Entrevista Sara Soler: «Us es un proyecto que me ha salido de dentro y en el que he intentado reflejar las cosas tal y como sucedieron.»

Hablamos con Sara Soler de esa maravilla que es su cómic Us, además de su paso por el cómic estadounidense.

Por y
0
1091

En el reciente Salón del Cómic de Getxo hemos tenido la suerte de poder entrevistar a Sara Soler, que ha publicado este año Us, una de las obras más destacadas del año y esperemos que firme candidata al Premio Nacional de Cómic. Desde la redacción de Zona Negativa queremos expresar nuestro agradecimiento tanto al autor como a Astiberri y a la organización del Salón por hacer posible esta entrevista.

Sara Soler es una historietista e ilustradora nacida en Barbastro (Huesca) en 1992. Estudio Bellas Artes en Barcelona y en Arte Gráfico en la Escola Joso. Sus primeros trabajos fueron como diseñadora y en la película de animación Memorias de un hombre en pijama, basada en la obra de Paco Roca. Su trabajo en el cómic comienza en 2018 cuando publica Red & Blue (Panini) producido gracias a la Beca Carnet Jove en año anterior. Posteriormente dibuja En la oscuridad (Planeta) una adaptación de la novela de Antonio Pampliega, además de dar el salto a mercado estadounidense con Dr. Horrible: Best Friends Forever y Plants vs. Zombies vol. 14 ambas publicadas por Dark Horse. También hemos podido ver sus trabajos en obras colectivas como Primavera Graphic Sound (Norma), Voces que cuentan (Planeta), Diferente (Planeta) y en el segundo número de la revista Planeta Manga. En 2019 publica el fanzine US de 28 páginas para venderlo en el Kboom! de ese año, en sus páginas contaba el proceso de transición de su pareja. El enorme éxito que cosecho hizo que se publicaran cuatro ediciones, además también tuvo el reconocimiento de la crítica con varios premios (Premio del comic aragonés 2019 al mejor fanzine, Premio Antifaz 2020 del salón del comic de Valencia a Mejor novela gráfica de temática social y mejor fanzine en Comic Barcelona. El éxito enorme hizo que en 2020 publicara una ampliación en forma de novela gráfica de 144 de la mano de Astiberri. Además de Us también se ha autopublicado Cimmeria, un fanzine sobre la adopción de su gatito. En la actualidad sigue trabajando para el mercado USA y es profesora de la Escola Joso.

Entrevista con Sara Soler.

¿Había ganas de estar ya en un evento de este tipo?

Debo decir que llevo todo septiembre haciendo eventos, es una locura porque estoy haciendo muchísimos eventos y firmando mucho. Creo que he firmado más de lo que he firmado en toda mi vida. Estoy trabajando porque la promoción de tu obra es un trabajo, pero lo que es dibujar no lo estoy haciendo casi porque entre semana estoy reventada. Aunque es superguay porque está teniendo una acogida superchula. Viene gente a las firmas on-fire. En la feria del libro de Madrid, que este año tenía aforo limitado, y había colas de dos horas fuera. Dos horas al solaco de Madrid, que tela marinera, y a mí se me hacia una cola en la que tenían que venir de la organización a poner vallas. Además, era gente que me decía que había venido solo por mí. Yo estaba muy seria diciendo muchas gracias, pero por dentro pensaba “¡Buah chaval!”. (Risas)

No solo viene gente a la que le ha gustado mucho el cómic, sino que también viene gente que me dice que acaba de ser padre y quiere poder apoyar a su hijo en todo lo que decida u otros que me dicen que su sobrina ha salido del armario como trans y quieren saber de qué va esto y apoyarla. Es muy bonito, me encanta cuando viene gente así.

¿Esperabas que la gente quisiéramos leer una obra como esta para estar informados sobre esa realidad?

No. Igual es que soy un poco masoca, o tengo el síndrome del impostor subido. Pero cuando estaba dibujando pensaba “¿a quién le puede interesar esto? Es una movida mía”. Mientras hacía Us salió el libro de Jaime Martin Siempre tendremos veinte años que es una historia suya sobre la vida de unos chavales en un barrio de Hospitalet y me dije si esto ha salido en Francia y en una editorial como Dupuis, digo yo que a alguien le interesará lo mío. El cómic de Jaime me flipa.

La trilogía es una maravilla.

Es una maravilla toda, pero el último a mí me tocó en la patata muy fuerte. Salió cuando estaba trabajando en Us y en los momentos en los que pensaba que a quién le va a interesar esto, si es una movida tuya con tu novia. Lo leí y me dije “para adelante”.

En el último de Jaime se aprecia una cierta timidez cosa que en Us no vemos. Da la sensación que como él es protagonista no se expone tanto, en cambio vosotras os exponéis por completo.

No sé si lo de Jaime es un punto de timidez o que, a mí no me lo pareció. Me flipó también porque cuenta cómo empezó con el dibujo. En el mío timidez creo que no ha habido, pero sí que ha habido cosas que no hemos contado. Por ejemplo, desde Astiberri nos preguntaron si iba a tratar el tema sexo, por saber si podrían ofrecer el cómic a las escuelas. Porque es un tema que a veces en el cole no se trata. No he tratado ese tema porque para mí como persona demisexual es bastante secundario. Una alegría de vez en cuando está muy bien, pero a mí el sexo es algo que “sin más”. No lo he tratado, pero no por timidez sino porque no es algo que en la historia fuera importante.

Tampoco he tratado el tema de las operaciones de reasignación de género, aunque lo nombro, para empezar porque Diana no se ha hecho la operación y porque como yo no soy una persona trans tampoco quería hablar de un tema que yo creo que ha de contar una persona que haya vivido esa experiencia. Por eso recalco en muchas ocasiones en el libro que es nuestra experiencia y lo que nosotras hemos vivido, no es una biblia, ni mucho menos. Si que hay cosas que hemos omitido, pero no tanto por timidez sino por pensar que esto no me toca a mi decirlo.

Portada del Fanzine

US nace como un fanzine que resulta un éxito de ventas, ¿qué te lleva a pensar en convertirlo en una obra más larga?

Sobre todo, fue porque el fanzine tuvo una repercusión que yo no me esperaba, ya no por las ventas, sino porque venia la gente preguntándome si iba a hacer más porque le había ayudado mucho a acercarse a algo que no conocía o personas que me decían a través de redes que tenía una pareja que le acaba de decir que era trans y le habían hablado del fanzine y a ver si se lo podía enviar. Así que, aunque no tuviera los envíos abiertos a esas personas se lo enviaba. Eso me hizo ver que era una información que me habría encantado tener cuando Diana salió del armario, porque me hubiera hecho el proceso mucho más tranquilo. Al principio fue un terremoto. Ahora estamos superguay, pero en su momento me habría encantado saber a tener interiorizadas todas esas cosas, sobre todo en ese momento que el que no sabía si la relación saldría bien. Ese feedback de la gente que lo había leído me hacía pensar que me había dejado muchas cosas y la solución era hacer uno más largo, pero sin tenerlo que enviarlo y producirlo yo. ¡Una editorial, por favor! (Risas). El fanzine tiene sólo veinte páginas, pero no quiero enviar un fanzine más en mi vida. Que luego seguro que me lío y acabo haciendo algún otro en algún momento de mi vida, pero es que envié quinientos y no quería volver a Correos más.

A diferencia de otros trabajos biográficos, leyendo Us tenemos la sensación que todo es verdad, que no hay un dramatismo forzado. Es una obra luminosa que se lee con una sonrisa en la cara y donde todo es muy natural, pero hay detalles como el glosario o la elección de la paleta de colores que nos muestran que es un trabajo muy bien pensado. ¿Cómo lo has conseguido?

No recuerdo quién fue exactamente, pero alguien dijo que una obra de arte es cuando consigues que algo muy difícil parezca fácil. Us es un proyecto que me ha salido tan de dentro y en el que he intentado reflejar las cosas tal y como sucedieron. Obviamente lo he tenido que planificar, tengo un guion escrito en una libreta reventada de post-its, donde escribí a bocajarro lo que quería contar, luego con subrayadores y post-its lo fui ordenando, en plan reconstrucción de un crimen. Lo podía haber hecho más ordenado, pero soy una persona muy caótica.

El glosario está supermirado y lo consulté con Diana y otras fuentes para que estuviera todo muy medido y no haya ninguna definición que sea errónea u ofensiva sin querer, sobre todo para las personas trans. Si tú miras la definición de disforia en internet lo primero que te sale es que es una enfermedad mental… Yo como persona que vive con alguien que tiene disforia sé que no es una enfermedad mental, ni un trastorno. También es muy fácil meter la pata con el tópico “es que se siente mujer” y no es que se sienta así, es que lo es. Todo eso está muy mirado en el cómic, pero a la vez la manera de narrar es mi voz y la de Diana. Ambas somos muy de hacer bromas y chistes, la mayoría de los chistes que aparecen en Us los hacemos en la vida real, aunque no hemos puesto todos los que hacemos. Nosotras ya sabemos de qué pie calzamos y yo le puedo hacer un chiste chungo a Diana, sabiendo que ella sabe que ni de coña pienso eso, pero no lo puedo hacer en el cómic porque puedo herir sensibilidades, puede sentarle mal a alguien que no me conoce y no sabe si lo estoy haciendo genuinamente como un chiste. Esas son las únicas veces que he dicho esto mejor no lo pongo.

¿Crees que la sociedad tiene menos prejuicios ahora?

No lo sé. Es que es rarísimo lo que está pasando ahora. Cada vez tenemos más información, pero cada vez salen grupos más radicales. ¡Es superextraño! Es como los negacionistas del Covid, cuando ha empezado a haber más información explicando lo que hace una vacuna y cómo funcionan… empiezan a decir que es mentira, es el lobby del gobierno y las farmacéuticas… Y con el colectivo LGTBIQ+ es el mismo efecto. Cada vez se tiene más información y somos más visibles, pero es algo que a mucha gente le parece que es nuevo, que hemos salido de la nada como si fuéramos una moda, aunque hemos estado ahí toda la vida. Es gente que piensa “a mí esto no me lo han enseñado así» o “en el colegio me dijeron que esto no es lo normal” (Bueno en el colegio se decían muchas cosas y no siempre eran verdad). Estas personas muchas veces se cierran a intentar comprender realidades diferentes a la suya y entonces reaccionan con odio. Sí que somos más visibles y si que hay más gente de fuera del colectivo que nos apoya más que antes, pero también hay mucho reaccionario en contra, solo porque somos diferentes a sus normas y no nos entienden. No sé, yo tampoco entiendo el mecanismo de un coche y no soy negacionista de los coches, ¿Me explico?

Eliges un estilo menos realista que en “En la oscuridad” salvo en la portada.

El interior es un estilo más cartoon, el que suelo usar para hacer tiras cómicas. Me permite más exageración y encaja más con el tono cómico, pero también con las partes más dramáticas. Pese a todo yo quería transmitir que, aunque el cómic tiene risas, es una historia en la que para mí lo importante es el amor, aunque suene supercursi. No es que sea una obra pastelosa, pero no sé. A Diana le decía, medio en coña, medio en serio: “¿Has visto cuánto amor? Estoy haciendo un cómic todito sobre ti.”. Y entonces ella me decía: “Cállate que vas a cobrar royalties”. (Risas). Yo quería que la portada transmitiera esa sensación de ternura y calidez que al final te deja (o eso creo) la historia. Que, aunque esté llena de chistes y movidas, lo importante era eso. Yo soy muy versátil en cuanto a estilos, si hago un cómic infantil es de una manera, lo que hago para EE. UU es de otra, no sé si es bueno o malo, pero así soy yo. Me pedía el cuerpo hacer la portada de una manera diferente.

¿Afrontaste de manera diferente esta obra del resto de tus trabajos previos al ser tan personal?

Para empezar, creo que lo único que no he hecho por encargo es Us y el primero que hice de todos que fue Red & Blue que no lo conoce casi nadie porque salió solo en catalán, ¡esperemos que dentro de unos años aparezca en otro idioma! Red & Blue es una historia muy personal también, pero es fantasía y no lo afrontas igual. Yo con Us he llorado escribiendo el guion y eso que yo ya sabía lo que iba a pasar. Era mi vida, cero spoilers. Pero he llorado recordando cosas y explicándolas. Las otras obras, aunque me gusta trabajar en ellas, no es lo mismo porque son trabajos más mercenarios, por ejemplo, Plants Vs Zombies no es la obra de mi vida, pero me lo pase muy bien haciéndola. Me dan el guion y es un trabajo más mecánico. A veces es un descanso mental porque el guion ya está hecho y así me olvido de esa parte del proceso. En Us como he tenido que hacer el trabajo de estructurar el guion, donde me sacaba muchas cosas de dentro, ha sido también una especie de terapia.

La sensación leyendo Us es que miras al pasado, pero sin dramatizarlo.

Miras al pasado y llega un momento en el que te das cuenta de que la cantidad de cosas que has pasado, porque además creo que con el Covid el ajuste del tiempo se nos ha descolocada. ¡A mí me parece que lo del Covid como mucho fue hace un año y van para dos ya! Ves todo lo que hemos recorrido, dónde estamos ahora y de dónde partimos y es como ¡ostras! ¡enorme!

¿Cómo ha sido el trabajo en las series que ha hecho para EE. UU (Dr. Horrible y Plants Vs Zombies)?

En Dr. Horrible el guion estaba en consonancia con como yo narro, pero hay veces que te encuentras a un guionista que tiene una estructura narrativa muy diferente a la tuya y es un problema. Ahora estoy haciendo otro trabajo, del que no puedo decir todavía nada, con un guionista que en las primeras páginas me costaba mucho pillarle el rollo… Me costaba plasmar lo que me pedía porque no era como yo narraba. Luego creo que como él iba escribiendo el guion según yo iba dibujando, nos fuimos adaptando y al final las últimas páginas son espectaculares. Yo además me lo he pasado superguay porque hay hostias como panes, algo que no suelo dibujar además de sentimientos. ¡Va a molar mucho!

Y con Plantas contra Zombies el problema eran los de la empresa de los videojuegos que decían cosas como “Esta planta tiene tres hojas y tú has hechos dos”, yo le decía que con la perspectiva solo se ven dos, pero ellos insistían en que tenía que tener tres. Había una nuez grande con la que estaban todo el raro dando por saco que si el tamaño, la altura, etc… Lo mejor fue que les pasé un boceto, de estos que haces con rayotes, y había un personaje que era un melón que dibujé con un círculo y se me cruzaron las líneas, porque nadie hace un círculo perfecto a mano alzada en un boceto, ¡y me dijeron que había dibujado un culo! (Risas) Me dijeron muy alterados que en que un cómic infantil no podía salir un culo. Y yo le respondí “que no es un culo, como voy a dibujar un culo en medio de todas las plantas, es un melón que ha salido así en el boceto que luego haré bien el círculo en la fase de entintado” y ellos insistían en que lo borrara. Los de los videojuegos son super puntillosos. He hablado con otros dibujantes y le pasaba lo mismo, a los que dibujan Halo, Transformers y cosas así les están todo el día corrigiendo cosas que luego igual ni se ven.

¿Cómo llegas a trabajar en Dark Horse?

A través de un agente. Sí que había tenido encuentros con editores que habían venido al Salón de Barcelona y habían visto algún porfolio mío. Hubo uno que apareció en la VGC de Alicante, fue superraro porque los dibujantes estábamos en un stand firmando y se acercó un señor con sandalias y calcetines y camisa hawaiana. Empezó a mirar mi porfolio y al final me da su tarjeta y veo que pone DC Comics. ¡Flipé en colores!

Sara Soler y Diana

¿Próximos proyectos además del que no se puede contar?

En general nunca se puede contar nada, es terrible, siempre hacen esa pregunta y no puedo contar nada.

Tengo ese que os he comentado de EE. UU que le estoy pegando el empujón para tenerlo finiquitado. Y para el año que viene me voy a meter en el cómic infantil. A ver qué tal sale. Siempre he tenido ganas de hacerlo, además este año he estado haciendo ilustración infantil para álbumes y lo he disfrutado mucho, pero no era cómic, así que tengo muchas ganas de probar.

Se está potenciando de manera brutal en los últimos años.

A todo niño que enganches ahora al cómic lo tiene para siempre. Parecemos dealers de drogas, ¡vamos a enganchar a los niños a la lectura! (Risas)

¿Hay una continuación de Us en el futuro?

Eso me preguntan mucho, pero espérate a que la viva. (Risas)

Me molaría hacer algo más porque me ha gustado mucho el formato «slice of life”, pero espérate a ver qué pasa. Como está funcionando bien el cómic a veces le digo a Diana si no le apetece hacer algo para que yo lo dibuje, rollo subir al Himalaya o alguna cosa así para que pueda sacarle jugo. (Risas) Ella me dice que la deje en paz.

Muchísimas gracias.

A vosotros.

Enlaces de interes.

Reseña de En la oscuridad de Raúl López.

Reseña de Us de Diego García Rouco.

Reseñotrón junio 2021: Edición Especial Orgullo.

Artículo anteriorBahía Acuicornio, de Kay O’Neill
Artículo siguienteNovedades DC USA #66
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
Nacido en 1979 en Avilés y actualmente residiendo en Castro-Urdiales, soy licenciado en Filosofía con Máster en Gestión Cultural, durante un tiempo me dediqué a la crítica musical y ahora me toca con el mundo del cómic, mis dos grandes aficiones. Empecé leyendo en casa de mi primo a finales de los 80, poco después ya me convertí en un comprador compulsivo. Mis comienzos fueron con Daredevil y las colecciones de X-Men pero pronto pasé a Spiderman, Poderes Cósmicos, Vengadores, Image, todo Wildstorm, Vertigo... no hago ascos a ninguna buena historia venga de donde venga.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments