Entrevista a Milo Manara

El autor italiano Milo Manara nos explica sus inicios, la enorme influencia que sobre él ejerció Hugo Pratt y cómo entiende el arte del cómic. También nos anuncia un proyecto para el futuro.

Por
3
1213

Milo Manara: “Me molesta un poco que piensen en mí solo para dibujar mujeres hermosas, yo he dibujado muchísimas cosas distintas y realmente esto me incomoda”.

La figura y la obra de Milo Manara (Luson, Italia. 1945) son de sobras conocidas en todo el planeta. El creador del personaje llamado Giuseppe Bergman – un alter ego suyo con rostro de Alain Delon – nos recibe en la sala de prensa del 37 Comic Barcelona, acompañado de su representante y de una traductora. Tenemos unos escasos 30 minutos para la entrevista, además hemos de compartir el tiempo con dos compañer@s de otros medios.
Afortunadamente el italiano que habla Manara es claro y comprensible y de mutuo acuerdo decidimos prescindir de la traducción para aprovechar mejor el encuentro. Estas palabras que podéis leer a continuación son las respuestas a nuestras preguntas. Solo hemos usado la pregunta final que hizo otra compañera – sobre sus proyectos futuros – porque evidentemente la teníamos prevista todos y poco importó quien la formulara.

Abrimos fuego con una pregunta obligada:

Zona Negativa (ZN): ¿Cuándo y cómo empezó a leer cómics? ¿Y cómo comenzó su carrera en el medio?

Milo Manara (MM): Durante los años que podríamos llamar la “época del 68” yo ejercía de pintor, además estaba estudiando arquitectura pero lo que más me interesaba era la pintura y estabamos movilizados en contra de la Bienal de Venecia; era una época llena de protestas. En aquel momento me parecía que la pintura ya no tenía una repercusión social, creía que el distanciamiento entre el mundo real y el del arte era definitivo. En cambio me pareció que el cómic (fumetti) tenía aún un papel y una presencia en la sociedad. Y por aquel entonces descubrí el mundo de la historieta con Barbarella de Jean-Claude Forest, que es la obra que me convenció para comenzar en el mundo del cómic y me dediqué a buscar un editor. Encontré una editorial pequeña que me asignó un personaje con guion de otra persona – se trata de Genius – que me permitió entrar en el medio y aprender el oficio.
La calidad no era muy buena, pero lo recuerdo con gratitud, porque esta pequeña editorial; Furio Viano Editore me dio esta oportunidad. Como he dicho, la calidad era muy baja, en principio porque no tenía experiencia pero también porque debía realizar unas 120 páginas en unos diez días y si al principio hacía dos o tres páginas por día cuando se acercaban los plazos de entrega era terrible. Así que aprendí a ser algo más listo y no empezar por las primeras páginas si no distribuirme un poco el trabajo para que en las páginas del final no se notasen las prisas de la entrega… (Risas) Pero fue una escuela fantástica, muy severa pero para mí fundamental.

Una página de Genius

MM: Y como siempre he tenido una gran ambición por realizar un trabajo de mayor nivel de calidad, tanto artístico como de contenido, busque otros editores y pude trabajar para Il Corriere dei Ragazzi, para la revista Linus y una historia que hice para esta última revista titulada El rey mono llamó la atención de Georges Wolinski que me ofreció publicarla en Francia en Charlie, en la época era Charlie Mensuel y no Charlie Hebdo, y esto hizo que Georges me abriera las puertas del mercado francés, con mis colaboraciones en Charlie. Al mismo tiempo yo también había empezado a colaborar con otra editorial francesa, Larousse, en una serie de colecciones que se titulaban L’Histoire de la France en bande dessinée, L’Histoire du monde… etc. Y claro, Francia es el paraíso terrenal para los autores de cómic porque allí afortunadamente se tiene otra consideración sobre la historieta que por ejemplo la que se tiene en Italia y también que en España, donde se considera que los cómics son cosas para niños, y esto pasa porque en Francia la tradición gráfica es más importante. Por ejemplo está el caso de Gustave Doré que ilustró La Divina Comedia pero también ilustró romances populares o historias de la actualidad, en cambio en Italia por ejemplo Piranesi nunca realizó trabajos populares, por decirlo de algún modo, como realizó Doré. En Italia y en España existe una tradición más pictórica y no tanto una tradición gráfica y a lo mejor es por esto que en Francia existe un mayor respeto a todo esto. No lo sé… Lo que está claro es que los franceses respetan mucho más el cómic y en el aspecto económico también hay mucha diferencia. Para igualar las tiradas de los franceses, en Italia tenemos de multiplicar por diez los números. Y para valorar un éxito los italianos hablamos de 20.000 ejemplares – en España 10.000 – y en Francia se habla de 200.000 ejemplares. Gracias a esto he continuado en este mundo y he tenido la suerte de encontrarme con Hugo Pratt y con Federico Fellini y aquí estoy…

ZN: Usted ha reconocido una deuda inicial, tanto temática como intelectual, con Hugo Pratt. Sin embargo artísticamente esta deuda no es tan evidente. Pratt proviene de la escuela expresionista, de la mancha de tinta y usted tiene un estilo más limpio, más basado en la raya, en el contorno. ¿Quiénes fueron sus maestros gráficos?

MM: También me influyó en esto Hugo Pratt, aunque no lo parezca. Pero es verdad que desde un punto de vista gráfico tengo una deuda con Moebius, y también existe una obra poco conocida que es una serie de ilustraciones de La Divina Comedia realizadas por Sandro Botticcelli, son dibujos donde destaca poderosamente la línea y creo que también me influyeron. Botticelli, Moebius
Porque yo llegué al mundo del fumetti de repente, no desde una escuela y por eso que la adoración por el concepto de cómic de Hugo Pratt; lo fue todo al principio. Por esto llamo maestro a Hugo Pratt porque me hizo comprender las potencialidades culturales de cómic y trabajando de esta manera me di cuenta que la historieta tiene un potencial infinito. Y esto me lo descubrió el propio Pratt. Y por esto lo llamo maestro. A Jean Giraud/Moebius no lo llamo maestro porque había una diferencia menor de edad, pero lo consideraba también un maestro.

Su maestro Hugo Pratt, presente en sus historias

ZN: ¿Y qué le supuso trabajar sobre dos historias creadas por Hugo Pratt para usted? Tanto Verano indio como El gaucho.

MM: Fue una fiesta. Porque los guiones me encantaron, eran magníficos. A parte tenía la máxima libertad para realizar la historia… Solamente en El gaucho, porque hablaba de cosas típicas de Argentina que él conocía perfectamente como el mate y otras cosas, me hacía bocetos para explicarme como eran estas cosas pero en general tenía total libertad y era un placer trabajar con él porque era una persona muy divertida… (Risas) Me rio porque estoy pensando en algunas aventuras que corrimos juntos que no se pueden explicar. Mejor que no las explique…

ZN: A usted se le considera como a un dibujante realista pero en Verano indio, por ejemplo, hay numerosos momentos que podríamos calificar su trabajo de realismo mágico y hay otras secuencias muy operísticas, como la muerte del reverendo Black. ¿Es algo consciente o es algo que le sugirió la misma historia?

MM: Si, es cierto pero es algo a lo que me empujó la historia. A mí el realismo mágico me ha fascinado mucho pero ciertamente más en la literatura que en dibujo. El simbolismo me gusta mucho.

Una página de Verano indio

ZN: ¿Qué le atrajo del género de superhéroes para trabajar con Marvel, realizando un guion de Chris Claremont? Dejando aparte el tema económico, claro…

MM: Que es muy importante… (Risas) Siempre he pensado que un dibujante de cómics no es un auténtico dibujante de cómics hasta que dibuja superhéroes… (Más risas)

ZN: Moebius también lo hizo con Parábola

MM: Si. Maravilloso su Silver Surfer. Por lo tanto era obligatorio hacerlo al menos una vez y cuando me lo propusieron acepté. Pero solo me proponían historias de superheroínas.
Antes trabajé con Neil Gaiman para DC Comics, en la serie Sandman. Esta historia sí que fue interesante porque Neil Gaiman es un autor interesante pero con Chris Claremont y para Marvel, incluso las portadas que me pedían siempre eran sobre mujeres. Hasta que en la última portada hubo problemas porque me dijeron que las superheroínas no tenían culo y me quedé asombrado porque yo siempre había pensado que sí lo tenían… Fue una portada para Spider-Woman y hubo un escándalo y realmente aún no sé la causa porque no me parece que fuera una portada tan escandalosa.

El dibujo de la polémica

ZN: El hecho de que usted dibuje mujeres tan hermosas y que gusten tanto a todo tipo de público ¿Ha sido una bendición o una maldición para su carrera?

MM: No, no una maldición, no. Más bien es una bendición, pero la verdad es que a veces me molesta un poco que piensen en mí solo para dibujar mujeres hermosas, yo he dibujado muchísimas cosas distintas y realmente esto me incomoda. Pero en general es una bendición.

ZN: ¿Cuáles son sus proyectos actuales?

MM: Bueno, hay una historia que creo que podré hacer y es una versión de América de Franz Kafka. Es un libro que siempre me ha fascinado y creo que es una obra importante porque explica la historia de un chico, Karl, que viaja hasta América después de haber tenido un problema con una criada. No se explica mucho más… y se dirige a un país desconocido, hacia el país del futuro. En realidad viaja al futuro. Y claro, Kafka nunca había estado en América por lo que nos encontramos con un país imaginario y el chico desaparece. El título original que Kafka le puso al manuscrito era El desaparecido y creo que esta dimensión de estar perdido es una constante en nuestra época; estamos todos perdidos. Porque no conocemos donde está nuestro futuro, ni hacía donde nos dirigimos aunque lo hagamos a toda velocidad. No tenemos una visión clara de nuestro futuro y tampoco de cómo cambiar las cosas, aunque sepamos que el camino que estamos emprendiendo es erróneo porque vemos los resultados, las consecuencias de esta marcha acelerada: el cambio climático, la invasión de los residuos plásticos, los ricos son más ricos y los pobres más pobres, las grandes migraciones de gente que quiere ir de los países pobres a los ricos… sabemos que el camino es defectuoso pero no sabemos hacía donde dirigirnos para tener una esperanza. Esta sensación de estar perdidos es lo que refleja muy bien esta novela y para adaptarla al cómic intentaré volver a utilizar el personaje de Giuseppe Bergman que me parece que es muy apropiado para reflejar esta sensación de desconcierto.

Una página de Caravaggio 01

ZN: ¿Utilizará a Giuseppe Bergman para protagonizar esta adaptación?

MM: Efectivamente, es un proyecto que espero poder realizar, que me respete la salud para poder acabarlo.

Y así con este deseo se acaba nuestro tiempo, compartido con los compañer@s de la web de Norma Editorial y de Tebeosfera.

Al final, a pesar de estas limitaciones, hemos podido hacerle buena parte de las preguntas que teníamos previstas pero como siempre se nos han quedado algunos aspectos en el tintero.
Agradecemos la simpatía y dedicación de Milo Manara y los esfuerzos de la organización del 37 Comic Barcelona, que han permitido haceros llegar las opiniones de este creador tan especial a vosotros, los lectores de Zona Negativa. Esperemos que se repita.

Salut!

3
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Franvillanusethbillyboy Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
billyboy
Lector
billyboy

Muy interesante toda la entrevista, ademas a demostrado no tener miedo a nada,abordando la polemica sobre su ya mitica portada hasta con humor.

Por cierto espero que en EEUU una de las majors le de una oportunidad para dibujar una mini serie o novela gráfica, el maestro tiene ya una edad, y vamos me encantaría verlo en algo implicado en vertigo o Image.

seth
Lector
seth

Gran avance con respecto a su próxima obra con Giuseppe Bergman como protagonista y ahondando en el realismo mágico. Alternar históricos como los Borgia y Caravaggio con estas obras demuestra su versatilidad como autor. Interesante entrevista.

Franvillanu
Lector

Excelente entrevista, Manara como siempre ha demostrado ser una persona muy culta y seria con su trabajo. Un pensador además de artista que merece la pena seguir.

Caravaggio es una obra maestra y no trata del típico humor erótico del género sino que refleja la clara admiración que tiene Manara con el pintor barroco italiano. En su homenaje ha logrado un trabajo estupendo.

Esperemos poder disfrutar de “El desaparecido” de kafka pronto que Manara aún tiene mucho para compartir a nivel dibujo y guión.