El mundo a tus pies

Por
0
564
 


Edición nacional / España: El mundo a tus pies. Colección Sillón Orejero. Octubre 2015, Astiberri Ediciones.
Guión, dibujo y color: Nadar.
Formato: Tomo apaisado de 224 páginas a color editadas en cartoné.
Precio: 21 €.

 

¿Tienes entre veinte y treinta años? Si es así, es probable que pertenezcas a la generación perdida. Tienes estudios, quizá incluso un Máster, has desarrollado para bien o para mal un gusto particular que te permite disfrutar de series de TV, música pop y literatura comprometida. Tus padres estudiaron menos que tú, han viajado menos que tú y acabarán sus vidas habiendo trabajado una suma de días superior a la que a ti se te permitirá. Se jubilarán y tendrán pensión. Tú, no. Ellos vivieron la posguerra, los grises, Franco. Tú, dos crisis, el 15-M y a los herederos de Franco controlando el gobierno. Ellos morirán poseyendo algún inmueble, un par de coches y dejarán atrás trabajos fijos. Tú, nunca sabrás lo que son las vacaciones pagadas. Aún así, con un poco de suerte, quizá puedas comprar este tebeo. Si no, es probable que una buena cantidad de lectores lo degustarán de la biblioteca. Este es el país desdichado en el que se edita El mundo a tus pies y es el retrato crudo que pretende su autor. Pero, afortunadamente para el lector y desgraciadamente para Nadar, la crónica del devenir de esta generación de miserables viene a ser contada a través de tres historias inconexas, pero que, y ahí radican fortuna y desgracia, suponen experiencias vitales afines, muy cercanas a la biografía hasta la actualidad del autor de Papel Estrujado, joven dibujante que ha disfrutado de las mieles del éxito, pero que ha padecido y padece las tribulaciones del paro, la falta de saldo y la incertidumbre de un país abocado al desastre. Grecia está muy cerca, por más que los oligarcas presuman ufanos de su gestión floreciente.

Nadar, en El mundo a tus pies, no se anda con rodeos: España se hunde, ya que su generación joven debe o bien emigrar o vivir en un estado de incertidumbre e infelicidad constante, aletargados al tiempo que airados, tan embotados como resentidos. Nadar desarrolla tramas donde sus protagonistas se regodean en la envidia, en el rencor y en la impotencia. Es cierto que las tres historias desarrollan un tercer acto, quizá mejor un epílogo, de cierto optimismo, con la esperanza pudiendo ser atisbada en un horizonte lejano. Pero un vistazo sincero a los tres finales confirma que –atención spoilers- todo es filtrado por la resignación a lo crudo de la realidad que conforma la vida de los tres protagonistas. La vida mejora, pero lo hace a través de o bien la vida fuera de España, o la prostitución o la ayuda de ansiolíticos. Quizá Nadar pretenda con esto atenuar el golpe, pero resulta evidente que el tiro le sale por la culata y tras un segundo análisis, El mundo a tus pies resulte aún más deprimente de lo que en primera instancia parecía pretender. Paradoja, a servidor esto le resulta aún más valiente, ya que semejantes finales suponen un silbido de atención, un grito contra la pusilanimidad, una llamada a la guillotina. Guillotina que no es casual es mentada por uno de los personajes.

el-mundo-a-tus-pies-nadar-pagina1

Lo que es evidente es que a pesar de que Nadar se pone de parte de sus jóvenes protagonistas, víctimas del entorno pero aún más de sí mismos, hace esfuerzos titánicos por tratar de retratar la realidad desde una perspectiva más abierta. Pero, metido de lleno en las miserias que le han tocado vivir, el autor vehicula la trama desde la vida tal y como él la entiende. Esto es, desde la perspectiva de alguien que no ha cumplido los cuarenta. Procura no juzgar, pero le resulta imposible no cargar las tintas sobre la generación anterior a quien culpa de los males de la sociedad española actual. Trata de entender todo el abanico de personajes, pero hace foco en la desgracia, relativa o no, que le ha tocado vivir. De ese modo, El mundo a tus pies se convierte en bandera, en espejo fiel de esa citada generación perdida, se perfila como llanto de una juventud descarriada, pero no es capaz de buscar soluciones que no continúen el drama. Y esto, así, confirma la desesperanza que vive esta generación de jóvenes que ven cómo sus vidas no paran de vadear un ingente desagüe.

A pesar de lo anterior, Nadar logra lo impensable: no convertir la denuncia de una realidad triste en un panfleto político. El autor catalán no pone en el punto de mira las ideas, sino las emociones y retrata, fundamentalmente, la ingenuidad de padres e hijos, quienes, todos, se creyeron a pies juntillas aquello del estado de bienestar brindado por la economía capitalista. Pero no desgrana las fuentes de semejante mal, sino que estudia su reflejo en la vida de cada cual. A Nadar no le preocupa buscar un culpable, sino definir el malestar de su propia generación, sin olvidar la tremenda desazón de la anterior al saberse culpables de una situación que se les ha ido de las manos. Y al centrarse en las emociones, las tres tramas se desarrollan con la eficacia de la empatía por la tristeza del otro, que viene a ser vecina de la del lector. Sin aspavientos, sin melodrama, con la crudeza de lo vivido por cada uno o por lo atisbado como cercano.

el-mundo-a-tus-pies-nadar-pagina2

Entonces, es evidente, Nadar logra emocionar con sus historias, como ya se veía venir con su Papel Estrujado. Pero esta vez no todo van a ser aplausos. Y resulta curioso que sea en el apartado gráfico donde encontremos los peros esta vez. El trazo ha virado hacia cierta querencia por el caricato, no con intenciones humorísticas o paródicas, sino que el autor parece empeñado en resaltar las facciones de sus personajes para lograr diferenciarlos con facilidad. Esto hace que los gestos y expresiones acaban rozando lo grotesco en algunas viñetas, lo que empaña el empaque visual de una obra a la que además pide a gritos un uso distinto del color. El blanco y negro de su opera prima era un acierto, de modo que aquí, al tratar con aspectos tan tristes de la realidad, se echa en falta esa sobriedad visual. El uso del color en El mundo a tus pies resulta un tropiezo, ya que está lejos de ser expresivo. Parece amateur y poco pensado, lo que resta eficacia en según qué páginas. Un punto menos para un autor que parece destinado a darnos buenas obras.
Tropiezos aparte, la segunda obra de Nadar bien merece tu consideración. No en vano, muchas de las cosas que sientes están plasmadas con eficacia en sus viñetas. Semejante concreción, semejante retrato, no es habitual, lo que convierte a El mundo a tus pies en una de las obras más importantes del año.

Si te mola Nadar, aquí tienes la reseña de Papel Estrujado.

  Edición nacional / España: El mundo a tus pies. Colección Sillón Orejero. Octubre 2015, Astiberri Ediciones. Guión, dibujo y color: Nadar. Formato: Tomo apaisado de 224 páginas a color editadas en cartoné. Precio: 21 €.   ¿Tienes entre veinte y treinta años? Si es así, es probable que pertenezcas…
Guión - 8
Apartado Gráfico - 6
Interés - 7

7

Mejor en fondo que en forma, El mundo a tus pies aparece como una de las novedades del año.

Vosotros puntuáis: 6.3 ( 1 votos)

Déjanos un comentario

Please Login to comment
  Subscribe  
Notifícame