Batería de reseñas: X-Men: Génesis Mortal #3-4 y X-Factor #3-4

Por
12
272

X-Men: Génesis Mortal #3

Guión: Ed Brubaker
Lápiz: Trevor Hairsine y Pete Woods
Tinta: Kris Justice
Color: Val Staples
Correspondencia USA:
X-Men Deadly Genesis #3
Panini Cómics- 32 pág – 2,50 €

Tras el final de auténtico infarto de la anterior entrega de esta miniserie, nos encontramos con un número realmente esclarecedor. Casi todas las piezas de Brubaker están sobre el tablero, y las teorías acerca del gran misterio que se revelara en las páginas de Génesis Mortal apuntan en una única dirección.

Como consecuencia del accidente aéreo acaecido en el #2, las autoridades gubernamentales, representadas por un Escuadrón de Centinelas O.N.E., hacen acto de presencia en la Mansión de Charles Xavier, mientras Lobezno y Rondador Nocturno encuentran una prueba que bien podría resultar clave a la hora de comprender lo acontecido. Al mismo tiempo, Cíclope y La Chica Maravillosa continúan prisioneros del extraño y poderoso personaje que parece estar detrás de todo lo sucedido. El resto de hombres-x padecerán inquietantes episodios oníricos que tal vez contribuyan a arrojar luz sobre los misterios que envuelven la génesis de La Patrulla-X.

Ya en el ecuador de este enésimo intento de revitalizar la franquicia mutante, cabe señalar que, si bien es cierto que Brubaker atesora cualidades más que suficientes para afrontar los designios creativos de La Patrulla-X, no es menos cierto que en una serie de género superheróico puro y duro resulta mucho más complicado que despliegue todo su talento, pues ha sido en las obras de género negro (Sleeper, Gotham Central, Catwoman, Criminal…) donde el guionista de Maryland ha sacado a relucir todo su talento. Todo hasta ahora hace presagiar una interesante etapa en Uncanny X-Men, y desde Marvel Comics parecen empeñados que así sea, ya que para ello no han dudado en otorgarle una libertad casi absoluta para hacer y deshacer a su antojo. El problema radica en que Brubaker está pisando un terreno tan resbaladizo como peligroso. Hemos comentado en numerosas ocasiones que la retrocontinuidad es una poderosa herramienta que utilizada adecuadamente puede resultar muy enriquecedora, pero tantos cambios… ¿no estarán pervirtiendo el sueño mutante, alterando la caracterización de personajes principales, el significado inherente a la condición de hombre-x? Habrá que esperar tres números más de Génesis Mortal para comprobarlo. Mientras tanto, podemos valorar lo visto hasta ahora como una miniserie entretenida, pero que tal vez no termina de resultar tan redonda como inicialmente podía esperarse.

Por último, comentar que Trevor Hairsine, aún sin deslumbrar, continúa mostrando un nivel medio más que aceptable, mucho más inspirado que Pete Woods, encargado de ilustra la historia complementaria centrada en la joven mutante llamada Suzanne Chan.

X-Men: Génesis Mortal #4

Guión: Ed Brubaker
Lápiz: Trevor Hairsine y Pete Woods
Tinta: Kris Justice
Color: Val Staples
Correspondencia USA:
X-Men Deadly Genesis #2
Panini Cómics- 32 pág – 2,50 €

Para sorpresa de La Bestia, Rondador Nocturno y Lobezno, quienes contemplan atónitos el contenido del maletín encontrando entre los escombros del accidente, finalmente se revela la verdad. Una verdad cruel, inesperada y aterradora, que amenaza con sacudir los cimientos de La Patrulla-X. Por su parte, Rachel y Scott huyen de su captor, para terminar percatándose de que habían estado retenidos en un lugar llamado “Muir-Mactaggert. Investigación y desarrollo”, que extrañamente, le resulta muy familiar a Cíclope.

En un número donde termina por revelarse lo insinuado en anteriores entregas, la narración nos retrotrae a lo sucedido en Giant Size X-Men #1, para contar con todo lujo de detalles la historia no narrada por aquel entonces, los entresijos de la operación de rescate de los X-Men originales, con la isla de Krakoa como telón de fondo. El protagonismo está cedido casi por completo a Charles Xavier y Moira McTaggert, y una serie de personajes cuyo origen habían narrado Brubaker y Pete Woods en las historias de complemento que acompñaban a Génesis Mortal. De este modo, mediante flashbacks e imágenes de video, conoceremos de primera mano el papel que todos ellos jugaron el la segunda génesis del supergrupo de mutantes. Además, un Ed Brubaker que por fin parece cogerle el pulso a los mutantes, tiene tiempo para rematar la faena con la revelación de uno de los misterios relativos a la familia mutante al que desde los años noventa más vueltas se le ha dado.

Pese a determinados altibajos en cuanto al ritmo empleado en la narración, pese a tener la sensación de que esta obra publicada en forma de tomo recopilatorio, ganaría muchos enteros, pese a no terminar de cuajar como la gran historia mutante que muchos lectores llevamos años esperando, estamos ante la mejor entrega de la miniserie, en la que, por cierto, Trevor Hairsine sólo se encarga de los bocetos, finalizados por Scott Hanna. A dos números para que finalice Génesis Mortal, el interés y la calidad aumentan por momentos.

Enlaces a reseñas anteriormente publicadas en Zona Negativa:

X-Men: Génesis Mortal #1.
X-Men: Génesis Mortal #2.

X-Factor #3

Guión: Peter David.
Dibujo: Ryan Sook y Dennis Calero.
Entitado: Wade Von Grawbadger y Dennis Calero
Color: Jose Villarrubia
Correspondencia USA
X-Factor #3
Panini Cómics – 24 pág – 1’7 €

Layla Miller sabe cosas. Y poco a poco, los lectores de X-Factor también vamos conociendo más detalles acerca de esta joven que, procedente de las páginas de la Dinastía de M, parece tener en su manos parte del destino de los poseedores del gen-x. Aún está por ver qué relación guarda con la Diezma padecida por la comunidad mutante, pero lo que está claro es que de estos tres primeros números de la colección, se deduce que su presencia como integrante de X-Factor influirá de forma determinante en la vida de los miembros de esta atípica agencia de investigación.

Centrándonos en la trama iniciada en entregas anteriores, comentar que, continuando la investigación del asesinato de Gloria Santiago, Syrin y Madrox deciden entrevistarse personalmente con los responsables de Investigaciones Singularidad. Mientras, Fortachón, Ríctor y Loba Venenosa se enfrentarán a una serie de tumultos que tienen su origen en disputas racistas. En definitiva, Peter David avanza en la trama presentada desde X-Factor #1, sin por ello descuidar el punto fuerte de esta colección, que no es otro que la brillante caracterización e interacción de los personajes. Y es que da la sensación de que David vuelve por sus fueros: valiéndose de su característico sentido del humor, presenta situaciones y conversaciones realmente ingeniosas, aportando sutiles detalles que a priori parecen pasar desapercibidos, pero analizados en conjunto permiten definir los caracteres y profundizar en las motivaciones de los integrantes de la extraña y carismática galería de personajes de esta colección.

Por desgracia, el talentoso Ryan Sook parece incapaz de hacerse cargo de un título mensual, lo cual teniendo en cuenta su enorme talento no deja de ser una rémora para la colección, más aún teniendo en cuenta el baile de sustitutos que dificulta mantener la unidad visual de la colección. Sin embargo, y a la espera de la incorporación de Pablo Raimondi, quien se convertirá en dibujante regular de la serie, Denis Calero raya a gran altura.

Buenas dosis de acción, y humor, unos toques de misterio e intriga, y una pizca de género negro hacen de X-Factor una propuesta consistente y convincente que, esperemos, goce de la estabilidad suficiente como para convertirse en lo que ya se puede intuir: la mejor colección mutante contemporánea.

X-Factor #4

Guión: Peter David.
Dibujo: Ryan Sook y Dennis Calero.
Entitado: Wade Von Grawbadger y Dennis Calero
Color: Jose Villarrubia
Correspondencia USA
Panini Cómics – 24 pág – 1’7 €

Con esta entrega de X-Factor, se pune punto y final al primer arco argumental de la colección, donde se han sentado las premisas argumentales y estilísticas del que, por méritos propios, se ha convertido en uno de los más destacados títulos mutantes.

Como puede desprenderse de las líneas precedentes, este cómic sirve para resolver algunas de las incógnitas planteadas por David, manteniendo otras tantas en el candelero. Investigaciones Singularidad, las revueltas en el Barrio Mutante, así como el asesinato Gloria Santiago, cuya investigación supuso el punto de partida de la Agencia Factor-X, han sido los temas abordados por el guionista norteamericano hasta el momento, quedando meridianamente claro cuáles han servido como mero pretexto o detonante de acontecimientos más significativos, y cuáles tendrán trascendencia en el devenir de la colección. Pero a buen seguro que este inquieto guionista se guarda un buen puñado de sorpresas en la manga, pues la aventura de Jaime Madrox y compañía apenas acaba de comenzar.

Como en todos los títulos corales, una de las mayores dificultades para un escritor radica en saber dotar a cada personaje del protagonismo necesario como para no ejercer de mero comparsa. Y en este caso se logra con creces: evidentemente “El Hombre Múltiple” es el personaje más carismático de cuantos integran X-Factor (mérito, por cierto, del propio guionista, quien ya con la miniserie Elecciones Múltiples analizó la idiosincrasia del personaje desde ópticas hasta entonces infrautilizadas, o directamente inexploradas), pero el resto de miembros de la agencia han gozado de intervenciones significativas: Layla Miller, Ríctor, Ranhe,… en esta ocasión brilla la utilización que Peter David hace de Monet St.Croix, más conocida como M. Cercana a la imagen que todos tenemos en mente acerca de este personaje, mezcla de insolencia, arrogancia y soberbia, pero dotándola de una comicidad que, en su interacción con el resto de personajes, sirve de contrapunto a los aspectos menos humorísticos de la trama.

En definitiva, más de lo mismo, que en este caso es muy bueno. Como único punto negativo, la despedida de Ryan Sook como dibujante titular de la colección, aunque nunca llegó a ejercer plenamente como tal.

Enlaces a reseñas anteriormente publicadas en Zona Negativa:

Madrox: Elecciones Múltiples.
X-Factor #1.
X-Factor #2.

Un saludo y hasta la semana que viene! (eso espero)

12 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
samanosuke
2 junio, 2007 13:38

Discrepo contigo sólo en lo referente a Génesis Mortal :P, una serie de la que se hablaban maravillas tanto a nivel de guión como de dibujo antes de llegar aquí, y que es una miniserie del montón en ambos aspectos. Un Hairsine desganado, y un Brubaker como pez fuera del agua en una colección que, de nuevo, tiene que recurrir a la retrocontinuidad y a las muertes espectaculares para llamr un poco la atención y ser mínimamente recordad con el tiempo. Una pena ver a semejante guionista desperdiciando su talento de esta manera 😕

Alberto Benavente
2 junio, 2007 14:19

Deadly Genesis TIENE que tratar la retrocontinuidad por que la excusa de la miniserie es justamente los 30 años des ese Giant Size x-men #1…y a mi me tuvo enganchadoi durante medio año..y no fuí elunico. Lo unico en lo que te doy la razón, es que en que al final, Hairshine estaba simplemente bocetando. Pero los tres primeros números e incluso el 4, destacan clasicismo y clase por los 4 costados.

Maquina
Maquina
2 junio, 2007 15:51

????No entiendo esa valoración tan alta de Génesis Mortal, yo cuando lo leí no me podía creer como un tío como Brubaker, con el prestigio de obras como Sleeper, Catwoman o incluso Capitan América, puede hacer semejante truño sin sentido ninguno. Sin duda alguna es uno de los peores comics de Brubaker y uno de los peores comics de los X-men desde la época de Lobdell.

Nathan Summers
Nathan Summers
2 junio, 2007 18:00

Parece que ahora la Marvel utiliiza guionistas de género negro para sus principales títulos, ya sea Los Nuevos Vengadores(B.M. Bendis) y La Patrulla X(Ed Brubaker).

Nathan Summers
Nathan Summers
2 junio, 2007 18:00

Y ambos reciben críticas referentes a su ritmo de naración…

Alberto Benavente
2 junio, 2007 18:44

Bru solo recibe critic as en su ritmo narrativo en esta obra…el resto, puede que porque no sean la patrulla, pasan bastante mejor paradas…y es que la patrulla tiene muchos fans…muchisimos millones o minolles…y es dificil contertarnos a todos.

Pero vaya. Ya no digo nada si aseguro que su saga de doce números en Uncanny tiene mucha mas magnificencia, entereza y empaque leida de un tirón que a lo largo de todo un año. Ahí empezarán a oirse todo tipo de cosas…sigh.

Nathan Summers
Nathan Summers
2 junio, 2007 23:27

Comparto tu opinion Alberto, es difícil contentar a todos los fans de la Patrulla… y a proposito, deberías volver a escribir que el Quesadamanía es excelente, pero se extrañan tus comentarios(recuerdo que eres padre, y que tus obligaciones se han incrementado en este año)

johnnn
johnnn
3 junio, 2007 5:22

pues yo ya la he leido toda y me gusto bastante

Aviso de Spoiler

que vulcan sea el hermano de ciclope y que todos ellos murieron por culpa de el profesor x y que lo heche ciclope aguanta y ademas ahora vulcan se fue a buscar a los shiar por que ellos mataron a sus padres, aunque eso no lo he leido y no termina de convencerme el deadly genesis es muy bueno a mi parecer

rorschach
rorschach
3 junio, 2007 10:06

Batman y DD le sientan como un guante a su estilo, y su Capi no es un Team-up precisamente… Pero con los X-Men está demostrando (al igual que Bendis) que estos escritores surgidos del negro pueden hacer mainstream comercial de gran nivel.

Da mucho respeto compararlo con Claremont, pero su patrulla deja un sabor a reencuentro en plan “todo había sio un sueño, cuando…” que explicaría ese Claremont vibe.

Alberto Benavente
3 junio, 2007 10:48

Ante todo, gracias por las pabras de animo, Nathan. Se agradece que el trabajo de uno se vea recompensado ni que sea por una sola persona. La verdad es que desde que he vuelto al Quesadamania me lo estoy pasando teta. Pero como dices, el tiempo es oro y la peque quiere todo el oro que su madre y yo podamos darle.

En otro orden de cosas, Brubaker ya dijo en su dia que le merecia muchisimo respeto la Patrulla, precisamente por lo que decia ayer, lo de sus muchos fans. Los tiempos en los que Claremont escribia no eran los de ahora. Todo ha cambiado. Claremont reinventó el comic de superheroes comerciales (byrne mediante) y muchos han sido los que no han podido o no han sabido seguir su estela. Sin ir mas lejos, el mismo en la actualdad es una mera sombra de lo que fué.

Como los tiempos son los que son, la industria ( en todo) ha cambiado en exceso, no podemos pedirle peras al olmo. Antes no habia Internet, tanta tele, no tanta aficion por los videojuegos, etc. Era mas facil tener al lector pegado a la pagina. Y ahora, como en todo, cualquier tiempo pasado nos parece mejor. No obstante, y ya para terminar, Brubaker ha levantado esta franquicia que estaba muerta desde la etapa Morrison y sin embargo le llueven piedras desde todos los tejados.

Habria que ver que es exactamente lo que pide el lector de los mutantes. Por que “solo” con el Astonishing de Wheddon tampoco estariamos contentos. Son miles los personajes, referencias y situaciones los que tienen los mutis. Y eso es muy dificil de plasmar sen una sola serie. O dos. O ya puestos, 3. Que Carey, pese a quien pese, mola millon en sus X-Men. Y si no, recordad la patraña de la que veniamos antes.

Cya!

xandar
xandar
3 junio, 2007 23:42

biennn!.
un nuevo novisimo hermanito summers.
viva!