Iron Man: Hipervelocidad

Por
11
543

Edición original: Iron Man: Hipervelocity #01-06
Guión: Adam Warren
Dibujo: Brian Denham
Formato: Tomo de 144 páginas.
Precio: 9,25€
Panini.


En una historia de Iron Man, busco (marca A o B):

1.A) Historias sombrías sobre espionaje mundial, drama y mucha gente hablando sobre fondos negros.
1.B) Decenas de ideas extravagantes sobre alta tecnología, armamento y conceptos de ciencia ficción.
2.A) Un Tony abrumado por la responsabilidad, cruzando los dedos en una sala llena de pantallas.
2.B) Un Tony divertido, inteligente, que hace un uso original de las capacidades de la armadura.
3.A) Un ritmo pausado, lento, con mucha introspección y reflexión.
3.B) Hipervelocidad.

Si has elegido las opciones “B”, Adam Warren tiene algo que te interesa.

¿Quieres ideas sobre tecnología? ¡Toma ideas sobre tecnología! Por un tubo. Algunas más realistas, relacionadas con armamento, física e informática, pero con un giro que las hace futuristas y espectaculares. Otras directamente surrealistas, de ciencia ficción, raras en el fondo y en la forma. El único problema es que pueden llegar a ser demasiadas, y a abrumar un poco, con algunas páginas que más parecen un catálogo de extravagancias tecnológicas que una parte de la historia.

Muchas de esas ideas sirven para conducir la historia, y otras para darle una atmósfera de “batalla en el mañana” muy apropiada que configura un mundo fascinante. Habéis leído bien: un mundo. Todo cuanto Hipervelocidad contiene – héroes, villanos, localizaciones, poderes – está empapado de visionarias ocurrencias. Hay algunas pinceladas de reflexión sobre la condición humana, pero en vez de hacerse pesadas o pedantes, son ágiles y divertidas, por lo que se integran a la perfección con el resto.

Tony está magnífico, como persona y como héroe. Todo lo que rodea a su figura, a su mitología, está llevado a su extremo más accesible y entretenido; y como héroe hace gala de una inteligencia y astucia sin rival. Los villanos también están a la altura, representando dos formas de hacer frente a Iron Man. Uno es la fuerza bruta: no fuerza bruta física, sino fuerza bruta militar. Otro es… bueno, es una suerte de virus informático actualizado que tendréis que ver por vosotros mismos, y hace el papel de enemigo manipulador y ladino. Eso sí, no serán la única fuente de problemas para Tony a lo largo de la historia.

El ritmo de la historia es perfecto para lo que está contando. Es rápido y lleno de energía. El comienzo es ágil y directo con una fantástica sorpresa que sirve de premisa, el desarrollo está lleno de elementos interesantes y el desenlace es frenético, con aún más sorpresas y un final a la altura. Muy apropiado, además. Una historia que transcurre como el fuego de una mecha termina con una explosión.

Al dibujo se le podría criticar que la máscara de Iron Man tiene un diseño poco ortodoxo, pero todo lo demás es francamente bueno. Sus diseños de maquinaria y ciencia tienen el aspecto apropiado para lo que Warren quiere reflejar: los aparatos militares resultan sofisticados pero pesados y amenazadores, las máquinas de ciencia ficción casi parecen espectros de neon, y uno de los villanos es francamente inquietante, pese a su adolescente aspecto. La acción está muy conseguida, aunque el aspecto sucio de varias viñetas genera una cierta confusión.

Hipervelocidad es un viaje alucinante a través de la ciencia ficción en el mundo de Iron Man, lleno de momentos sorprendentes y con un permanente aluvión de ideas. Rápido y feroz, potente e imaginativo, es una lectura divertida, rica y satisfactoria que nadie debería perderse. Ni siquiera los que marcaron las opciones “A”.

11 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
evildream
evildream
31 julio, 2008 16:22

a mi me parecio de lo mas aburrido que he leído ultimamente, mucho peor que el tomo que aparecio el mes anterior.

x-ternon
x-ternon
31 julio, 2008 17:11

Espero coincidir contigo porque me lo compré ayer, he leído un par de cositas de Adam Warren muy divertidas, y me quedé con ganas de que publicasen aquí Livewires.

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
31 julio, 2008 19:32

A mí más o menos me gustó, no me pareció la pera pero es entretenido. Un par de detalles ensombrecieron la lectura, tanta tecnología resulta cargante y da una sensación excesiva de estar “fuera del mundo real” (sí, ya sé que son comics de superhéroes, pero aún así, esto es una situación incluso de excesiva ciencia ficción para el universo Marvel) y también que me pareció una historia de Iron Man que puede estar dentro de la continuidad pero también puede estar fuera perfectamente, no tiene trascendencia ni evoca a ninguna situación pasada, presente o futura.

de jud
de jud
31 julio, 2008 20:59

No puedo estar mas de acuerdo con este ultimo comentario.

grijaldo
grijaldo
Lector
31 julio, 2008 22:27

Entonces lo recomendais? Por que dudo si comprarlo,tanto este como Inevitable los tengo ahí en “stand by”esperando a ver…

Ziggy
Ziggy
Lector
31 julio, 2008 23:46

Adam Warren es entretenido pero puede que sus historias introduscan demasiados conceptos a velocidad de sobrecarga. He leído cosas que me han gustado y otras que me parecieron detestables. No tuve oportunidad de leer Hipoervelocidad pero por los comentarios planeo darle una oportunidad.

yo
yo
1 agosto, 2008 19:29

Del montón.

GatoSamurai
GatoSamurai
Lector
2 agosto, 2008 13:52

Esque Adam Warren sigue teniendo mentalidad un poco manga, para lo bueno y para lo malo, y yo creo que en este caso es para bien.

rorschach
rorschach
10 agosto, 2008 12:02

Pues está bien. Me ha gustado. Es original, muy cañero y mantiene el interés. Aunque acabe por rayar un poco al final.

Recuerda bastante a los tebeos de Shirow.

Por lo demás, está bien expriman a fondo las posibilidades del personaje con series como esta.

Eso sí, me sigo quedando con el Iron Man de la serie regular de aquí a lima. ¿Has leído el final de la saga del Mandarín con los

Aviso de Spoiler

diferentes cambios de armadura?

No calificaría precisamente eso de “ritmo pausado, instrospección y gente hablando sobre fondos negros”, pero bueno, como contraste podría valer. 😉