Hablando con James Cameron

Por
35
325

“¿Creíais que estaba recitando el discurso de memoria? Pues no. Necesito que los chicos del teleprompter lo echen un poco hacia delante, no sé porqué ha vuelto hacia atrás… más… un poco más… seguid… seguid… más… adelante… Ok, ahí está perfecto”. James Cameron entrecierra los ojos mientras mira fijamente la pantalla casi transparente, casi como si ajustara el rodaje de un plano, con una expresión como la que hemos visto en cientos de fotografías de sus rodajes. Se ríe, ante la certeza de que había engañado al auditorio. Y prosigue con su discurso.


El director con las dos películas más taquilleras de la historia, Avatar y Titanic, no se pone ningún disfraz cuando sube a un escenario para hablar. Derrama su discurso sobre el futuro del cine y la televisión –el 3D bien hecho- y la fiebre ecologista de la que se impregnó tras Avatar. No tiene poder sobre los Gobiernos; no salva vidas. Es consciente de ello. “Soy solo un artista”, dice. Hace películas para su “adolescente interior”, pero es consciente de que, para plasmar la visión que lleva dentro, necesita dinero.

Mucho dinero, del orden de los 200 millones de dólares. Por eso, tiene que tener en mente a las grandes audiencias. “No lo veo como algo malo, en cierto sentido es como un reto”. Sabe que se pasará del presupuesto, así que pide a los estudios que no se agobien y disfruten del viaje. Todo va a salir bien. Aun así, no renuncia a impregnar sus tramas de acción y grandiosidad con un mensaje de que el futuro se nos escapa de las manos. Titanic, dice, no es sólo sobre un barco que se hunde, sino como todos deberían aunar fuerzas para escapar a una catástrofe. De Terminator a Avatar –incluso en True Lies, en tono de comedia-, Cameron desliza la idea de que el mañana puede traer algo que no nos guste, y que hay que tomar conciencia de ello.


Tras su discurso ante 10.000 jóvenes –viene en calidad de “líder de opinión” y “ejemplo de superación”, en un evento organizado por el hombre más rico del mundo, el mexicano Carlos Slim- Cameron baja inmediatamente a la sala de prensa y se reúne con unos cuantos informadores. Sorprendentemente, no son tantos como cabría esperar. Sin la molesta presencia de los relaciones públicas de tal o cual estudio, sin límite de tiempo, sin un cordón que lo separe de fotógrafos y reporteros, sin tener que ceñirse a tal o cual film. Relajado, igual que en el estrado. Es una estupenda oportunidad para conocer a James Cameron y su futuro.

Avatar

“Seguiré haciendo películas de Avatar mientras pueda”, afirma con seguridad. No sabe si Avatar se convertirá en lo que es hoy Star Wars más de tres décadas después de su estreno. El próximo paso, dice, será explorar tanto la superficie como las profundidades de los océanos de Pandora, y conocer a los Na’vi que allí habitan, que pueden no ser igual a los que ya conocemos.

Habrá nuevas especies de flora y fauna, también. Y, después -¿por qué limitarse?- dará el salto al sistema solar donde se ubica la luna Pandora. Resulta extraño escucharlo, apasionado como un niño con un juguete nuevo –un juguete muy caro-, ahí al lado, abierto a cualquier pregunta.

Avatar lleva impregnado su característico mensaje de “cuidado con el mañana” ante el imparable avance de una civilización que aplasta todo sin miramientos -el progreso mal entendido-, pero cuando el director canadiense despertó realmente su conciencia ecológica más profunda fue tras el estreno. Comenzaron a llegarle peticiones de ayuda, por parte de ONGs, y él se embarcó en una cruzada por la conservación de los recursos naturales y los pueblos indígenas; en los últimos ocho meses, ha viajado dos veces al Amazonas, para conocer y desarrollar nuevos proyectos. No es un siroco súbito que le haya entrado, está involucrado con el medio ambiente desde los dieciséis años. Nunca me sentí más vivo que cuando estaba solo en el bosque”, explica, sobre su adolescencia.


Avatar lo tendrá ocupado bastante tiempo. Atesora la idea de hacer Battle Angel Alita, pero tendrá que esperar. De nuevo, es un film donde explorará un futuro sucio a causa de la sobrecivilización. Pero la cyborg con cara de muñeca aún tardará en llegar, no sabe cuánto. Alita le permitirá explorar algo que ya hizo en Avatar, el transplante de la conciencia humana a un cuerpo artificial. Y, aunque en la ficción él lo ha hecho posible, no cree que la humanidad esté preparada para ello todavía.

At the mountains of madness

Mientras prepara su siguiente incursión en Pandora, Cameron producirá para su amigo Guillermo Del Toro At the mountains of madness, basada en la novela de H.P Lovecraft (1890-1937). En ella, una expedición científica viaja a la Antártida a comienzos de los años treinta para explorar una inquietante cordillera más elevada que el Himalaya, y se topa con un gran descubrimiento que desearía no haber hecho.

“Cuando Guillermo volvió de Nueva Zelanda tras dejar The hobbit, hablamos sobre qué podríamos hacer juntos. Somos muy amigos, lo hemos sido desde hace veinte… sí, veinte años”, narra. A del Toro se le presumía de antemano fan del horror cósmico de Lovecraft, pero Cameron no parecía el tipo fascinado por los universos cthulhoideos. Error. “Creo que he leído todo lo que escribió. Para mí el horror es lo que hizo él, no mostrar personas desmembradas, se trata de luchar contra aquellas cosas que te persiguen en sueños. Y eso es lo que va a hacer Guillermo, va a ser una gran película”. At the Mountains of Madness fue, precisamente, lo primero que el realizador canadiense leyó del genio de Providence.

Entiende que hay muchos fans ahí fuera –abismos exteriores incluidos- muy atentos a la que puede ser la primera adaptación de gran presupuesto de Lovecraft, un autor de culto con más seguidores que el propio Cthulhu. Y tranquiliza, asegurando que será un buen film, “épico, de aventuras, de horror”.


Por el momento no hay ningún anuncio oficial sobre quién podría protagonizar el film, pero ha trascendido que del Toro quiere a Tom Cruise y Universal Pictures a James McAvoyWanted).Tom está muy emocionado con la idea de hacer la película, de hecho lo ha estado durante años”, dice el director canadiense. Sabe que es un proyecto muy personal de su amigo mexicano, que le ha costado mucho alcanzarlo –como él mismo contó directamente a Zona Negativa el año pasado-y no tiene la más mínima intención de entrometerse. Es la película de Guillermo. “No vamos a pelear, yo no me voy a meter”, zanja. Y deja algo claro: “de hecho, sólo hay dos personas a la que produciría: una es Guillermo, y la otra (su ex mujer) Kathryn Bigelow”.

Pasan los minutos y la conversación sigue fluida con Cameron, que se explaya a gusto de esto y aquello, atiende con paciencia al inglés entrecortado de algún periodista y no rechaza ningún tema, ni lo elude con el bien conocido Método Hollywood para Irse por las Ramas. Y la verdad es que seguimos hablando un rato, sobre Terminator, Clash of the Titans, el 3D, si es verdad que es un tirano en los rodajes, y otros temas. Pero eso lo dejaremos, si os parece, para la secuela de este reportaje, el domingo que viene a la misma hora en sus pantallas.

35 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Goku_Junior
Lector
12 septiembre, 2010 12:09

Amigos mios, ha nacido la Star Wars del siglo 21. Esperemos que a Cameron no se le valla la cabeza como al tito Lucas, que al final lo que más me ha gustado de Star Wars (aparte de la trilogía inicial) es lo que el tio este no ha tocado.
 
 

Required
Required
Lector
12 septiembre, 2010 12:39

De verdad creeis que se puede estirar tanto el tema de Avatar como para dar una trilogía?…Meh…

Goku_Junior
Lector
12 septiembre, 2010 13:08

El tio tiene un mundo (sistema solar, galaxia, universo…) entero para hacer lo que le de la gana, la primera podría ser simplemente una introducción a un universo entero, pero bueno habrá que ver lo que hace a continuación para poder criticarle con razón o no.

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
12 septiembre, 2010 13:17

Avatar solo podria interesarme si se enfrentaran a los Aliens, ahi si que volveria a pagar para ver una pelicula de avatar, 3 horas de masacre de pitufos de 3 metros con plug&play, me daria igual que al final ganaran ellos, el final seria lo de menos, lo interesante seria el camino, sin chorradas de busqueda espiritual, sin polladas de historias de amor zoofilicas e interraciales, invasión, sangre y supervivencia, si hace cine comercial, que toque todos los palos conio.

Carlos Martí
12 septiembre, 2010 13:25

Pues a mí Avatar me decepcionó sobre manera. El aspecto visual precioso, pero lo que es la historia…. Una copia descarada y fusilada de Pocahontas, cuyo historia es idéntica paso a paso, sin ningún tipo de novedad, creatividad o demás. Tal como se puede encontrar en la red, hay documentos del argumento de Pocahontas donde han cambiado los nombres propios sustituidos por otros, y, ale, ya tenenos Avatar. Lo dicho, decepción mayúsculas.

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
12 septiembre, 2010 13:29

Carlos, observa otro punto de vista:
http://theoatmeal.com/comics/aliens_avatar

esfingo
esfingo
12 septiembre, 2010 15:52

Star Wars del siglo XXI? ya quisiera

marc
marc
Lector
12 septiembre, 2010 16:30

el “problema” es que Star Wars “inventó ese cine” que utiliza ahora Cameron en Avatar. no es algo nuevo, como mucho es refinamiento.
que pueda ser una nueva trilogia “admirada” tampoco es tan complicado.
él lo tiene claro. empezó con lo mas banal y infantil, precisamente para acercarse al público chico y así ir podiendo ir madurando la historia a la “misma velocidad” que el público a quien va dirigida (en plan “Harry Poter, vamos).
y en cuanto a guiones, podríamos hablar mucho de las bondades (y “maldades”) de los guiones de Lucas para Star Wars. sobretodo en esa segunda trilogia, que a todas luces me parece un malgasto de tiempo absurdo (y luego Lucas en la tercera tiene que hacer que ocurra todo demasiado deprisa).

Anakleto
Anakleto
12 septiembre, 2010 16:30

El tema de avatar, la verdad me trae sin cuidado, la primera no me gusto. El tema de las montñas de la locura si que me parece mucho mas interesante. Es una muy buena historia, como el mismo Guillermo del toro recomendaba a la gente que si pudieran leerse la adaptacion de la partida que es brutal, toda una campaña digna. Cruzaremos los dedos…

Héctor G.
12 septiembre, 2010 17:54

Como Tom Cruise protagonice En las Montañas de la Locura voy a empezar a matar gente.
Venga, tiradita de cordura por la horripilantosa posible elección de actor protagonista.

Goku_Junior
Lector
12 septiembre, 2010 17:55

“empezó con lo mas banal y infantil, precisamente para acercarse al público chico y así ir podiendo ir madurando la historia a la “misma velocidad” que el público a quien va dirigida (en plan “Harry Poter, vamos).”
 
Es lo que pienso yo. Ha presentado un mundo precioso (sobretodo si lo ves en alta definición en la TV de tu salón…diossss!) aunque cualquiera que le haya gustado no negará que es una pocahontas cosmica pero… ¿Y? ¿Acaso no hay mil peliculas con la misma trama y no va la gente a verla? ¿Acaso no se ha contado todo o casi todo?
 
Yo tengo fe en que para las siguientes entregas cuente una historia de verdad suya. Ahora, si vuelve a contar pocahontas será cuando también diga “menuda P. mierda”.
 
“y en cuanto a guiones, podríamos hablar mucho de las bondades (y “maldades”) de los guiones de Lucas para Star Wars. sobretodo en esa segunda trilogia, que a todas luces me parece un malgasto de tiempo absurdo (y luego Lucas en la tercera tiene que hacer que ocurra todo demasiado deprisa).”
 
Si nos ponemos a despotricas sobre esas 3 mierdosas películas nos dá para más de 200 comentarios, así que dejemoslo en que todos sabemos que esas películas solo han servido para hacer que Lucas se forre.

esfingo
esfingo
12 septiembre, 2010 20:53

offtopic el neww wtf que dia lo hechan ahora

Efraistos
12 septiembre, 2010 21:33

¿Alguien le preguntó por el juicio que por supuesto plagio a Carlos Trillo y Carlos Meglia le pusieron a Cameron y el Canal Fox? Si no me equivoco, fue por su serie “Dark Angel”. Basta escribir “James Cameron plagio” en Google y… no solo aparece Pocahontas. Ya sabemos lo de los Argumentos Universales, pero Cameron parece ser un tipo particularmente universal.

Toni Boix
12 septiembre, 2010 21:34

Excepcional trabajo.

Takezo
Takezo
Lector
12 septiembre, 2010 22:25

Cameron es un director correcto, superior a Lucas. Pero a Avatar le falta muchisimo para poder ser la starwars de este siglo, avatar es una pelicula previsible, trillada, llena de afanos a otras peliculas, con un apartado visual insulso (solo se salva la selva).

Takezo
Takezo
Lector
12 septiembre, 2010 22:28

PD: Cameron es un terrible Ladron como dice efraistos

Magneto
Magneto
12 septiembre, 2010 22:36

Y me preguntan por qué desprecio a la humanidad…
“Amigos mios, ha nacido la Star Wars del siglo 21.”

ACR
ACR
13 septiembre, 2010 1:29

+1 a Magneto, después de que me hayan partido medio labio de una patada, eso era lo que me faltaba leer.

el yamper
13 septiembre, 2010 2:48

Sobre Avatar, llueve sobre mojado. No se me ocurre que mas se le peude aunmentar a esa historia de Pocahontas en el Espacio… Pero los Goliats de SC que aparecieron en las pelis…
Sobre Alita (o GUMM, como prefieran), se vale soñar, mas aun cuadno Cameron se ha comprometoido a hacerla, pero el recelo de ver un manga que cambia de forma tantas veces en 2 horas y pico de efectos 3D sobrevalorados… espero que le dediquen una pizca de timepo al guion
Sobre las montañas de la locura: Nosotros no somos tan piadosos como los seguidores de Lost. Si malogra el libro lo ataremos y lo abandonaremos en un estanque lleno de babosas junto con su ex esposa.

tenguman
tenguman
13 septiembre, 2010 8:27

esfinjo, Alberto publico en su twitter que los WTF ahora salen los lunes

jorgenexo
jorgenexo
13 septiembre, 2010 9:02

Con el bajo nivel de exigencia de las nuevas generaciones, cualquier cosa es posible, pero me gustaría pensar que basura como Avatar, exceptuando los momentos coincidentes con las megacampañas promocionales realizadas para los estrenos, apenas tendrá trascendencia. De hecho, tras la eclosión inicial, marcada por las citadas campañas y con la perspectiva que da el tiempo… ¿a quién le importa una mierda lo que haga Cameron con esa horterada de planeta fosforito? Me cuesta entender cómo le ha podido resultar atractivo a nadie que no pertenezca al culto de adoradores de Liberace, la verdad…
Avatar es carne de cañón para neofrikis, esas personas que se adscriben fanáticamente a fenómenos de nuevo cuño, que no han requerido un esfuerzo de seguimiento e interés, pero que les posibilita aproximarse a fenómenos a los que aspiran: como no he visto Star Trek en mi puta vida, ni ganas que tengo con tanto episodio, tanta serie y tanta gaita, hago como que aprendo Navi y lleno mis dispositivos móviles de fondos de pantilla con karimabdulyabares azules; como no he seguido la carrera de grupo musical alguno en mi puta vida, ni ganas que tengo con tando disco y tanta gaita, veo Operación Triunfo y en un mes tengo toda la producción y conozco todos los aconteceres de mi cantante favorito…
Productos de baja calidad para consumidores con un nivel de exigencia mínimos, que se tragan lo que les den siempre y cuando vengan acompañados de tal fanfarria y presencia mediática que los tenga que conocer hasta un baruya de Nueva Guinea… El éxito de estos productos es brutal en su eclosión y se diluye al poco tiempo, salvo, excepcionalmente, que el apoyo mediático sea continuado y/o que realmente se haya logrado una base de seguidores que compensan su baja capacidad de discernimiento con su entusiasmo: es el caso de Harry Potter o David Bisbal.
En fin, que, como decían Coppini y los suyos, son malos tiempos para la lírica…

Nachucky
Nachucky
13 septiembre, 2010 9:38

Pues yo en Avatar siempre he visto más cosas de Dune que de Pocahontas: el trasfondo ecológico, lo de montar al bicho gigante para ser parte de la tribu, el mineral (especia) valiosísimo, el enfrentamiento entre indígenas semi-primitivos y tropas tecnológicamente superiores…

DANIEL TORRES
DANIEL TORRES
Lector
13 septiembre, 2010 10:40

Jorgenexo, eres un “neo”flipao. Qué hace falta para que respetes a James Cameron, tú que por deducción eres un friki “viejo”?.   Producto de “baja” calidad? Comparable a Operación Triunfo? A quién le importa lo que haga Cameron? Pues por dos veces como ha demostrado ya, le importa a todo el jodido planeta. Porqué hay gente que cuando se consigue que algo como la ciencia ficción o cualquier otro género minoritario sea más popular se cabrea?

Dario
Dario
13 septiembre, 2010 12:07

Lovecraft <> aventuras

jorgenexo
jorgenexo
13 septiembre, 2010 13:45

Nos cabreamos porque Avatar es un producto pésimo a drede: mierda digerible para el populacho con menos alma que una lata de fanta naranja.

I´m with a Skrull!
I´m with a Skrull!
Lector
13 septiembre, 2010 13:49

1 momento de silencio por el alma de la lata de fanta naranja por favor.

jorgenexo
jorgenexo
13 septiembre, 2010 14:10

Y también cada edición de OT, GH, el mundial de fúbol, etc tienden a suscitar la atención de todo el planeta, y no por ello dejan de ser infraespectáculos diseñados con toda la intención de serlo. Pero que alguien haga lo propio con ese género según tú minoritario que es la ciencia ficción cinematográfica (vinculada por otra parte a muchos de los grandes taquillazos de la historia del cine y no necesariamente con gilipolleces como Avatar), me toca tanto la fibra como Rosa de España cersionante Something, ya ves.

jorgenexo
jorgenexo
13 septiembre, 2010 14:14

Eso de “cersionante” debería de haber sido “versionando”, qué cosas pasan por pretender ser multitarea…

JackHawksmoor
JackHawksmoor
Lector
13 septiembre, 2010 14:24

“Y también cada edición de OT, GH, el mundial de fúbol, etc tienden a suscitar la atención de todo el planeta, y no por ello dejan de ser infraespectáculos diseñados con toda la intención de serlo.”
Sí, tío, que cumples todas las características del friki esteorotipado. No te gusta el fútbol ni GH ni OT. Yo no veo GH ni OT, pero el fútbol es un deporte, una cosa totalmente diferente a las otras dos cosas, un deporte que se vive con mucha pasión en muchos sitios del orbe porque mucha gente lo practica y es el deporte rey. No tiene nada que ver con GH ni OT. Venga, a seguir mezclando cosas… luego se habla de personalidad alienada…

erviaj
erviaj
13 septiembre, 2010 16:04

la version sci-fi de bailando con lobos es lo que es :un producto de entretenimiento para masas con un
acabado visual muy espectacular y tal pero carente de contenido ,hasta que punto podra estirar el chicle
cameron solo lo saben los illuminati, y el frutero de la esquina

PEET SAHOT
PEET SAHOT
13 septiembre, 2010 16:36

jajaja¡ star wars del siglo XXI ya me imagino cosplay de pitufos azules de tres metros en la comicon, no lo creo, los stormtropers son los mejores y el imperio hubiera tomado tomado el planeta en minutos o lo destruyen con la estrella de la muerte EL IMPERIO RULES¡ 

jorgenexo
jorgenexo
13 septiembre, 2010 16:47

“Sí, tío, que cumples todas las características del friki esteorotipado.”´Así es, el friki clásico, el que lo es a su pesar, lo cual me permite reincidir en mi opinión de que el fúbol es un infraespectáculo para infraespectadores, y no me pidas pruebas que las tenemos temporalmente cercanas a patadas. Y decir que para que te guste Avatar tienes que tener una experiencia con la ciencia ficción nula o mínima. Es más: Cameron lo sabe, y por eso incide en el perfeccionamiento de su 3D y en las exóticas especies y entornos que vamos a ver en sus pelis y de las historias no suelta ni mu (asumo que porque, realmente, sabe que es lo de menos).
Que a ver si nos entra en la cabeza de una vez que el consumo masivo, sobre todo cuando viene condicionado por una presión brutal por parte de los media sobre la población (me da igual que gente a la que se la viene sudando el fúbol toda la vida y que pierda los estribos con la “roja” o a peña que no tiene ni puta idea de SciFi y ve en Avatar algo digno de ser recordado) y calidad, son antagónicos.
 

Dario
Dario
14 septiembre, 2010 19:18

Eso, eso, ¡y a ver si la gente se entera de una vez que ni Star Wars ni Matrix son Sci-fi!

Kastan
Kastan
15 septiembre, 2010 9:40

Joer Jorgenexo, creo que exageras un poco bastante mucho. Avatar no es una mierda ni una horterada. Es verdad que tiene una dosis de mercantilismo muy grande, que su guión es una copia descarada de otra famosa historia, y que el rollo fosforescente del planeta lo hace parecer un producto de navidad para el consumo masivo.
Pero yo, que también soy talludito y siempre he sido aficcionado a la ciencia ficción y a la fantasía, disfruté como un enano con la película. Está bien rodada, sus personajes están estereotipados, pero también bien tratados, la acción es comprensible y espectacular, todo da sensación de gradiosidad, y lo más importante: dura un huevo y sin embargo no se me hizo pesada en ningún momento.
Por eso no sé si se puede decir que sea una obra maestra, pero creo que es una gran película. Con sus fallos y todo. Que haya sido diseñada como producto de masas no tiene tanta importancia; Star Wars también lo fue en su momento. En cuanto a eso del orgullo de ser friki y lo malo que es ser neofriki… yo las etiquetas las dejo para los tarros de mermelada, sobre gustos no hay nada escrito.

Caladan
Caladan
19 septiembre, 2010 12:02

A mi lo que me disgusta profundamente, son esos críticos que utilizan sus pseudocríticas no para valorar mejor o peor un producto… sino para insultar al resto de la humanidad a los que les apetece y si les gusta el mismo, como si ellos tuvieran la verdad absoluta y el resto fueran unos seres inferiores.