El olvido que seremos, de Tyto Alba

Por
0
696

Edición original: El olvido que seremos (Salamandra Graphic, Mayo 2021)
Guion: Tyto Alba, adaptando la novela de Héctor Abad Faciolince.
Dibujo: Tyto Alba
Color: Tyto Alba
Realización técnica: Sergi Puyol
Formato: Cartoné. 272 páginas. 22€

De padres, hijos y luchas por la libertad.

“Es una de las paradojas más tristes de mi vida: casi todo lo que he escrito lo he escrito para alguien que no puede leerme, y este mismo libro no es otra cosa que la carta a una sombra.”

El olvido que seremos es la novela más conocida del escritor colombiano Héctor Abad Faciolince (Medellín, 1958). Se trata de una novela publicada en 2005 en la que nos cuenta la vida de su padre Héctor Abad Gómez, un médico que lucho por los derechos humanos en Colombia y fue un firme defensor del acceso universal a la salud, asesinado por grupos paramilitares en 1987, haciendo hincapié en su relación con él y como su amor le ha acompañado toda su vida. El título está extraído de un poema de Borges que tenía en el bolsillo el médico el día que le asesinaron. Tras la adaptación cinematográfica realizada por Fernando Trueba en 2020, ganadora del Goya de 2021 a la mejor película iberoamericana, ahora llega a nuestra librería la adaptación al cómic que ha realizado Tyto Alba (Badalona, 1975) editada por Salamandra Graphic.

No es la primera vez que el autor catalán adapta una novela, algo que ya hizo en Sudd (Glenat) y en Solo para gigantes (Astiberri) adaptando las novelas de Gabi Martínez, ni tampoco es la primera vez que aborda la biografía de un personaje real, ya que a lo largo de su trayectoria ha realizado novelas gráficas sobre pintores como Frida Kahlo y Diego Rivera en La casa azul, Carles Casagemas y Picasso en La vida, Balthus en Balthus y el conde de Rola, directores de cine como Federico Fellini en Fellini en Roma o poetas como Walt Whitman en la reciente Whitman, todas editadas por Astiberri.

La novela gráfica, al igual que la novela, nos relata en primera persona la vida del padre del novelista y la tierna relación paterno-filial que mantuvieron durante los años que les dejaron y como su recuerdo siempre ha permanecido a su lado. Pero, también, es la historia de un hombre que lucho por la justicia y la libertad del pueblo colombiano. A pesar de lo que últimamente nos quieren hacer creer, la libertad no consiste en ir a tomar cañas a una terraza, mientras cientos de personas luchan contra una pandemia mundial, sino que consiste en amar, follar, pensar, leer y creer sin cortapisas y no mirar hacia otro lado mientras se aplastan y reducen derechos en función del género, condición sexual, color de piel, cantidad de euros la cuenta corriente o algo meramente accidental como nacer el lugar equivocado. Por defender esa libertad fue asesinado un hombre bueno, honrado y honesto como Héctor Abad Gómez, sin embargo, no ha sido el único a lo largo de la historia ya es parte de una larga lista, que nos debería llenar de tristeza y vergüenza como especie, formada por centenares de persona que quisieron cambiar el statu quo y fueron eliminados por quienes ostentan el poder de la violencia.

En El olvido que seremos conocemos la historia familiar del novelista, que se crio en una casa en la que convivían casi en la misma medida la ciencia, personificada por su padre, y la religión católica por parte del resto de la familia. Es en las páginas dedicadas a narrar esta intimidad familiar donde descubrimos a una familia que pese a tener una vida marcada por varias desgracias, nunca dejaron que la venganza y la ira dictaminara su existencia posterior. Un retrato muy humano y honesto que ve potenciado por la expresividad de las acuarelas de Alba, que dotan de vida a cada uno de los miembros de la familia, lo que hace que suframos con y por ellos.

La obra mezcla el retrato familiar más íntimo con una radiografía de la sociedad colombiana de finales del siglo pasado, un país en el que se entremezclaban las luchas sociales con el cristianismo más retrogrado liderado por una cúpula de la Iglesia que, en contra de lo que predicaba Jesús, estaba empeñada en mantener a los pobres más pobres. Una cotidianeidad de un país marcado por una espiral de violencia entre militares, narcos, paramilitares y grupos guerrilleros que dejo una oleada de víctimas que no tenían que ver nada con la violencia, muchas de las cuales todavía no han tenido ni justica, ni reconocimiento. Leyendo la vida de Héctor parece increíble que querer erradicar las enfermedades, la pobreza y las injusticias sociales le convirtiera, como a tantos, en alguien a eliminar.

La novela gráfica funciona muy bien sola, sin que sea necesario para nada conocer la novela original. El único pero que se le puede poner a la adaptación es que Alba quizás ha abusado en exceso del texto, lo que provoca que algunas veces parece que no es necesario leer sus dibujos para comprender la historia. Quizás hubiera sido posible haber usado algunas de las herramientas narrativas que permite el cómic, pero al ser una novela narrada en primera persona se hubiera perdido la enorme carga emocional, que es lo que convierta a esta historia en algo perdurable.

Gráficamente Alba está a un gran nivel, con un dominio de las acuarelas destacadísimo y una marcadísima personalidad gráfica como autor, que hace que haga suya esta obra y consigue que todos sus trabajos sean muy reconocibles. Además de su, ya mencionada, capacidad para mostrar las emociones de sus personajes, destaca la belleza que imprime a los paisajes y el trabajo de documentación realizado que nos transporta a las calles de Medellín.

Salamandra Graphic hace una muy buena edición, con una reproducción perfecta que permite detenerse a contemplar el trabajo de Alba.

El olvido que seremos es una historia que es imposible leer sin emocionarse, un sentido homenaje del escritor a su padre, que no pierde nada de emoción en su tránsito hacia las viñetas gracias a la buena labor de Tyto Alba. Una lectura más que recomendable para quienes disfruten de una buena historia o para quienes quieran conocer la historia reciente de Colombia.

Lo mejor

• Un sentido homenaje a un hombre bueno que desprende emoción y conmueve.
• Una radiografía de la situación sociopolítico de Colombia durante el último siglo.
• La fidelidad al espíritu de la novela original.

Lo peor

• Que cuarenta años después los culpables sigan impunes.
• Que todavía haya estamentos de la sociedad que pongan trabas a la sanidad universal y a las luchas sociales que encabezo Héctor Abad.

Edición original: El olvido que seremos (Salamandra Graphic, Mayo 2021) Guion: Tyto Alba, adaptando la novela de Héctor Abad Faciolince. Dibujo: Tyto Alba Color: Tyto Alba Realización técnica: Sergi Puyol Formato: Cartoné. 272 páginas. 22€ De padres, hijos y luchas por la libertad. "Es una de las paradojas más tristes…
Guión - 8
Dibujo - 8
Interés - 9

8.3

Amor de hijo.

Tyto Alba pone imagenes a una de las mejores novelas de los últimos años en la que Héctor Abad Faciolince rendia un sentido homenaje a su padre.

Vosotros puntuáis: 9.6 ( 1 votos)
Artículo anteriorEspecial Novedades DC USA #1: 1986
Artículo siguienteNovedades Harriet Ediciones año 2021
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments