Marvel 50 Aniversario – Estela Plateada: Parábola

Por
13
1488

 

Guión: Stan Lee
Dibujo: Jean Giraud “Moebius”
Edición España: Panini Cómics
Contiene: Silver Surfer Parable Nº 1-2 USA
Colección: Marvel Graphic Novels
Formato: Tomo Cartoné de 72 páginas
Precio: 9,95 €

 

“No podemos saber si tendremos éxito o no.
El fracaso en ello no es un deshonor.
Si hay deshonra es en la cobardía de no intentarlo”

En 1966 en Los 4 Fantásticos #48, un cómic firmado por Stan Lee y Jack Kirby, aparecía por primera vez un personaje como Galactus, el conocido Devorador de Mundos, la mayor amenaza a la que se habían enfrentado hasta entonces la primera familia del naciente Universo Marvel, pero también estaba presente el no menos interesante Estela Plateada. Este heraldo de Galactus fue el resultado de una de las geniales improvisaciones de Jack Kirby sobre el guión de Stan Lee y a este último le gustó tanto el personaje que lo acabó haciendo suyo en sucesivas apariciones. De esta manera, mientras el afamado dibujante conseguía con su trazo hacer creíbles seres aparentemente ridículos como los mismos Galactus y Estela Plateada, su compañero, guionista y editor labraba la personalidad trágica que los acabaría por definir. En cuanto tuvo la oportunidad Stan Lee se lanzó a guionizar la serie regular de Estela Plateada, un trabajo compuesto por dieciocho números que se publicarían entre 1968 y 1970 y que serían dibujados por John Buscema en sustitución de Jack Kirby que había abandonado la editorial marvelita en esos momentos. Una etapa que podemos rescatar íntegramente del catálogo reciente de Panini Cómics en un único tomo de su línea Marvel Gold en el que también se incluye el material USA correspondiente al Fantastic Four Annual #5, Epic Illustrated Vol.1 #1 y Not Brand Echh Vol.1 #13. Esta interesante obra de Stan Lee y John Buscema se caracteriza por los matices y dilemas filosóficos que presenta, haciendo de ella un producto más maduro respecto a lo que podíamos encontrar en los cómics de la época, Estela Plateada ofrecía una perspectiva única como sólo este personaje de culto de los años setenta podía aportar, su origen y evolución estaba marcado por una profundidad y una capacidad de reflexión social que no se había visto hasta el momento en otros superhéroes de La Casa de las Ideas. Pronto hicieron acto de presencia los años ochenta, la llamada novela gráfica tomaba impulso y obras destinadas a redefinir el cómic moderno, como el Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons, El Regreso del Caballero Oscuro de Frank Miller o el Maus de Art Spiegelman, despuntaban sobre todo lo demás Mientras, por su lado, en Marvel Comics se gestaba un verdadero “acontecimiento planetario”, la colaboración del mítico Stan Lee, el forjador de héroes, y el aclamado y veterano dibujante europeo Jean Giraud, más conocido por el sobrenombre de Moebius, en la miniserie de dos números titulada Estela Plateada: Parábola.

Esta obra, publicada originalmente entre 1988 y 1989, ganadora del Premio Eisner a la Mejor Serie Limitada de 1989, se desarrolla en la Tierra-7888, un mundo paralelo y futuro al Universo Marvel tradicional donde no existen Los Cuatro Fantásticos ni ningún otro superhéroe marvelita y que fue inaugurado por Stan Lee y Jack Kirby en 1978 con la novela gráfica titulada Estela Plateada. Este cómic, curiosamente, sería editado por Simon & Schuster y no por Marvel Comics, a España llegaría en 1998 de la mano de Planeta DeAgostini y Cómics Forum siendo a día de hoy una cómic descatalogado en nuestro país. Por otro lado, Estela Plateada: Parábola funciona también como una suerte de continuación o epílogo a la serie regular de Stan Lee y John Buscema de Estela Plateada, recuperando y ahondando en algunas de las ideas y temas ya presentes en esta y en la mencionada novela gráfica de Stan Lee y Jack Kirby, poniendo mayor énfasis en el componente espiritual y religioso que ha acompañado al personaje a lo largo de su trayectoria. El argumento de la historia parte de la premisa planteada ante la nueva llegada de Galactus a la Tierra con la intención de engañar a la humanidad para que lo acepten como a su Dios, ofreciéndoles todo aquello que siempre han deseado, desatando el caos mundial y la incertidumbre sobre el futuro del planeta. Ello obligará al héroe exiliado, Estela Plateada, a volver a la primer línea de fuego para defender y proteger el planeta del terrible y hambriento demiurgo. En función de este sencillo punto de partida Stan Lee y Moebius consiguen ofrecer lo mejor de sí mismos en “una obra única en la que conjugarían la humanista fantasía héroica del primero con la espectacular imaginación del segundo”, como apuntaba certeramente el compañero Daniel Gavilán en Zona Negativa al comentar la noticia de la publicación de la presente historia.

De esta manera, Stan Lee, el creador en los años sesenta, junto a autores como Steve Ditko y Jack Kirby, de personajes de la talla de Spider-man, Iron Man, Daredevil, los X-Men o Los Cuatro Fantásticos, en definitiva, una de las figuras más destacadas del comic book estadounidense, se atrevía a echar un “pulso artístico” a Moebius, uno de los historietistas franceses más influyentes a nivel europeo con una merecida fama labrada en títulos del calado de El Incal o El Teniente Blueberry ; habiendo participado también en otros campos creativos como la animación, los videojuegos o el diseño cinematográfico en diversos y destacados títulos como Alien, El Octavo Pasajero de Ridley Scott, Willow de Ron Howard, Abyss de James Cameron, El Quinto Elemento de Luc Besson o Tron de Steven Lisberger. El resultado de este auténtico choque de titanes es una pequeña obra maestra, una propuesta alejada del habitual cómic de corte superheroico del que apenas conserva su sentido de la épica y la grandilocuencia de sus argumentos para centrarse en una historia “llena de ponderaciones personales y filosóficas que son muy interesantes”, como comenta el mismo Moebius en relación al trabajo de su compañero Stan Lee, donde “no todo es bonito y superficial como en muchas historias de superhéroes”. Un cómic, en cierta medida, ideado y concebido para ser ilustrado por las talentosas manos de Moebius, como deja entrever Stan Lee cuando explica que “el estilo de Estela se presta al lirismo poético y a las divagaciones filosóficas, y Moebius tiene el alma y la sabiduría de un poeta filósofo”.

No obstante, Moebius apuesta en este cómic por un dibujo más sencillo y experimental, con un cierto componente “kirbyesco” en su trazo, reservando un estilo más detallado para algunos primeros planos que consiguen dar mayor profundidad al conjunto de la obra debido a su inteligente y medido “juego de niveles”. El autor se adapta al llamado “método Marvel” de una manera natural, aunque en principio Moebius confiesa que le produjo más de un quebradero de cabeza acostumbrado a trabajar con guiones mucho más puntillosos y concretos que no dejan tanta libertad al dibujante a la hora de interpretar el apartado gráfico de la obra de turno. Este sistema, muy criticado hoy en día en algunos sectores, fue una de las claves del éxito de Marvel Comics durante décadas, dando lugar a un amplio abanico de historias y personajes en los que el dibujante de turno podía sacar sus propios ases bajo la manga, como bien queda reflejado en la misma creación de Estela Plateada, un personaje “sencillamente fascinante” para Moebius. Por otro lado, Estela Plateada: Parábola sirve para reivindicar la labor de un guionista como Stan Lee, algo menospreciada y deslegitimada en los últimos tiempos en favor de sus compañeros Jack Kirby y Steve Ditko, comprobando como sus planteamientos e ideas siguen una constante en el tiempo más allá de los diferentes autores con los que ha colaborado y compartido talento. Los superhéroes con corazón, sentimientos y problemas cuotidianos revolucionaron el género en los años sesenta y algo de mérito tuvo que tener la presencia de un personaje como Stan Lee cuando su nombre se encontraba siempre en los mejores saraos y es que defender los derechos e ingenio de sus compañeros de profesión no debería significar quitárselos a esta leyenda viviente del cómic.

Dejando reivindicaciones de este tipo a parte, Estela Plateada: Parábola es una obra con virtudes e identidad propia, una joya que merece la pena rescatar y degustar con detenimiento y tranquilidad. La nueva edición de la presente obra corre a cargo de Panini Cómics y se ha incluido dentro de su línea Marvel Graphic Novels, un sello editorial en el que han visto la luz recientemente títulos como Astonishing Spider-man & Lobezno de Jason Aaron y Adam Kubert, Thor: Vikingos de Garth Ennis y Glenn Fabry, Namor: En Las Profundidades de Peter Milligan y Esad Ribic o el Spider-man: Fiebre de Brendan McCarthy. Entre las novedades más llamativas de esta edición de Estela Plateada: Parábola se encuentra su recoloreado, más cercano a la propuesta original de Moebius,Chiarello y Wellington que la versión perpetrada con anterioridad en 2001, aunque actualizada a los nuevos tiempos y perdiendo en el camino parte de ese aire pulp de los cómics de antaño que su dibujante buscaba premeditadamente. En mayor profundidad trata Raimon Fonseca dicho tema, así como otros referentes al proyecto y la historia del surfista marvelita, en un estupendo artículo incluido en el presente tomo y que acompaña a un prólogo de Stan Lee y a un interesante Cómo Se Creó Estela Plateada: Parábola donde Moebius detalla el proceso de creación de la obra entre bocetos, páginas redibujadas, portadas y una galería de ilustraciones originales. Una edición de lujo a la altura para una historia que, citando al mismo Moebius cuando habla del cómic norteamericano, “es un poco como los viejos maestros, cuyas pinturas eran ingenuas en ocasiones, pero que tenían una fuerza que les ha permitido resistir la prueba del tiempo”.

13 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
peta-z
peta-z
Lector
17 noviembre, 2011 8:52

es una pasada este comic, y es que moebius es muy fino el tio

Tiegel
Tiegel
17 noviembre, 2011 9:05

El tomo que tenía antes estaba destrozado, así que me hice con el nuevo, donde Galactus no es verde. Ya lo tengo lleno de babas

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
17 noviembre, 2011 9:29

Siempre que veo este comic me acuerdo de la peli Marea Roja, por que sera?

Jaime
17 noviembre, 2011 10:27

Sólo una cosa, TIENE que haber una edición en español anterior a 1998. Era la que yo tenía (lamentablemente, no sé que pasó con ella), pero recuerdo perfectamente que, cuando fuí al cine a ver Marea Roja, el chiste de Estela Plateada de Moebious lo entendí perfectamente, y había leído el cómic hace tiempo, así que las fechas no cuadran…
Otra cosa es que se reeditase, claro…

Khonshu
Khonshu
Lector
17 noviembre, 2011 10:38

Yo no lo tuve, pero Parábola creo que fue uno de los primeros prestigios de Forum. No sé de que año, pero mucho antes del 98 desde luego. Debió ser a principios de los 90

jorgenexo
jorgenexo
17 noviembre, 2011 11:31

Os lo confirmo, yo tengo ese prestigio, un tanto deshojado, la verdad. Un día de estos me pillaré la nueva  edición (aunque no me mola el tamaño demasiado, la verdad).

molon labe
molon labe
Lector
17 noviembre, 2011 11:35

Coleccion Prestigio Forum Nº3, Julio del 89, ya ha llovido,ya.

jorgenexo
jorgenexo
17 noviembre, 2011 11:40

El prestigio se editó en España… ¡en el 89! Mirad, por cierto, que presentación más chula sobre el comic en cuestión me he encontrado por ahí:
http://www.elmundo.es/especiales/2011/10/cultura/comic/parabola.html
 

peta-z
peta-z
Lector
17 noviembre, 2011 12:28

yo también tengo el de forum, este no lo he comprado, y también lo tengo algo jodido al podre

KURT
KURT
17 noviembre, 2011 12:34

PRECIOSO EL TRABAJO DE MOEBIUS!!!
 
Una de las obras imperdibles de Silver Surfer, que inspiró el trabajo gráfico de Ron Garney para realizar su visión del personaje en los noventas.
Así da gusto leer cómics. 

donniedarko
donniedarko
18 noviembre, 2011 10:21

A mí es que el recoloreado no me gusta nada.
Por otra parte,quizás sea la única y mejor forma de tenerlo en tapa dura…

Marcos Martín
Marcos Martín
19 noviembre, 2011 12:15

Pues yo no lo había leido antes y la verdad es que he disfrutado mucho con su lectura, con el arte de Moebius y con los extras que completan el tomo. Además, yo también recuerdo la anécdota de Marea Roja y siempre quise saber qué había en ese cómic. Pues ya está, lo que hay es una obra maestra.