ESCUADRON SUPREMO: SANGRE Y ARENA, de Joe Michael Straczynski y Gary Frank

Por
16
1296

Edición original: Squadron Supreme #1-6 (mayo-octubre de 2006); Marvel Comics.
Edición España: mayo de 2007; Panini Cómics.
Guión: J. Michael Straczynski.
Dibujo: Gary Frank y Juan Barranco.
Entintado: Jonathan Sibal y Vicente Cifuentes.
Color: Chris Sotomayor.
Formato: tomo recopilatorio de 120 págs.
Precio: 12 €.

<

Tras dieciocho entregas de la serie limitada Supreme Power, y tres miniseries protagonizadas por sus personajes principales (Doctor Spectrum, Nighthawk e Hyperion), podemos afirmar con cierto rigor que Joe Michael Straczynski ha logrado que su Escuadrón Supremo trascienda la categoría de plagio de la Liga de la Justicia para adquirir una entidad propia y diferenciada, convirtiéndose de este modo en una de las propuestas más atractivas del género superheróico contemporáneo. Durante etapas precedentes de ésta, una de sus más destacadas creaciones, Strac se valió de un ritmo narrativo pausado y adusto, pero denso en su contenido, para desgranar de forma minuciosa los primeros pasajes de una historia que apenas ha comenzado.

Escuadrón Supremo: Sangre y Arena, parece predestinado a convertirse en un necesario punto de inflexión, tanto en la dinámica de la colección, como en la vida de Mark Milton y el resto de seres superpoderosos que pueblan este mundo repleto de embusteros, manipuladores, sádicos, cínicos y traidores. Y es que a la espera de comprobar de forma definitiva si “la unión hace la fuerza”, un análisis somero de este tomo recopilatorio fácilmente puede evocar otra frase hecha: “El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente”.

SINOPSIS: “Con el objetivo de preservar su hegemonía económica y militar, el Gobierno de los Estados Unidos decide crear el Escuadrón Supremo, supergrupo centrado en la defensa de los intereses norteamericanos alrededor del mundo. Para ello, contarán con una formación tan heterogénea como intimidatoria y difícil de controlar.”

Vaya por delante que para una mejor comprensión de Sangre y Arena, sería recomendable recurrir a la lectura de la miniserie Hyperion, tal vez la más destacada entre la mediocridad imperante en la tríada de spin-offs derivados de Supreme Power. En Hyperion, Straczynski y un discreto Dan Jurgens (a años luz de Gary Frank), presentaban en sociedad a la plana mayor de los integrantes del Escuadrón Supremo: Emil Burbank, Arcanna, Molde y Nuke, así como las motivaciones e intereses que propiciarían su unión al grupo patrocinado por El Pentagono. Todos ellos, unidos a Hyperion, Doctor Spectrum, Borrón, Zarda, Kingsley, Edith Freiberg y Pulgarcito resultan reminiscentes de grandes personajes del mundo del cómic, pero evidencian facetas, rasgos y comportamientos que terminan por hacerlos tremendamente atractivos para el lector, especialmente Emil Burbank, autodenominado “hombre más inteligente de la tierra”, y Arcanna, cuyas habilidades demuestran empíricamente la Paradoja de Schrödinger.

Siendo evidentes las similitudes con la Liga de la Justicia, esta nueva encarnación del Escuadrón Supremo parece guardar más puntos de conexión con los Ultimates de Mark Millar y Bryan Hitch, pues pese a prescindir de las dosis de provocación premeditada (y a menudo, gratuita) inherente a los guiones del polémico escritor escocés, Straczynski se aproxima a una aterradora realidad de intrigas político-militares, sin rehuir los más polémicos temas, como bien demuestra la crítica que de sus guiones se puede desprender hacia la política exterior de los Estados Unidos. Y es que este supergrupo se erige en ”el último paso para proteger la seguridad nacional de América”, perpetrando contundentes demostraciones de fuerza y poderío en misiones realizadas en el continente africano, donde las disputas tribales bien podrían ver su fin tras la eliminación del general John M’Butu (cuya ascensión al poder se vio envuelta en un halo de misterio), u operaciones llevadas a cabo en Irán, con vistas a detener a un peligroso grupo de insurgentes. Por descontado, las sorpresas se irán sucediendo hasta derivar en un cliffhanger de infarto, que traerá de vuelta a un viejo conocido de la colección.

En las páginas de este cómic también queda espacio para la introspección, para los sutiles detalles apreciables en segundas y ulteriores lecturas, o para los flashbacks destinados a dotar de mayor profundidad a unos personajes arquetípicos en apariencia, pero que hacen gala de una interesantísima caracterización psicológica. Sin lugar a dudas, pese a su parsimonia habitual, JMS está realizando un gran trabajo que esperemos tenga continuación en sucesivas entregas, aunque bien haría el bueno de Strac en tratar de agilizar la narración, en detrimento del ritmo un tanto cansino que podría desconcertar a más de un lector, especialmente a los menos familiarizados con el estilo de este gran guionista.

En el apartado gráfico, Gary Frank realiza un trabajo notable, aunque tal vez no tan inspirado como en Supreme Power. Meticuloso, detallista y enérgico cuando la ocasión lo requiere, huye de splash-pages y demás artificios formales tan sobreutilizados por otros colegas de profesión, para centrarse en la plasmación ordenada y perfectamente comprensible de los guiones de su compañero de equipo creativo, recurriendo en repetidas ocasiones a composiciones de página tan efectivas como estéticamente disfrutables. Un gran dibujante al que pocos números le queda al frente de esta serie, pues por desgracia para los “Marvel zombies”, Frank ha firmado recientemente un contrato en exclusiva con DC Comics.

En definitiva, y pese a que probablemente le sentaría muy bien un ritmo narrativo ligeramente más acelerado, Escuadrón Supremo: Sangre y Arena retoma una de las mejores colecciones de los últimos años, avanzando en una gran trama que, al igual que otras obras de este mismo guionista, combina eficazmente entretenimiento, épica, verosimilitud y coherencia.

Reseñas anteriormente publicadas en Zona Negativa:

Supreme Power (Contacto y Poder y Autoridad).

Supreme Power: La Verdadera Cara.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

16 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
guevillos
guevillos
Lector
16 junio, 2007 9:24

discrepo en algo, lo de conseguir que dejase de ser un plagio no fue cosa de strasusmuelas, mucho antes gruenwald dio entidad propia al grupo, no ha dejado de ser un plagio con este hombre, al cesar lo que es del cesar.

jjj
jjj
16 junio, 2007 10:09

una pregunta, esta serie ya no se edita, no? cuantos numeros tuvo?

Cabecilla de los atormentadores
Lector
16 junio, 2007 11:46

¿Ya se ha terminado la serie en USA? Vaya…

Hablando el tomo que nos ocupa, me ha decepcionado un poco. Se ha convertido en una serie más (eso sí, muy buena) de supertipos que se pegan leches con supertipos.

¿Dominarán el mundo como loa anteriores miembros de Escuadrón Supremo? Veremos…

Jose Alvaro
Jose Alvaro
Lector
16 junio, 2007 12:12

Sólo una pequeña apreciación que no tiene nada que ver con el tema del artículo, sino con su redacción. Creo que hay mucho embustero suelto en el mundo del Escuadrón Supremo, ¿no?: “que pueblan este mundo repleto de embusteros, manipuladores, sádicos, cínicos, traidores y embusteros.” 😉
Lo siento, no he podido resistirme. Por lo demás, un artículo excelente, y bastante de acuerdo en mucho de lo que comentas. En respuesta a Cabecilla de los atormentadores, no me parece una serie de “supertipos que se pegan leches con supertipos” y ya está. Pienso que aunque eso domine la mayor parte del tomo, la gran diferencia es lo que ha comentado David en el artículo, los detalles y flashbacks que desarrollan la personalidad de algunos personajes, cosa en la que Straczynski es un maestro. Arácnidos saludos.

pater
16 junio, 2007 12:21

pues a mi ke me encantaba la serie, me he llevado un bajón importante con este tomo, ke me gusta más bien poco
saludos!^^

zans
zans
16 junio, 2007 13:08

no sé vosotros, pero veo que en muchos aspectos, copia descaradamente a ls maxiserie que hizo mark gruenwald. Me está decepcionando el camino que está tomando este comic. en vez de rebelarse contra el gobierno, hiperion vuelve con el rabo entre las piernas….aunque seguro que tiene un as en la manga despues de su encuentro con su yo futuro.
Este tomo se me hace laaaaaaaaaaaaargo y pesado con demasiado politiqueo; se van a pasar el resto de la colección apaleando a minorias etnicas?

Darío
Darío
16 junio, 2007 15:55

A mi me encanta esta serie, todo su mundo y esto deseando que se publique en España el Ultimate Power.

Cabecilla de los atormentadores
Lector
16 junio, 2007 16:27

Bueno, es cierto que sigue manteniento un tono político (aunque en menor medida que en los primeros 18 nºs), pero para mí la serie ha perdido un poco en esta nueva etapa.

Aún así, de lo mejorcito que se publica actualmente.

¿Sólo se hay 3 nºs más en USA? Pero, ¿la serie ha terminado o no?

Pepito Grulla
Pepito Grulla
16 junio, 2007 20:16

Si el dibujo de Frank es una maravilla, a mí el número 6, que dibuja el tal Jiménez/Barranco, me ha parecido una auténtica obra maestra.

En dos palabras: ¡Im-presionante!

La serie está muy bien, pero parece que JMS da más importancia/relevancia a algunos personajes que a otros (la portada lo dice todo, vamos). Casi parece una superproducción con un par de estrellas chupando cámara y un montón de secundarios haciendoles el paripé

Blade Runner
Blade Runner
16 junio, 2007 23:38

Yo me mantengo en mis trece: me ENCANTAN las nenas que dibuja Gary Frank, son tan sexys…

Por otra parte la serie en general está bastante bien, aunque me gustó más el primer tomo de Supreme Power donde presentaban a los personajes ( un poco en la línea de los primeros números de Rising Stars, también ).

punicher
punicher
17 junio, 2007 10:11

en mi opinion es una de las mejores series que se pueden seguir en marvel,creo que tiene el ritmo justo y que esta ideada para leerla toda de un tiron,eso si,espero que acabe antes de que empiezen a meter dibujantes cutres y guionistas mas cutres aun,si no siguen los dos juntos que la terminen y punto

Bruce
17 junio, 2007 14:36

Hablando de dibujantes cutres “Hyperion vs Nighthawk”..argh

Jose
Jose
18 junio, 2007 20:30

En mi opinión Supremem Power era muy original y adulta. Ha sido un error moverla del sello MAX (que erroneamente se indica en la portada de esta recopilación) pues ha perdido fuerza.
Creo que la historia terminó con el final abierot del especial Hyperion.

Killraven
19 junio, 2007 15:57

Pepito Grulla,

Échale un vistazo a las páginas en blanco y negro que circulaban en previews hace unos meses, para comparar el arte de Jiménez/Barranco, sin color y casi sin entintado.

Lo empeoraron notablemente, creo yo, y aún así el resultado es bastante bueno.