El Supergrupo: El súperretorno

Por
10
1147
 


Edición España: Editores de Tebeos – 2012
Guión: Francisco Pérez Navarro
Dibujo: Nacho Fernández
Entintado: Nacho Fernández
Color: Nacho Fernández
Portada: Nacho Fernández
Precio: 12 euros (álbum en tapa dura de cincuenta y cuatro páginas)

 

Treinta años después de su aparición en las aventuras de Superlópez (enmarcadas en aquellos tiempos en las series mortadelianas de la difunta editorial Bruguera) los integrantes del desastroso Supergrupo vuelven a la acción, aunque esta vez sin la presencia del bigotudo Jo-Con-Él. Cuando Jan asumió la tarea de contar en solitario las andanzas de su criatura, su primera decisión pasó por alejarse del ámbito de la parodia superheroica que había caracterizado su colaboración con el guionista Francisco Pérez Navarro, responsable principal de la creación del disparatado equipo que el alter ego empijamado de Juan López contribuyó a fundar. Es por ello que, finalizado su trabajo literario junto a Jan, Efepé se quedó con los derechos de propiedad intelectual.

Comparativa
Comparativa

El proyecto de contar nuevas historias del Supergrupo arrancó hace unos años, primero con dibujos de Sergi San Julián –en los cuales el autor mimetizaba de forma pasmosa el estilo de Jan-, pero esta primera iniciativa no llegó a concretarse cuando el ilustrador tuvo que retirarse inesperadamente de la misma. Tiempo después los trabajos volverían a iniciarse, esta vez con un veterano de las labores paródicas como es Nacho Fernández. El resultado final ha sido un álbum que, casualidades que tiene la vida, ha visto la luz en la antesala del cuadragésimo aniversario de la creación de Superlópez.

Lápices del primer proyecto
Lápices del primer proyecto

Para quienes no hayan tenido ocasión de conocer las historias previas del Supergrupo, hay que empezar diciendo que se trata de una parodia de los equipos superheroicos que trufan el catálogo de las grandes y no tan grandes editoriales estadounidenses. Su composición está integrada por una serie de personajes que a su vez son homenajes burlones a otros tantos arquetipos de la historia del cómic:

El Capitán Hispania, mezcla entre el Capitán América y el Guerrero del Antifaz

El Bruto, una versión de la Cosa hecha con ladrillos desmontables, que viste un pañal con imperdible y lleva a la espalda una alcayata con un cuadro.

Latas, un robot cuyo aspecto recuerda notablemente al de un Hombre de Hierro sin barnizar, con tendencia a acabar desmaracado.

El Mago, un hechicero con el ego muy subido que nos hace pensar en el Doctor Extraño (y por extensión en todos los brujos de los tebeos).

La Chica Increíble, una pelirroja armada con instrumentos de peluquería que entronca con la tradición clásica de que todos los super-equipos debían tener una fémina entre sus filas. Aunque su aspecto puede hacer pensar en Jean Grey, en realidad pueden encontrarse elementos importados de la Avispa o de la Mujer Invisible.

Comparativa del Supergrupo
Comparativa del Supergrupo

Su misión principal en las aventuras de Superlópez era la de pelearse constantemente para decidir quién debía liderar el grupo y ser más veces un estorbo que una fuerza del bien. Cualquier lector del género parodiado recordará que una de las constantes de todo equipo que se precie es la de tener un par de egos con tendencia a chocar. Pérez Navarro coge ese elemento y lo convierte en uno de los conceptos básicos del Supergrupo para dejar patente la premisa principal: son unos inútiles. En El Súperretorno, el guionista recupera esa máxima y presenta a un grupo de héroes que ahora conviven con multitud de equipos (que a su vez parodian otras creaciones de Marvel o DC) los cuales les han superado. Todo parece haber ido cuesta abajo desde que Superlópez abandonó el equipo (lo cual da para un par de chistes relacionados con los derechos de autor). Efepé es consciente de que han pasado tres décadas desde la última aparición de los personajes y juega también con ese dato, añadiendo la idea de que estos héroes bien podrían haberse quedado anclados en los días que les vieron nacer. Cuando llegan a un combate hay otros héroes que han dado buena cuenta de la amenaza y la opinión pública hace tiempo que se los toma a broma. Toca renovarse y para ello llevan a cabo una labor de captación de miembros que pasa por el uso de las omnipresentes redes sociales (lo que da para una divertida escena en la que un desesperado Latas intenta explicar al pretecnológico Capitán Hispania –que, no lo olvidemos, es la mezcla de un héroe descongelado y de otro bajomedieval- cómo funcionan aquéllas). Queda abierta la veda para parodiar otro de los clásicos momentos de cualquier colección grupal de superhéroes: el reclutamiento de nuevos valores. Tal es el punto de partida de un cómic que combina nostalgia, diversión y una sana crítica a un género que a día de hoy se antoja omnipresente en todos los campos del entretenimiento.

Supergrupo6

El Superretorno supone, como se ha dicho, el reencuentro entre creador y creaciones después de treinta años de silencio. En todo este tiempo Francisco Pérez Navarro ha seguido hondamente vinculado con el mundo de la viñeta: a su labor en el seno de Forum como traductor y articulista habría que añadir su participación en la aventura editorial de Dolmen, así como sus funciones como guionista en tebeos tan diferentes como Total Hero, Mentat o Arturo. Sus largos años de trabajo en el ámbito de los superhéroes se reflejan claramente en esta nueva aventura del Supergrupo, donde pone en solfa tópicos recurrentes de un género que cada vez tiene más juegos de manos y menos evolución: los conflictos en los grupos mutantes, la ubicuidad de Lobezno, el potencial de ridículo de Batman… junto a viejos y entrañables chistes que se reían de los poderes climáticos de Thor o de los lanzarredes de Spider-Man.

En el apartado gráfico tenemos a un dibujantes que no necesita presentación y que ha construido buena parte de su fama a través de la aplicación en trabajos de corte paródico. Hablar de Nacho Fernández es hacerlo de la mítica Dragon Fall o de la recientemente recuperada Los paladines del horóscopo. En El Súperretorno demuestra que se adapta bien a los diseños de los personajes, pero el resultado final es manifiestamente mejorable. Por un lado da la sensación de que el ilustrador no contó con el tiempo necesario para dar un buen acabado a sus dibujos. La narrativa está bien pero el trazo es demasiado suelto. A todo ello hay que añadir la técnica de coloreado utilizada, que intenta evocar la que se empleaba años ha, pero que añade confusión a las viñetas y resulta del todo inadecuada para el tipo de papel que se ha utilizado en la publicación. Con menos prisas es muy probable que el producto final se hubiera visto beneficiado y es de esperar que en futuras entregas este problema se corrija, pero ahora deja un regusto un tanto extraño. El álbum es divertido y cualquier aficionado al género con sentido del humor disfrutará con las diversas coñas –la mayoría evidentísimas, otras no tanto- que pueblan y componen el cómic.

Boceto de Nacho Fernández
Boceto de Nacho Fernández

El resultado final es un tebeo que constituye, solamente por su salida, una grata noticia para el mercado local y reafirma la tendencia de EDT de recuperar los “clásicos patrios” para nuevas generaciones. En esta ocasión el salto generacional es más corto y cuenta con el añadido de venir de la mano de dos profesionales versátiles con una trayectoria reconocida. Solamente queda esperar que no sea una aventura solitaria, sino el principio de una larga serie.

El Supergrupo en la página de Editores de Tebeos

Primeras páginas del álbum

El Supergrupo en versión sonora

10 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Alfeizar
Alfeizar
Lector
18 marzo, 2013 8:55

 ¡Grande el supergrupo!

Ganas de pillarlo en mis manos

Alfeizar
Alfeizar
Lector
18 marzo, 2013 9:03

 El cuadro en la espalda del bruto, el latas vestido con delantal de sirvienta, la chica tapándose porque se le ha quemado la ropa…

Por no hablar del acierto de rescatar al del antifaz para parodiar al capi, de los rulos del cinturón de la chica, el sombreo de piedra del bruto o del teóricamente más centrado mago, que al final es un niño egoista más del grupo.   

Es un grupo encantador. Me enganchó al superlopez y forma parte de mis mas queridos recuerdos iniciales de los cómics. 

ultron_ilimitado
ultron_ilimitado
Lector
18 marzo, 2013 9:54

Rara vez me aventuro a dejarme los cuartos fuera de los supers, pero creo que éste caerá (aunque igual sí puede seguir contando como tebeo de supers). Como Alfeizar, fue uno de los primeros tebeos de Superlópez que lei y guardo muy buen recuerdo. Eso sí, aunque me gusta el estilo de Nacho Fernández quizá hubiera preferido a Sergi San Julián, por aquello de que imita el estilo de Jan.

Iván Martínez Hulin
18 marzo, 2013 16:53

 Le deseo toda la suerte del mundo a este trabajo nacional. Le echaré un vistazo, pero es más que probable que termine en mi comiteca. Un soplo de vida renovada para un clásico.

Saludos.

marcus
marcus
Lector
18 marzo, 2013 23:06

Yo me lo compré, y me eché unas buenas risas. !El cásting para reclutar un nuevo miembro es épico!

the drummer
the drummer
Lector
19 marzo, 2013 0:22

aquí otro lector-relector de aquellos viejos olés de jan-efepé; probablemente me lo pillaría sólo por nostalgia, pero si además da para echarse unas risas pues más fácil me lo ponéis.

Lono
Lono
Lector
19 marzo, 2013 9:16

En breve publicará Ediciones B un nuevo álbum de Superlópez, en esta ocasión también con el Supergrupo de invitado y con guiones de Efepé. Ése sí que cae fijo…

yquemasda
yquemasda
Lector
19 marzo, 2013 13:09

me ha gustado a pesar del dibujo y de color… por favor que salgan mas albumes y que el dibujante se lo curre un poquito mas que todos sabemos que puede…

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
19 marzo, 2013 22:01

El color y el dibujo de Nacho son un poco simples y más si los compramos con el dibujo de Jan, que en esa época se lo curraba muchisimo más que ahora…aun así !!es el supergrupo, de los mejores albunes del super de todos los tiempos!!! Asi que compra asegurada…