Extraño

29
446
 

Edición original: enero 2010 – abril 2010 – Marvel Comics
Edición España: noviembre 2010 – Panini Cómics
Guión: Mark Waid
Dibujo: Emma Ríos
Entintado: Emma Ríos
Portada: Tom Coker
Color: Christina Strain, Val Staples
Precio: 10,50€ (Tomo en tapa blanda formato 100% Marvel)

 

Una vez, años ha, uno de mis mejores amigos me comentó que, según su experiencia, si más de dos héroes marvelianos se reunían, acababan inevitablemente yendo a visitar al Doctor Extraño. Esa afirmación venía a ser expresiva de la función que el buen exgaleno tenía en el universo Marvel hasta hace pocos años, como el principal experto en magia y como personaje con suficiente carisma como para tener sus propios seguidores pero con el insuficiente número de éstos como para mantener una cabecera propia indefinidamente, aunque sí durante períodos y numeraciones sensiblemente largos. Autores como Roy Thomas, Roger Stern, Marshall Rogers, Frank Brunner o Paul Smith se encargaron de brindar a la afición aventuras imperecederas en la memoria colectiva y, en definitiva, convirtieron a Stephen Extraño en un personaje, si no tan popular, al menos sí tan interesante como la otra creación de sus padres artísticos Stan Lee y Steve Ditko, el asombroso Spider-Man.

Desde que, a mediados de los noventa, la segunda serie regular del Doctor Extraño echara el cierre, el hechicero ha tenido que pasearse a través de diversas series limitadas en las que se intentaba relanzarlo una y otra vez. Así, formó parte del proyecto Marvel Knights junto a Daredevil, Pantera Negra, los Inhumanos o el Castigador. Después vino el interés que J. M. Straczynski manifestó, concretado en diversas apariciones junto a su “hermano” el trepamuros y en otra miniserie que pretendía redefinir sus orígenes y que, siendo realistas, le robaba la mayor parte de su encanto. Por último, tenemos la magnífica historia El juramento, donde Brian K. Vaughan y Marcos Martín recuperaban la versión más arquetípica y la implantaban en el siglo veintiuno. Paralelamente, el guionista Brian Michael Bendis fue echando mano de Extraño y de elementos de su mundo para continuar con su tarea de convertir la franquicia vengadora en un solar y construir algo distinto. Después de Guerra Civil, el hechicero se vio incorporado a los Vengadores clandestinos de Luke Cage, y sometido a una serie de bromas pesadas que lo han llevado al punto en el que Mark Waid y Emma Ríos lo han tomado para esta miniserie. Paradojas de la vida, nunca don Stephen se había visto tan zarandeado por los vientos del cambio y, desde luego, nunca de una manera que generara tanto las iras de la afición. Entre el nutrido colectivo de detractores de Bendis los seguidores del Doctor Extraño ocupan un lugar especial, echándole en cara el hecho de que no entienda al personaje, no respete su historia y que lo haya tratado como uno de esos comparsas genéricos que suelen acompañar a protagonistas-fetiche como el Vigía, Luke Cage o Jessica Jones. Si a todo lo anterior sumamos que lo ha despojado de su condición de hechicero, de sus poderes y hasta de su título de doctor (¿?) solamente queda decirle al pobre Stephen aquello de “¡quién te ha visto y quién te ve!”.

La miniserie Extraño toma como punto de partida el hecho de que Stephen ya no es hechicero supremo, pero al contrario de lo acontecido en circunstancias similares (el concepto no es lo que se dice original) ha perdido también la mayor parte de sus habilidades mágicas y hasta el título de doctor que le vinculaba con su pasado como médico (aunque este término y aquél no sean en modo alguno sinónimos, pero ésa es otra historia). Con el manto (literal y figurado) traspasado a su viejo amigo Jericho Drumm, el Hermano (y ahora Doctor) Vudú, parece que Extraño puede relajarse y disfrutar de la vida. Mas ¡ay! después de tantos años en el negocio del abracadabra, los viejos hábitos tardan mucho tiempo en perderse y el camino del buen Doctor se cruzará con el de Casey Kinmont, una adolescente cuya vida va a cambiar radicalmente al conocer que, como dice el tópico definitorio de este tipo de historias, la magia es real y hay que creer en ella. Entre uno y otra surgirá una relación a caballo entre la de mentor y discípulo y la de héroe y compañero, mientras Stephen tiene que afrontar los problemas de siempre con una merma casi absoluta de sus poderes y con la adición de una vida, como la de él, se ha visto sometida a cambios radicales.

A la vista de lo anterior, queda claro que la miniserie viene –o venía- a ser un intento de dar una nueva dirección a un personaje clásico. Para ello, nada mejor que encargarle la tarea a un guionista como Mark Waid, que en los noventa se había encargado de hacer lo propio con héroes teóricamente agotados como Flash o el Capitán América. En la parte gráfica, una ilustradora de por aquí, la gallega Emma Ríos, que aporta un estilo reminiscente del manga y de los dibujos animados, ejecutado de forma ideal para una historia donde una adolescente es elevada al rol de coprotagonista. El resultado, pese a todo lo anterior, es un tanto decepcionante. Por un lado, tenemos una historia que empieza bien, pero que luego da la sensación de irse apagando lentamente, para quedar con un final abierto, que apuntaría a una continuación que, hoy por hoy, tiene menos posibilidades de concretarse que cuando la historia fue planeada. Después de todo, los precedentes indican que ninguna de las orientaciones dadas al Doctor Extraño en los últimos diez o doce años ha acabado fructificando. Por otra parte, da la sensación de que Mark Waid ha ido perdiendo la frescura o, al menos, la habilidad de la que hacía gala en los noventa, lo que hace hasta cierto punto lógicas las críticas que sobre su labor se vierten, en el sentido de haberse quedado un poco anclado en las etapas de sus días de lector. El único aspecto realmente reseñable en positivo es el trabajo desarrollado por Emma Ríos, en un tebeo que no convence ni como historia del (Doctor) Extraño, ni como aventura superheroica, ni como relato de magia.

Subscribe
Notifícame
29 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Richard Padrino
Richard Padrino
Lector
29 noviembre, 2010 8:22

Una historia que vale la pena leer, en verdad la recomiendo ampliamente. ¡Saludos desde México!

Manel
29 noviembre, 2010 9:40

Una miniserie «diferente», que vale muy mucho la pena. Lo más destacable del mes.

aparrilla
aparrilla
Lector
29 noviembre, 2010 9:48

no se, seré el raro..pero a mi me parecio pelin flojilla…el guion de Waid entretenido..sin mas, pero el dibujo de rios para mi, no pega ni con cola…un estilo rollo manga de amorios (que tienen un nombre..pero no lo recuerdo) que ni pega ni es adecuado para el comic….

kaosbaggins
Lector
29 noviembre, 2010 10:26

para la historia me hubiera parecido mucho mas apropiado el tono del portadista, sin emabargo, emma rios me sorprendio
reconozco que empece la lectura con prejuicios negativos hacia el dibujo (soy contrario a ese amerimanga) y sin embargo me parecio que lo traspasa para hacer un trabajo de gran calidad, no el que me hubiera gustado en esta historia en concreto, pero que me gusto bastante aun asi
 
en cambio mark waid, que era el que mas me convencia del equipo, flojea y bastante, coincido en que la historia empieza prometiendo y luego se queda en un desarrollo y desenlace…… consumible y olvidable
 
de extraño no me gustaria el lanteamiento de sensei «desarmado» pero que elige enseñar en vez de autocompadecerse, si waid no se hubiera dejado llevar cuesta abajo tan facilmente podria haber sido una gran historia, por que potencial en el planteamiento habia muchisimo mas que lo que ha plasmado
 
no estoy de acuerdo en la comparacion con juramento, este extraño prometia y se queda corto, pero es que juramento es una historia sin potencial y muy sosa, me pille el tomo de kiosko el otro dia y estoy por regalarlo, muy muy pobre en todos los niveles

Anónimo
Anónimo
Lector
29 noviembre, 2010 12:03

Justamente la leí este finde y me pareció bastente flojilla, casi tirando a mala. En cuanto al trabajo de Enma Ríos tampoco me ha acabado de convencer. Leí Hexed y ahí si que sobresalía pero su trabajo en esta miniserie no está a la altura. En fin, le deseo suerte en sus proximos trabajos

xaho
xaho
29 noviembre, 2010 12:31

Después de los últimos new avengers pues la serie ya no tendrá continuacion

billyboy
billyboy
Lector
29 noviembre, 2010 17:26

Pues precisamente me parece que el dibujo de Enma Rios es lo mejor de la mini (aunque no me gusta como dibuja a la aprendiz de extraño) en cambio no me gusta como la obligan a dibujar ahora,que no esta mal que tenga nuevos registros,pero el america manga es el mejor estilo que maneja Enma.

anonimo
anonimo
29 noviembre, 2010 18:08

la redacción mas mala que he visto en esta pagina.
 

X-ternon
X-ternon
29 noviembre, 2010 18:26

Una lástima que Waid no mantenga el nivel, porque esta mini la tenía en la lista de futuribles, ya  que generalmente Waid me parece de lo mejorcito de los SH´s espero que solo sea un bache en su carrera, de tadas maneras es muy probable que le «eche un vistazo»

Tildoras
Tildoras
29 noviembre, 2010 19:55

Es que el que quiera leer algo BUENO de Waid no tiene más que echar un vistazo a Ruse o a cualquier cosa de las que hizo para Crossgen, como por ejemplo también Crux.
 
Waid está muy cansado de los superhéroes y cuando le encargan algo diferente entonces se implica de verdad y te crea un mundo. Cuando le encargan algo de lo de siempre pues hace un trabajo alimenticio, entretenido pero que no va más allá.
Además, no hace mucho saltó diciendo que estaba practicamente hasta los huevos de leer siempre las mismas historias y por lo tanto no iba a leer nada más de superhéroes.

Raúl López
Admin
29 noviembre, 2010 19:56

Tildoras no estás leyendo Irredeemable??

Dr. M
Dr. M
29 noviembre, 2010 22:14

Luis, no creo que las cuestiones que planteas deban incurrir en un debate, porque la respuesta deberia ser certera para cualquier autor: si, por mucho trabajo alimenticio que sea, si acepta esa responsabilidad como profesional deberia realizar su trabajo adecuadamente. Si se ve incapacitado para el mismo, desmotivado por cualquier razon, entonces por coherencia propia y respeto para con los lectores deberia no aceptar esa responsabilidad. Por menos hemos crucificado a guionistas como JMS, Waid no deberia ser menos

Dr. M
Dr. M
29 noviembre, 2010 22:25

 
Con su desgana y falta de profesionalidad (siempre y cuando Waid decida no aplicarse en un trabajo unicamente porque no resulta plato de su agrado), si, fomenta ese tipo de comic que el rechaza abiertamente, lo cual a parte de paradojico seria un gesto de hipocresia, aunque a mi me parece soberanamente triste

Tildoras
Tildoras
29 noviembre, 2010 23:09

No os precipiteis. Cuando escribió este comic de Extraño, los recientes de Spiderman y alguno más de lo último que ha hecho en Marvel es probable que ya estuviese sintiendo esa desgana, pero aún no habia hecho las declaraciones a las que he hecho referencia.
 
Es por lo tanto justo juzgarlo en base a lo que escriba a partir de ahora y no antes. Si ahora le encargan algún trabajo para Marvel y no es bueno, es repetitivo o no es original, entonces sí se le podrá criticar, pero por lo que parece ahora mismo salvo creo, alguna miniserie del Capitán América, ya no está haciendo nada más y se está centrando en su universo particular de Irredemable, sus comics en Boom y el relanzamiento de Crossgen.
 
A los genios de edad avanzada yo creo que se les debe perdonar sus excesos y extentricidades en sus declaraciones. Pasa como con Byrne, Claremont, Miller, etc., gente que ya no hace grandes obras, que suelen soltar perlas cuando hacen entrevistas, pero que no hay que olvidar nunca jamás de los jamases que son aquellos que han vivido por y para el medio, para los comics. Que lo han construido y son ya tan viejos que tienen derecho a tener su opinión.

Tildoras
Tildoras
30 noviembre, 2010 1:43

Nadie ha dicho que haya que aceptar las cosas como verdad sólo porque las haya dicho él. Simplemente digo que si a Waid le da por opinar y decir publicamente que los comics de superhéroes de hoy en día le tienen hasta el gorro, que se ha cansado de leerlos porque son totalmente repetitivos y que no piensa leer ni uno más nunca… pues está en su derecho de decirlo, escriba o no para ellos, puesto que es su opinión.
Si llega un autor del mundo de la televisión, del cine, de los videojuegos o de otro sitio y se pone a despotricar contra los superhéroes pues se le puede decir que entonces a qué ha venido y que se largue a dónde estaba, pero si lo dice Waid, no hay que darle excesivo bombo puesto que está hablando una de las personas que ama el género y no lo dice porque lo quiera destruir o le dé igual.
 
Aun en el caso de que tenga que seguir trabajando con ellos y no quiere leer nada de lo que escriban sus compañeros, pues está en su derecho. Igual no le hace falta y sabe lo suficiente de los personajes como para escribirlos simplemente con que el editor que sea le indique los hechos de la continuidad que necesita saber y punto.
 
Además, desconozco como ha escrito para Spiderman, pero a mi al menos esta miniserie del Doctor Extraño me gustó. De todos modos personalmente me encantaría que Waid se centrase en el relanzamiento de Crossgen, que yo no uso su logotipo de avatar por nada.
Dicho esto, quede claro que yo estoy de acuerdo con Waid.

PEDRO ANGOSTO
30 noviembre, 2010 14:29

>>Pero también tiene que cargar con el reverso del largamiento, que es que la opinión lleva siempre su carga de disenso.
Es muy gracioso que digas esto, Luis, cuando tú, todas las críticas a tus escritos, las respondes con un despectivo «VINIENDO DE QUIEN VIENE ME LO TOMO COMO UN CUMPLIDO».
No son cumplidos, son críticas.
Las mias y las de ese señor.
 
 
 

David Fernández
30 noviembre, 2010 15:49

Luis, dejando a un lado el hecho que no comparto tu valoración de la miniserie (a mí me gustó -y mucho-, por su tono, por divertida, por recuperar una versión del personaje muy cercana a mis preferidas y por su excelente dibujo), no entiendo muy bien el razonamiento que te lleva a pensar que Waid no se ha documentado para realizar este trabajo, o que lo ha asumido con desgana…

Y no sé si «el genio por el hecho de serlo, tiene derecho a largar», pero personalmente sí creo que todas las opiniones son respetables, y más tratándose de un guionista con casi tres décadas -sí, 30 años- de experiencia en el sector. Si la suya no es una voz autorizada, apaga y vámonos.

Tildoras
Tildoras
30 noviembre, 2010 15:52

Luis estoy en total desacuerdo contigo porque parece que estés diciendo que ahora todo lo que escribe Waid es malo o repetitivo y no es cierto. Ha tenido alguna que otra serie no destacable en Marvel (de la cual no creo que sea este Extraño, que a mi me gustó mucho y que además tiene que lidiar con que la dirección del personaje sea impuesta por la editorial).
 
Y que lo que dices se deduce de mi intervención anterior es una interpretación tuya, lo siento pero te equivocas. Mi intevención sólo viene a decir que si gente de fuera del mundillo despotrica contra el género de superhéroes pues se les puede mandar a paseo y decirles que se queden haciendo sus películas o lo que sea que hagan, pero cuando gente como Waid (y otros veteranos) se quejan de una falta clara de dirección en los superhéroes mainstream pues es algo muy a tomar en cuenta, estemos de acuerdo o no, porque lo está diciendo gente que ha construido este mundillo y lo ama.
 
Encima Waid, cuya serie más mediocre siempre destaca por encima de las de los demás, tiene todo el derecho de hablar porque al lado tiene series de creación propia que son de excelente calidad y claros ejemplos de que se pueden hacer cosas originales y novedosas.
Parece que digas que Waid está escribiendo aquello que critica y no estoy de acuerdo porque precisamente el enfoque de mentor de adolescente que le da a Extraño en esta miniserie está muy logrado, imponiéndose a la ya mencionada imposición editorial que ha puesto a Extraño en la situación en la que él ha tenido que cogerlo.
De verdad, ponte a leer sus números de Ruse o Crux y verás como este autor es capaz de crear mundos y personajes llenos de matices.
 
Por mi parte yo he hecho lo mismo que Waid y, una vez he terminado algunas miniseries y arcos argumentales que tenía a medias, he dejado a los superhéroes en un 98 %. Ofrecen muchisimo… de muy poco.

Juan
Juan
30 noviembre, 2010 18:57

No me extrana que la Serie Del Dr Voodu Fracasara y solo le durara a Bendis un Telediario como hechicero Supremo, aun Casi sin Poderes, Sigue actuando como si lo Fuera y para la Mayoria de los Fans el es y sera Siempre el Hechicero Supremo, Cosa que Marvel empieza a Ver?

Dr. M
Dr. M
1 diciembre, 2010 0:12

A mi el trabajo que Bendis esta desarrollando con el personaje me parece formidable. Casi sin darnos cuenta le esta devolviendo el protagonismo que siempre merecia. Primero lo implica en los Illuminatti, concediendole una posicion de poder importante dentro de los superheroes Marvel; despues, tras la Civil War, lo muestra decidido a participar mas activamente de las necesidades de sus conciudadanos colaborando con los primeros Vengadores Secretos de Cage; luego le resta poder, algo importantisimo para que los lectores puedan sentirse proximos al personaje, tiene debilidades, no es «supremo»; y ahora lo recupera para una de sus series de Vengadores, dedicandole practicamente el primer arco argumental. Que quereis que os diga, Bendis sera tan malo como nos dicen, pero nos ha devuelto a personajes como Luke Cage, Spiderwoman o Doctor Extraño y lo ha hecho concediendoles un protagonismo que siempre han merecido y que desde hace años, ¡decadas!, no tenian

Ocioso
Ocioso
Lector
4 diciembre, 2010 1:47

Flojito, muy flojito. De guión y de dibujo.

Sebastian
Sebastian
28 diciembre, 2010 18:29

portada al estilo VERTIGO…XD