Injustice vs. Masters del Universo

Los Míticos Master del Universo se cruzan con la versión más oscura del Universo DC.

Por
0
4301
 

Edición original: Injustice: Gods among us vs. Masters of the Universe núms. 1 a 6 USA.
Edición nacional/ España: ECC Ediciones.
Guión: Tim Seeley.
Dibujo: Freddie Williams II.
Entintado: Freddie Williams II.
Color: Jeremy Conwell.
Formato: Rústica, 152 págs. A color.
Precio: 14,95 euros.

 

¿De dónde salen los Masters el Universo?

Para ir al principio de todo es necesario viajar al pasado, hasta el 1981, año en el que la empresa Mattel lanzó al mercado toda una serie completa de muñecos que corrían aventuras en el planeta Eternia, en un conflicto sin aparente final entre el bien (He-Man) y el mal (Skeletor), en un mundo a medio camino entre la hechicería, la edad media y la ciencia ficción más tecnológica. Para poder adornar y generar todo este nuevo universo de ficción donde poder explotar todo el potencial de los muñecos, con cada figura se encartaba un minicómic donde se expandían sus aventuras y definían las características y poderes de cada uno de los miembros de cada facción. Son unos comics que ECC ha recopilado y de los que esta misma semana se ha realizado la correspondiente reseña..

En toda franquicia que se precie, lo que empezó siendo solo unos muñecos de unos 13 centímetros de altura, acabo migrando a otros medios tales como la televisión (con varias series de animación, siendo la primera la de Filmation), las citadas historietas (en múltiples editoriales DC/Marvel/Image/Dark Horse) películas (tanto de animación como de actores reales), ropa, libros, revistas (16 números entre 1985-1988) y videojuegos (cuyo debut llegó en la consola de Mattel Intellivisión de 1983). Todo un ecosistema que logró fijar a estos personajes en el imaginario común de una generación y que hoy en día continúan muy vivos entre multitud de aficionados. Y es que ni el propio Roger Sweet, diseñador de los muñecos, podría haber imaginado lo su creación juguetera iba a poner en marcha a nivel de mercadotécnica. Un imperio que se resiste a morir y que recientemente se ha revitalizado con la llegada de una nueva serie de animación dedicada a She-Ra (hermana melliza de He-Man).

La imaginación toma forma a partir del plástico inyectado.

La segunda de las franquicias involucrada en este tomo es la de Injustice, que nace como videojuego en 2013 para múltiples plataformas, en la que se define un nuevo Universo DC, más oscuro, en el que Superman es el dictador global, bajo lo que él denomina el Régimen. La historia es la justificación que sirve para dar fondo a un juego cuyo enfoque no es otro que el enfrentamiento directo entre héroes y villanos de DC, donde combinar los modos de juego del Mortal Kombat y el Street Fighter.

Para poner en marcha la campaña de lanzamiento del videojuego se lanzó un webcómic durante 10 semanas, centrado en narrar los diferentes combates donde el ganador se decidía mediante votación popular. Además, de forma paralela, para ampliar la experiencia y añadir más mitología a este nuevo universo, se publicaron unos comics (tanto físicos como digitales), a modo de precuela, durante los primeros meses de 2013. La rueda no había sino empezado a girar.

No tardaron en llegar las figuras coleccionables de los diferentes personajes, una segunda parte del videojuego (2016) y una serie regular escrita por Tom Taylor (los tres primeros años) que recibió el favor tanto del público como de la crítica. Poco podía esperar Ed Boon (responsable del videojuego) que su propuesta pudiera dar tanto de sí.

Y es que así son las franquicias, nacen como algo pequeño para crecer de forma exponencial y generar por si mismas todo un ecosistema vivo y autosostenible.

Y que mejor idea que unir a dos franquicias de probada eficacia en un mismo producto, una miniserie de seis números que ECC recopila en un solo tomo y que pone, frente a frente, a dos creaciones separadas por una generación. Y la verdad es que la idea suena bien dicha en voz alta, pero cuando se ejecuta… cuando se ejecuta el resultado es deplorable.

Esta miniserie comienza tras los acontecimientos narrados en la anterior miniserie en la que He-Man y los suyos se cruzaban con los Thundercats. Aquí tenemos a un nuevo guionista, Tim Seely, manteniendo al dibujante, el ya especializado en cruces de franquicias ochenteras, Freddie William II. Si la anterior inclusión en los ochenta no había sido del todo beneficiosa para ambas partes, por ser benevolentes, en esta ocasión el trabajo desarrollado por el tándem artístico tambien deja mucho que desear.

El problema de esta obra es el poco espacio que hay para poder desarrollar bien a los personajes. Todo es una sucesión de viñetas que van saltado de un lado a otro, para mostrar de forma rápida y efímera aspectos de los protagonistas. La incursión de los héroes de DC buscando la ayuda de He-man está bien resuelta en cuanto a la excusa, uno de los grandes obstáculos a la hora de ofrecer algo con lo que poder justificar que Eternia acabe inmersa en una guerra abierta contra Superman. Y, sin embargo, donde acierta, fracasa, por generar demasiados frentes en un afán de recargar al máximo de acción la historia. El efecto de algo así es que se asfixia a la trama.

Sin espacio para la caracterización adecuada, dejándolo todo en manos del lector ya que Seeley confía demasiado en que el lector que va a adquirir su producto conoce a los Masters, cuando es más probable que sea un lector atraído por Injustice que por la franquicia de los años ochenta. Y eso vuelve a ser un error que se deja notar en cada número. Todo el potencial se evapora, se va por el sumidero, con este enfoque de todo acción, en el que para acabar por densificarlo todo los diálogos y cuadros de texto de apoyo se eternizan en retahílas grandilocuentes que dan vueltas y vueltas sobre una historia que no da para tanto. Leer este tomo es como pretender nadar a braza en melaza.

¿Y Williams? El trabajo del dibujante es abrumadoramente irregular, con poses y anatomías imposibles, exageradas musculaturas y primerísimos planos a los que acompaña una narrativa confusa y muy poco fluida. Hay viñetas profusamente dibujadas y otras en las que parecen bocetos coloreados. La línea gruesa y densa que usa Williams añade aún más problemas de fluidez a la lectura que se empalaga a cada página.

Seeley apuesta todo a una trama recargada, dejando que el peso de los personajes sustente la historia, pero se olvida que menos es más, y que la ligereza de un concepto es un caballo ganador cuando se ha de lidiar con una ingente cantidad de personajes de manera simultánea. Se puede pensar que el desarrollo viene de atrás, en la propia serie de Injustice y en la miniserie anterior de He-Man con los Thundercats, y sin duda es así, pero mientras que Injustice sí que disfruta de un trabajo de elaborado artesano por parte de Taylor, He-man llega en pésimas condiciones a esta miniserie. Seeley no aprovecha el trabajo de Taylor y minimiza la compleja caracterización, libre de continuidades, de la que gozan los miembros de este particular y distópico mundo gobernado por Superman.

Una nueva oportunidad perdida de ofrecer un producto puntero que salga reforzado de la unión de tan potentes franquicias.

  Edición original: Injustice: Gods among us vs. Masters of the Universe núms. 1 a 6 USA. Edición nacional/ España: ECC Ediciones. Guión: Tim Seeley. Dibujo: Freddie Williams II. Entintado: Freddie Williams II. Color: Jeremy Conwell. Formato: Rústica, 152 págs. A color. Precio: 14,95 euros.   ¿De dónde salen los…

Angustiosamente aburrida.

Guion - 3
Dibujo - 5
Interés - 3

3.7

Un trabajo innecesario, sin sustancia y sin ritmo, donde nada está dónde debe estar y la sucesión de páginas se transforma en un calvario anodino del que el lector desea poder escapar cuanto antes.

Vosotros puntuáis: 7.16 ( 6 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame