Happiness, de OSHIMI Shuzo

Reseñamos el primer tomo de la nueva obra de OSHIMI Shuzo, centrada esta vez en el apasionante mundo de los vampiros.

Por
0
1002

Edición original: Happiness (Kodansha Ltd., 2015).
Edición nacional/ España: Milky Way Ediciones.
Guion: OSHIMI Shuzo.
Dibujo: OSHIMI Shuzo.
Entintado: OSHIMI Shuzo.
Traductor: Verònica Calafell.
Formato: Rústica con sobrecubierta, 192 páginas.
Precio: 8,00 €

Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera

“¿Quieres morir sin más? ¿O por el contrario, escoges ser como yo?”

Hace un par de meses hablábamos sobre la nueva edición coleccionista de Hellsing que Norma Editorial ha empezado a publicar, y reflexionábamos sobre cómo es posible que un género tan popular en el arte y la cultura como el de los vampiros, tuviese tan pocos manga exitosos. El propio Hellsing, la saga Blood o Vampire Knight son algunos de los pocos ejemplos. Desde la popularización del mito clásico, que viene del folclore eslavo, por parte de Bram Stoker con su mítica novela Drácula, ha habido en la ficción aproximaciones al mundo de los vampiros de todo tipo, desde el puro terror gore, como Blade, hasta el romanticismo, como Drácula de Bram Stoker (la película de Coppola), o incluso la comedia más absurda, como Brácula: Condemor II, del genial Chiquito de la Calzada. Está variedad también la podemos encontrar en el cómic japonés, aunque, insistimos, con obras menos exitosas que en otras disciplinas artísticas.

Hoy vamos a hablar de una nueva obra vampírica: Happiness, de uno de los mangakas preferidos por la redacción de ZN: OSHIMI Shuzo, y gracias Milky Way, podemos encontrar en las librerías el primer tomo de un total de diez de los que constará la colección, que finalizó su publicación en Japón en 2019.

Makoto es un estudiante normal y corriente, algo tímido, que acaba de empezar la educación secundaria, y que, como todos los preadolescentes, está en pleno proceso de cambio, tanto emocional como físico. No obstante, no podía imaginar qué tipo de cambio se le vendría encima. Así pues, mientras pasea de noche por su barrio, una chica de aparentemente su misma edad, cae desde el cielo y se le abalanza encima, directa a su tierno y joven cuello, que muerde con fiereza, y que deja muy malherido a Makoto, del cual esta joven vampira se apiada, y le deja vivir, eso sí, bajo una nueva existencia como chupasangre.

A partir de entonces, la historia se centra en los cambios que sufre Makoto y en cómo lidia con ellos en su día a día, desde su fobia a la luz, su fuerza sobrehumana, que aprovecha para, de alguna forma, vengarse de los matones de la escuela, y su sed de sangre, en donde Oshimi pone el foco durante estos primeros números. Y lo hace de una forma interesante, aunque quizás algo repetitiva. Estamos, no obstante, ante una historia con un ritmo diferente, mucho más pausado, y que no nos deja ver todavía qué dirección va a tomar. ¿Investigará Makoto a la misteriosa vampira que le mordió? ¿Tratará de usar sus nuevos poderes para hacer el bien, o se convertirá en un asesino sin redención? Estas y otras tantas incógnitas se abren y poco se puede intuir, más allá de que el tono thriller de algunas de sus otras obras quizás no sea lo que nos vayamos a encontrar en los próximos números.

En el apartado artístico, Oshimi destaca notablemente con un dibujo claro y limpio, y unos personajes con un diseño que refleja perfectamente la inocencia de su edad, y la dificultad de procesar, por parte de Makoto, la transformación que está experimentando, como por ejemplo, su sed de sangre. En algunos casos utiliza recursos narrativos muy sencillos, como cuando Makoto detecta el olor de la sangre de los demás, especialmente de las chicas, por razones hormonales. Sin embargo, en otros es algo más creativo, como cuando Makoto recibe el mordisco de su vampira “creadora”, un acto que está representado artísticamente de una forma salvaje, algo sensual, y al mismo tiempo, clásica.

Aquí no vamos a encontrar los planos cortos de miradas tensas de Rastros de Sangre, ni la sensualidad enfermiza de Las Flores del Mal, por lo que, la expresividad de los personajes y su capacidad para transmitir, que es uno de los puntos fuertes del autor, no es algo que destaque especialmente durante los primeros compases de la obra. No obstante, esto puede ser debido a que Oshimi quiera darle un tono diferente a la historia, algo que tendremos que esperar un poco más para averiguarlo.

Lo mejor

• El siniestro e inquietante tono de Oshimi, una vez más, te mantiene en tensión durante todo el tomo, y hace que la espera al siguiente se haga eterna.
• Pocas, pero buenas escenas de acción “vampírica”, con una representación artística algo diferente y original.

Lo peor

• Personajes muy simples y poco interesantes, al menos de momento.
• A diferencia de otras obras del autor, ésta va a un ritmo mucho más lento, y hay que darle más tiempo hasta que consiga arrancar definitivamente.

Edición original: Happiness (Kodansha Ltd., 2015). Edición nacional/ España: Milky Way Ediciones. Guion: OSHIMI Shuzo. Dibujo: OSHIMI Shuzo. Entintado: OSHIMI Shuzo. Traductor: Verònica Calafell. Formato: Rústica con sobrecubierta, 192 páginas. Precio: 8,00 € Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera "¿Quieres morir sin más? ¿O por el contrario, escoges…
Guión - 7
Dibujo - 7.5
Interés - 7.5

7.3

Punzante

Oshimi se toma su calma con esta obra vampírica que nos sitúa una vez más bajo el prisma de su retorcida visión de los colegiales y de la preadolescencia. Promete, pero hay que ser más paciente que con sus anteriores obras ya publicadas.

Vosotros puntuáis: 8.08 ( 5 votos)
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments