Grendel Vs La Sombra

Por
4
1599
 
1

Edición original: Grendel Vs The Shadow # 1-3 USA (Dark Horse Comics/ Dynamite Entertainment).
Edición nacional/ España: Planeta Cómics.
Guión: Matt Wagner.
Dibujo: Matt Wagner.
Color: Brennan Wagner.
Formato: Libro en tapa dura, 160 páginas.
Precio: 18,95 €.

 

Matt Wagner es un nombre ilustre dentro del mundo del cómic. Quizás durante los años ochenta, cuando se le quería vender como “el nuevo Frank Miller”, se exageró en términos del impacto que finalmente llegó a tener en el medio. Pero su sólida carrera, tanto en su faceta de guionista como cuando se anima a ejercer de autor completo, le ha labrado una reputación que rara vez ha traicionado, ya sea en las editoriales independientes como en las majors.

En 2014 volvió a ejercer de autor completo tanto escribiendo como dibujando en este Grendel Vs. the Shadow, una miniserie de tres episodios en la que enfrentaba a su creación más popular con el clásico justiciero de los seriales de radio y los pulp de los años 30. Aquí Planeta Cómic la ha recopilado en un bonito tomo en tapa dura. Wagner siempre ha mostrado una querencia por este ambiente añejo y de tintes oscuros, y no le resulta ajeno en cuestiones creativas. Ha declarado ser fan de la Sombra desde que durante su juventud en los años 70 se publicase la serie de cómics dedicada al héroe pulp que DC lanzó firmada por Denny O’Neil y Mike Kaluta. Además ha tratado con misteriosos detectives enmascarados con sombrero en sus guiones en múltiples ocasiones (Sandman Mystery Theatre para Vertigo es tal vez la más celebrada), siendo una de las más recientes Green Hornet: Year One para Dynamite.

Fue mientras redactaba el guión de otro Year One para esa misma editorial, precisamente el dedicado a La Sombra, cuando le sugirieron la idea de juntar a éste personaje con ese diablo llamado Hunter Rose en un proyecto especial. El autor lleva rechazando este tipo de historias desde sus Batman/Grendel en los años noventa, pero con la Sombra -claro precursor e inspiración del hombre murciélago- no ha sabido resistirse. Y así, Dark Horse y Dynamite unieron sus fuerzas para lanzar este proyecto.

Según Wagner, a pesar de su admiración por el trabajo que Howard Chaykin hizo con la Sombra en los ochenta, el personaje funciona mejor en su entorno natural, ese oscuro New York de los años treinta y cuarenta. Además Hunter Rose, el escritor conocido en sus actividades delictivas como Grendel, se hubiese desenvuelto perfectamente en aquella época caracterizada simultáneamente por el esplendor de la literatura norteamericana y por el reinado de los gangsters. Por tanto Wagner decide cortar por lo sano y hacer que Grendel viaje en el tiempo a dicha periodo histórico, como si ante una versión comiquera del Medianoche en París (salvando las distancias) de Woody Allen nos encontrásemos.

2345

Utilizar este viaje temporal, mera excusa para que los protagonistas se encuentren en los tiempos de la ley seca, es el punto más flojo de la obra y rompe un poco la suspensión de la incredulidad. Chirría en una medida, y no parece natural dadas las idiosincrasias de las obras en las que ambos personajes suelen aparecer, algo mas comedidas en el uso de elementos fantásticos. Pero por lo menos queda bien hilado, al darse vía un hechizo contenido en una reliquia perdida de Shiwan Khan (el esotérico archienemigo oriental de la Sombra) que Hunter Rose encuentra en su faceta de coleccionista. Por otro lado, Wagner ya usó este recurso en su segundo Batman/Grendel, así que se puede considerar que hay precedentes dentro de la franquicia, y lo cierto es que allí salió peor parado que en la presente obra.

Hunter, en un estado de aburrimiento y hastío al no encontrar ya retos a su altura, habiendo coronado todos los éxitos que se había propuesto, encuentra en esta circunstancia un soplo en aire fresco. Para Grendel, todo esto resulta un estimulante nuevo punto de partida para reiniciar de cero sus dos carreras, la de literato y la de genio criminal. Por su parte, el sombrío alter ego de Lamont Cranston debe averiguar quién es el enmascarado que se encuentra tras los ataques a diversas familias mafiosas y que parece querer hacerse con el liderazgo del crimen organizado neoyorquino. Sin duda llevará a la ciudad a una guerra de bandas que se cobrará su precio en victimas colaterales inocentes. El enfrentamiento entre ambos es inevitable. El justiciero primigenio contra el criminal definitivo. Las chispas debidas a su choque brillan en la oscuridad del Nueva York de la gran depresión.

Wagner consigue con la trama urdida que le perdonemos el zafio truco del viaje en el tiempo. Su dibujo además está en un nivel muy alto: probablemente sea una de sus mejores obras en ese aspecto, algo muy a apreciar en un autor que tanto tiempo lleva al pie del cañón. Más aun cuando la experiencia nos demuestra que la tendencia en muchos otros casos suele ser habitual aunque comprensiblemente la contraria. También merece ser destacada la labor de su hijo Brennan Wagner con el color, lleno de grises y de rojos (muchos rojos: es un cómic bastante sanguinario), tonalidades que tan bien le van a los protagonistas.

678

Es de agradecer que como hiciese ya en el primer y maravilloso Batman/ Grendel, el enfrentamiento no se reduzca a un combate físico y a una pequeña trama rodeándolo, sino que se trate del relato de una enemistad a lo largo de un periodo de unos meses, los que Grendel permanece en la década de los treinta. Se dedica tiempo así a relatar el ascenso de Hunter Rose en dos caras de la sociedad neoyorquina: la criminal enriquecida gracias a la ley seca, y la más distinguida, labrándose una reputación como escritor en una época en la que nombres como Hemingway o Dos en ella Passos brillan con fuerza. Vemos además cómo Wagner incide en la concepción de La Sombra como personaje radiofónico de una manera bastante ingeniosa.

También así, con ese espacio para respirar, se invierten necesarias páginas (a veces parece que muchos autores se olviden de algo tan básico en cruces similares entre personajes) y se esbozan las personalidades de los protagonistas y se hace hincapié en los contrastes entre ellos: Hunter Rose es pura pasión por la vida, apetitos refinados aunque a menudo crueles y sangrientos. Lamont Cranston en cambio es solo una cáscara vacía para esa fuerza de la naturaleza, esa misión de venganza personificada que es La Sombra. Se incide en el lenguaje de opereta (de serial de radio en realidad) de éste en contraposición con la elegante pero relajada manera de expresarse del alter ego de Grendel. Sus relaciones con sus respectivas amantes también reflejan sus diferencias: Mientras que Hunter vive un pasional y entregado romance dentro del mundo del crimen con la espectacular Sofía Valitti, el lazo de Lamont con una Margo Lane a la que apenas presta atención y a la que trata como un agente, como un medio para su misión, se marchita como un matrimonio aburrido de la alta burguesía. Es de esperar que Wagner utilice lo que aquí acontece en su próxima serie de La Sombra, que tiene como subtítulo precisamente La Muerte de Margo Lane.

101112

El veredicto final difícilmente puede ser más positivo. Es verdad que la sacada de chistera del viaje en el tiempo como macguffin (tanto a la hora de establecer la premisa como de, ojo, cerrar la historia) empaña un poco la obra, pero estamos ante uno de los mejores cruces entre personajes y editoriales, casi a la altura (a pesar de ser algo menos experimental en lo gráfico) del ya mentado primer Batman/ Grendel. Todo aquello que se prometía en la primera de las tres entregas (esta reseña es tan solo una versión ampliada de la de cuando apareció el primer número en USA, ha de reconocer este redactor: me veía incapaz de expresar con más precisión mis primeras sensaciones; solo podía añadir a la vista de la obra completa) se ve cumplido y con creces. Muy satisfactoria, incluso usando con acierto tópicos de esa fascinante ambientación, con por ejemplo ese pequeño giro final.

Había ganas acumuladas de leer sobre la primera encarnación de Grendel antes de la publicación en abril del ómnibus de Planeta dedicado en su totalidad a la figura de Hunter Rose. Esperemos que además se animen a lanzar en nuestro idioma más material de La Sombra, que hay nombres ahí como los de Garth Ennis y, como decíamos, el propio Wagner. Y si así poco a poco el interés del publico hispanoparlante por este último se tornase clamor y fiebre, y se republicase su Sandman Mystery Theatre, ya miel sobre hojuelas.

  Edición original: Grendel Vs The Shadow # 1-3 USA (Dark Horse Comics/ Dynamite Entertainment). Edición nacional/ España: Planeta Cómics. Guión: Matt Wagner. Dibujo: Matt Wagner. Color: Brennan Wagner. Formato: Libro en tapa dura, 160 páginas. Precio: 18,95 €.   Matt Wagner es un nombre ilustre dentro del mundo del…
Guión - 8.5
Dibujo - 8.5
Interés - 8.5

8.5

Vosotros puntuáis: 8.2 ( 1 votos)
4 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Kaulso
Kaulso
Lector
31 marzo, 2016 8:34

Buena reseña de un buen cómic. Me encanta cuando Wagner vuelve con su creación. Coincido también en que lo más “flojo” es el uso del viaje en el tiempo, pero me gusta como le saca partido el autor usándolo a favor de Hunter Rose.

hammanu
hammanu
Lector
31 marzo, 2016 10:29

Excelente reseña y cien por cien de acuerdo. Y lo del viaje en el tiempo…bueno, es un comic peores cosas se han visto y si para juntarlos han usado esa idea por mi vale. Esperando con ansia lo de la muerte de Margo Lane

dhaldon
dhaldon
Lector
2 abril, 2016 10:43

Lamento discrepar en esta ocasión, Matt Wagner es uno de mis autores favoritos y no hay nada más que ver mi imagen de perfil para saber lo mucho qué me gusta Grendel, así que cogí este tomo con muchísimas ganas,esperando algo parecido o al menos al mismo nivel que el mítico crossover de Grendel y Batman y lo que me encontré fue una historia muy convencional tanto en argumento como en dibujo.
El primero es lineal y hasta cierto punto previsible, roto por la sorpresa final que hace que el conjunto mejore un poco, pero el dibujo es dónde está mi mayor decepción; tanto en la narrativa como en composición de página es muy convencional y nada rompedor muy lejos de las maravillas que lo que me hizo en el crossover con Batman o en algunos momentos de la colección de Grendel, aún así admito que no es mala lectura, simplemente decepcionante para el que esperaba más, y si alguien no ha leído nada del Grendel de Wagner probablemente las expectativas que tenga no se verán satisfechas.

Ahora a esperar el tomo grande de Grendel que ahí sí que hay auténticas maravillas.

P.D: curiosamente lo que más parece molestar al resto es lo que a mí más me ha pasado desapercibido, el uso de un objeto místico para justificar el viaje en el tiempo y bla bla la verdad es que no le pega nada tanto a uno como a otro personaje, pero siendo consciente de que es la única justificación que tenían para que ambos personajes se encontrarán, ese detalle se olvida y yo no volví a acordarme durante toda la lectura.