Jupiter’s Legacy. Libro Dos

Mark Millar y Frank Quitely finalizan la trama principal de su particular oda al género superheroico

Por
2
1565
 

Edición original:Jupiter’s Legacy 2 1-5 USA.
Edición nacional/ España:Panini Cómics.
Guión:Mark Millar.
Dibujo:Frank Quitely.
Formato:Tomo en tapa dura, 136 páginas.
Precio:15€.

 

Que Mark Millar es un autor controvertido cuyas obras causan reacciones diametralmente opuestas entre el fandom es algo que por su obviedad quizás no deberíamos ni destacar, pero que es inevitable que comentemos.
Acusado en muchas ocasiones de hacer cómics tan solo para vender sus derechos y sacar así mayores réditos del mismo, se ha llegado a decir de Millar que no pone corazón en sus historias porque sólo está pensando en la futura película o serie de televisión que los adapte.
Pues bien, por mucho que Mark Millar resulte tanto amado como odiado por este redactor, pues en función de las obras que analice de él, algunas me parecen maravillosas y otras bastante mediocres, la realidad es que Mark Millar es uno de los autores referentes de lo que llevamos de este Siglo XXI, y además, resulta ser un gran conocedor del medio y en especial, del género superheroico.

En 2008, Mark Millar nos regalaría Kick Ass, una obra en la que comenzaba su particular deconstrucción de este género tan manido hoy en día, en el que nos contaba qué ocurriría sin un adolescente normal, sin poderes y sin nada destacable, decidiera enfundarse unas mallas y pegar palizas a los miembros de la mafia. Lo que ocurría era que, como era de esperar, el chaval en cuestión se metía en más problemas de los que ayudaba a resolver y complicaba innecesariamente su vida movido, no por ideales de justicia, si no por un frikismo producto de llevar toda una vida leyendo cómics. Kick Ass se convertía de esta manera en un Quijote moderno en el que lo gigantes eran reales y más peligrosos que simples molinos de viento.
Poco después, y en esa tónica dirigida a destruir el género superheroico en cuanto a la reformulación de los aspectos que lo hacían lo que es hoy en día, Millar nos trajo Némesis, una historia en la que narraba qué haría un Tony Stark o un Bruce Wayne que dedicaran toda su fortuna e inteligencia no a impartir justicia, si no a generar el caos. Esta incursión en la mente del villano, sería finiquitada con Supercrooks, una divertida historia sobre un grupo de villanos que, hartos de verse entre rejas un día sí, y otro también por culpa de los héroes, decidían dar un último y gran golpe en un lugar libre de justicieros, el cual no era otro que España (aunque esta España concebida por Millar se parezca más a Miami que a las Islas Canarias que trata de representar).

Ya en 2013 Millar cambió ligeramente la dirección de su homenaje al género. Y es que, en este año llegaba Jupiter’s Legacy, la historia de unos soñadores estadounidenses que en su búsqueda de algo en lo que creer en unos estados unidos inmediatamente posteriores al crack bursátil de 1929 que sumían al país entero en un estado de ánimo y de enorme recesión económica bautizado por la Historia como la Gran Depresión. Estos personajes acababan por encontrar una misteriosa isla y unos igualmente misteriosos seres que les otorgaban grandes poderes, lo que los convertía en los primeros héroes del país, realizándose por Millar un gran homenaje a la edad dorada del género superheroico.
Con el paso del tiempo, los héroes de los años treinta habían engendrado hijos (quienes habían crecido con todo el poder pero ninguna responsabilidad), vivían en un mundo en el que la delincuencia era prácticamente cosa del pasado, y en un 2013 en el que la crisis económica volvía a sumir al pueblo en un estado cercano a la pobreza contra el que estos héroes a los que el ciudadano ya estaba acostumbrado nada podía hacer.
Buscando solucionar el problema, Walter Sampson, hermano de Sheldon (algo así como el Superman de este universo y el líder de los héroes) acababa por gestar un golpe de estado contra su hermano y líder, reacio a interferir en el gobierno de los hombres, sumiendo al mundo en una pérfida dictadura que, paradójicamente buscaba poner fin a los problemas económicos y de otra índole de la humanidad.

Así finalizaba el primer tomo de Jupiter’s Legacy, que no conocería una continuación hasta el año 2016, habiendo tenido que esperar en nuestro país al año 2018 para poder hincarle el diente a la obra en formato tomo. De este modo, esta segunda parte nos hace viajar al año 2020, siete años después del final del primer tomo (en cuyo epílogo ya podíamos atisbar este futuro que ahora se convertía en presente) en el que la humanidad vive en estado de constante miedo y revuelta contra un gobierno dictatorial que no sólo no resolvió sus problemas si no que los empeoró. Los héroes son ahora los villanos y no existen a su vez héroes que se les opongan.

Sin embargo, Clhoe, la hija de Sheldon Sampson, asesinado en el anterior tomo por su hermano Walter, sobrevivió a la gran revuelta, ha vivido escondida junto a su marido Hutch y su hijo todo este tiempo y, harta de no dar la cara y de permitir que su universo de desmorone está dispuesta a luchar por aquello en lo que cree, aunque le vaya la vida en ello.
De esta forma, Mark Millar se despide del género superheroico que tantas veces ha reformulado haciendo ácidas críticas y constante mofa del mismo, para tras deconstruirlo, volverlo a erigir sobre sus cimientos más clásicos, haciéndonos ver que los héroes siempre estarán ahí, en el peor de nuestros momentos, cuando desesperados miremos al cielo y veamos que de él descienden para hacer de nuestro mundo un lugar mejor sin propósitos egoistas o mezquinos que muevan sus corazones henchidos de justicia.

Así, donde Mark Millar derribó pilares, ahora vuelve a erigirlos, retornado a esta idea cuasi mesiánica del superhéroe que tan bien superior plasmar Jerry Siegel y Joe Shuster en 1938 y que en el fondo, por muchas veces que se reformule, nunca muere del todo.

Frank Quitely sigue por supuesto acompañando al guionista escocés, con ese dibujo suave y profundo que lo caracteriza, y que resulta verdaderamente gratificante a la vista, construyéndose entre ambos un tomo que a pesar de estar enclavado dentro de esa reimaginación del género superheroico que plaga nuestras librerías cada cierto tiempo desde Watchmen, consigue marcar la diferencia y resultar muy recomendable para el lector habitual del género.

De este modo termina esta recomendable saga, que cuenta con un tomo adicional, Jupiter’s Circle (dibujado en esta ocasión por Wilfredo Torres) que narra las aventuras de los héroes durante los años cincuenta y sesenta y que parece ser que veremos por aquí en Marzo de este mismo año de la mano de Panini Cómics.

Para la incertidumbre se deja Jupiter’s Requiem, tercer tomo de la saga principal anunciado al fin del segundo y que desconocemos si se llevará a cabo en algún momento, no existiendo desde luego ninguna información actualmente al respecto.

  Edición original:Jupiter’s Legacy 2 1-5 USA. Edición nacional/ España:Panini Cómics. Guión:Mark Millar. Dibujo:Frank Quitely. Formato:Tomo en tapa dura, 136 páginas. Precio:15€.   Que Mark Millar es un autor controvertido cuyas obras causan reacciones diametralmente opuestas entre el fandom es algo que por su obviedad quizás no deberíamos ni destacar,…
Guión - 7
Dibujo - 8
Interés - 6.5

7.2

Evocador

Mark Millar y Frank Quitely finalizan la trama principal de su particular oda al género superheroico

Vosotros puntuáis: 8.84 ( 6 votos)

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
2 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Claudio Cerónnmarango Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
nmarango
Lector
nmarango

Me gustó mucho. Guión y dibujo en gran nivel. Ha recibido críticas por tomar ideas ya presentadas en otros comics, es cierto esto, pero así y todo tiene lindas vueltas de tuerca y buenos personajes, me parece un gran cómic

Claudio Cerón
Lector

Le pondría más nota al guión, es bastante entretenido al estilo Millar, al interés también ya que muchos quedamos con ganas de más después del primero. Cumple perfectamente con lo que debe dar un cómic, entretener dando una buena y agradable lectura.