El legado de Prometeo 1. Reunión familiar

3
853
 
Portada_legado_prometeo_1

Edición original: Les Prometheens 1 (Le Lombard).
Edición nacional/ España: Abril 2015 (Norma Editorial).
Guión: Henscher, Emmanuel Herzet.
Dibujo: Rafa Sandoval.
Entintado: Jordi Tarragona.
Color: David García.
Formato: Cartoné. 56 págs.
Precio: 16,00€.

 

¿Qué pasaría si los dioses griegos habitaran entre nosotros? ¿Y si el Olimpo hubiera caído y sus divinos habitantes fueran perseguidos y cazados por un ser tan poderoso como ellos? Con premisa da inicio esta trepidante historia, mezcla de mitología y thriller, que cuenta con el espectacular dibujo de los españoles Rafa Sandoval y Jordi Tarragona.

La mitología griega y su panteón de dioses han dado mucho juego en los cómics para hacer interpretaciones y adaptaciones en todo tipo de historias. Ya sea en el cómic norteamericano de superhéroes, como en la recientemente finalizada etapa de Brian Azzarelo en Wonder Woman, en el manga, como en la conocida serie de Los Caballeros del Zodiaco, o en el cómic europeo, guionistas y dibujantes han encontrado una fuente de inspiración en los mitos griegos para crear historias repletas de épica y de dramas más grandes que la vida aprovechando el profundo sentido simbólico de dioses y héroes. En El legado de Prometeo el dúo de guionistas formado por Emmanuel Herzet y Henscher realizan una nueva variante del tema mediante una aproximación en clave de thriller de acción moderno en el que las armas de fuego y la última tecnología de espionaje conviven sin problemas con espadas místicas y seres cuasi inmortales en un mundo en el que humanos, héroes y dioses están enzarzados en lucha por el poder y la supervivencia.

En este mundo el Olimpo ha caído y los dioses se han desperdigado por el mundo, escondiéndose entre los humanos para huir de la cólera de Thymos quien ha jurado acabar con la vida de todos los dioses en venganza de la muerte de su madre a manos de Zeus. Cuando Thymos encuentra y acabo con Poseidón, el resto de dioses supervivientes decide dejar de huir y tomar la iniciativa y enfrentarse a Thymos, pero no lo hacen directamente sino que utilizan a un comando de mercenarios que cuenta entre sus filas a héroes como Hércules, Perseo o Jasón, todos ellos de la misma naturaleza que Thymos. Para terminar con la cacería de dioses, estos tendrán que localizar una serie de elementos místicos que les permitirán hacer frente a Thymos pero antes tendrán que superar sus diferencias y sobrevivir a la traición entre sus filas.

Desde las primeras páginas de la historia, donde se narra el intento de acabar con la vida de Thymos mediante el uso de la bomba atómica en Hiroshima, los guionistas dejan clara su intención de ofrecernos un espectáculo de primer orden, repleto de acción y momentos explosivos y de violencia explícita. Con un guión que bien podría ser de un blockbuster veraniego, Herzet y Herscher nos presentan este mundo donde los dioses olímpicos se comportan como si de una gran familia mafiosa se trataran. Una familia repleta de secretos, envidias y rencillas personales que les ha impedido hacer un frente común para derrotar a su enemigo más mortal y que se ven impelidos a cooperar por pura necesidad de supervivencia. Los guionistas aprovechan con acierto rasgos y elementos característicos de los dioses para integrarlos en el mundo moderno, con aciertos tan notables como el del grupo de mercenarios formado por los héroes mitológicos.

Primeras páginas de El legado de Prometeo por Rafa SandovalInterior_legado_prometeo_2Interior_legado_prometeo_3
Primeras páginas de El legado de Prometeo por Rafa Sandoval

En este primer tomo, los guionistas alternan con acierto escenas trepidantes de acción con diálogos bien construidos e ilustrativos que sirven para establecer el complejo tapiz que forma este mundo de dioses caídos. Así, este tomo funciona como presentación de los personajes protagonistas y del conflicto principal pero deja muchos elementos abiertos que tendrán que resolverse en futuras entregas (aun no publicadas en Francia) de la serie. Por un lado, la atención prestada a la presentación de la situación y de los personajes involucrados es de agradecer en un producto de entretenimiento de estas características pero deja con la sensación de que el tomo se acaba cuando va a empezar los mejor de la historia.

En el apartado gráfico, Rafa Sandoval deja de lado temporalmente su carrera norteamericana, para realizar un excelente trabajo en colaboración con Jordi Tarragona. El dibujo resulta altamente eficaz y sobresale con la ambientación y las escenas de acción, que son soberbias. Quizás le falla un poco el diseño de personajes, demasiado convencional para mi gusto teniendo en cuanta las características divinas de los protagonistas, pero no deja de ser cierto que es un diseño que encaja con el tono de thriller de acción moderno que tiene la obra.

Habrá que esperar a ver cómo evoluciona la historia pero las premisas establecidas en este primer tomo auguran un buen puñado de emociones fuertes y mucha acción para esta aproximación a los mitos griegos desprejuiciada y pensada como entretenimiento de primer nivel.

  Edición original: Les Prometheens 1 (Le Lombard). Edición nacional/ España: Abril 2015 (Norma Editorial). Guión: Henscher, Emmanuel Herzet. Dibujo: Rafa Sandoval. Entintado: Jordi Tarragona. Color: David García. Formato: Cartoné. 56 págs. Precio: 16,00€.   ¿Qué pasaría si los dioses griegos habitaran entre nosotros? ¿Y si el Olimpo hubiera caído…

Valoración

Guión - 7
Dibujo - 8
Interés - 7

7.3

Vosotros puntuáis: 9.3 ( 1 votos)

3
Déjanos un comentario

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
NeWyUWinterAlmenglo Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Almenglo
Lector
Almenglo

Por desgracia no puedo pillar mucho europeo,bueno mucho de casi nada ya,pero esta entra dentro de las pilas de pendientes si o si.

Winter Widower
Lector
Winter Widower

56 páginas, 16€… Claro claro…

NeWyU
Lector
NeWyU

Yo lo voy a comprar desde que pueda tiene buena pinta la verdad