Entrevista a Claudio Castellini

Por
0
980

El pasado mes de Julio se celebró la tercera edición del festival Metrópoli Cómic Con, englobado dentro de las jornadas multiculturales Metrópoli Gijón. Uno de los grandes invitados estrellas era el dibujante italiano Claudio Castellini, que repetía asistencia dos años después de su primera visita a la ciudad asturiana En aquel entonces, Claudio (residente en nuestro país) comentaba en las jornadas que había un proyecto Marvel inédito en España, protagonizado por Estela Plateada, que le gustaría que viera la luz algún día. Dos años después, este auténtico gentelman italiano, vestido de traje hasta con el calor más sofocante de la villa de Gijón, y siempre deteniéndose a elegir la palabra más adecuada para cada expresión, regresaba a Metrópoli Cómic Con a promocionar este sueño hecho realidad en el tomo La OscuridadMás Allá de las Estrellas, publicado por Panini. Además, coincidiendo con la reedición del icono del noveno arte italiano Nathan Never, de quien es co-creador y para cuya nueva edición ha creado una portada para la ocasión. Un auténtico talento con el que tuvimos la oportunidad de hablar de su carrera, que incluye algún que otro proyecto inédito más que quizás vea la luz en un futuro no muy lejano…

Entrevista a Claudio Castellini

Pedro Monje: Claudio, nuestra primera pregunta es tan clásica como imperdonable. ¿Cómo empezaste a leer cómics y cuáles eran tus favoritos durante tus primeros pasos como lector?

Claudio Castellini: Digamos que nací con esta inclinación natural por el dibujo, con este don. Pero nunca sabes cuál es el momento en el que te das cuenta de esta cualidad. No recuerdo la edad precisa pero creo que tendría unos catorce o quince años cuando vi un volumen de Marvel Comics, de Spiderman. De todas formas, esta no fue la primera vez que conocí a Marvel. En España igual no es útil que lo diga, pero en Italia había una transmisión televisiva donde había dibujos animados de Marvel que se llamaba Super Cult. Tras esto descubrí los cómics en papel, con Spiderman y demás. Pero sin lugar a dudas lo que más me llamó la atención fue el Estela Plateada dibujado por John Buscema. A partir de aquel momento, John Buscema fue mi modelo y el ser un dibujante de cómics se convirtió en mi meta en la vida. Lo tuve clarísimo. Me llamó la atención por varias razones. Sobre todo porque siempre me ha gustado la ciencia ficción, el espacio, los planetas, el misterio cósmico… Estela Plateada reflejaba todos estos temas y solo fue el principio…

marvel-vs-dc-3-tav-025-150dpi 11-hulk-di-buscema-e-castellini-con-dedica

P.M.: ¿Esa inquietud artística en qué momento la empezaste a focalizar?

C.C.: Pues a partir de ese mismo momento me puse a practicar, tomando siempre como modelo a John Buscema. Yo mismo me escribía los guiones (por llamarlos de alguna forma) y los ilustraba. Lo hacía para practicar, porque estamos hablando de una época alrededor de veinte años. Siempre estudiando anatomía, porque es algo que cualquier dibujante debe hacer al inicio para su crecimiento artístico. Cuando tenía veinte años más o menos llegó la primera ocasión para empezar este trabajo, porque gané un premio nacional para no profesionales. Este premio llamó la atención de la casa editora italiana Sergio Bonelli, que de la nada ya que yo era un dibujante novato me encargaron un personaje que vería la luz en aquellos años. Hice dos números de Dylan Dog y ya con eso me gané un número muy grande de aficionados, así que por eso mi editor me encargó ser el creador gráfico de otro personaje que vería la luz después de Dylan Dog. Este nuevo personaje que era nueva estrategia para la casa Sergio Bonelli, ya que nunca habían intentado hacer ciencia ficción a estas alturas. Fui elegido como creador gráfico de Nathan Never. Creé su look, su apariencia… De mi imaginación y creatividad salieron sus amigos, sus enemigos, su entorno, el palacio, el disfraz de la policía… En una palabra diría que yo cree la iconografía de Nathan Never. Gracias a Nathan me hice muy famoso dentro del círculo lector italiano. Sin embargo yo siempre había tenido una meta en mi mente muy clara: trabajar para Marvel. A mí me gustaba dibujar anatomía y no había ni uno solo de los personajes de Bonelli que me permitían canalizar esta inquietud. El único que me lo permitía era Nathan Never, que le ponía un disfraz más anatómico y marcado pero no era suficiente para mí.

P.M.: ¿Qué influencias tuviste a la hora de crear a Nathan Never? Porque ahí vemos una muy clara de Blade Runner, por ejemplo.

C.C.: La idea de los creadores literarios que me dieron la idea estaba la instrucción de que se asemejase un poco al protagonista de Blade Runner. Su parecido está en su traje, en el abrigo que llevaba Harrison Ford. Y creo que poco más. Eso sí, en mis manos este abrigo se convirtió prácticamente en una capa, ya que por aquel entonces ya me gustaban los superhéroes. Era un abrigo-capa, para además aumentar el sentido del drama, porque siempre hay un viento que levanta un poco la capa, aumenta la atmósfera… Luego estaba Legs, que tenía que asemejarse a Sigourney Weaver, la actriz de Hollywood. Esa era la referencia y es lo que busco yo a la hora de creerla. Tenía que ser una figura femenina con algunos rasgos duros, con personalidad. De hecho, Cuervo Blanco en realidad creo que es más femenina que esta Legs.

nathan-never-n-8 nathan never giugno1

P.M.: De hecho esa chaqueta o capa te la hemos visto en otros lados, como en aquella portada de Legado que hiciste para Marvel.

C.C.: Sí, sí. Tiene mérito que te acuerdes de esa portada. No dibujé las páginas interiores pero con la portada me lo pasé muy bien. Recuerdo que le puse una pegatina en el culo que decía algo así como “Bésame el culo” o no recuerdo muy bien qué. Ese tipo de cazadoras, chaquetas o abrigos y cuellos me gustaba mucho dibujarlas.

P.M.: Hablemos pues de Marvel. ¿Cómo fue tu llegada a la editorial?

C.C.: Quería dibujar superhéroes, así que en el año 91 o 92 conocí a mi mentor John Buscema, ya que vino a una feria italiana de cómics y fui allí para conocerlo. Fue todo un privilegio porque había influenciado por completo a mi crecimiento artístico. Y quién sabe… [En este momento llega el gran Miguel G. Saavedra y se une a la entrevista con una divertida anédota sobre cisternas de baño que deja a los tres presentes mondándose de risa] Como te decía, tenía la esperanza de que esto fuera una oportunidad para presentarse a Marvel. Le enseñé el primer número de Nathan Never que había estrenado pocos meses antes en Italia y él mismo me dijo: “Claudio, tú tienes que trabajar para Marvel”. Y yo dije: “Bueno, si insistes…” [Risas] Bromas aparte, esto era lo que yo esperaba de verdad. Le entregué este número y se él se lo entregó al Editor en Jefe de Marvel de por aquel entonces, Tom DeFalco. Pocos días después llegó la llamada de Marvel para ofrecerme colaborar con ellos. Me dijeron que les gustaría y que yo podía elegir el personaje con el que podía empezar. Seguro que adivináis el personaje que escogí: Silver Sulfer, Estela Plateada. Así que me prepararon un guión, escrito por Ron Marz para mí.

copertina-nn-aleta-150dpi

P.M.: Si no tuvieran dejado Estela Plateada… ¿a quién habrías elegido?

C.C.: Pues sin duda a los Cuatro Fantásticos, que eran mis otros personajes favoritos de Marvel. De hecho, tuve la oportunidad de dibujarlos y de hacer varias portadas. Mi versión favorita de los Cuatro Fantásticos es la de Jack Kirby, con aquellas viñetas cósmicas, lo que le gusta a todo el mundo… Para Italia por aquel entonces lo normal era que hubiera un solo portadista de cada colección. Así es como se suele hacer así. Yo fui el portadista de Nathan Never hasta su número 59. En América en cambio es distinto. En cada número puede haber un portadista diferente, aunque en mi caso en Marvel me eligió para ser el portadista de todos los números de los Cuatro Fantástico y fue de mi agrado. Estuve durante más de un año. Lo mismo con Cosmic Powers. La verdad es que todo lo que hice en Marvel no fue casual, ya que siempre me dejaron a mí elegir el proyecto.

P.M.: Como curiosidad, ¿tras tu entrada en Marvel tuviste más contacto con John Buscema?

C.C.: Sí, tan solo os he contado el primer encuentro entre profesional y amateur, pero al final nos convertimos en compañeros y colegas, mucho más que amigos. Cuando él falleció es como si yo hubiera perdido un pariente. Cada vez que venía a Italia yo le recibía. Le encantaba la cocina italiana. No fui a su funeral, porque no me gusta ir a los funerales. Nunca voy de buena gana.

silver-surfer-nathan-never

P.M.: ¿Cómo fue el proyecto con Ron Marz?

C.C.: Fue algo fantástico. En un principio la edición de esta obra que ahora ha publicado Panini (Marvel Limited Edition: Estela Plateada – La Oscuridad Más Allá de las Estrellas) iba a haberse editado en un formato más grande de lo habitual, pero por un cambio de gestión editorial no se hizo así. Me llevó más de un año en medio acabar este trabajo ya que quise volcar toda la inquietud que yo tenía sobre el personaje en estas páginas y hay un montón de homenajes. Me gustaría recalcar que el tamaño va a ser el más grande publicado hasta ahora. Además, la calidad del papel que va a ser de color hueso, de color pergamino, para reproducir el efecto del mismo original.

P.M.: Con él hicisteis más trabajos en Marvel…

C.C.: Si, la verdad es que el 90% de lo que hice para Marvel en aquellos años fue con Ron Marz.

silver-surfer-dangerous-artifacts-page-7-100dpi

P.M.: Como por ejemplo aquel crossover noventero que fue Marvel versus DC. ¿Cómo recuerdas este proyecto y esta propuesta?

C.C.: Tienes que pensar que yo era muy joven, así que para mí fue una emoción increíble. Yo era todavía un recién llegado a Marvel y aún así me eligen como el dibujante que iba a representar a la editorial en el crossover contra DC, lo cual fue todo un privilegio. Yo era conocido en Italia pero no en América. Fue alucinante. Lo que pasó es que tuve que enfrentarme a unos plazos de entrega que eran diferentes a los que estaba acostumbrados, además de que los entintadores también estaban apremiados por unos plazos muy justos. Digamos por eso que no lo considero como mi mejor trabajo artístico, pero sí habláramos desde un punto de vista comercial sí que tendríamos que asegurar que ha sido la mayor exposición de mi trabajo en todo el mundo. Hay países del mundo donde no han llegado o no llegan cómics de Marvel o DC con regularidad pero que en cambio sí que llegaron a leer Marvel versus DC, hasta el último rincón de este planeta. Además esta saga me permitió dibujar a todos los personajes en una misma historia, en vez de tener que dibujar muchas historias distintas para poder dibujarlos.

P.M.: No lo recuerdo ahora mismo, pero intuyo que el combate de Estela Plateada contra Kyle Rayner lo dibujaste tú, ¿no?

C.C.: [Risas] Por supuesto, ni lo dudes. Y con Estela Plateada con el ganador absoluto del combate. [Risas]

P.M.: ¿Por qué dejaste de trabajar para Marvel?

C.C.: El mercado se convertía cada vez en algo más cruel, con unos plazos de entrega muy difíciles. Era muy distinto a cuando empecé. Y también por razones personales, ya que al tener familia no quiero dedicar toda mi vida al trabajo. Sigue siendo importante pero a estas alturas de mi vida veo las cosas con más equilibrio y tengo que darle su justo lugar. No hay que quitar tiempo a otras cosas que para mí son aún más importantes.

P.M.: Me gustaría hablar también de Conan. Trabajaste un poco con el personaje… ¿Qué parte hay de tu fascinación por John Buscema en esta colaboración?

C.C.: Por supuesto que yo amaba a Conan por el hecho de lo había dibujado John Buscema. Conan era un personaje muy conocido en Italia, tanto por la etapa de Barry Windsor-Smith y John Buscema. De hecho, se le conoce más a John Buscema en Italia por su Conan que por su Estela Plateada. Este proyecto que hice fui muy divertido así que lo escogí porque tenía muchas ganas. Aquí me dieron carta blanca para hacer lo que quisiera y para adaptar el traje clásico del personaje. Está diseñado con un género más fantástico en mente, con más detalles, pero intentando siempre replicar el Conan de John Buscema en lo que se refiere a las facciones de la cara. Y eso que al principio intenté cambiarlo… pero para mí era imposible y regresaba sin querer a la interpretación de Buscema. El mundo y el disfraz cambian pero no su apariencia. Fue satisfactorio poder rediseñar un personaje tan clásico.

P.M.: Nos gustaría preguntarte en qué proyectos estás participando ahora mismo.

C.C.: Pues de momento he decidido no trabajar más. Y aunque en la vida nunca hay que decir nunca, es una decisión que he decidido mantener. Llevo ya más de cinco años dedicándome por completo al mundo del coleccionismo y vivo de eso. De comissions. En Italia es divertido porque me piden personajes de lo más diversos. Hay gente que me pide por ejemplo mi interpretación de la muerte de Gwen Stacy. O cosas muy raras como un encuentro entre Estela Plateada y Moby Dick, que no tienen nada que ver pero que es lo que pide su imaginación. También hay peticiones tan raras como un hombre que me pidió que pusiera su cara en el cuerpo de Nathan Never [Risas]. Hay cosas que admito que hago por dinero [Risas], porque es que además este hombre tenía bigote y todo… Aunque hubiera sido peor si me piden poner su cara en el cuerpo de Estela Plateada [Risas].

P.M.: Aunque estés más o menos retirado, con lo que te gusta el cosmos, ¿te plantearías volver para dibujar algo de Star Wars?

C.C.: Pues ya hice algunos números de Star Wars hace tiempo y a Darth Vader. Tendrían que cumplirse muchas condiciones. Por supuesto los plazos de entrega y que me dejen trabajar tranquilamente. Luego está el hecho de que no me gusta mucho representar tanta violencia, aunque es algo que pueda variar dependiendo del guión. En este Nathan Never que hemos vuelto a publicar hay una cabeza cortada que yo he escondido un poco en esta nueva edición. Y lo mismo con Marvel Limited Edition: Estela Plateada – La Oscuridad Más Allá de las Estrellas, que he hecho varios cambios para rebajar un poco el nivel de violencia exhibida. Ya no me gusta tanto la sangre gratuita. En la versión original había mucha más, pero yo la he puesto como algo que sea más similar al fundido o al metal. Odio el disfrute de la violencia. La glorificación o celebración de la violencia. Se puede realizar una escena sin excederte en detalles de este estilo. Pero vamos, si me gustaría dibujar Star Wars.

P.M.: En la conferencia de Metrópoli Gijón comentaste un proyecto que has hecho con Superman, inédito incluso en Estados Unidos del que no se sabía nada. ¿Qué puedes comentarnos?

C.C.: Este fue mi último proyecto antes de que decidiera dedicarme al mundo del coleccionismo y las comissions. Tenía que ser una historia que iba a publicarse en Superman: Confidential. Recodaréis que es una serie de Superman que salió hace cinco o seis años y en la que distintos equipos creativos contaban distintas aventuras de la historia de Superman. Lo que pasó es que mientras yo acababa mi encargo, que era de cinco números, esta colección cerró. ¿Por qué? Pues probablemente porque en esta serie se desarrollaba el lado más humano del personaje. En pocas palabras, había muy poca acción. Y esto no gustó al lector norteamericano, que si no hay lucha o enfrentamientos no sabe disfrutar de la historia. Pagué el precio del poco éxito de esta serie, que indujo a DC Comics a cerrar Superman: Confidential. Tenemos una historia cerrada y dibujada pero hasta ahora no se ha publicado. Ahora estamos enseñando por primera vez algunas de estas páginas, que no se han enseñado nunca. Lo malo es que ya no hay ningún lugar donde publicarlo, aunque ya han hecho la inversión. Pero decidieron no hacerlo en otro lado por la razón de que refleja las mismas características que han demostrado no gustar al público norteamericano. En esta historia casi no sale Superman, es Clark Kent muy joven. Por esa razón el título que teníamos en mente es “Superman: 21”, porque aquí tendría 21 años e iba a ser la primera vez que iba a Metrópolis desde Smallville en búsqueda de un trabajo. Por primera vez se encuentra a Lois Lane. Es un superhéroe muy diferente del actual. Hay un momento en el que se convierte en Superman, aunque tampoco quiere asumir este papel porque no se siente seguro de sí mismo todavía. Solo al final. Es una historia más para el paladar europeo que el americano. Así que quizá por eso estaría bien una edición europea. En Italia ya se está hablando algo de esto… Espero que se pueda hacer y también Italia. Además en esta historia pude meter un montón de guiños, desde un homenaje a Christopher Reeve o cosas que solo yo sé que están ahí, como mi mujer y mis amigos.

DSC02687

DSC02777 DSC02717 DSC02709

DSC02684

P.M.: ¿Con qué guionista trabajaste en esto?

C.C.: Marv Wolfman. No es del primero que pasaba por allí ni mucho menos. Es un guionista importante para DC y para Superman. De hecho, hizo la versión del Lex Luthor que conocemos actualmente en el escenario post-Crisis, ya que fue de las pocos conceptos que le dejó tocar John Byrne por aquel entonces. Aunque no entre en continuidad al menos podrían publicarlo como un Elseworlds, una versión más alternativa y más urbana del personaje. Así que aunque es un proyecto algo viejo, espero que sea publicado próximamente.

Entrevistas en Zona Negativa en 2016, por Pedro Monje
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments