El Secreto de los Hermanos Grimm

Por
1
1437

El Secreto de los Hermanos Grimm
EL SECRETO DE LOS HERMANOS GRIMM (THE BROTHERS GRIMM, EEUU – República Checa, Aventuras – Terror, 118 Minutos)
Dirección:
Terry Gilliam.
Guión: Ehrem Kruger.
Reparto: Matt Damon, Haeth Ledger, Lena Headey, Peter Stormare, Jonathan Pryce, Monica Bellucci.
Música: Darío Marianelli.

Valoración: 4/10

Resumen: Los famosos hermanos Grimm, defensores de la luz y enemigos de las tinieblas son, en realidad, unos estafadores. Sin embargo, tras recorrer Alemania saqueando los bolsillos de los crédulos lugareños, llegarán a un pueblo donde se oculta un mal realmente aterrador.

Heath Ledger y Matt Damon como los Jacob y Will Grimm

Crítica: La verdad es que hay películas que, dejando de lado su propia condición artística, se convierten en un mensaje de socorro, en un grito de ayuda desesperado oculto tras una divertida clave visual. Olvidando su objetivo inicial, pasan a ser alegorías plásticas que transportan un sentimiento que, sin la contraseña adecuada, pasa desapercibido para el receptor, que puede incluso interpretar el mensaje como las derivaciones alucinógenas de un loco.

Arañando simplemente la superficie, Los Hermanos Grimm es una fantasía tosca, tópica, predecible y a ratos incluso tediosa, que transporta al espectador a una espiral aventurera aderezada por toques de supuesto humor negro. La composición de los personajes se limita a la manida contraposición del iluso entusiasta y el pragmático resentido que representan los hermanos, apoyada con las apariciones de una dura heroína y un irrisorio villano que introduce a la película en el pantanoso terreno de una parodia de no se sabe muy bien qué.

El Cazador Cazado

Sin embargo, si profundizamos en ese look a lo Sleepy Hollow y no nos dejamos maravillar por su brillante imaginería de terror podremos, tal vez, escuchar un murmullo inaudible que nos susurre a los ojos la clave oculta de todo lo que ocurre en pantalla. La razón por la cual, una película que corre a cargo de un director talentoso, llamado a alcanzar los más altos registros artísticos, queda decepcionantemente enclaustrada en el grupo de productos sobrevalorados que llegan desde Hollywood.

Y es que dejándonos llevar por un espíritu literario y soñador, tal vez arrastrados por la tediosa historia que contemplamos, es posible percibir en el conflicto permanente entre los Grimm una alegoría de la difícil relación que Gilliam ha mantenido con los hermanos Weinstein, productores del film, transformado Gilliam en el idealista Jacob y sus superiores en incrédulos Wills, aferrados a la realidad con el terror propio de quien teme imaginar. Tras su frustrante proyecto sobre Don Quijote, el director ha tenido que enfrentarse en la película a las imposiciones de sus productores, que pasaron por denegarle a su actriz protagonista (Samantha Morton), siguiendo por la contratación y posterior despido de un director de fotografía y terminando en la denegación de aspectos de producción tan triviales como un postizo para la nariz de Damon.

Monica Bellucci es la malvada Reina Espejo

Puede ser entonces, que el bueno de Gilliam se haya dejado llevar por la desazón, dejando de lado sus pretensiones iniciales y acatando, previo pataleo, las directrices de los Weinstein en pro del beneficio comercial. Puede ser, de hecho, que los más románticos capten de fondo el último grito del talento ahogado por los brazos antropomórficos de un billete de dólar, en cuyo caso, cabe la posibilidad de que los amantes del buen cine inicien una conmovedora defensa del artista, preguntándose, eso sí, si no habría sido más conveniente que las demostraciones de malestar quedaran tras bambalinas en vez de salir a la luz al ritmo que marcan los fotogramas.

O.K.: -Algunas impactantes imágenes como las alas de barro del cuervo o la tela de araña emergiendo del caballo,

K.O.: -Que en algunos momentos no tenga ni tan siquiera la virtud de entretener.

Ojo a: -Curiosamente El Secreto de los Hermanos Grimm no es la última película de Terry Gilliam, sino Tideland, la historia de una niña que debe reconstruir su vida tras la muerte de su madre a causa de una sobredosis. La película, para cuyo montaje Gilliam hizo un parón en el rodaje de los Grimm, fue presentada en el Festival de San Sebastián, donde levantó en igual número pasiones y odios. Haciendo gala de su carácter, el director reprendió a sus detractores haciéndoles ver que su cine es, tan solo, apreciable por personas inteligentes.

-Aunque no pudo cumplir su deseo de contar con la actriz británica Samantha Morton, Terry Gilliam halló en Lena Headey a una voluntariosa contrapartida femenina a los controvertidos Grimm. Headey, británica de nacimiento, interpretará a la reina espartana en 300, que dirige Zack Snyder. En El Secreto de los Hermanos Grimm interpreta a Angelika, una bella y letal cazadora que guiará a los hermanos a través de un bosque encantado.

Lena Headey es la bella Angelika

Heath Ledger tiene todas sus esperanzas puestas en Brokeback Mountain, drama americano que, irónicamente, dirige el oriental Ang Lee. En la película del director de La Tormenta de Hielo, Ledger es Ennis Del Mar, un vaquero atrapado en el Wyoming rústico de los años 60. Además, Ledger prepara Casanova a las órdenes de Lasse Hallstrom.

-También llena de proyectos aparece la agenda de Matt Damon. El protagonista de El Indomable Will Hunting, parece haberse centrado principalmente en el mundo del espionaje con su participación en tres cintas del género: Syriana, The Good Shepherd y The Bourne Ultimatum, tercera parte de las aventuras del agente. Otro plato fuerte en el futuro de Damon es su aparición en The Departed, próxima película de Martin Scorsese.

Otras Críticas:
La Butaca I
La Butaca II
La Butaca III
Fotogramas
CineOl

Y Más:
Web Oficial
Ficha en IMDB
Imágenes
Teaser Trailer

1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Constanza
Constanza
1 julio, 2008 1:28

La película es buena, pero lo que la hace mucho mejor es que actúa el actorazo de Heath Ledger, que además de eso era una excelente persona, que ante todo adoraba a su hija Matilda Rose.