Apuntes de un Derrotista

Por
0
530

Planeta/SaccoApuntes de un derrotista
Joe Sacco
Planeta DeAgostini
Formato: 224 págs.
Precio: 16,95 €

“En parte documental de viajes, en parte autobiografía satírica, en parte sátira pura y simple, Apuntes de un derrotista recopila, por primera vez, los trabajos de menos extensión que llevaron a Joe Sacco hacia sus dos piezas mayores, las obras maestras del “cómic-periodismo” Palestina, ganadora del American Book Award y la novela gráfica, éxito de ventas, Gorazde, zona protegida.
De hecho, Sacco allanó el camino para Palestina con un potente tríptico sobre la guerra moderna y las víctimas inocentes, publicando originalmente en su cómic Yahoo e incluído en este libro: “Cuando las bombas buenas caen sobre la gente mala” narra el efecto de los ataques aéreos sobre la población civil, desde Alemania y Japón durante la Segunda Guerra Mundial hasta Líbia en 1986; “Más mujeres, más niños, más deprisa” está escrito desde la perspectiva de una víctima y Sacco muestra las horribles experiencias de su madre durante los bombardeos italianos y alemanes sobre Malta; “Cómo llegué a amar la guerra”, el trabajo central de Derrotista (y el capítulo del cual la presente obra toma el título) es la reflexión apasionada pero satírica del autor sobre la Guerra del Golfo, y la propaganda y el circo mediático alrededor de ella. Publicado durante el reinado de Bush I ha adquirido desde entonces, si cabe, una mayor relevancia.
Derrotista también incluye trabajos como “Genio del dibujo”, “Viaje al fin de la biblioteca”, “Una experiencia repugnante” y “En mi día libre”, un ciclo de cómics autobiográficos tristes y divertidos que muestran las posibilidades del dibujo de Sacco.
Derrotista se completa con una amplia selección de sus primeros trabajos, como tiras de prensa satíricas (ninguna recopilada antes en libro) y nuevas introducciones y notas del autor.
Una combinación de deslices juveniles y trabajos de madurez, Apuntes de un derrotista llama la atención sobre la obra de un joven y brillante artista que redefine las posibilidades y el potencial del medio elegido.”

Historias de un Derrotista recopila los primeros trabajos de Joe Sacco”. Esta cantinela que se va repitiendo por aquí y por allá tiene toda su razón de ser no sólo por cierta, sino también porque es en este trabajo donde podemos descubrir a un Joe Sacco aún por pulir que manifiesta así más claramente las características de su particular mirada sobre el mundo.

En Palestina, Gorazde y El Mediador el estilo de Sacco se encuentra depurado, aglutinando con cierto equilibrio los rasgos diversos de esa mirada que mencionábamos, en un resultado notablemente satisfactorio. En Historias de un Derrotista, por el contrario, esa mirada la encontramos desgajada, en fragmentos distintos que se reparten en proporción variada a lo largo de todo el elenco de historias que este tomo contiene.

De esta manera podemos ver con más claridad que sus obras más exitosas acogen una extraña alquimia hecha de distanciamiento, ironía, cierta sorna, humanidad, compromiso, voluntad de informar… Una alquimia que permite descubrir a unas victimas de la guerra faltadas de heroísmo. En toda su cotidianeidad, en toda su mediocridad. Haciéndonoslas más humanas, más reconocibles y por ello más cercanas. Agrandando así ante nuestros ojos la magnitud del horror que supone la guerra.

En Historias de un Derrotista esa alquimia apenas existe, salvo en historias muy concretas, las más recientes. Las otras, cuanto más primerizas, más unidimensionales. Sorprenden en ciertos momentos, divierten en otros, escandalizan a veces y pecan de excesiva densidad las menos. Un curioso documento que permite conocer mejor las raíces de un artista y de una obra. Cuando no simplemente despierta sonrisas cómplices o nos transporta ya, en sus mejores momentos, hasta el horror de la guerra con el mismo arte con el que lo harán los trabajos que vinieron después… pero que aquí conocimos antes.

Artículo anteriorLos X-Men de Seth y demás Tenoriadas
Artículo siguienteDragon Ball, o la historia de un gran éxito
“Me llamo Toni Boix y soy un DC-Adicto”. A pesar de que mi niñez esté inundada de Sal Buscema y mi adolescencia de Spirit, Metropol, Cimoc y Zona 84. Porque Zinco me devuelve al redil. Zinco y Wolfman y Perez y Moore y Totleben y Gibbons y Miller y Bolland y García López. Después, el ansía. La escasez. La falta absoluta de alegrías. Mueren las revistas de cómics y Zinco vegeta. Mi ilusión se marcha a hacer las Américas. Suerte del Previews… y de los cómics que se malvenden. Le pido a Raúl López que me deje escribir una reseña en Zona Negativa promocionando Fallen Angel… y el resto es esta historia.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments