirve para introducirnos en la dinámica de la casa, mientras que por otro lado vemos un enfrentamiento situado quince años después. Esa explicación parece un poco reiterativa si se sigue la serie principal, pero en realidad va poco a poco dando más información sobre la Orden y sus Casas. Siempre dejando algo de misterio, claro, pero vamos avanzando. Aún así lo principal de este primer tomo de La Casa Slaughter no es esto, ni siquiera lo es la caza de monstruos, sino las relaciones humanas entre los diversos agentes, con Aaron en medio de todo. Por mucho que nos atraiga toda la parafernalia en torno a Hay algo matando niños, aquí la fuerza está en la historia de Aaron y Jace, dos compañeros pertenecientes a diferentes casas, con distintas máscaras, que se están ganando los dientes. Pero cometen el error de acercarse demasiado, pues el amor no es algo muy valorado en la Casa Slaughter.

Buenos diálogos, unos personajes muy atractivos y el misterio detrás de la situación que les lleva a ese futuro que se va presentando poco a poco en cada número, superan con creces la acción o el terror, esto último apenas presente en un par de escenas. Todo esto hace que el spin-off se separe mucho de la serie principal sin dejar de tener el encanto que esta tiene, aunque por desgracia no llega a ser tan interesante como ella seguro que no disgustará a quienes sigan Hay algo matando niños.

En lo que respecta al apartado gráfico Shehan hace un buen trabajo, aunque no es Dell’Edera, le falta esa suciedad que lo caracteriza y le da un tono diferente, consigue imprimir bien el mundo de La Casa Slaughter. Sí que sigue mucho al dibujante principal en forma, pues continúa esa costumbre de narrar mucho a dos páginas, y lo hace bien, aunque tampoco es especialmente destacable.

Por último no se puede dejar de hablar del color, ya no solo por la calidad habitual de Miquel Muerto de la que seguimos gozando sino porque él es realmente el gran nexo de unión de este universo, consiguiendo que ambas series, con temáticas distintas, compartan más gracias a esa atmósfera que les imprime. Lo que también sigue igual es la traducción, por desgracia hay frases que parecen no encajar. Aunque en su parte positiva, la edición de Planeta incluye las portadas variantes, con más de una joya.

Lo mejor

• Los personajes y su desarrollo. El trasfondo de Aaron no tiene nada que envidiar a Erica.
• En el momento en que Brombal y Shehan se sueltan la trama mejora considerablemente.
• Deja con ganas de saber más, lo cual es muy importante.

Lo peor

• No llega a la altura de la serie principal, flojea algo el primer número en especial.
• La traducción tiene alguna que otra frase que chirría.

Edición original: House of Slaughter 1-5 USA (BOOM! Studios) Edición nacional/España: La Casa Slaughter 1 (Planeta Cómic, 2023) Guion: James Tynion IV y Tate Brombal Dibujo: Werther Dell'edera y Chris Shehan Color: Miquel Muerto Traducción: Ignacio Bentz Formato: Cartoné. 152 páginas. 17,95€ Amor en el matadero El pelotazo que supuso…
Guión - 8
Dibujo - 7
Interés - 8.5

7.8

La antología de miniseries sobre Hay algo matando niños empieza con buen pie.

Vosotros puntuáis: 7.62 ( 10 votos)
Subscribe
Notifícame
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments