Entrevista Eduardo Risso

Por
11
995

Eduardo Risso en Barcelona
Eduardo Risso en Barcelona
Uno de los autores estrellas invitados en el pasado salón del cómic de Barcelona fue Eduardo Risso, dibujante argentino famoso por su trabajo en 100 Balas, donde junto a Brian Azzarello crearon una autentica obra maestra, o como no, sus interesantes aportaciones a Batman o en el mercado italiano sus muchos trabajos al lado del maestro Carlos Trillo. Gracias a ECC Ediciones pudimos mantener una amena charla con el artista donde aprovechamos para repasar sus primeros años como autor y como no, hablar de 100 Balas. A continuación encontrareis una transcripción de la entrevista así como la misma en video. Queremos aprovechar para dar las gracias a Eduardo por su tiempo e infinita paciencia.

Entrevista a Eduardo Risso

– En primer lugar me gustaría recuperar a Eduardo niño y preguntarle si recuerda en qué momento sintió atracción por la historieta y si recuerda cuáles fueron las primeras que leyó durante su infancia.

No recuerdo cuales fueron las primeras que leí, pero sí que todo empezó en casa de una vecina que vivía a varias casas de la mía y descubrí por primera vez unas revistas de historieta cuando era muy pequeño. Debía tener cuatro o cinco años, todavía no estaba escolarizado. Me llamó poderosamente la atención los dibujos, y a partir de ahí, era todos los días interesarme por esas revistas pero ver los dibujos porque no sabía leerlos, supongo que algo debí aprender a leer antes de llegar al colegio por las revistas pero tampolonco me preocupaba tanto, si que me encantaba verlas.

– Supongo que por aquel entonces comenzó su afición al dibujo e intentar emular lo que estaba viendo…

Si totalmente. No se si fue ya en los primeros años pero sí que recuerdo todo el colegio primario, después el secundario también, pero durante el colegio primario de competir con algún compañero sobre quien dibujaba, y siempre tenía muy buenos dibujantes en los que fijarme, era el ejercicio lo que te llevaba a perfeccionarte, aquellos (compañeros) que no siguieron terminaron en otras carreras.

– ¿En qué momento se dio cuenta de que quería ser artista?

Cuando estaba en la mitad de mi etapa secundaria, yo ya me había definido no por ser artista, sino por dibujar historietas, sin saber si económicamente era rentable. Sabía que había gente que las hacía y yo quería ser uno de esos artistas.

– ¿Qué tipo de estudios cursó para mejorar a nivel artístico o sencillamente profesionalizarse?

En aquel momento no había opciones como tienen hoy en día los jóvenes de escuelas, talleres,… yo vengo de un pueblo muy pequeño de 10.000 habitantes que hoy debe tener 12.000 habitantes, imaginate en aquella época, se leía mucho más que ahora, las historietas llegaban mucho más que ahora. Ahora cambió, la diversión pasa por otro lado y se lee mucho menos. No había donde encontrar [centros de estudio] incluso cuando terminé mis estudios secundarios busqué en una ciudad más próxima, que es donde resido hoy, en Rosario y allí encontré a través de un primo que ya estudiaba allí una academia de arte privada que por tomar un alumno más le importó económicamente la propuesta, y podían enseñarme cómics. Eran tres años, en el primer año ya me dí cuenta que no aprendí nada, que no sabían, y lo que hacía lo hacía en mi casa, viajaba dos veces por semana nada más, iba y volvía y lo único que me sirvió fue para mantener una muy buena relación con la que hoy es mi esposa, si bien la conocí en Leones, fue mi primer año de salida con ella así que iba a verla a ella y luego pasaba al final de la tarde por la academia, mostraba lo que había hecho y todos me decían: “muy bien, muy bien, sigue así” y yo les preguntaba: ¿Pero que hago? y me decían, sigue así. Entonces es cuando vi que estos lo único que querían era sacarme el dinero, que no me servía así que ahí terminé con eso, hice la maleta y decidí ir a golpear puertas de editoriales en Buenos Aires.

Esa si fue una etapa de aprendizaje porque en aquel momento las editoriales eran grandes y tomaban a aquellos que tenían ciertas condiciones y los enviaban como asistentes de dibujantes.

– Tuvo que ser complicada esa etapa, desplazarse de su ciudad a Buenos Aires…

No lo pasé mal porque compartí un apartamento con un muy buen amigo hoy en día pero que en aquel momento era amigo de un primo mío, fui a parar con el porque no tenía ningún referente, yo tenía 18 o 19 años y llegué a Buenos Aires y el allí ya vivía con otros dos, y esto me ayudó a sustituir mi familia y todo lo que había dejado, fue muy duro, pasar de un pueblo pequeño a una ciudad enorme como Buenos Aires, pero el hecho de tener esos referentes de amigos me sostuvieron muchísimo y de hecho son años que recuerdo con mucha alegría y por supuesto esa amistad que forjamos sigue hoy en día vigente y tan fuerte como entonces. Fueron años muy fructíferos.

– Y en sus primeros años en Buenos Aires fue asistente de varios dibujantes…

Si, primero de un dibujante, donde estuve seis meses por varias razones. Una que mi padre cuando me fui me dijo que él me podía ayudar económicamente por seis meses, después tendría que buscar un trabajo y la posibilidad de comenzar a publicar era muy baja, aunque tenía condiciones me faltaba aprender muchísimo, no solo en el principio de la figura que es importante sino aprender a hacer historietas. Yo no sabía hacer historietas, los códigos que tiene la historieta, que de hecho no aprendí estando de asistente de ningún dibujante, lo aprendí por mi mismo. Volviendo a lo que te decía, seis meses con un dibujante que me terminé yendo por esa razón, una cuestión económica y porque yo no aprendía, porque cuando yo me acercaba a él para verlo dibujar el cubria lo que estaba haciendo y me decía: “andá Risso a hacer cualquier cosa que me molesta tener gente por aquí. Y yo me preguntaba: Cuando voy a aprender yo! No me sirvió, me fui, busque un trabajo comencé a trabajar, al principio todo el día y a la noche me ponía a trabajar en hacer muestras que llevar a la editorial y de nuevo me enviaron a un autor que necesitaba un asistente. Pasé un poquito más de tiempo pero tampoco aprendía demasiado, lo que aprendía era de estar sentado en el tablero, mirar cosas, ejercitar.

– ¿Y como era el trabajo en Columba?

Muy bien, tengo las mejores palabras para Columba porque me dieron esa oportunidad, me derivaban como asistente al inicio, y a los dos años de estar en Buenos Aires comencé a trabajar en Columba, tenía un problema esa editorial que a día de hoy puedo decir era un problema para algunos dibujantes, a mi me ayudó. Ellos decían: Te vamos a dar una oportunidad de trabajo, vas ha hacer una cosa corta pero necesitamos que sigas la línea de estos dibujantes que son los dibujantes estrellas que sabían que vendían, y a mi en ese momento me sirvió. Porque yo estaba en esa etapa de aprendizaje y todavía me faltaba muchísimo por aprender, miraba a un dibujante, seguía la línea pero no los copiaba, había gente que los copiaba directamente, yo no, yo contaba mi historia, mi manejo de cámara era mio, la puesta en escena era mia, pero tenía que seguir esa línea, a mi me ayudo, lo hice por un año hasta que me dieron la gran oportunidad la misma editorial cuando me sugieren hacer un curso con el maestro Alberto Breccia, sería como la Escola Joso aca. Y Alberto Breccia iba a dar un curso y yo por supuesto me apunté en la escuela, y me dijeron: “Pero vos ya estas trabajando, sos un profesional.” No era tan profesional. Los que ya estábamos trabajando pasamos directamente con Alberto Breccia, es decir, quemamos la etapa de aprender figura humana, componer,… y mientras los otros dibujaban yo hablaba con Alberto Breccia, yo no dibujaba, hasta tal punto que el viejo me decía: “Risso ya basta, ya me cansaste” pero yo quería absorber porque era un libro abierto, fueron solo seis meses, no hice ni una línea con él, no dibujé nada, y me ofrecen en Columba una miniserie, se llamaba Holocausto, que fue muy conocida, hubo una novela, después se hizo en televisión… y yo hablando con él no me animaba a largarme por mi propio camino porque tenía miedo de que me echaran de la editorial, y el me dijo: “Risso, hacelo, animate como sea que no te va a pasar nada.” Dicho y hecho, los gritos cuando vieron las páginas… el editor que me ayudó muchísimo, hoy ya fallecido, fue un tipo muy cuestionado pero a mi me ayudó muchísimo porque él tenía muy claro los objetivos editoriales pero también sabía cuando un artista necesitaba de otras cosas, y él fue quien me dijo anda y toma ese curso, por ese te va a ayudar, o él me enseñó por primera vez a José Muñoz, que ya estaba publicando aquí, me dijo, mirá esto que te va a servir pero cuidado que esto aquí no se publica, él me ayudó.

Mort Cinder de Alberto Breccia
Mort Cinder de Alberto Breccia

Volviendo atrás, me ofrecen Holocausto, hago esa página y las maldiciones y tirones de pelo fueron enormes pero lo publicaron, y dije: ”Tenia razón el viejo, el viejo sabe.” Y así fue que empecé a hacer mi propio camino.

Ya después vino la opción de hacer el Ángel, fue mi primera serie con Robin Wood, fue fantástico tener un guionista de esa talla me ayudaba en aquel entonces, frustrante porque no la pudimos terminar, por razones editoriales y cuestiones económicas en un momento muy especial del país, pero bueno a partir de ahí ya el camino se me abrió muchísimo porque me convoca Carlos Trillo y Ricardo Barreiro entonces el salto fue enorme.

¿De ahí vino todo el trabajo que hizo en Italia?

Sí, pero antes de eso yo hice Parque Chas con Ricardo Barreiro, y casi al mismo tiempo, fue una cuestión de un mes me llama Carlos Trillo que tenía en mente hacer una serie, Fulú, directamente para Italia, porque yo ya estaba haciendo mediante un agente una cosa para Italia y tuve que esperarlo unos meses para terminar esta cosa que estaba haciendo con los Italianos, e iniciar la colaboración con Carlos.

¿Querría preguntarle por su salto al mercado americano, a Dark Horse, como llegó a esta editorial?

Tengo que dar de nuevo un salto, por cuestiones económicas otra vez, trabajando para Italia, no me servían las condiciones, venia de hacer 44-48 páginas al mes. Fue más de una década, once años, la última etapa fue la de Vampire Boy, Borderline… fue una etapa de muchas páginas y poco tiempo trabajando con asistente. Y ya no me servia, esto era a corto plazo y económicamente no me rentaba, podía ahorrar pero porque no tenía tiempo para gastarlo, no era mucho, me sirvió simplemente para comprar un pasaje para Estados Unidos, no mucho más, yo veía que esto no servía no era un fabricante de salchichas yo quiero otras cosas, pero compre el pasaje y me fui a la feria de San Diego con mucho temor porque no quería tocar el mercado americano porque sabía que era muy fácil caer en el superhéroe que era lo que yo no quería pero la necesidad tiene cara de hereje y si lo hubiera tenido que hacer lo hubiera hecho. Tuve suerte que fue Dark Horse la que se intereso y luego Alonso de la línea Vertigo que me propuso otra cosa.

Vampire Boy de Carlos Trillo y Eduardo Risso Vampire_02 Vampire_03
Vampire Boy de Carlos Trillo y Eduardo Risso

Axel Alonso fue clave en su carrera artística…

Si totalmente, me dio esa oportunidad, no a cualquiera le daban la oportunidad de hacer una serie tan larga, totalmente distinta a lo que era el universo de ese momento en Vértigo, de hecho tuve que pelear bastante y se que Alonso también tuvo que pelear bastante para poder introducir esa serie.

Leí en una entrevista y me gusto lo que dijo que se preguntó usted como artista que podía aportar al mercado americano y la respuesta fue narrativa…

Exacto, presté atención a mi primer viaje y pensé, ¿qué es lo que yo tengo que ellos no tengan? Ellos tienen de todo, más allá de la calidad artística de cada uno y había notado que con la creación de la página completa se rompía el cuento, la narración, que los maestros anteriores a ese ciclo lo sabían hacer muy bien, pero las nuevas generaciones americanas lo habían perdido, no lo sabían hacer, y yo fui por ese camino porque vi que ahí podía encontrar mi nicho. Supongo que eso ayudo, es una herramienta mas que podia usar a mi favor.

También le leí en una entrevista algo que me gusto y hacía un símil con la película de ET como ejemplo de narrativa.

Bueno Spielberg en particular, me cambió la cabeza. ET es una película linda para ver, pero cuando yo vi aquellos primeros minutos, esa búsqueda frenética de alguien que no se veia q era el alien, pero ¿quien le buscaban? Joder este tipo no esta mostrando a nadie pero vos puedes identificar a todos y todos cada uno a que pertenece, y te das cuenta por la sectorización que usaba de cámara, este del FBI, este de la NASA, este de la policía local,.. esto es pensar, esto es lo que quiero hacer con la historieta, pensar mejor que dibujar. Y esto coincidió con mi etapa italiana de comenzar a trabajar con asistente donde había que hacer muchas paginas, y a mi no me servía dibujar por dibujar, a mi me servía pensar mejor, y con pocos recursos contar mucho, o contar bastante. Pero con pocos recursos. Y esto me llevó más a pensar que a dibujar.

Querría dar un salto en las preguntas que tenía preparadas porque quería preguntarle por Wednesday Comics, estuve anoche repasando esta obra y aluciné, años atrás ya lo había deleitado pero ahi te das cuenta como es capaz de con una sola pagina contar una historia, esa capacidad de contar mucho en poco espacio, es algo que no habría que perder en generaciones futuras.

Es un planteo personal, cada uno tiene su idea, su propia búsqueda, yo planteo la página como si fuera un panel, la narración va ligada a la composición en mi pagina si o si, y un panel es una pagina para mi y se tiene que ver compositivamente correcto, y esos items: narración, composición, clima tienen que estar en esa página. Después cada lector le encuentra su significado a cada uno, vos lo ves por ese lado, darle al lector la oportunidad de ver muchos elementos, no todos porque necesito que el lector tenga su propio papel, de la misma forma que yo me sumerjo en la pagina y entro en una ventana de aventura y quiero que el lector lo haga también. Como yo lo sentía como era lector, yo era el héroe o el personaje de esa historia, entonces me interesa que el lector sienta lo mismo, porque sino lo otro, el paso que le sigue a esto es sentarse delante de un video, una película que ya está digerida, yo aquí quiero que el lector se involucre, que pueda pensar. Por eso la serie de 100 balas me pareció inteligente por parte de Brian, de ir hacia atrás y hacia adelante todo el tiempo, que haga trabajar al lector.

Wednesday Comics de Brian Azzarello y Eduardo Risso
Página de Brian Azzarello y Eduardo Risso para Wednesday Comics

Volviendo a 100 Balas, sabemos que Alonso tuvo un papel importante, ¿pero como le surgió esta oprtunidad?

A Axel Alonso le gustaba mi trabajo, y yo ya lo habia visto esa primera oportunidad en San Diego, le gustó y quedó impresionado con las publicaciones que yo ya tenía europeas, no conocía nada pero de alguna manera me ayudaron esas publicaciones porque así vio que era un tipo que estaba armado que tenía una historia detrás, ahi fue el primer contacto pero lo perdí de vista. Hasta el punto que fue Ariel Olivetti, un amigo, que ya trabajaba para Marvel o DC no me acuerdo y vuelve de un viaje y me dijo que me estaba buscando un editor, pero no me dijo que era Axel, y yo supuse que era él, le pregunté si traía su número de teléfono, y me dijo que no, por entonces no existía el mail ni nada, solo tenia el nº de fax de otro editor que después me enteré que estaba a un solo piso de diferencia, nunca le llegaron mis faxes a Axel, entonces un dia y yo no hablaba una palabra de inglés, consegui el telefono e hice hablar a alguien por mi para conseguir una entrevista con Axel, que yo iba a viajar para verme con él. Y bueno me recibió y ahí empezó, e incluso ahora Axel lo cuenta.

¿Ya en ese momento le explico el proyecto de 100 balas?

No, me dijo que estaba ese proyecto, que el con Brian Azzarello ya había hablado de 100 balas pero no me contó del proyecto, si me dijo que era una posibilidad porque le interesaba que yo fuera uno de los autores pero quien iba a elegir iba a ser Brian.

– Si, de hecho iban a ser tres autores…

Si, tres autores mando. Brian también lo cuenta, que Axel le llamó y le dijo que le iba a pasar tres autores por fax. Colgó y empezó a salir una pagina y yo creo que Alonso, como puedo hacer yo cuando me piden una tapa y me piden que presente dos o tres ideas, la idea que yo quiero que prospere es la que mejor le planteo, las otras son nada porque se que van a elegir estas. Y yo creo que Alonso hizo lo mismo, hasta el punto que Brian tomó la hoja, y dijo no me mandes los otros no quiero verlos, este es el autor.

Es obvio que la quíimica con Brian es excelente, solo hay que ver que buena parte de su carrera en el mercado americano la han hecho juntos.

Tenemos los mismos códigos, los dos queremos hacer lo mismo y somos conscientes de que estamos haciendo comics, nad amas que eso, y hay un respeto mutuo entre ambos, sobre todo de parte de él mucha libertad, pero esa libertad tambien me lo he ganado como lo hice anteriormente con Trillo. Cuando a mi un guionista me pide que haga A – B, yo trato de darle A-B-C-D para que el sepa que puede descansar mucho de lo que él quiere contar en mi narración gráfica y que él le preste atención a los diálogos, Azzarello escribe unos diálogos muy buenos. Que él deje toda la dirección de arte en mis manos, a mi me agobian los guiones que vienen con unos textos enormes con una dirección de arte que después yo no le presto atención. Pero por una sencilla razón, yo entiendo que el escritor va escribiendo y va teniendo su imagen en la cabeza, pero ¿cual es la diferencia? Primero somos dos personas distintas, tenemos distintos puntos de vista, segundo, el escritor las ve todas al mismo tamaño aquí, son todas las imagenes iguales, el desafio esta en como traducirlas en una pagina, cual es el cuadro más importante y cuál no, si el primer plano es el que vale la pena poner el que dice el escritor o no, yo eso lo tengo que manejar de alguna manera, tengo que tener esa manera y Brian me la da.

Creo que en incluso en 100 Balas ha podido meter sus propias aportaciones.

En el capítulo 5 hay una charla muy fructífera entre dos personajes, entre Megan y el barman, que va con la excusa de devolverle el broche, mira la página (señalando el comic), trece páginas de un diálogo entre dos personas en una oficina, eso es aburridísimo para mi de dibujar porque donde pongo la camara? Pero llega un momento que no tienes opciones. Entonces que hago? Invento una escena de acción alternativa que no rompe con la estructura del cuento pero el lector ve que esta ocurriendo otra cosa, esto en aquel momento Brian lo ve en lápiz porque yo le pasaba como era los primeros capítulos por fax para que le viese que estuviese todo bien. Y ahí me dice, vamos a introducir en el capítulo 5 a Lono que recién aparecía en el ocho porque le gustó el planteamiento que yo hice, esto es enriquecer la historia, retroalimentarse uno con otro y esto es lo que termina de conformar un buen equipo.

Detalle de la aparición de Lono y la conversación de Megan
Detalle de la aparición de Lono y la conversación de Megan

Hay una mejora evidente con la entrada de Patricia. Que mejoró PAtricia? Que supuso su llegada para 100 Balas?

Entendió el concepto que yo tenía para el color. Se supone que mis dibujos son muy claros en blanco y negro, los planos se distinguen muy fácilmente en blanco y negro, no puede el colorista después por mala elección o porque no sabe ponerlo todo en el mismo plano. Eso hace que el producto decaiga, para hacerle entender eso a mi editor de mi momento tuve que pelear bastante y tampoco quería que despidieran al colorista, simplemente le dije mandale estos comentarios al colorista y nunca lo entendió. Cuando entró Patricia lo único que le dije fue eso, que con el color vos le des clima al tono, exactamente eso, y le explique lo de los planos y lo hizo perfectamente bien. Puede que yo a veces reniegue de alguna cosa que ha hecho, de detalles pero en general con su toque personal le ha dado un clima interno. Como las tapas mismas de Dave Johnson. No cualquiera puede dibujar tapas, yo no me atrevo dibujar taps, porque supone vender el dibujo, no es un dibujito en la tapa, tiene que tener otras cosas y lo tiene Johnson, no es un buen dibujante pero es un tipo que piensa, compone entonces eso es lo que necesita un libro, y con 100 balas logró que se identificase en la estantería de la librería, entro y veo un colorinche enorme con los superhéroes y 100 balas se identifica rápidamente, eso es hacer una buena tapa.

Si tuviera que preguntarle por su etapa favorita, o su escena favorita cuál sería?

Me puedo quedar con la etapa de New Orleans, el saxofonista y podría quedarme con alguna más, la de Loop … y después hay capítulos, si este (señalando el comic).

Con este capitulo yo me di cuenta que estaba ante una obra maestra, este capitulo podría no ser 100 balas, podría ser una historia del mercado europeo, es tan intensa que te das cuenta que estás ante una obra maestra.

Esto es lo que tiene de bueno 100 balas, que tiene un argumento muy sólido detrás que es lo que necesita cualquier historia para quedar en el tiempo y no morir en el intento. Cuando vos tienes un buen argumento detrás es fácil para el guionista escribir los guiones de cada capítulo y mucho más fácil para el artista dibujarlo.

100 Balas num.11 uno de sus mejores números100_Balas_11_02100_Balas_11_03100_Balas_11_04
100 Balas num.11 uno de sus mejores números

Es evidente que 100 balas le cambió la vida.

100 balas me ha dado respeto y reconocimiento a nivel internacional que no había conseguido en los años anteriores en el mercado europeo, evidentemente la dinámica que tiene el mercado americano hace que repercuta rápidamente, no es lo mismo que el mercado francés, no son iguales los otros mercados. En USA se hace el trabajo se publica rápidamente y se obtiene un feedback increíble, allí rápidamente pueden saber las compañías si el trabajo va a funcionar o no.

Supongo que también le permitió entrar en una etapa en la que pudo escoger que trabajos hacer.

Si claro, totalmente.

Comentaba que no le gusta el género superheróico pero en cambio le hemos visto trabajar varias veces con Batman, ¿Qué hace especial a este superheroe con respecto al resto?

Porque es un personaje vulnerable, es alguien que yo lo puedo creer, no me puedo creer a superman, ni a Flash, quizás a Wolverine en Marvel, pero a la mayoría de superhéroes me cuesta digerirlos. Tiene que ver también con una idiosincracia cultural, yo vengo de un país donde los superhéroes no existen, los superhéroes son vecinos. Los americanos si se lo creen, ellos son la policía del mundo y creen que son Superman todo el tiempo, allá ellos.

Para ir concluyendo, querría preguntarle por proyectos futuros.

Te puedo decir lo que estoy haciendo hoy en dia que es una novela grafica con Paul Dini para Vértigo pero con personajes de Batman, es historia auto referencial que por ahora es medio aburrida que espero que cambien en un futuro, pero esto me dará la oportunidad de hacer algún tipo de cambio para el lector, quiero hacer el color, quizás adapte algo al ordenador, no se, una búsqueda distinta si se quiere.

Y a futuro con Brian tengo un par de proyectos que queremos hacer, y me he dado un tiempo para cuando termine mi novela gráfica hacer algún proyecto para Francia, un mercado mas relajado y que me interesa.

Como ultima pregunta, acaban de anunciar que van a llevar a Dan Didio a la convención Crack Bang Boom, ¿nos pueden anticipar algún otro autor?

Lamentablemente no, porque a día de hoy estoy renegando para que me respondan los autores, este año la invitación de autores extranjeros ha sido la peor de todos los años, debería ser mas fácil a medida que pasan los años, he cursado mas de 20, muchos me han dicho que no, pero otros me dijeron que les diese unos das para responderme, pero esos días se han transformado en días, semanas e incluso meses que me respondan, tengo un autor francés muy reconocido y a día de hoy aun le estoy esperando, ¿tanto tienen que pensar? A mi me invitan y yo que soy muy ordenado en mis cosas por una cuestion de cortesia primero pido que me dejen chequear la agenda y te respondo en un par de dias, cuanto tardas en chequear tu agenda? O de charlar con tu mujer si te quiere acompañar? Porque ahora si vengo aqui no vengo por cuatro dias, es un viaje muy largo que terminas cansado y me tomo unos dias, estuve en madrid, que yo conocia pero mi mujer no, de ahí a Toledo, segovioa, me tomo unos dias, pero no cuesta nada, pero en el dia de hoy no puedo anticipar muchos mas-.

En el callejón de los artistas que este año inauguramos estará Rafael Albuquerque, Renato Guedes, son amigos que les gusta legar a Argentina de nuevo, Rosario es una ciudad chica, amigable, entonces le gusta estar también, el evento como se desarrolla de tarde deja espacio para la noche y organizar salidas.

No querría robarle más tiempo, muchas gracias por su tiempo y ha sido un placer y esperamos verle pronto de nuevo por Barcelona

11
Déjanos un comentario

Please Login to comment
11 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
TruvorTheBaldRockerJagermeisterSpiritBrian Blaquesmith Recent comment authors
Recientes Antiguos
Mr. X
Lector
Mr. X

Un lujazo de entrevista con uno de los más grandes. ¡Enhorabuena!

Como muy fan de 100 Balas, me ha encantado conocer sus aportaciones (como la primera intervención de Lono en off). Por lo que cuenta, Azzarello es el guionista ideal para un dibujante tan creativo como él, ya que debe hacer unos guiones centrados totalmente en los diálogos dejándoles toda la parte gráfica en sus manos; me imagino lo mal que lo pasaría con un autor de la escuela británica, como Moore, Gaiman o Morrison, que dedican tres o cuatro páginas para describir exactamente lo que quieren que aparezcan en una viñeta.

Por cierto me ha hecho bastante gracia lo de
“Te puedo decir lo que estoy haciendo hoy en dia que es una novela grafica con Paul Dini para Vértigopero con personajes de Batman, es historia auto referencial que por ahora es medio aburrida “
Espero que el pobre Dini no lea la entrevista, su propio dibujante le echa por tierra su trabajo.

Retranqueiro
Lector
Retranqueiro

A ver si a alguien más le pasa: Para mí, Risso es un dibujante que, a pesar de usar enormes masas de negro en sus dibujos, gana muchísimo en color. Cuando veo obras suyas en b/n se me hace aburrido y sin fuerza.

Eso sí; su trabajo en 100 Balas es descomunal. Y difícilmente lo habría hecho mejor ningún otro dibujante.

billyboy
Lector
billyboy

Pobre Dini,como lo deja,pero bueno,viendo que no se cree a los superheroes como tal quizas eso es lo que le aburre,que la historia sea muy superheroica y eso le echa para atras.

jorgenexo
Lector
jorgenexo

Me sorprende la hostia que habiendo trabajado en Italia no cite a Tacconi como influencia. Yo desde la primera vez que vi dibujos de Risso me acordé de Los Gentlemen: el estilo me resulta ultrasimilar, demasiado parecido como para que no haya inflluencia evidente (mucho más que de Breccia). No me digáis que no hay parecido en los estilos de Tacconi y Risso: http://www.afnews.info/wordpress/wp-content/uploads/2013/04/aristocratici.jpg

Mr. X
Lector
Mr. X

“Y a futuro con Brian tengo un par de proyectos que queremos hacer,”

Por mí, encantado, si se marcan un par de spinoff más de 100 Balas.

Aviso de Spoiler

Después de todo, no hemos visto “morir” al agente Graves ni a Dizzy

Brian Blaquesmith
Lector
Brian Blaquesmith

Jorgenexo, el estilo que tiene ahora ya lo tenia (aunque siguió evolucionando) cuando hizo El Angel y Julio Cesar para Columba, a partir de 1983. Antes de trabajar para Italia. No digo que no tenga influencia de Tacconi, solo que si lo conoció antes…

Spirit
Lector
Spirit

Muy modesto para ser argentino, no?

(jajajaj…lo siento, no lo he podido evitar)

Se nota que es argentino, qué manera de enrollarse al responder

(jajajaja…lo siento, no lo he podido evitar).

Ahora en serio; me ha encantado la entrevista, felicidades por la misma. Estas son de las que hacen afición; amenas, en las que el autor cuenta cosas interesantes sobre su trayectoria y forma de trabajar y además saca algún titular (lo de Dini no tiene desperdicio).

Él mismo lo cita en la entrevista, es evidente que una de sus influencias es/fue José Muñoz, junto con el maestro de la mancha Breccia.

En todo caso, un artista como la copa de un pino y un soplo de aire fresco en el cómic manestrean. Personalmente, no tuve paciencia ni en su momento pecunio para seguir 100 balas (la seguía mediante Norma y me arruiné en los 90 con esos pseudo-prestigios hoy saldados), pero todo cómic hecho por Risso o por el dúo Risso/Azzarello que han caído en mis manos han sido una delicia. Personalmente, a mí me gustaría verle dibujar más súpers, no veo por qué no.

Y al hilo un pequeño apunte; si mal no recuerdo, Risso tiene un único tebeo para marvel, una historia de Spiderman sin Spiderman guionizada por Rucka y publicada en aquel título semi vertigiano de los primeros años de Quesada. Ah…y una novela gráfica de Lobezno puede ser? Hubiera estado chévere haberle preguntado por estos trabajos…

Mr. X
Lector
Mr. X

Logan.
Con Brian K.
Un poco psé.

Por cierto, ya que se ha nombrado, El ángel, con guión de Robin Wood, mola un cojon.

Jagermeister
Lector
Jagermeister

La historia para Tanwled Web El Finiquito estaba cojonuda, la mejor que se publicó en esa colección, y ni siquiera salía Spidey.

TheBaldRocker
Lector
TheBaldRocker

Excelente entrevista, Mr.Lopez. Enhorabuena!
Y os aconsejo ver el video completo de la entrevista, amigos. No tiene desperdicio. Un lujo ver expresarse a este hombre. Si, Mr.Spirit, se nota que es argentino, si.
Ah, y el video viene acompañado de ilustraciones del amigo Risso, entre ellas ese Lobezno al que hacéis referéncia más arriba.

Rockeros Saludos

Truvor
Lector
Truvor

Aquel Logan me pareció flojísimo, la verdad. Daba como mucho para un par de grapas dentro de la serie regular, aquel tomo es para mi gusto un ejemplo de dinero malgastado.