Jon Sable

Por
6
1019

El revulsivo que la edición de productos como Batman: The Dark Knight Returns y Watchmen supuso para el mundo del cómic norteamericano no surgió sin más.

Como todos los cambios significativos, fue consecuencia de factores diversos y tuvo sus precedentes. Frank Miller, antes de recrear al Caballero Oscuro, venía de remozar a Daredevil y hacer juegos de manos con Ronin. En su etapa inglesa Alan Moore había dejado distintas semillas que luego germinarían en Watchmen, su obra magna para una gran mayoría de lectores. Y otra de las grandes propuestas de aquel periodo, Green Arrow: El Cazador Acecha, relato gráfico nunca lo suficientemente reconocido, tenía un claro antecesor en Jon Sable Freelance.



A Mike Grell, responsable de aquella etapa que para mí se cuenta entre lo mejor que se haya hecho alguna vez con el Arquero Esmeralda, le conocíamos en España por unos cuantos trabajos. Se le tenía por uno más de entre los varios clones que le habían salido a Neal Adams… aunque debe reconocerse que era bastante más prolífico que el resto de ellos.

Con Novaro habíamos visto cómo le ponía patillas a los Legionarios para que así se nos volvieran reales, hasta el punto de dejar una marca indeleble en muchos lectores que aún hoy perdura, como ha podido comprobarse ante la emoción despertada por la reciente The Lightning Saga (Conste que el cambio de look de la Legión se debió en buena parte a Dave Cockrum, pero entonces yo no lo sabía)


Con Vértice nos había acompañado tras los pasos de Green Lantern y Olliver Queen, en el retrato de una de las amistades mejor reflejadas de la historia de los cómics de superhéroes.


Y con Bruguera nos había conducido hasta una tierra de espada y brujería donde Travis Morgan, The Warlord, había ido a parar para su suerte o desgracia.

Pero si en todas estas historietas Grell había dado muestras de un grafismo rotundo que resultaba idóneo para conjurar el varonil porte de cualquier héroe que se precie, las cosas cambiaron en su aproximación a Green Arrow.

Junto al heroísmo había ternura. Junto a la violencia surgían el dolor y el miedo. Al mejor arquero del Universo DC le había crecido un corazón. El guión de Grell lo dejaba claro y su dibujo así lo refrendaba.


Entonces no sabíamos dónde se había forjado aquel cambio en el estilo de Grell. A partir de qué trabajos había conseguido madurar como autor completo hasta tal punto. Por aquel entonces, al menos yo, nada sabía de Jon Sable Freelance. Hoy, habiendo conocido ya esta obra de Grell, todo se antoja más claro.

Mike Grell llega a Jon Sable en 1982, tras los mencionados trabajos en DC y después de un año de encargarse de los dominicales de prensa de Tarzan.

Libre de los condicionantes impuestos por el Comics Code que regía el albedrío de los autores en las dos grandes editoriales de los Estados Unidos, desde First Comics y con la ayuda del editor Mike Gold se plantea su estancia en la serie como una carrera de fondo que le ha de permitir tratar todos aquellos temas que son de su interés.

Así, en paralelo a un Howard Chaykin que andaba agradando a la crítica con su American Flag, Grell da a luz a Jon Sable, un mercenario de buen corazón y profundas heridas, cuyo perfil aglutina rasgos de personajes tan dispares como el Caballero Luna, el Castigador, los Héroes de Alquiler o los ya mencionados Tarzán y Warlord. Pero, dejémoslo claro, el atractivo de la serie no recae tanto en que Grell combine esos elementos, junto con otros de nuevo cuño, de manera ingeniosa y coherente, algo que de por sí consigue, sino en que convierte a Jon Sable en alguien real, de reacciones, ironías y pesares muy humanos, como luego hará con Green Arrow.


Así la serie, mientras que nos lleva de aventura en aventura, de revelación en revelación, de broma en broma, desde el principio dibuja el rostro de un personaje nuevo y reconocible a una misma vez, puesto que desprende la hondura de alguien de carne y hueso.


Por eso, sin que sea una obra maestra, dejando claro que difícilmente os será recomendada por aquellos que aborrecen de otras obras notables del mainstream, podemos deciros que Jon Sable Freelance es un trabajo meritorio de uno de los mejores autores de cómic norteamericanos que surgieron en la década de los setenta. Un trabajo que afortunadamente pasará ahora a disposición de los lectores españoles de la mano de Norma Editorial para que todos podamos cubrir el hueco que va desde Warlord a Green Arrow en la carrera de Mike Grell.

Descripción Editorial

Llega por fin uno de los grandes personajes clásicos del cómic independiente americano: Jon Sable. La serie creada por Mike Grell – y recopilada aquí en orden cronológico – es un referente para el cómic de género negro, mezclado con grandes dosis de aventuras y acción.

En la jungla de asfalto, como en la africana, los cazadores esperan bajo la Luna o en callejones oscuros y solitarios la ocasión de saltar sobre la víctima desprevenida. Cuando el Sol se esconde, los asesinos salen de caza. Sólo Jon Sable puede detenerlos.

Previa

Artículo anteriorAnalizamos One More Day
Artículo siguienteAnotaciones para 52 semana #12
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
josicles
josicles
Lector
7 septiembre, 2007 12:33

Acabo de leer el 1º tomo de Nonma, y me ha gustado mucho. Me ha gustado su tono, que aunque no es realista, porque claramente es todo ficticio, si es creible gracias al buen hacer de Mike Grell, que hace que te creas a un personaje como Jon Sable. Tenía ganas de una obra creible y para adultos como esta. Porque muchas de las obras para adultos hoy en dia, consisten en ver a los personajes sacandoles las tripas a otros gratuitamente, mientras hacen chistes. Espero impaciente los siguientes tomos.

Ximo
7 septiembre, 2007 13:21

Que buena fue la época en que algunas editoriales independientes dentro del mainstream americano, pusieron la semilla que luego acabaría por transformarse en una forma distinta de hacer comics, aportando cierta independencia y frescura a un mercado únicamente marcado en aquellos tiempos por los superheroes. Nexus, American Flag, Sable, Dreadstar, Scout, Airboy, Grimjack, Badger, Maze Agency, Grendel o Mage.
Sin duda comics muy recomendables que esperemos que poco a poco podamos tener oportunidad de ver su edición en castellano.

1938
1938
7 septiembre, 2007 14:13

JON SABLE NO TENIA SERIE DE TV?

1938
1938
7 septiembre, 2007 14:29
Carlos
Carlos
7 septiembre, 2007 16:46

Esta es la serie de television, solo tuvo una temporada.

http://imdb.com/title/tt0092444/