El Salón del Cómic produce la exposición ‘De profesión: sus cómics’

Por
0
179

La gran riqueza creativa de la historieta española proviene de su gran variedad de géneros y calidad de sus autores y autoras. El humor, la aventura, el bélico, el western o el fantástico, pasando por los cómics de superhéroes, la crítica social, el costumbrismo o la ciencia ficción, en todos estos géneros y tratamientos nuestros autores han destacado con fuerza. Lo mismo ocurre con el romántico, donde cabe destacar el papel jugado por las dibujantes españolas entre los años 40 y 70.

Bajo el título De profesión: sus tebeos, el 33 Salón Internacional del Cómic de Barcelona dedicará una amplia exposición a repasar los tebeos románticos y de hadas publicados en nuestro país entre los años 40 y 70. Tras la Segunda Guerra Mundial, hubo un gran auge de este género en Estados Unidos y Gran Bretaña, un esplendor que también llegó a nuestro país. Destacaban revistas como Mis chicas (1941), Florita (1949) o cuadernos como Azucena (1950-1971), Rosas Blancas (1958-1965), Serenata (1959-1965) o Mary Noticias (1962-1971).

La muestra ofrecerá un repaso a algunos de sus más destacados títulos, tanto en formato de revista como en colecciones de tebeos apaisados, centrándonos en el trabajo que realizaron las autoras del género. Se trata de un merecido homenaje a estas creadoras que trabajaron en una situación de discriminación por su sexo bajo la dictadura franquista. Y muchas lo hicieron prácticamente desde el anonimato.

En esta exposición, surgida como una propuesta de la Asociación de Autoras de Cómic (AAC), encontraremos trabajos de creadoras como Pili Blasco, María Pascual, Rosa Galcerán, Carme Barberá, Trini Tinturé, Juanita Bañolas o Angelina Ballará, entre otras. Son nombres propios de la historia de nuestro cómic.

Artículo anteriorMundo independiente: Ninjak #1
Artículo siguienteNovedades ¡Caramba! abril 2015
Naci en Sabadell (Barcelona) en 1978 aunque siempre he vivido en Barbera del Vallés. Mi afición por los cómics de superhéroes se comenzó a gestar en el momento en que mi profesor de EGB, Joan, me dejó algunos números de Clásicos Marvel que contenían las historias: La muerte del Capitán Stacy, La muerte de Gwen Stacy y La última cacería de Kraven. Desde ese momento me convertí en fan absoluto de Spiderman y por extensión de Marvel Comics. Con el paso de los años aprendí a paladear el buen cómic sea cual sea la editorial, el personaje o autor. En 1999 fundé Zona Negativa como el rincón donde hablar de aquello que me apasionaba, el resto es historia.
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments