Especial BAFF 2007 parte 5: Un puente entre Generaciones de cineastas

Por
3
301

The Blue Kite

 

THE BLUE KITE (LAN FENG ZHENG). China, 1993, 138 min
Director: TIAN ZHUANGZHUANG
Guión: Xiao Mao
Reparto: Chen Xiaoman, Zhang Wenyao, Yi Tian, Lu Liping, Pu Quanxin, Li Xeujian, Guo Baochang
Nota final: 7,5

 

Sinopsis: Una joven pareja se casa en los mismos días que muere Stalin. Tendrán un hijo y éste será el que nos narrará en voz en off la vida de sus padres junto con la del resto de la familia, con nuevos integrantes y algunos que desaparecerán para siempre. Todo bajo el yugo y peso del Partido Comunista liderado por Mao, que sofoca y prohíbe cualquier manifestación en contra de sus ideales, llegando a exiliar a cualquiera que haya sido difamado incluso sin pruebas.

Valoración: Estamos delante de una película política. Esto se nota ya en las primeras escenas, y se mantiene durante la primera hora, dejando paso al costumbrismo y descripción de los problemas que tiene la familia humilde que sobrevive como puede, pobres pero siempre dignamente. En el último tramo de la historia se recupera la vertiente política que culmina en una escena que sin duda fue (entre otras) las que decidieron a los censores de su país de origen prohibir al director rodar dentro de las fronteras hasta 1996 (la cinta se acabó de rodar en 1993 pero según el folleto del festival se puede declarar como milagro que se pudiese completar debido a las grandes dificultades que tuvo su director a lo largo de mucho tiempo). Como podréis imaginar, la historia es una crítica al Partido Único y sus formas, censuras, el trato que dispensan a los que no piensan como ellos (los “de derechas” según los diálogos). Ya desde el principio notamos la gran influencia que tiene el Partido en el vivir de cada día de los humildes protagonistas: cánticos patrióticos, reverencias a la figura de Mao, sofocamiento y escarmiento público de los disidentes, etc. Analizado desde el punto de vista occidental y del siglo XXI es hasta casi claustrofóbico, notar el aliento de los que te vigilan a cada paso que das. Nadie está a salvo, incluso los que se declaran voluntariamente pro-Partido pueden ser difamados por cualquiera sin tener ninguna prueba, colgando carteles en el barrio o en la misma empresa/ fábrica donde trabaje (un choque cultural con nosotros, sin duda). Algo muy parecido a lo que ocurrió en España en la guerra civil, sobretodo en los pueblos. Lo sangrante es que ahí no están en guerra. La mano de hierro del partido se nota en cualquier esquina, y hay múltiples ejemplos de intento de “reformación de conciencia” (es decir, que pienses como ellos). Algunas veces son relativamente amigables pero otras son escarnios públicos o cosas peores. Pese a que ninguno de los personajes masculinos que actúan como “padre” en la familia a lo largo de los años va en contra del Partido, todos acaban devorados por el mismo, dejando más y más en la miseria y la tristeza a la madre y a su hijo. Dicho así, es otro ejemplo visual de como el Partido está siempre presente en sus vidas, ahogándoles bajo su peso.

La historia nos la narra en voz en off el bebé que nace al principio de la película, y al que nunca vemos de mayor. Los primeros años de su vida coinciden con la represión mas intensa del Partido, mientras que cuando se hace un chaval y un adolescente la historia nos muestra más su vertiente costumbrista (también presente en la parte política, como envoltorio). Asistimos a varias desgracias y alegrías, aunque los directores orientales tiene la extraña virtud de meterte en los morros una desgracia cuando menos te lo esperas, con total naturalidad y sin preparar al espectador con música o escenas preliminares. Al fin y al cabo, pensándolo bien, la vida es así, no te avisa. Entre otras desgracias, el padre del bebé es enviado a un campo de trabajo (llámale de concentración para disidentes), y ya no vuelve. ¿La versión oficial? Bah, que importa la versión oficial, la cuestión es desconfiar por sistema de cualquier versión oficial que te dé tu gobierno (sea de donde sea). Cualquier excusa es un eufemismo para decir que se lo cargaron, y a otra cosa mariposa. Esto es lo que transmite el director entre silencios y miradas elocuentes. Ahora se entiende porqué le prohibieron exhibir la película.

Decía que no llegamos a ver de adulto al joven chaval. Eso es porque, al cabo de los años, su madre se casa con un veterano de la guerra contra Japón, pero éste también es difamado, y aunque intenta por todos los medios que su mujer y el chaval no se vean involucrados, le es imposible. La escena final, con una visión de la cometa azul rota, enzarzada en las ramas de un árbol, nos quiere hacer eco de las ilusiones rotas del chaval (futuriblemente bastante reaccionario como fue en parte su padre), de un no-futuro muy negro y de que cualquier ramificación del árbol-Partido puede echar al traste el vuelo libre de un ser humano, humilde, que no ha vivido una gran vida, ni tan solo ha sido feliz, pero que se ha visto involucrado en temas que le superan. Un broche de oro si no fuera porque personalmente habría adelantado la etapa adolescente hasta la mitad de la cinta (con un pequeño bajón de unos cuantos minutos), y habría explicado mejor su rebeldía, sobretodo a raíz del recuerdo de su padre muerto, de su madre implicada por ser la mujer de un difamado (maltrato incluido en plena calle) y por su propio calvario. Pero no es así, y no sabremos si el director no quiso o no pudo hacerlo de otra manera. Algo que sí detectamos es que el director no quiere hacer mala sangre de lo ocurrido: no vemos ningún líder político. Las masas que siguen la idea del Partido acusan a sus vecinos pero con el convencimiento de que estan haciendo algo bueno, el director no los pinta como demonios, sino gente sencilla y ordinaria que solo quiere ayudar a mejorar el país. Movidos por la coyuntura de la época.


En definitiva, una buena y larga película, pero que no se hace pesada en prácticamente ningún tramo de sus 140 minutos. Tiene la virtud de hacer entender a los foráneos y ignorantes en la materia la situación política del país durante esos años, sin ser farragosa, combinando con destreza las escenas familiares y las críticas al sistema y la Revolución Cultural y sus contradicciones (que las hay y están explicadas en la proyección). Indicar que el director entró de lleno en la primera hornada de directores que salieron de la Beijing Film Academy y que se denominaron La Quinta Generación. Actualmente, y como prueba de que el cine oriental ha ido penetrando en Europa, ya conocemos los nombres de Zhang Yimou, Tian Zhuangzhuang, Chen Kaige, Zhang Junzhao y otros. Su primer paso fue mezclar formas de filmar tradicionales con otras totalmente nuevas. Películas como One and Eight (1983) (dirigida por Zhang Junzhao) y Yellow Earth (1984) (dirigida por Chen Kaige, y las dos fotografiadas por Zhang Yimou) , marcan el inicio de este grupo de directores. Tuvieron éxito no ya dentro de sus fronteras sino también a nivel mundial, recayendo varios premios de festivales como el de Cannes para Farewell my Concubine, de Chen Kaige, o varios premios para Zhang Yimou por sus famosas historias de Sorgo Rojo e Historia de Qui Ju. Aprendiendo más sobre el tema nos encontramos con dos viejas conocidas (si habéis seguido todas las reseñas del BAFF del presente año), Black Cannon Incident y El Rey de Las Máscaras. Pero las casualidades no acaban aquí, porque la Sexta Generación de Directores tiene en su haber a gente como Wang Xiaoshuai (La Bicicleta de Pequín, So Close To Paradise) o Lou Ye (Suzhou River), que precisamente es la siguiente historia que repasaremos (y prometo que decidí unirlas para el post sin saber nada de esto, solo por el tamaño de las reseñas, una mayor y otra más delgadita!). La que nos ocupa, se merece un buen 7,5

Lo mejor: El atrevimiento a hablar de algo complicado y censurado; que cualquier novato en historia reciente de China puede seguir perfectamente la historia; las interpretaciones de madre e hijo básicamente, galardonadas con varios premios en los años 90.
Lo peor: Un pequeño tramo enmedio de la historia, pudiéndose acelerar y ver al hijo adolescente reaccionar contra el Partido.
Cosas destacables: Cinco años después de acabar Blue Kite, el director produciría otra de las historias que hemos reseñado aquí: So Close To Paradise. Nunca sabremos si la hubiese dirigido en vez de producirla como hubiese quedado…probablemente bastante más interesante… Los tres actores que dieron vida al niño (Tian Yi de criatura pequeña, Wenyao Zhang de niño y Xiaoman Chen ya de adoelscente) ganaron ex-aequo el premio a “Mejor talento del futuro” en el Festial de Tokyo de 1993. Personalmente se lo daría a los dos primeros, con muchos más minutos en pantalla que el chaval adolescente.


Suzhou River

 

SUZHOU RIVER (SUZHOU HE). China, 2000, 83 min
Dirección y guión: LOU YE
Reparto: Zhou Xun, Jia Hongsheng, An Nai, Anlian Yao
Nota final: 7

 

Sinopsis: Corre una leyenda por la ciudad que dice que una chica murió ahogada en el río y ahora los pescadores y la gente que vive de sus aguas la ven de tanto en tanto convertida en sirena. Esta es la historia de amor de una chiquilla joven, que actuando en el número acuático de un club de enamora de un chico mayor que ella. Ella tendrá un final trágico, y él se obsesionará en recuperarla. La casualidad hace que conozca un cámara, narrador de la historia, y su novia, réplica de su novia desaparecida. Vuelve el amor……

Valoración: Esta es una historia de amor cíclica, que ni empieza ni acaba, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. Como una energía que fluye entre las personas. El cámara, al que no vemos nunca, va narrando la voz en off, con un ritmo lento (y van….), pero que ayudado por la cadencia de su voz y de la música hacen una bonita mezcla en una fábula sobre el amor, que no acaba nunca y salta y se transforma de persona en persona y de historia en historia. Y en medio de todo está el río, llevador de vida y trabajo para las clases humildes pero también de muerte y resurrección. Las imágenes nos enseñan un Shangai sucio, industrial, nada fashion, donde en los márgenes del mismo la gente sobrevive como puede.


Quizá el mejor punto de esta historia sea la forma escogida en explicarla: al principio conocemos al cámara, que dibuja graffitis por toda la ciudad ofreciendo sus servicios de grabación de virtualmente lo que sea que quieras grabar. La narración, bien ejecutada, nos pone en situación del presente. Y cuando el chico se presta a explicar la historia/leyenda de la pareja separada por la muerte de ella, saltamos al pasado. Pero no es un flashback normal: al ser una fábula, mezcla realidad y ficción, y lo que crees ver que es solo una leyenda, acaba convirtiéndose en realidad. Y lo mejor es que la segunda historia acaba cruzándose (yo diría mejor uniéndose como dos afluyentes al torrente principal de un río) con el presente, alcanzándole desde el pasado hasta el día de hoy, y la unión de las dos historias. Por eso digo que no es un flashback típico, con su historia cerrada y vuelta al presente. Formalmente es algo que funciona en pantalla y se agradece no la originalidad pero sí su ejecución y resultado.


Sobre el director y guionista, unos años después de finalizar este film se encargó de otra historia vista en este Festival, Summer Palace, bastante más redonda e interesante que la que nos ocupa. De los actores, sólo ha obtenido popularidad la cantante y actriz Xun Zhou, que fue lanzada a la fama con el doble papel que nos regala en esta película. Porsteriormente ha participado en éxitos como Perhaps Love, Balzac y la costurera china, La Bicicleta de Pequín o series de TV.

Y ahora, unos minutos de reflexión personal y valoración final: Es curioso como al cabo de unos días de verlas, hay algunas películas que cuesta recordar. Ocupan muy poco espacio en nuestra memoria, inclusive no llegas a recordar ninguna imagen. La parquedad de datos de la web oficial o la inexistencia de fotos (o que sean poco clarificadores) tampoco ayuda. Tienen el grosor de un papel de fumar en los backups de nuestros desaprovechados centros de información. Y pese a tener notas escritas justo después de la proyección, con un mundo de anotaciones mentales abocadas a papel sin orden ni concierto, es toda una aventura montar una reseña. Este ha sido el caso de la que nos ocupa. Quiere decir esto que no la recuerdo porque es mala? En absoluto, gracias a las notas recuerdo el curioso entramado en el que se sustenta toda la proyección, y eso deja un hilo que al estirar va abriendo puertas olvidadas, con flashes, escenas, situaciones, sensaciones. Esto puede ser debido a que seguidamente estaba programada una película mucho mejor que eclipsó esta en su rinconcito de memoria, o que esta tuvo la desgracia de venir después de una soporífera proyección, cosa que afecta a la siguiente sin duda, sobretodo si son muy seguidas. Este es el caso que nos ocupa, pero a la postre no tengo malas vibraciones de ella, por lo que le asignaremos un más que positivo 7 como nota final.

Artículo anterior99 superhéroes más
Artículo siguienteESCUADRON SUPREMO: SANGRE Y ARENA, de Joe Michael Straczynski y Gary Frank
Nací en Barcelona durante el régimen anterior, por pocos meses. Los primeros cómics que cayeron en mis manos fueron Mortadelos, Tintins (lloré mucho por tener Las Joyas de la Castafiore en castellano y no catalán), Asterix desde la biblioteca del pueblo, revistas de Bruguera...hasta que llegó el manga, con su "sexo y violencia" primero y su diversidad de historias después. Bye bye superhéroes. Cómic europeo, español e independiente USA, cuando se ha podido. En 2006 Toni Boix me llamó a filas en ZN,y por aquí sigo. Siempre digo que no sé escribir pero es #postureo. En realidad soy un crack ^^
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ivan Anton Albarracin
Ivan Anton Albarracin
18 junio, 2007 14:14

Muy buen artículo.

🙂

Jordi Querol
Jordi Querol
18 junio, 2007 22:07

Moltissimes gracies, nano. Se agradece monton el aporte, y mas si viene de un antiguo amigo como tu.

Tenemos que robarle tiempo al tiempo para volvernos a ver, ok?! Salutacions a la novia!

Ivan Anton Albarracin
Ivan Anton Albarracin
3 julio, 2007 10:46

He perdut el teu telefon, però et deixo el meu:

685.011.019