El Universo Ultimate se cuela en The Washington Post con Divided We Fall

Por
18
435
Aviso de Spoilers: El artículo que sigue a continuación trata información de actualidad en Estados Unidos, por lo que puede desvelar detalles argumentales que todavía no han sido abordados en la edición española.

Desde sus orígenes, el Universo Marvel siempre ha buscado mantenerse cercano a sus lectores ya se sobreponiendo el carácter humano de sus personajes por encima de sus vidas superheroicas o haciéndose eco de las tendencias y acontecimientos que tuvieran lugar en el mundo real. Es muy probable que más de uno recordés como Stan Lee y Jack Kirby abordaron cuestiones de interés público como la Guerra Fría, la paranoia ante el comunismo encarnada en la infame caza de brujas del Senador Douglas McCarthy o la carrera espacial. A finales de la década, John Romita plasmaba las revueltas estudiantiles y el despertar de la moda hippy a traves de Peter Parker y sus compañeros de universidad mientras que los mutantes se erigían como una metáfora de la situación de las minorías más desfavorecidas. Ni siquiera episodios tan escabrosos de la historia norteamericana como el Watergate escaparon a su atención viéndose reflejado a través de las páginas del Capitán América.

En el Universo Ultimate esta política de trabajo se mantuvo al alza desde que el terrible atentado del 11 de Septiembre hizo que Mark Millar y Bryan Hitch rehicieran por completo sus planes para The Ultimates sirviéndose de este mastodóntico story board en torno a la reinvencion de Los Vengadores para hacer un retrato de los Estados Unidos de la jefatura de George W. Bush. Los dos volúmenes firmados por Millar y Hitch se convirtieron en un éxito imediato y desde entonces la línea los ha tenido -con más o menos acierto- como modelo de cual era el camino a seguir.

Sin embargo, las intentonas de Jeph Loeb y el propio Millar (que volvería a la carga para intentar llevar su discurso un paso más allá al frente de Ultimate Avengers) quedaron muy lejos de la sombra de sus predecesores dejando una incómoda sensación de mucho ruido y pocas nueces mientras el Universo Ultimate perdía progresívamente fuelle frente al Universo Marvel tradicional. Tuvo que ser finalmente Brian Michael Bendis (que lleva probándose como el principal valedor del Universo Ultimate desde el nacimiento de la línea) quien llegase al rescate con un contundente golpe mediático a raíz de La Muerte de Spider-Man dando pie a la penúltima reestructuración de la línea con la llegada de Jonathan Hickman y Nick Spencer a Ultimate Comics Ultimates y Ultimate Comics X-Men respectivamente. Trabajando de forma independiente pero con unos argumentos estrechamente ligados, Hickman y Spencer recuperaron parte del sabor de aquel Universo Ultimate original, bebiendo de la agitada situación social y política en la que nos encontramos actualmente para redefinir el marco de la línea editorial.

De este modo, mientras en Ultimates veíamos como Alemania era canibalizada por una deshumanizada sociedad tecnócrata que se expandía a través del continente Europeo, un grupo de aristocratas bursátiles usaban la guerra como herramienta de extorsión en sus juegos bursátiles y una nacia una nueva potencia metahumana en el corazón del continente asiático; en Ultimate X-Men Spencer minaba los cimientos de América usando a los mutantes como reflejo de un sustrato social atenazado por las subidas de la marea en los baremos del bienestar social (jóvenes, parias y todo aquel que no sea visto con buenos ojos por el inmovilista sistema reinante, básicamente) mientras un radicalismo con ínfulas de iluminación mesiánica volvía a sus ciudadanos unos contra otros sin que fueran conscientes de que estaban siendo manipulados por unos siniestros hilos arraigados en lo más profundo de la cúpula de sus dirigentes y que pretendían usarlos para unos fines poco alentadores.

El punto culminante llegaría cuando gran parte de Washington fuera destruida causando la muerte del Presidente de los Estados Unidos y la mayoría de su gabinete y la cámara de los diputados dejando el país bajo orden de ley marcial mientras que se organizaban revueltas a lo largo de los cincuenta estados y varios estados cortaban sus relaciones con el gobierno central. La situación se agravaría todavía más cuando Nuevo Mexico, Utah, Arizona y Oklahoma eran abandonadas a su suerte ante la imposibilidad de defenderlos de las huestes de Centinelas salvajes que habían ocupado los estados, y Texas declaraba su independencia llevándose con ella gran parte de los recursos del país.

Con los Ultimates y el resto de héroes lidiando con la crisis como buenamente podían, era dolorosamente claro la nación necesitaba desesperadamente un asidero al que aferrarse y que finalmente han conseguido con un giro de acontecimientos que venía rumoreándose desde hace varias semanas. Y es que en plena carrera para las campañas electorales, la línea ha decidido atreverse con una idea con la que el universo tradicional ya tanteo en tiempos de Rogern Stern, haciendo que Steve Rogers tome el mando de la nación para terminar convirtiéndose en el nuevo comandante en jefe de la nación de las barras y estrellas en unas elecciones de emergencia.

Marvel Comics lo adelantaba ayer mismo a través de The Washington Post y los medios especializados no tardaron en hacerse eco mientras los responsables ofrecían una entrevista a través de Comic Book Resources. A cargo de llevar a cabo la idea está el guionista Sam Humphries, quien ha pasado de ser conocido por apenas unos pocos a labrarse cierto renombre gracias a ser elegido como sucesor de Rick Remender en el nuevo volumen de Imposibles X-Force y esta noticia. Heredando la colección en una situación difícil de manos de Jonathan Hickman (quien abogo por él personalmente mientras ponía rumbo a hacerse cargo de la franquicia de los Vengadores no sin antes participar en la confección de la idea), Humphries habla de esta decisión como un paso lógico en la situación que estaba viviendo el Universo Marvel, usándolo como una dramatización extrema de la situación en la que América se encuentra en la actualidad.

Con la división, el miedo y la disconformidad atormentando toda la nación, era necesario buscar algo que todos sus habitantes tuvieran en común, que les uniese en el sentimiento de pertenecer a una idea mayor definiéndolos como “americanos”. Con varios grupos de interés merodeando en torno a su cuerpo todavía caliente como aves de rapiña, únicamente la intervención del heraldo de la nación de las barras y estrellas podía salvarles de las conjuras de los especuladores de mercado y los grupos radicales. Era el momento por tanto de dejar de lado los viejos miedos y limitaciones para tomar la situación por los cuernos y ofrecer algo de luz por encima de las tinieblas en lo que Axel Alonso define como una metáfora de la américa de hoy pero “con anabolizantes“.

Aunque es muy probable que muchos todavía relacionéis al personaje con la actitud conservadora que hacía gala al principio de la etapa de Mark Millar, lo cierto es que el Capitán América ha sufrido una evolución progresiva a lo largo de estos últimos años hasta el punto de abrazar una tendencia más sensibilizada con los problemas de la América de hoy (siendo dodos momentos culminantes su desencanto ante las consecuencias de la política expansionista de los Estados Unidos al final de la etapa Millar Hitch o su sentimiento de culpa por la muerte de Peter Parker). Alonso asegura que con esta decisión la editorial no está mostrando partidismo de ningún tipo sino haciendo una declaración sobre las virtudes que deberían formar parte de la oficina a la presidencia. Independientemente de si el ganador es Barack Obama o Mitt Romney, Alonso afirma que todo líder debería ser guiado por los ideales de la responsabilidad y la dignidad.

Sin embargo, las aspiraciones del Capi no siempre tienen que encajar con lo que el pueblo espera de él, lo que plantea una serie de cuestiones. ¿Qué es lo que el pueblo le debe a su presidente y que es lo que el presidente debe a su pueblo? ¿Obtendrá América lo que quiere o lo que necesita? Dudas inherentes a la acción en si misma y a las que esperan abordar con el presente arco argumental.

Humphries añade que Rogers no será un presidente como cualquiera que hayamos visto durante las últimas décadas y que lo primero que hará tras ser nombrado como presidente será ponerse al frente de la nación para liderar la carga frente a la crisis reinante (con ese sonono “América es mi Casa Blanca”, no hay que negar que el guionista sabe componer frases con ese punto entre lo cursi y lo sonoro que tanto venden para este tipo de historias). El guionista añade que habiendo vivido la crisis que su país sufrió en el segundo cuarto del siglo XX, no está dispuesto a dejarla caer. Tras los acontecimientos de La Muerte de Spider-Man, Rogers colgó su uniforme y se dedicó a vagar por américa acercándose al hombre de a pie. Ahora, viendo todo lo que su país ha vivido durante su ausencia no puede evitar sentirse responsable viéndose impulsado a tomar cartas en el asunto.

Sin embargo, Rogers nunca ha sido un político, sino un soldado, por lo que se enfrentará a las dificultades que implica esta nueva situación. El personaje tiene frente a sí un país fragmentado que se enfrenta a una crisis constitucional, de liderazgo y unidad en la que muchos de los estados que han declarado su independencia no estarán de acuerdo con su postura, desencadenando un inevitable conflicto ideológico. Tampoco faltarán las facciones fundamentalistas que quieran aprovecharse del caos en beneficio propio para imponer su propia visión de como debería ser la nación.

Entre estas facciones es especialmente reseñable la participación del enigmático Mister Morez, a quien hemos visto moviendo los hilos entre una facción y otra fomentando el conflicto en beneficio de una agenda ocualta mientras las milicas armadas toman el control de numerosas regiones y un ejército de robots Centinelas asedian el suroeste de la nación. Con relación con cierto miembro de los Ultimates, pronto descubriremos su verdadera identidad tomando una serie de decisiones que afectarán a los mutantes y al Universo Ultimate en general.

Humphries no puede concluir sin agradecer a Jonathan Hickman por toda su ayuda mientras nos narra como su predecesor le ofreció un extensísimo número de ideas dándole total libertad para que continuase con lo que le gustase y deshechase por completo lo que no. De entre todas ellas, la idea de que Rogers se convirtiera en el nuevo presidente fue la que más le llamó la atención, pero aunque al principio tuvo sus dudas, el concepto prontó se ganó al resto de los implicados de la línea incluyendo a una Axel Alonso a quien lo que le ganó por completo fue el contexto de la historia. Ahora habrá que ver si el relato está a la altura de las circunstancias y devuelve algo más de relevancia al Universo Ultimate que, a pesar de contar ya con casi trece años de vida ininterrumpida y haber perdido parte de su calado original, sigue siendo una franquicia sólida y aguerrrida dentro de la casa de la casa de las ideas. Con tendencia a dar pie a experimentos que posteriormente acaban trasladándose al universo tradicional, cabe preguntarse si dentro de algunos años veremos algo similar a esta trama en el su contrapartida original.

Fuente: The Washington Post, Comic Book Resources, Newsarama y Bleeding Cool.



18 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Ocioso
Ocioso
Lector
19 septiembre, 2012 22:45

America es su Casa Blanca. Todo America. Me imagino que los paises centroamericanos son el vater, otros la sala de tiro, el trastero…

erickop7
erickop7
Lector
19 septiembre, 2012 22:59

 No se sabe si seguirá Slott a cargo,no se sabe si Ramos seguirá dibujándolo solo sabemos que cambiara el traje y sera por algo que pase en este numero.¿Que creen que pase? creen que Spider-Man sea el Teaser “Superior” que mostraron anteriormente?

billyboy
billyboy
Lector
20 septiembre, 2012 0:21

 Y Ahora EEUU le declara la guerra al resto del mundo por no ser America.

Reverend Dust
Lector
20 septiembre, 2012 0:31

Hoygan, pues a mí esto me ha dado ganas de adelantar mi descubrimiento del Universo Ultimate, pero me dan una pereza terrible los muchísimos números de Spidey y comerme etapas mierder sólo porque aquí los personajes sí que cambian y evolucionan con el tiempo. Al menos de forma explícita y progresiva.

¿Qué me recomendáis? ¿Empiezo por los números-batiburrillo de “Ultimate Marvel” y ya echaré para atrás o me podéis guiar entre oro y paja anterior? Ya sé que me vais a decir que el USM de Bendis es una obra maestra y eso, pero repito: para iniciarme en el universo. Ya habrá tiempo de disfrutar de ese Spidey.

Mighty Ultimate
Mighty Ultimate
Lector
20 septiembre, 2012 3:51

 billyboy, algo que siempre los maestros me decian a mi y a mis compañeros era (vivo en México) que nunca llamaramos americanos a los estadounidenses, porque el hecho de que nosotros vivamos en el continente americano nos hace americanos, los mexicanos, argentinos, chilenos, brasileños, colombianos, cubanos, canadienses, somos americanos, solo para aclarar jeje. Pus la verdad veo interesante el evento porque a diferencia del Universo 616 donde siempre dicen “NADA VOLVERA A SER IGUAL” y bueno ya se saben la historia, aqui en Ultimate, todo deja consecuencias: Ultimatum, Ultimate Doomsday, Ultimate Comics: Mystery/Enemy/Doom, La Muerte de Spider-Man y Divided We Fall. Algo que hay que recalcar tambien es que en 616 siempre que vemos un evento vemos que hay una salida fácil: House of M: Wolverine y la Resistencia deberan devolverle la memoria a Wanda Maximoff Civil War: Batalla sangrienta que decidira al ganador. World War Hulk: Iron Man, Sentry, Ghost Rider o Thor haran algo. Secret Invasion: Todos contra todos, igual la muerte de un compañero esta justificada. Fear Itself: Bueno, esta tuvo una solucion algo tonta pero épica a la vez. AVX: ¿PORQUE NO J#!%AS USAN LAS GEMAS DEL INFINITO, POR ESO TANTO ROLLO EN LA SERIE AVENGERS NO? (No me quiten el comentario por usar mayusculas OK, solo son dos renglones.) Pero aqui en Divided We Fall no veo salida, crisis internacional que puede existir en la vida real y solo los Ultimates sin esperanzas, unos X-Men deprimidos y un joven Spider-Man inexperto pero que tiene mucha suerte son la unica salvacion, veremos en que termina todo esto.:D

@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
20 septiembre, 2012 8:58

Hombre reverend, empieza por el principio,
The Ultimates de Millar y Hitch,Ultimate X-men de Millar y Kubert y los primeros 50 o 60 numeros de Ultimate Spiderman.

@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
20 septiembre, 2012 9:13

Por cierto Reverend, huye de todo lo que guionize Loeb

Ogmadan
Ogmadan
Lector
20 septiembre, 2012 9:54

 Hombre Reverend, la verdad es que ahora tienes una grandísima oportunidad de engancharte al coleccionable Ultimate que comenzó en Abril, ya que los números atrasados aún pueden conseguirse sin problemas (en breves va a publicarse la entrega nº 14). Eso sí, en el coleccionable van a publicarse material Ultimate de calidad un tanto “discutible” (Iron Man, o los Team-Up de Spiderman, que ya se han publicado), o los Fantastic Four (aunque esto último es opinión mía). Y lo más importante, el coleccionable culminará con la madre de todos los desastres: Ultimátum de Loeb.

Pero antes de eso, se va a inluir muchísimo material, especialmente hasta el nº 133 de USM, de forma que casi enlazaría con la etapa actual (bueno, a poco que venda bien el coleccionable, no sería extraño que Panini lo ampliara algún tomo más hasta cubrir todo lo anterior). De los X-Men también se incluirá mucho material (hasta el nº 65), así como los 3 volúmenes de los Ultimates.

Vamos, que si quieres empezar con el Universo Ultimate, no veo forma más rápida y sencilla de hacerlo.

Reverend Dust
Lector
20 septiembre, 2012 10:21

A la perfección has definidio como me siento: abrumado pero entusiasmado. Espero no acabar decepcionándome que cuanto más sé sobre lo que hay en el universo Ultimate más me emociono 😛

Reverend Dust
Lector
20 septiembre, 2012 10:34

Sí, sí, lo he entendido. Pero en principio daré una oportunidad a todo, que aunque me han dicho que los X-Men en los que participaba nuestro amigo Bachalo dejaban un poco que desear (especialmente cierto rediseño de Proteo) yo tengo curiosidad.

Lo que ya sí he tenido que hacer es hacer purga de las series que sigo, borrando las que ya seguía por inercia (especialmente en DC) y quedándome con lo justo para poder leer todo lo acumulado y por acumular, que ahora que he conseguido cerrar el trato con mi director de tesis no voy a pasarme el día con cómics que me dejan frío. He reducido a 21 las series de DC y a 10 las de Marvel, aunque éstas últimas aumentarán con Marvel NOW! A ver qué hago con mi vida 😀

El Asombroso Espaiderman
El Asombroso Espaiderman
Lector
20 septiembre, 2012 14:43

No sabéis lo que os perdéis: el universo Ultimate esta en un gran momento, hasta el punto de gustarme mas Ultimate que tradicional. Ahora a ver si U.X men pasa a tener una entrega americana mensual y dejo la edición de panini.

Reverend, una recomendación: primero lee U.Origins, después pasa a U.S. Y U.X men, y después del segundo arco de de la ultima y el episodio de Hulk de U. Team up, lee el primer volumen de Ultimates.

Mr. X
Mr. X
Lector
20 septiembre, 2012 15:00

 Los Ultimates de Hickman son GJoe + Tom Clancy + un pelín de ciencia ficción blanda. No están mal, pero tampoco me parece que merezcan tanta alabanza.