Kimetsu no Yaiba – Guardianes de la noche

Por
8
5260

Edición original: Shueisha
Edición nacional/ España: Norma Editorial.
Guión: GOTOUGE Koyoharu
Dibujo: GOTOUGE Koyoharu
Formato: Rústica con sobrecubiertas. 192 páginas
Precio: 8,00€

Cada cierto tiempo, surge en el mundo del manga una serie que se convierte en un fenómeno de masas y entra en los rankings de ventas, aupando a su autor o autores a la fama y procurándoles auténticas fortunas. Gran parte de ellas proceden de la Shūkan Shōnen Jump, la famosa revista de la editorial Shueisha, como fue en su día el caso de Kochikame, Dragon Ball, El Puño de la Estrella del Norte, Jojo’s Bizarre Adventure, Slam Dunk, Bleach, Naruto o One Piece. Precisamente, la popular obra de ODA Eichiro ha ostentado durante los últimos años el primer puesto del ranking de series más vendidas, llegando a pulverizar algunos de los records que Toriyama, Son Goku y compañía habían establecido.

Sin embargo, el pasado año los aficionados al cómic japonés nos llevamos la sorpresa de ver que una serie, que hasta el momento no había hecho demasiado ruido, conseguía algo que parecía imposible y arrebataba a Luffy y compañía su trono en el top de ventas. Se trata de Kimetsu no Yaiba o Guardianes de la noche, como ha sido bautizada por estos lares, que aunque no consiguió superar el millón de unidades vendidas con ninguno de sus tomos, sí que superó a One Piece en el cómputo total de ventas. La pasión desatada por la creación de GOTOUGE Koyoharu hizo que los japoneses se lanzasen en masa a las librerías, haciendo que las ventas totales de todos los volúmenes superasen los doce millones de copias, hasta el punto en que las librerías tuvieron que limitar la venta de una unidad por volumen y cliente. Poco se sabe de su autora, ya que se trata de su debut profesional y prefiere mantenerse en el anonimato, una costumbre cada vez más habitual entre los mangaka.

Este manga narra la historia de Tanjirô Kamado, un muchacho afable que vive con su familia en la montaña y que se dedica a la venta de carbón para que su madre y sus hermanos puedan subsistir. Un día, mientras baja a un pueblo cercano para hacer negocios, su familia es atacada y asesinada por un demonio, siendo su hermana Nezuko la única superviviente, aunque pierde su humanidad y se convierte también en un demonio. Tanjirô decide hacer todo lo que esté en sus manos para encontrar una cura para su hermana y dar caza al demonio para vengar a su familia, iniciando un viaje que lo conducirá a convertirse en un cazador de demonios, tras un exigente entrenamiento.

La lectura del primer volumen resulta muy convencional, con una narración anodina, problemas con las elipsis, un tratamiento muy superficial del entrenamiento del protagonista y un apartado gráfico discreto, con un diseño de escenarios poco detallado, numerosos errores anatómicos y una secuencialidad demasiado abrupta en determinadas ocasiones. Sin embargo, a partir de los siguientes capítulos, el trabajo de Gotouge despega y comienza a dar muestras de una idiosincrasia particular y un buen hacer que invita a seguir leyendo cada uno de los arcos argumentales.

La serie cuenta entre sus bazas con una narrativa directa, que va al grano y evita dilataciones innecesarias de la historia, un componente crudo, sangriento y oscuro, que casa muy bien con el tono y los acontecimientos de la historia a la vez que ensalza la identidad personal de la obra, una variada galería de personajes secundarios, una atractiva ambientación en el Japón feudal y la conexión con su mitología particular, explorando la estrecha relación entre la vida y la muerte. Otro factor que hace especial a este manga y lo diferencia de otros nekketsu publicados en la misma revista, así como en las de similar índole del resto de editoriales, es que la motivación de su protagonista no es intrínseca, sino que proviene de agentes externos que le hacen abandonar su apacible vida, salir de su pequeño mundo y crecer, convirtiéndose en héroe por necesidad, en lugar de hacerlo como fruto del deseo personal, y demostrando una inusitada madurez. En definitiva, este manga representa la ambición de ir un paso más allá y ocupar un lugar privilegiado en el corazón de los aficionados al cómic japonés.

Pero si hay que señalar un factor determinante en el éxito mundial de este título y su exponencial aumento de ventas, esa es sin duda su adaptación al anime. Ufotable, el estudio de animación responsable de series como Fate/Zero, Tales of Symphonia o God Eater, fue el elegido para llevar a cabo la adaptación de Kimetsu no Yaiba. Vistos los resultados, la elección no pudo ser más acertada, ya que han mostrado mucho respeto por el material original al mismo tiempo que han impreso su sello personal en la serie, caracterizado por una animación de gran calidad, el cuidado del más mínimo detalle, frenéticas dosis de acción y un potente apartado musical. La primera temporada ha constado de 26 episodios, a los que seguirá una película adaptando el siguiente arco argumental, la cual está programada en principio para estrenarse en Japón en el mes de septiembre, a la espera del anuncio de la segunda temporada. El buen hacer de Ufotable ha provocado auténtico furor por la serie en el país nipón, y en el resto del mundo en menor medida, traduciéndose en el aumento exponencial del interés por la serie y las ventas de los diferentes volúmenes del manga.

La edición de Norma Editorial es la estándar para este tipo de series, tomos de tamaño tankôbon (115×175 mm), de alrededor de 200 páginas, en rústica con sobrecubiertas a un precio de 8,00 euros cada uno (la primera edición del primer volumen se vendió a un precio promocional de 4,00 euros), aunque cuenta con el inconveniente de no incluir las páginas originales a color. Se trata, por tanto, de una edición sencilla con una correcta relación calidad-precio. La serie cuenta a día de hoy con 20 volúmenes recopilatorios en Japón y la semana pasada conocimos la noticia de que concluirá en el vigesimotercero, tras lo que surgieron rumores de que la mangaka podría retirarse del medio después de finalizar los capítulos restantes, debido a problemas de carácter familiar.

Edición original: Shueisha Edición nacional/ España: Norma Editorial. Guión: GOTOUGE Koyoharu Dibujo: GOTOUGE Koyoharu Formato: Rústica con sobrecubiertas. 192 páginas Precio: 8,00€ Cada cierto tiempo, surge en el mundo del manga una serie que se convierte en un fenómeno de masas y entra en los rankings de ventas, aupando a…

VALORACIÓN GLOBAL

Guión - 7.2
Dibujo - 6.7
Interés - 7.4

7.1

Sorprendente

Kimetsu no Yaiba - Guardianes de la noche resulta una bocanada de aire fresco para un sector del manga acostumbrado a producir historias y personajes clónicos. A pesar de que denota la falta de experiencia de su autora en los primeros compases, desarrolla una identidad propia y explota sus cualidades.

Vosotros puntuáis: 8.86 ( 37 votos)
Artículo anteriorCatwoman Desafiante
Artículo siguienteBoletín Marvel #27 (Edición Especial 1974)
Doppelgänger. Abandoné la Logia Negra y llegué a Málaga, España, en 1984. Mis primeras lecturas fueron los clásicos francobelgas y los cómics de un ratón y unos patos que, años más tarde, gobernarían un vasto imperio. Devoré tiras de prensa. Un día, un niño con cola de mono apareció en mi televisor buscando unas bolas mágicas y el manga me atrapó. Pasé años en blanco y negro, pero los superhéroes llenaron mi vida de mallas y capas de colores. A finales de los 90 sentí vértigo, el arenero me llevó al mundo de los sueños y caí en los oscuros abismos del underground. Viajé en el tiempo, desde el salvaje Oeste al Largo Mañana, a través de la banda de Moebius. Un mago de Northampton me contó grandes historias y su hijo calvo me dio setas alucinógenas. En Italia probé el fumetto y un marinero maltés me llevó hasta la Pampa argentina, donde tuve mi último recreo. He estado en Camelot en los días del Rey Arturo, en el planeta Mongo y en las letras del Oceáno Atlántico. En mis aventuras siempre estuve acompañado por un asombroso grupo de profesionales españoles. Los escritos del maestro Eisner me revelaron las posibilidades del medio y ahora solo veo el mundo en viñetas... Cómic camina conmigo.
8 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Vansalth
Vansalth
Lector
5 mayo, 2020 11:03

Bueno lo de esta obra ha sido un éxito tal que es incomparable con nada de lo que ocurre con el cómic en occidente. Las cifras que se dan en el artículo son antiguas. Hace unos días (el 22 de abril) la web Oricon que es la que da las cifras oficiales de ventas en Japón anunció (y después lo corroboró la propia editorial Shueisha) que Kimetsu no Yaiba había vendido en lo que llevamos de año fiscal (desde Octubre de 2019) en Japón 38 MILLONES DE TOMOS. En menos de un año este cómic ronda los cuarenta millones de tomos (más las revistas Shonen Jump, que es aparte) vendidos. Algo inimaginable en las cifras que maneja el cómic en occidente.
Es un éxito brutal y que cuando se estrene la segunda temporada del anime va a multiplicar. Y es una obra que está a punto de terminar pero que aún le quedan mínimo 3 tomos recopilatorios por salir a la venta. Teniendo en cuenta que vende unos 3/4 millones de copias de cada tomo, es fácil que esté manga termine vendiendo EN UN AÑO 55 millones de copias. Y es muy probable que me esté quedando corto.

Es un shonen muy divertido y bastante cerrado, que no se va a extender hasta el infinito (de hecho ya se ha anunciado que termina en breve), recomiendo que echéis un ojo a su anime, animado por uno de los mejores estudios del momento y que es una virgueria absoluta, es precioso de ver.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Fer García
5 mayo, 2020 14:58

No es una crítica a tus datos, que como dices eliges los de un momento concreto. Pero es que justo hace unos días (como comento el día 22 de abril) Shueisha hizo oficial que había venido 38 millones de tomos (que a día de hoy deben ser ya cuarenta) y merece la pena mencionar lo que ha crecido siendo números oficiales.
Hay que mencionar además que casi todo lo ha vendido a partir de octubre, con el anime ya en pleno éxito, que antes de esa fecha.
En definitiva va a vender fácil 50 o 60 millones.
A One piece es casi imposible que lo supere ni este ni ningún manga. A día de hoy lleva cerca de 470 millones de copias vendidas, y cada tomo se mantiene en torno a los 3 millones de copias. Es difícil mantener tal nivel de ventas con más de 90 tomos, además de que es ya una institución cultural, es decir, la gente ya tiene asumida su ración de One piece anual y no la perdona, compra caiga quien caiga. Kimetsu no se si podría mantener este nivel durante tanto tiempo (lo dudo). Es más un éxito fulgurante como los de Death Note, Ataque a los Titanes o Tokyo Ghoul. Mangas “cortos” (en relación con los shonen eternos estilo One Piece) que al estar más contenidos y ser de calidad arrasan en ventas.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Vansalth
7 mayo, 2020 10:41

Vaya, pues me quedé cortisimo en mis previsiones de ventas. Shueisha (la editorial que púbica el manga, la más tocha de Japón) y Oricon acaban de anunciar que a día de hoy y con la salida del tomo 20,el manga de Kimetsu no Yaiba (Guardianes de la noche) lleva ya vendidos 60 MILLONES DE TOMOS. Se espera que para mediados de junio supere los 70 millones de tomos. Flipante.
Teniendo en cuenta que el 22 de abril habían anunciado que había vendido 38 millones de copias, en menos de un mes ha llegado a las 60 millones (si bien es cierto que Shueisha ha reconocido que aquellos datos estaban anticuados y en realidad eran mayores). Está vendiendo unos 2,9 millones de copias por cada tomo. Un éxito brutal.

Chronicles
Chronicles
Lector
5 mayo, 2020 11:30

Pues seré yo el raro que ve aquí un shonen más con buena ambientación y buena animación (aunque el dibujo del manga bastante justito)

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Chronicles
5 mayo, 2020 15:39

Es que es eso, y no necesita mucho más. El súper ventas en Japón nunca será el manga de Blame o Beastars. Es Kimetsu o One Piece. Mangas divertidos, de acción, con aventuras y un toque de misterio. Es lógico, sin mangas mainstream.
Es como en el cómic USA. El cómic que más vende es Detective Comics 1000, no un cómic indie de argumento complejo y filosófico.

Chronicles
Chronicles
Lector
En respuesta a  Vansalth
6 mayo, 2020 12:30

Sí, totalmente de acuerdo. Aún así me da la sensación de que en cómic USA sí que hay más reconocimiento a obras indies o fuera de los superhéroes conocidos por parte de cierto público.

Pero en manga veo a todo el mundo (crítica y público) alabar lo mismo, y muchas veces los mangas que se salen de los cánones se salvan –o destacan– en ventas porque traspasan a otro público de europeo o USA, como Asano, Ito o Nihei, por ejemplo.

Vansalth
Vansalth
Lector
En respuesta a  Chronicles
7 mayo, 2020 10:58

Pues fíjate que yo creo que es precisamente al revés. En USA Marvel y Dc copan tiendas y foros de discusión. El cómic indie (con excepción de algún pelotazo de Image como Walking Dead o Saga) sobrevive a duras penas y es mayoritariamente ignorado. Sólo tienes que ver editoriales como IDW o Valiant, incluso Dark Horse, que están continuamente al borde de la quiebra porque sus ventas son pobrisimas (Dark Horse lleva sobreviviendo gracias a Hellboy durante décadas, y ahora van a explotar Black hammer todo lo posible hasta que lo sequen, porque con el resto de lo que publican no llegan).

En Japón, si bien la Shonen Jump y sus mangas shonen de acción es la reina del mercado (como serían los supers en USA) hay obras de argumento muy minoritario que obtienen gran reconocimiento y ventas. Ahí tienes seinen como Berserk, Blame, Gantz que han sido exitazos. Las obras de Naoki Urasawa son superventas en Japón (de hecho es uno de los mangakas más exitosos de la historia) y sus obras nada tienen que ver con One piece y similares, sino que son muy adultas y de argumento complejo. Tanto éxito tiene que le han encargado ser el diseñador y dibujante del cartel de los Juegos Olímpicos de Tokio, lo cual es un enorme reconocimiento. Asano, al cual citas, es muchísimo más exitoso en Japón que en occidente. De hecho es un autor de culto que vende bastante bien. Fíjate si tiene éxito allí que hicieron una película de carne y hueso de SOLANIN, que fue un auténtico éxito allí.

Luego por supuesto hay mangas muy underground que conocen 4, pero eso también pasa en otros mercados.

Lo que pasa es que en occidente el público del manga aún es muy joven, y le sigue tirando el manga y anime de peleas, pero en Japón en mercado es tan grande y variado, se vende tanto, que hay mercado para todos. Y reconocimiento. De hecho si tu ves los principales premios japoneses de manga rara vez se lo llevan los típicos que aquí todos conocen. En EEUU tu ces los Eisner y la mayoría caen para Marvel y Dc. No todos, pero si más de los que deberían.