Exposición y catálogo de TEZUKA, El Dios del Manga

¡El catálogo de esta exposición no debería faltar en tu mangateca!

Por
2
822

Edición original:9eArt+Éditions, 2018.
Edición nacional:Editorial Planeta, 2019.
Textos
: Stéphane Beaujean y Xavier Guilbert.
Traductor: Aude Luce, TAKAHASHI Shoko y Jaume Muñoz.
Dibujo:TEZUKA Osamu.
Formato: Cartoné, 160 páginas.
Precio:25€.

Desde la inauguración de Manga Barcelona hasta el pasado seis de enero pudimos disfrutar de la fantástica exposición de TEZUKA Osamu. Este evento se celebró en el Museo Nacional de Arte de Catalunya de Barcelona gracias a la colaboración entre FICOMIC, Tezuka Productions y el Festival de la Bande Desinée de Angoûleme.

Muchos de nosotros pudimos disfrutar de una exposición en la cual se mostraron numerosos dibujos originales del Dios del Manga y su evolución desde sus inicios en Shin Takarajima y sus últimas páginas de Fénix. Sin duda, esto produjo el deleite de todos los fans de este autor.

TEZUKA y la idea de la reconstrucción nacional

Si hablamos de la obra de TEZUKA, tenemos que tratar el nacimiento y consolidación del manga moderno. Este tiene su punto de inicio en 1945 con la derrota de Japón y la firma del tratado de Postdam. Los ciudadanos japoneses tuvieron que la tragedia de la destrucción de su país e iniciar el proyecto de reconstrucción nacional, que veinte años después les llevaría a convertirse en una potencia gran potencia económica.

En este caso, el manga jugó un papel importante. al igual que sucedió en la posguerra española, el cómic fue el único divertimento para una población desmoralizada por la guerra. Las historias de TEZUKA ayudaron a crear en el imaginario colectivo un futuro brillante para Japón. Esta ideal lo podemos observar en Tetsuwan Atom, el robot que ayuda a la humanidad.

Esta idealización de la robótica ayudó a crear una imagen positiva de los robot y que muchos estudiantes japoneses se especializaran en la creación de estos. Por el contrario, esta visión choca con la que se tiene en Estados Unidos o en Europa, que los mira con recelo y como una amenaza para la supervivencia de la humanidad, como sucede en la saga Terminator.

El legado del Dios del Manga

Tezuka

Pero TEZUKA fue mucho más allá de la mera creación artística. Fue el genio creador de una nueva forma de narrar en el cómic, copiando el estilo cinematográfico adaptándolo al papel. Además, su gran admiración por Disney se vio reflejado en sus primeras obras, como en la mencionada Tetsuwan Atom y en Ribon no kishi.
También fue el creador de algunos estilos del manga, que luego acabarían consolidándose, como el llamado shōjo manga, un género del cómic japonés dirigido al público femenino. Este acabó convirtiéndose en una etiqueta demográfica más que en un tipo concreto de historieta.

Su legado es de una gran importancia cultural y artística, ya que su influencia ha llegado hasta nuestros días. Esta colosal obra ha sido un gran faro que ha servido para guiar a autores posteriores, que han ido a un paso más allá del Dios del Manga y han sabido avanzar y modernizarse hasta la actualidad.

La exposición de TEZUKA llegó a Barcelona

Astroboy_portada_japon

Gracias a los esfuerzos de los organizadores y de los comisarios de esta exposición, muchos de nosotros disfrutamos de las casi 200 páginas originales de TEZUKA. Además, los visitantes también pudimos observar la evolución de este autor y del manga tras la II Guerra Mundial.

La importancia artística y cultural de este evento es como ç puso las bases de los elementos estéticos y artísticos que conformarían el manga moderno. Sin olvidarnos de una narrativa visual e innovadora hasta el momento al aplicar al cómic japonés una forma de narración propia del cine y de la animación.

La exposición recorre toda la carrera artística de TEZUKA desde su primera obra publicada Shin Takarajima, conocida en estos lares como La nueva isla del tesoro hasta las últimas páginas que publicó antes de morir. Su influencia fue de tal importancia que muchos autores posteriores siguieron su estela como el dúo FUJIKO Fujio con Doraemon o ISHINOMORI Shōtarō.

Si la exposición fue un éxito de asistencia, fue gracias a la gran calidad del material expuesto. Pero sobre todo, la buena praxis de los organizadores al tratar el manga como parte de nuestra cultura. Por lo tanto, se le da a los originales la misma importancia que al resto de obras que guarda este museo.

El catálogo de la exposición de TEZUKA: una obra imprescindible

La metáfora que Tezuka introduce en su adaptación.

Los visitantes también tuvimos la magnífica oportunidad de poder adquirir el catálogo completo de esta exposición, sin duda, un material imprescindible para todo lector de manga que se precie. La edición española está basada en la publicada en Francia, publicada durante la exposición Manga no kamisama en el Musée Angoulême en marzo de 2011, hace justo dos años, dentro del marco del Festival Internacional del Cómic que se celebra cada año en esta ciudad francesa.

La calidad de este catálogo es indiscutible, que a su vez ayuda a dignificar el cómic en general y el manga en particular. A lo largo de sus páginas podremos seguir la biografía artística de TEZUKA con unas explicaciones sencillas que ayudan a entender el contexto de este autor y su evolución como artista. Así que ya sabéis, si tenéis la oportunidad no podéis dejar de comprar esta magnífica obra a un precio bastante asequible.

Edición original:9eArt+Éditions, 2018. Edición nacional:Editorial Planeta, 2019. Textos: Stéphane Beaujean y Xavier Guilbert. Traductor: Aude Luce, TAKAHASHI Shoko y Jaume Muñoz. Dibujo:TEZUKA Osamu. Formato: Cartoné, 160 páginas. Precio:25€. Desde la inauguración de Manga Barcelona hasta el pasado seis de enero pudimos disfrutar de la fantástica exposición de TEZUKA Osamu. Este…

Valoración

Guion - 10
Dibujo - 10
interés - 10

10

El catálogo de la exposición de TEZUKA es una obra imprescindible en cualquier mangateca. Es una obra con un valor gráfico y artístico indiscutible.

Vosotros puntuáis: 9.4 ( 2 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
LinkAzul
LinkAzul
Lector
13 marzo, 2020 10:59

LLevo años visitando la web y leyendo muchos de sus artículos pero por vagancia/pereza nunca me había registrado para poder comentar. Hasta ahora. Y lo hago especialmente para decierte, Sergi, que me gustan muchísimo tus artículos y que suponen un soplo de aire fresco en la web tanto en temática como en forma (con el de Magic Knight Rayearth ya me ganaste pero con este del catálogo de Tezuka me has hecho fiel seguidor de tus textos).

Ogmadan
Ogmadan
Lector
14 marzo, 2020 10:17

Pues lo siento mucho, pero yo no he podido pasar de los primeros párrafos del artículo, y no porque no me interese, sino porque la cantidad de gazapos y errores gramaticales hace realmente molesto leerlo. Cierto que es algo que lleva siendo una constante en esta web desde hace mucho tiempo, pero no por ello sirve de excusa.

Ya en los primeros 3 párrafos hay palabras repetidas, o sobrantes, colocadas donde no deberían ir, conjugaciones erróneas… Y son errores que no parece sean por falta de capacidad del redactor, sino por ausencia de la más mínima revisión. Porque, como digo, todo eso se encuentra ya en los primeros párrafos, de donde ya no he pasado.

Creo que, en una web de cómic, y más con la solera e historia de Zonanegativa, el nivel de exigencia debería ser mayor. Mucho mayor.

Recuerdo que Raúl comentaba durante la celebración del 20 Aniversario que Zonanegativa se encontraba en su mejor momento.

Con todos los respetos hacia él, los redactores de esta web y todos los lectores, me parece una broma afirmar eso viendo la pobreza en la redacción del 90% de las publicaciones, la tremenda cantidad de errores en la gran mayoría de artículos y la escasísima o nula interacción por parte de los lectores.

Y quizás esto último pueda tener que ver con toda esta falta de cuidado y empobrecimiento del contenido. Sólo quizás.

Uno compara el contenido de hoy en día con el de los tiempos de José Torralba y compañía, acompañados de todas las magníficas aportaciones del grupo de lectores que se paseaba por aquí entonces, y a uno le entra la risa. O las ganas de llorar, no lo sé.

Un poco (bastante) de autocrítica y cuidado en lo que se escribe no os vendría mal, y quizás contribuiría a que algunos de los que no participamos en los comentarios porque estamos intentando leer estos artículos sin rasgarnos los ojos nos animemos a contribuir más.