El Último Guerrero: Una vida para la eternidad

Por
1
766

“Llega un día en que el corazón de todo hombre late por última vez. Sus pulmones respiran su último aliento. Y si lo que ese hombre hizo en vida logra que fluya por las venas de otras personas y los convierte en algo más grande que la vida, entonces su esencia, su espíritu, será inmortal”.

Ultimate_Warrior_Cover

Edición original:. Insight Editions
Edición nacional/ España:. Panini Cómics
Escritor:. Jon Robinson
Formato:. Libro, 160 páginas
Precio:. 32€

Suena la música y una presencia imparable irrumpe en el escenario. El público grita, señala y corea su nombre. Antes de que te des cuenta, ya está dentro del ring, dispuesto a machacar a quien se le ponga por delante. Indomable, con un espíritu que transgrede su propia persona. Así era el Último Guerrero. El 8 de abril de 2014, Warrior (su nombre de nacimiento era James Brian Hellwig, pero lo cambió legalmente en 1993) murió de un ataque al corazón. Múltiples han sido los homenajes a su figura, incluida una estatua de bronce y un Warrior Award que se entregó por primera vez en el Hall of Fame 2015 (el primer galardonado fue Connor Michalek, un niño que falleció de cáncer, también en 2014) y que premia a aquellos que “han demostrado una fuerza y una perseverancia inquebrantable, y que viven su vida con el coraje y la compasión que caracterizaron el indomable espíritu del Último Guerrero”.

El wrestling es historias. El wrestling es pasión. El wrestling es héroes contra villanos, Estados Unidos contra el Invasor, un eterno hombre muerto contra su demónico hermano, el empleado machacado contra su tiránico jefe. Figuras de leyenda, avatares de diversos arquetipos por los que rugen estadios enteros. Diversas inspiraciones nutren a sus personajes, del mismo modo en que ellos inspiran a otros. Así, el Último Guerrero fue una fuerza legendaria, una marabunta que bien podría haber salido de las viñetas de algún cómic. Colorido, poderoso. Dos veces campeón intercontinental, una vez campeón de la WWE (cuando era denominada WWF), una victoria limpia sobre Hulk Hogan en el main event en Wrestlemania VI… Y varios problemas con la empresa en la que triunfó. Despedido dos veces, salió en malos términos y no fue hasta su vuelta en el año 2014, tras haber abandonado la WWE en el año 1996, que firmaron la paz.

Nos encontramos ahora con el libro Ultimate Warrior: A Life Lived Forever, publicado en España por Panini Cómics. Escrito por Jon Robinson, supone un repaso a la figura del mítico luchador desde sus inicios como compañero del hombre que sería conocido como Sting hasta su regreso a la WWE y muerte en el año 2014. Un prólogo de su viuda, Dana Warrior; seguido de una introducción de Paul Levesque, más conocido como Triple H; dan paso a un libro documental en el que el escritor se hace un lado y se convierte en el mediador entre el lector y una serie de entrevistas a distintos personajes que buscan arrojar luz sobre diversos momentos de la vida de Warrior. Será en los dos mencionados prólogos donde encontraremos la mayor emotividad en este libro, sobre todo en el escrito por su segunda esposa, en el que se siente el amor que se tenían y la impronta que le dejó.

A partir de ahí, el punto de vista se vuelve más biográfico y menos personal. El libro no es muy extenso, apenas 160 páginas. Pero su formato es gigantesco. Muchas son las fotos que nos encontramos según avanzamos en la historia de Warrior, pero hay más sorpresas en su interior. Desde la partitura de su música de entrada hasta su máscara (con cuerda incluida, perfecta para algún Halloween), estos elementos vienen entre las páginas, ampliando la experiencia. Si bien se agradecen y resultan interesantes o simpáticos, alguno podría estar mejor colocado para no dificultar la lectura de según qué partes (esto en el caso de que se quieran mantener pegados al libro. Todos son removibles). Por lo demás, si bien el libro resulta un buen repaso a la vida de Warrior, en ocasiones se queda un poco corto a la hora de transmitir su espíritu guerrero. A veces, fijándonos también en la estructura del libro, me encontraba echando de menos que no fuese un documental en vídeo en vez de un libro. ¿Lo convierte en un mal texto? Para nada, y aplaudo desde aquí a Panini por apostar por un libro de wrestling en España. Quizá se abran así las puertas a más iniciativas. Pero retomando el hilo, quizá al libro le falta un punto de emotividad que lo vertebre, más allá de los escritos en los que participan Dana Warrior y sus hijas. Por lo demás, cumple su cometido y nos acerca a la figura de toda una leyenda de la WWE que murió de un ataque al corazón, pero cuyo espíritu sigue vivo dentro de todos aquellos a los que tocó e inspiró. Porque el Último Guerrero es verdaderamente inmortal.

“Always believe”
Warrior.

1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
frankbanner49
frankbanner49
Lector
23 diciembre, 2015 12:31

stephen amell desintoxicandose de tanta isla.

https://www.youtube.com/watch?v=0nbhJf0_ysI