JÓVENES VENGADORES: COSA DE CASA, de Allan Heinberg y Jim Cheung

Por
12
396

Edición U.S.A.: Young Avengers # 7 – 12: Family Matters, y Young Avengers Special #1 (diciembre de 2005 / junio de 2006); Marvel Comics.
Edición España: octubre de 2006 / marzo de 2007; Panini Cómics.
Guión: Allan Heinberg.
Dibujos: Jimmy Cheung, Andrea DiVito, Jae Lee, Gene Ha, Bill Sienkiewickz, Michael Gaydos, y Pasqual Ferry.
Entintado: John Dell, Bill Sienkiewickz, Jae Lee, Michael Gaydos, Gene Ha y Pasqual Ferry.
Color: Justin Ponsor, José Villarrubia, Dave McCaig, Art Lyon y June Chung.
Formato: serie regular de 24, 26 y 48 págs.
Precio: 1’70 €, 2’90 y 3’25 €.

Con los seis primeros números de Jóvenes Vengadores, Allan Heinberg y Jim Cheung lograron hacerse con un lugar de privilegio entre la nueva hornada de series procedentes de Marvel Comics, enarbolando la capacidad de sorprender y la utilización de la retrocontinuidad como sus más características y reconocibles señas de identidad. Pero lejos de contentarse con la cálida acogida de un amplio sector de lectores y medios especializados, este sólido y entusiasta equipo creativo puso todo su empeño en consolidar la colección dentro del Universo Marvel.

A continuación, en base al análisis de los arcos argumentales que conforman el segundo semestre de la colección (recopilado en los Estados Unidos bajo el título Young Avengers: Family Matters), trataremos de dilucidar si Heinberg y Johns han visto cumplido su objetivo.

Jóvenes Vengadores # 7 y 8: Identidades Secretas

En este arco argumental, asistimos desde primerísima fila al acalorado debate que está teniendo lugar en el seno del recién creado supergrupo: conscientes de que Los Vengadores, encabezados por el Capitán América, están decididos a truncar su recién iniciada carrera superheróica, Patriota, Hulkling, Wiccan y compañía se ven en la obligación de tomar una decisión respecto a su futuro más inmediato. A su vez, mientras Steve Rogers y Jessica Jones se ponen en contacto con los familiares de estos Jóvenes Vengadores, Eli Bradley, más conocido como Patriota, decide mostrar su valía protagonizando una aventura en solitario. Sin embargo, debido a la aparición de Mr. Hyde, terminará necesitando la ayuda de sus compañeros.

Tras un arrollador inicio, donde destacaba la armoniosa compenetración entre el ocurrente Allan Heinberg y el mejor Jimmy Cheung imaginable, la inicial frescura de la serie se vio parcialmente truncada, radicando la justificación de este importante altibajo en la sustitución temporal de Cheung por un Andrea DiVito que, debido a sus limitaciones estilísticas y narrativas, privó a la colección de la energía y el dinamismo que la ha caracterizado desde su primera entrega. Pero ello no es óbice para la apreciación de determinados destellos del guionista explicativos de porqué pese a su inexperiencia en el mundo del cómic, no ha tardado en hacerse un hueco entre los más cotizados guionistas. A su habilidad en lo que a los diálogos se refiere, hay que sumar el modo en que sigilosamente, y con gran acierto, aporta más detalles acerca de esta nueva generación de héroes en la continuidad del Universo Marvel, desvelando poco a poco la relación de cada uno de ellos con diversos personajes de “La Casa de las Ideas”, y potenciando la interacción entre el elenco de protagonistas. Destaca sobremanera el curioso origen de Patriota, nieto de

Aviso de Spoiler

Isaiah Bradley, quien en su juventud ostentó la identidad de una primigenia versión del Capitán América, tal y como se narró en la miniserie Capitán América: La Verdad, de Robert Morales y Kyle Baker

. Esta circunstancia, ya de por sí interesante, será desarrollada con gran acierto en posteriores entregas de la colección.

Pero por desgracia, en este arco argumental un supervillano de tan poca entidad como Mr. Hyde acapara demasiado protagonismo, y, dicho sea de paso, las otrora espectaculares secuencias de acción pierden gran parte de su ímpetu en manos de un limitado DiVito.

Jóvenes Vengadores #9

La sensación de rupturisimo inherente al arco argumental Identidades Secretas persistió en buena medida en el primer especial protagonizado por esta nueva generación de Vengadores. Concebida y plasmada como una obra de autoría gráfica eminentemente coral, se centró en la profundización y/o puntualización acerca de los orígenes de cada uno de los miembros del recién creado supergrupo. Para ello, emplea como pretexto argumental la realización de un exhaustivo trabajo de investigación –con vistas a una entrevista- por parte de las periodistas del Daily Bugle Kat Farell y Jessica Jones, con el objetivo claramente definido de conocer un poco más a los más jóvenes héroes de la ciudad. De este modo, el lector llega a comprender determinados rasgos de la personalidad de los protagonistas que quizás con anterioridad resultaban un tanto desconcertantes. Historias de engaños, decepciones, esperanza y búsqueda del honor, la identidad propia, y el reconocimiento de un legado, claves en la forja de los nuevos campeones.

El elenco de artistas encargados de acometer este cómic es realmente impresionante, reuniendo a algunos de los más destacados dibujantes de los últimos años, que ponen a disposición de Heinberg todo su talento, eso sí, con un nivel muy dispar de acierto e inspiración. Y es que de Jae Lee, Neal Adams, Gene Ha, Bill Sienkiewickz, Michael Gaydos, o Pasqual Ferry siempre se puede esperar lo mejor, de modo que en cuanto rebajan un ápice su nivel de calidad, el lector mínimamente versado en el mundo del cómic, no tarda en apreciar este tipo de fluctuaciones.

En definitiva, el conjunto del cómic resulta realmente entretenido y aclaratorio, tanto para los lectores habituales de la colección, como para quienes aprovechen la ocasión para aproximarse por vez primera a Jóvenes Vengadores, y comprobar de primera mano lo intrincado que resulta el encaje de bolillos, incluso arriesgados equilibrismos, que Heinberg realizaron la continuidad de “Los Héroes Más Grandes de la Tierra”. Por desgracia, los no habituales, no tendrán la oportunidad de contemplar a Jim Cheung en todo su esplendor, aunque sus sustitutos no desmerecen (en absoluto) el trabajo realizado por el dibujante titular de la serie.

Jóvenes Vengadores # 10 – 12: Cosas de casa

La “primera temporada” de esta colección iba a depararnos un final a la altura de lo esperado. Con Cosas de Casa (Family Matters), el equipo creativo se embarcaba en un arriesgado viaje, bajo el riesgo de escandalizar a los más puristas seguidores del Universo Marvel. Heinberg y Cheung centraron sus miras en Hulkling y Wiccan, probablemente los más enigmáticos personajes de la serie, cuyo pasado y relación con los héroes a los que parecen emular (Hulk y Thor) continuaba envuelto en un premeditado halo de misterio. En lo que a Hulkling se refiere, resulta ser ni más ni menos que el hijo de

Aviso de Spoiler

El Capitán Marvel, fruto de su relación con una Skrull, miembro de la realeza de la conflictiva raza alienígena.

Para más inri, su condición terminará propiciando el enésimo episodio de un conflicto que propiciará la intervención de Los Nuevos Vengadores.

Por otra parte, asistimos a la presentación de Thomas Shepherd, quien terminará por convertirse en miembro del equipo de jóvenes héroes bajo el sobrenombre de Veloz. Pero lo más alucinante es que este nuevo personaje resultar ser ni más ni menos que

Aviso de Spoiler

hermano de Wiccan

e hijo de

Aviso de Spoiler

¡La Bruja Escarlata!: en resumidas cuentas, estamos ante Billy y Thomas, loe gemelos, hijos de Wanda Maximoff y La Visión, supuestamente fallecidos hace años.

Una sucesión de sorpresas que, si bien es cierto que a quien escribe estas líneas les han resultado realmente entretenidas, divertidas y ocurrentes, no es menos cierto que comprendo puedan levantar ampollas entre los más acérrimos defensores de la continuidad: las soluciones son sorprendentes por poco probables, e inesperadas por rizar el rizo… ¡pero qué demonios! Heinberg ha logrado engañar desde el primero hasta el último de los lectores de Jóvenes Vengadores. Con trampa, pero lo ha logrado. Y no voy a ser yo quien se rasgue las vestiduras, porque he disfrutado mucho dejándome engañar, incluyendo la solución propuesta por el guionista para cerrar la trama de Cosas de Casa, saliendo del paso con lucidez de un aparente callejón sin salida (y dejando a muchos seguidores con ganas de continuar leyendo las aventuras de estos personajes).

Un futuro incierto

Por desgracia, todos los indicios apuntan a que tendremos que esperar bastante para ver publicada la “segunda temporada” de Jóvenes Vengadores, principalmente debido a la atareada vida profesional de su guionista, embarcado en diversos proyectos, siendo el que parece ocupar la mayor parte de su tiempo, sus tareas como de la serie de televisión Anatomía de Grey, donde ejerce funciones de coproductor ejecutivo y, ocasionalmente, guionista. En una apuesta por el sentido común, Joe Quesada ha apuntado en numerosas ocasiones que no se retomará la colección hasta que sus creadores puedan volver a hacerse cargo del proyecto. Hasta entonces, hasta que llegue el momento en que comprobemos de primera mano si la colección logra asentarse en el Universo Marvel, los lectores españoles tendremos la oportunidad de matar el gusanillo con el crossover Jóvenes Vengadores / Runaways, con motivo de la Civil War, y que será publicado próximamente por Panini Cómics. Desde luego, esta “primera temporada” ha merecido la pena, mostrádose como una acertada mezcla entre los más clásicos planteamientos del género superheróicos, y las tendencias contempráneas.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

Artículos anteriormente publicados en Zona Negativa:

Ficha de Autor: Allan Heinberg.

Jóvenes Vengadores: Aprendices.

12 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
TxOnO
TxOnO
12 mayo, 2007 9:34

Sin duda, estos doce numeros han sido una gozada ^^

César
César
12 mayo, 2007 9:36

Joder, pues yo sólo había leído hasta el 6 y el origen de “Patriot” y IronLan me parecieron muy “sobrios” por decirlo de alguna forma y con esto quiero decir que a mi parcer por primera vez en Marvel se está creando una REAL nueva generación de personajes con una base sólida, coherente, sorprendente y entretenida. Los Jovenes Vengadores son la mejor muestra de que no es necesario seguir inflando de muties a Marvel para tener nuevos personajes! 😉

El critico
El critico
12 mayo, 2007 9:44

Sin duda alguna, una de las mejores series de la historia reciente de Marvel.Me encanta.

Erik Lensherr
Erik Lensherr
Lector
12 mayo, 2007 13:37

César ha dicho : “””Los Jovenes Vengadores son la mejor muestra de que no es necesario seguir inflando de muties a Marvel para tener nuevos personajes! “””

No puedo estar más de acuerdo con él…Jóvenes Vengadores es uan serie, fresca, atractiva y con mucho potencial…me recuerda (salvando las distancias) a la serie original de los Nuevos Guerreros de los ’90, que era de lo mejorcito que publicaba Marvel por aquel entonces..mucho mejor qu ela mayorái de series mutis de la época, como podían ser X-Force o los X-Men de Lobdell…
La verdad es que he disfrutado como un enano de la primera temporada y espero que pronto Heinberg y Cheung ( dibujante que por cierto, siempre me ha gustado, desde que le descubriera en la fenecida X-Men Unlimited, con la historia aquella de Frankin Richards post-Onslaugth) vulevan a la serie ….

Mistic
Mistic
12 mayo, 2007 13:43

Una serie muy buena, lástima que Heinberg siga demasiado ocupado para continuarla. Porque espero de veras que continúe. Y, a ser posible, que sea con Cheung.

Estoy de acuerdo con César: últimamente están demostrando que el Universo Marvel no se compone solamente de mutantes. Parece que ahora no es la X la que mueve los cómics Marvel, sino la V.

IvánN Díaz
12 mayo, 2007 16:12

gran serie!!!

Lo de Veloz y Wiccan me parece una de las mejores ideas que ha tenido Marvel recientemente. Definitivamente, mucho mejor que la memez de Bendis para el Vengadores Desnuditos… digo… Desunidos!

César
César
12 mayo, 2007 19:59

Mistic, que buena forma de graficarlo, “lo que mueve a Marvel ahora no es la “X” sino la “V””… esto hace ya un par de años, sólo espero que siga así por mucho tiempo más y que también sea el “4” que lo mueva ya que los personajes de Valeria y Franklin han sido tremendamente desaprvechados… junto a Kristof, que si cayeran en manos o mentes más capaces se podrían hacer grandes cosas, tosos estos personajes unidos a los Runaways auguran varios años más de frescura y renovación en MARVEL… ;), pero vamos de a poco, que el que mucho abarca…

Fido
12 mayo, 2007 21:32

Me gustó el primer arco… pese a los fallos garrafales de guión. Allan debería mirarse eso de jugar con el tiempo y las consecuencias que ello traería, porque lo que él plantea es así como que no tiene mucho sentido. Si haces un viaje al pasado y matas a tu madre (perdón), crearás una línea temporal en la que creciste sin madre, pero eso no afectará a tu pasado. Así me lo aprendí yo.

JackHawksmoor
JackHawksmoor
12 mayo, 2007 22:48

Pues a mi me parece que esta bien lo de los Jovenes Vengadores,la serie me ha gustado y eso.Lo malo es que no me gusta que parezcan una copia joven de los originales.Prefiero personajes totalmente nuevos o un grupo como el de los Nuevos de Bendis…pero claro,hay que reconocer que Bendis es muy lento y no ha sabido llevar los Nuevos Vengadores,pero por lo menos ha creado una formacion rompedora de los Vengadores,ha incorporado personajes nuevos para los Vengadores…pero,de todas maneras,antes que estas dos maneras de crear grupos y colecciones nuevos/as,pues preferiria que se crearan un grupo nuevo que fuera rompedor,con algunos personajes buenos,un personaje que le diera popularidad y otros tipicos,que esa mezcla seria divertida.Algo como en su dia fueron Excalibur,los New Warriors o los Thunderbolts,pero que Marvel pusiera pesos muy pesados al mando.

xandar
xandar
13 mayo, 2007 0:12

no ,NO…. si matas a tu madre antes de tenerte crearas una linea temporal , en la q no creceras ni tan siquiera un apice y ello te afectara seriamente, aunque no tendras conciencia de ello, juas.

Fido
14 mayo, 2007 15:16

Para matar a tu madre tienes que haber nacido, sino matarás a una mujer que “podría” ser la madre de cualquiera. Y cuando no tienes conciencia… es que eres un inconsciente (Juas x 2)