Espanto, de Laura Pérez

Por
0
1084

Edición original: Espanto (Astiberri, 2022)
Autora: Laura Pérez
Maquetación: Alba Diethelm
Corrección: Soraya Pollo
Formato: Cartoné. 128 páginas. 18€

Misterios en blanco y negro.

«Hay cosas que no se pueden explicar en ningún lenguaje conocido.»

Como ya nos había adelantado Laura Pérez (Valencia, 1983) en la entrevista que le realizamos durante el pasado Cómic Barcelona Espanto, publicado hace unos pocos días por Astiberri, es un trabajo que recopila algunas de las ilustraciones en blanco y negro que había realizado a lo largo de los últimos años y que habían visto la luz de manera dispersa en redes sociales. Para darle cohesión al conjunto algunas de esas ilustraciones van acompañadas de algunas frases cuidadosamente escogidas. Así que, más que ante un cómic al uso, nos encontramos ante un libro ilustrado, aunque a lo largo de las páginas de la obra podemos ver algunas páginas en las que hay una secuencialidad propia del cómic que, tal vez, se podrían ser consideradas como cómics breves, pero que adquieren sentido en el conjunto del libro siempre que uno se deje llevar por el viento que hilvana las diferentes imágenes y nos que hace iniciar el viaje al que nos invita la autora valenciana. Como en todos sus trabajos hay que acercarse con la mente abierta y dejar que obra nos hable sin preocuparnos de buscar una explicación racional. Sentirla más que leerla.

Desde que pudimos leer Náufragos (Salamandra), su primer cómic largo junto al guionista Pablo Monforte, una obra que había sido la ganadora del IX Premio Fnac Salamandra Graphic, Laura Pérez se ha convertido en una las voces más reconocidas y reconocibles del cómic e ilustración nacional gracias a un estilo gráfico personalísimo e inimitable que le ha valido para traspasar fronteras y conseguir que sus trabajos como ilustradora se publiquen en cabeceras tan importantes como The Washington Post, National Geographic, The Wall Street Journal o Vanity Fair, entre otras. Además, ha dado el salto al audiovisual encargándose del diseño de los títulos de crédito de Solo asesinatos en el edificio que le han servido para ser nominada a los Premios Emmy que esperemos se materialice en un premio el 12 de septiembre. Centrándonos en el cómic, Ocultos (Astiberri) y Tótem (Astiberri), sus historias largas como autora completa nos han descubierto un particular universo creativo en el que vemos como cohabitan las actividades más normales del día a día con pequeños misterios inexplicables que están representados con un lirismo y delicadeza que no les resta ni un ápice de resultar inquietantes y terroríficos, pero que los dota de una, muchas veces, gélida belleza que resulta sobrecogedora e hipnótica.

Si alguien se acerca a Espanto pensando que se va a encontrar con un cómic como los anteriores trabajos de la autora valenciana es posible que se lleve una decepción, pero si lo que buscan es una propuesta que les transporte a un mundo donde las fronteras entre la realidad y la ficción más onírica y siniestra se entremezclan van a poder disfrutar de un trabajo que les despertara unas emociones que van desde la fascinación al miedo pasando por una inquietud que va en aumento con el paso de las páginas. Unas sensaciones que ya se podían vislumbrar en sus anteriores cómics, pero a las que la quietud de muchas de las escenas y el uso del blanco y negro les dota un aire sombrío que aumenta la idea de estar presenciando unas fotos de un mundo oscuro que nunca acabamos de ser capaces ver del todo, pero que percibimos con el rabillo del ojo. Una sensanción que su multipla ante la ausencia de palabras que deja que sean las imagenes quienes nos hablen por si misma. Un recurso que ha empleado de manera muy habitual en sus cómics que tiene una gran cantidad de escena mudas.

Como ya hemos mencionado, pese a su juventud Laura Pérez tiene un estilo gráfico totalmente consolidado que va como anillo al dedo a las historias que quiere contar. La delicadeza y belleza de su trazo crea un contraste fascinante con la pasión por el misterio y lo oculto encerrada en sus historias, además al tratarse de imágenes que no estaban planeadas para publicarse en conjunto podemos ver una cierta espontaneidad a la que ayuda que en algunas se puede ver como la valenciana está probando técnicas nuevas y recursos que no había empleado. Además, no todas tiene el mismo nivel de acabado y hay alguna que dan la sensación de ser más un boceto realizado sin la pretensión de que viera la luz, lo que le da una sensación de refrescante improvisación.

Como es habitual Astiberri hace una edición fantástica, con una reproducción que nos deja ver los detalles de la autora y un formato apaisado ideal para unas imágenes pensada para ver en pantalla.

En Espanto volvemos al particular imaginario de Laura Pérez repleto de imágenes de una fascinante y tenebrosa belleza que conecta con algunos de los miedos e inquietudes que todos sentimos en nuestra vida diaria. Un trabajo que nos recuerda que estamos ante una de las voces más personales y talentosas que han surgido en el cómic y la ilustración en los últimos años.

Lo mejor

• La capacidad de Laura Pérez para crear unas imágenes que entremezclen una belleza de lo más delicada con una desbordante sensación de inquietud.
• El uso de los silencios.
• La potencia iconografica de algunas de las imagenes.

Lo peor

• Que quien se acerque a la obra no quiera dejarse llevar por una propuesta realmente estimulante.

Artículo anteriorEl castillo a través del espejo 1, de TSUJIMURA Mizuki y TAKETOMI Tomo
Artículo siguienteServicio Informativo del Cómic Independiente USA #492
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments