Especial BAFF 2007 parte 1: De maltratos y malentendidos

Por
1
172

Empezamos el desglose de las películas que vimos en el Festival de Cine Asiático de Barcelona, a caballo entre Abril y Mayo de este año. En esta ocasión hemos unido para el post dos historias aparentemente lejanas pero que tienen algun punto en común: las dos abordan el tema de los maltratos, en un caso físico (los penosamente célebres maltratos a compañer@s sentimentales) y en el otro más psicológico, aunque en este caso la historia no se centre del todo en lo que ahora se llama “mobbing”.
Esperemos que os gusten, en esta ocasión he escogido dos reseñas “largas”, representativas de lo que vendrán a ser las siguientes (hay de más cortas y alguna (aún) más larga). Por lo general las más largas o una suma de varias de longitud normal se postearán en fin de semana, para que se os pase el fin de semana volando leyendo :-). Os recuerdo que los martes también tenéis una cita con el cine de ojos rasgados, no le hagáis el feo, anda…..

Black Cannon Incident

 

BLACK CANNON INCIDENT (HEI PAO SHI JIAN). China, 1986, 96 min
Dirección: HUANG JIANXIN
Guión: Wei Li
Reparto: Liu Zifeng, Gai, Wang Qi, Yang Yazhou, Ge Hui, Zhao Xiulin, Wang Beihu
Nota final: 7

 

Sinopsis: Un traductor técnico y a la vez ingeniero es apartado de su trabajo por un asunto de espionaje industrial. No está nada claro su implicación en el asunto, y las sucesivas reuniones de los altos jefes no aclaran nada. Pero da la casualidad que visita las obras un técnico alemán que tuvo muy buena relación con el traductor en anteriores visitas, e insiste en que vuelva a trabajar para él, ya que el nuevo traductor le entorpece el trabajo más que otra cosa. Como reaccionará a las insistentes demandas del técnico alemán la jerarquía de la empresa? Deben confiar en el técnico que ha estado muchísimos años a su servicio con una hoja intachable de proyectos? Como puede reaccionar el gobierno? Por qué todo un proyecto de millones de dólares depende de un trozo de papel extraviado hace tiempo?

Valoración: La película que inauguró mi asistencia al BAFF de este año no podía ser más un compendio de lo que me encontraría más adelante: narración pausada, interpretaciones que no parecen nada del otro mundo pero que tienen su qué y acaban convenciendo, historias a veces mínimas pero que dejan huella, etc. En esta ocasión nos encontramos con Zhao, un ingeniero que se ve postergado de su sitio de trabajo (desplazado a otro departamento) por unos informes que ponen en duda su integridad ética hacia la empresa, corriendo la sombra del espionaje industrial por encima suyo. El, apocado, lo acepta, pero hay variables que no puede controlar y que decidirán su destino.

Siguiendo el tono de la mayoría de las películas vistas en este certamen, la narración es lenta, pero constante. La interpretación del ingeniero/traductor, junto con el oscurantismo que el propio argumento alimenta (no sabemos de qué se le acusa hasta bastante entrada la proyección), las escenas de los jefes absolutos de la empresa, los diálogos del ingeniero alemán con su viejo amigo Zhao, y un sentimiento de que todo esto se podría haber solucionado sentando al pobre hombre y preguntándole directamente todas las dudas y sospechas que caen sobre él, conforman un visionado si no extraño sí algo magnético, atrayente, en el que sobran infinidad de escenas de relleno pero que la información que te va dando en trocitos te permite ir solucionando el rompecabezas. La solución final es tan estúpida (para los protagonistas, no la película en sí) que tendría que hacer sonrojar a los mandamases de la empresa.


Dejando de lado escenas largas donde no ocurre aparentemente nada, en una filmación ciertamente anacrónica, la historia quiere transmitir dos conceptos: el problema de un exceso de jerarquía dentro de las empresas (reuniones y más reuniones para no aclarar nada, informes que pasan de una mano a otra pero que nadie coge por los cuernos para solucionar el problema) y los choques de cultura e idioma entre personas con distinto origen (chinos y alemanes, en este caso, pero se puede extrapolar a cualquier situación). Visto desde el punto de partida de un informe general del problema, que redactan un inspector y su secretaria, entramos en la historia y el entramado de cargos, sub-cargos, jefes de sección y demás burocracia que solucionan la papeleta lo peor que pueden, apoyando una teoría de conspiración y espionaje en una nota que alguien escribió que puede dar a equívoco, pero que nadie ha visto y que pone en peligro un proyecto carísimo.

Ahondando un poco en el estilo visual y duración de las escenas, choca el gran número de momentos en los que no pasa nada. Momentos de silencio, gente que traviesan todo un largo pasillo de más de 30 segundos en pantalla, sin ningún diálogo que amenice el visionado, seguir a un par de camiones de obra que van por su polvoriento camino y que a la postre no aportan nada, etc La sensación que queda es que se podría haber agilizado mucho la narración. No hace falta enseñarlo absolutamente TODO. Con 5 segundos de escena de pasillo hay suficiente. Y así varios ejemplos que eternizan la trama y no dan información útil. Pese a esto, la historia se disfruta, ya que vemos en ella una crítica a la excesiva burocracia de las empresas.

Lo mejor y lo peor: Viéndola en general y pasados unos días de la proyección, nos encontramos que esta mezcla de escenas superfluas y pequeñas dosis de información dan un resultado positivo, recordándola con simpatía, aunque es de justicia resaltar su extraño filmado, anacrónico, descompasado, a las antípodas del cine actual (comercial o independiente), y también su fino argumento (aparentemente), cuando estás media película pensando lo fácil que sería hablar directamente con el hombre. Pero curiosamente todo esto acaba jugando a su favor, formando una curiosa mezcla que nos hace elevar esta historia de malentendidos y jerarquía extremadamente estratificada hasta un merecido 7.

PD: Como curiosidad añadiremos que director y protagonista (el apocado ingeniero) repetirían experiencia con Cuo Wei, que se puede considerar segunda parte de la que nos ocupa. En este caso, Zhao es promocionado en la empresa pero se ve abrumado por reuniones eternas que no solucionan nada. Se crea un robot réplica de sí mismo y lo envía a las reuniones. Pero no contaba en que en esas reuniones se gesta la corrupción, y el robot aprende muy deprisa…. Otra sarcástica mirada a la burocracia y papeleo dentro de las empresas.


After This Our Exile

 

AFTER THIS OUR EXILE (FU ZI). Hong Kong/China, 2006, 150 min
Dirección:
PATRICK TAM
Guión: Tian Koi-leong, Patrick Tam
Reparto: Aaron Kwok, Charlie Young, Gow Ian Iskander, Kelly Lin, Qin Hailu
Nota final: 7,9

 

Sinopsis: Un chaval de unos 6 o 7 años ve como su familia se desintegra. Su padre se comporta de forma muy violenta con la madre, que ha intentado varias veces huir sin éxito. Cuando lo consigue, deja a su merced al padre y al chaval. Este, para pagar sus deudas de juego, recorrerá los barrios fondos de la Malasia rural, desde hacer de chapero de una puta ocasional hasta hacer robar a su hijo en casas de acaudaladas parejas. La situación se tendrá que volver insostenible y dramática para que se dé cuenta del daño que está provocando.

Valoración: Es curioso como el cerebro empareja productos que en principio no tenían nada que ver. Si por temática había construido un puente entre la política The Blue Kite y la revolucionaria Summer Palace, en el caso que nos ocupa podemos relacionar en intensidad dramática la película de Patrick Tam con El Rey de las máscaras (independientemente que para la publicación la haya emparentado con Black Cannon Incident). Se pueden considerar los dos grandes dramones de este festival (de las proyecciones a las que hemos asistido, claro). Si en el segundo caso se podía entender algo de sensiblería, al ser una fábula, en el caso que nos ocupa uno de los buenos puntos es el cúmulo de desgracias pero sin hacer rodaje de lágrima fácil. Todas las cintas mencionadas recibirán su “crítica despiadada” 🙂

Hay varias cosas que sorprenden de esta película: para empezar, el rápido ritmo que le imprime al director. Siguiendo con lo que decía en la anterior película reseñada, la mayoría de historas vistas en este BAFF son lentas, incluso algunas con escenas cargantes como la de enseñar como caminan por un pasillo los protagonistas, sin diálogos ni música, durante 30 largos y tediosos segundos. Y por suerte aquí no lo hace. Es más, en algunas ocasiones (sobretodo al principio de la película y en algún otro pasaje coincidiendo en las idas de olla violentas del padre), las escenas están cortadas en pequeños flashes, no mostrando todos los movimientos de los personajes pero sí el principio y el final. Por ejemplo, el padre está estirado en la cama, hace el ademán de levantarse y seguidamente ya está levantado y cerrando la puerta. Una forma quizá de aligerar los 150 minutos que dura la historia.

Otro punto a favor de esta iniciativa es el alto nivel de los actores, centrándonos en el crío y su padre. Una interpretación no se basa en sólo pegar (si no os habíais dado cuenta esto va de maltratos, con un Te pego porque te quiero que puede verse como un resumen de todos los maltratos a parejas sentimentales). En cambio, y sin dejar de lado una violencia bastante acusada (el personaje del padre esta en continuo cabreo), la otra parte de la interpretación nos regala momentos intimistas, en las situaciones que se hacen insostenibles él intenta cambiar, y comprendemos que muy en el fondo quiere a su hijo pero se ve empujado a hacer lo que pueda para sobrevivir. Dentro de la interpretación del padre podemos experimentar, igual como pasa en la realidad, como su lógica corrompida por el odio y la violencia hace que sean el resto de la familia la que se sienta culpable de lo que pasa. En efecto, el padre culpa a la madre de su situación, de que le obliga a pegarle (cuando la madre lo que quiere es que le deje en paz), de la precaria situación en la que están y encima de querer irse. Tanta violencia se ve reflejada en el rostro del chaval, que, siguiendo otra reacción muy común en los casos reales, se esfuerza en mejorar, autoculpándose, entre sollozos y golpes del padre. Se raya tal perfección en la interpretación que forzosamente la historia queda grabada en la mente del espectador tras varios días, cubriendo toda la gama, desde los azotes en plena calle hasta el arrepentimiento y la búsqueda de perdón.


Contando el botín….

Prácticamente el único punto negativo que le achacaría es el excesivo metraje. Esta sensación ha cambiado a lo largo de los días, pero justo después de la proyección comentaba con un amigo en la sala lo larga que había sido para lo que explica. Pero visto ahora, quizá no era tan excesivo, máxime le sobran 10 o 15 minutos para el espectador occidental. Otro detallito es que, queriendo ser tan realista, no veamos una reacción de la madre de ir a buscar a su hijo y traérselo con su nuevo marido, en uno de los mejores barrios de la ciudad. Por lo contrario, lo deja a su suerte con su padre, se acuerda de él mientras amamanta a otro hijo recién nacido, pero tampoco hace nada por ir a cambiar su suerte.

El mensaje final de la historia es que cualquier persona se puede reformar aunque necesite de muchas oportunidades desde lo más bajo y rastrero de la condición humana. Es un retrato a las familias desestructuradas por la pobreza, con unas excelentes interpretaciones con los sentimientos a flor de piel, que transmiten sinceridad y realismo a borbotones. Su larga duración se ve aligerada por unas escenas escogidas de discurso rápido, aunque al final tengas la sensación de que el metraje es algo excesivo. Una historia de dramas humanos muy conseguida que se merece un buen 7,9.

Os dejamos con un póster alternativo, no sin dejar de recordaros que podéis leer una introducciñon al BAFF y todo lo que comporta, en este post. Y os emplazamos al próximo martes para más reseñas de visionados en el festival.


Un póster alternativo de la película

Artículo anteriorSleeper: El protagonismo de la ambigüedad
Artículo siguienteBatería de reseñas: X-Men: Génesis Mortal #3-4 y X-Factor #3-4
Nací en Barcelona durante el régimen anterior, por pocos meses. Los primeros cómics que cayeron en mis manos fueron Mortadelos, Tintins (lloré mucho por tener Las Joyas de la Castafiore en castellano y no catalán), Asterix desde la biblioteca del pueblo, revistas de Bruguera...hasta que llegó el manga, con su "sexo y violencia" primero y su diversidad de historias después. Bye bye superhéroes. Cómic europeo, español e independiente USA, cuando se ha podido. En 2006 Toni Boix me llamó a filas en ZN,y por aquí sigo. Siempre digo que no sé escribir pero es #postureo. En realidad soy un crack ^^
1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Morley
3 junio, 2007 2:48

Muy buen par de reseñas, aunque la pelicula que mas me llamó la atención es “After this our exile” porque me gustan mucho las historias apoyadas en un trasfondo realista.
Ya tengo ganas de ver el resto de reseñas del festival, a ver si el resto de las peliculas a exponer no defraudan