El jugador de ajedrez

David Sala adapta al novela de Stefan Zweig

Por
2
1611

 

Edición original:Le Joueur d’échecs FRA, Casterman
Edición nacional/ España:Astiberri Editorial
Guión:David Sala adaptando a Stefan Zweig
Dibujo:David Sala
Color:David Sala
Formato:Cartoné, 128 Páginas
Precio:21€

 

No me quedaba otra elección si no quería sucunbir a la locura más absoluta o hundirme en un marasmo intelectual…

El jugador de ajedrez es la adaptación de Novela de ajedrez de Stefan Zweig que ha realizado David Sala. Edita Astiberri Editorial dentro de su Colección CMYK. En los últimos año el cómic se ha interesado en la figura de Zweig publicándose una biografía Los últimos días de Stefan Zweig obra de Seksik y Sorel editada por Norma en 2015, otra adaptación de Novela de ajedrez obra Thomas Humeau apareció en 2015, pero que no ha sido publicada en nuestro país al igual que la adaptación de 24 horas en la vida de una mujer de Nicolas Otéro aparecida a principios de este año.

David Sala es un historietista francés nacido en 1973. Sus primeras obras las realizo con guiones de Jorge Zentner; Replay (Astiberri, 2002) y la serie compuesta por dos volúmenes Nicolás Eymerich, inquisidor (Astiberri 2003 y 2004) adaptación de las novelas de Valerio Evangelisti. En 2009 apareció su siguiente trabajo ya como autor completo, la serie de ciencia-ficción One of Us que consta de dos álbumes. Su siguiente obra aparecida en 2013 es Cauchemar dans la rue que es la adaptación de la novela Nightmare In The Street de Robin Cook. El jugador de ajedrez es su primera obra como autor completo que aparece publicada en nuestro país ya que ni One of Us y ni Cauchemar dans la rue han aparecido.

En los tranquilos salones de un paquebote en ruta hacia Argentina, el campeón del mundo de ajedrez se enfrenta, en una última partida, a un aristócrata vienés, cuyo increíble dominio del juego nació durante el nazismo.

Novela de ajedrez (Die Schachnovelle) fue escrita en 1941 y es la última novela escrita por Zweig antes de su suicidio. Se publicó de manera póstuma en 1943. Es una crítica a la barbarie nazi y hacia sus métodos de tortura. El protagonista, al igual que Zweig, se ve obligado a un exilio forzado para huir de los nazis; además con su figura nos nuestra sus mayores miedos, el triunfo del nazismo y el aislamiento y la privación de la libertad que otorga la lectura. Pero además de reflejar ese contexto histórico nos nuestra el proceso de deterioro psicológico que se produce en el Sr. B. Todas la cualidades de la novela están presente en la adaptación realizada por David Sala. El cual realiza un esplendido trabajo de adaptación de la novela al cómic aprovechando todos los recursos que ofrece el medio para narrar.

A pesar del tiempo que ha transcurrido desde su publicación, la historia sigue siendo actual, más en estos días que la derecha más rancia y nacionalista campa a sus anchas por un mundo empecinado en repetir sus errores. En la época en la que se escribió la barbarie y la sinrazón habían barrido a la cultura en Europa, hoy parece que quieren arrastrar al mundo entero. Esperemos que solo sean unos nubarrones antes de que vuelva a salir el sol.

En la primera parte del cómic, Sala y Zweig nos muestran la forma de vida de las clases privilegiadas que quedó destruida por la Segunda Guerra Mundial, cuando la nobleza tradicional fue sustituida por la nobleza empresarial. Vemos la melancolía que esto le producía a Zweig y que impregnaba todo su trabajo, con un punto triste cargado de añoranza romántica. Para ello se sirven del personaje del pasajero que sirve de narrador y de punto de vista del lector. A traves de él vemos a personajes como McConnor, epitome del capitalismo, arrogante y capaz de todo para obtener sus caprichos y a Czentovic que es una combinación de talento con ignorancia y arrogancia zafia, ambos representan para Zweig la nueva sociedad que viene a sustituir a la antigua encarnada por el Sr. B, que es noble, modesto y educado, todo un caballero. Estas diferencias también se observan en la forma de retratarlos de Sala, que aprovecha su aspecto físico para reflejar sus distintos caracteres retratando a McConnor como alguien enorme y excesivo como su carácter. La fealdad de Czentovic reflejará su personalidad plana y anodina. En cambio el Sr. B. es elegante y atractivo aunque su aspecto denota que algo no va bien. Pero todos los personajes no son sino peones en el juego que los autores proponen al lector.

En la primera parte Sala hace un buen trabajo, sobrio y virtuoso, pero no se aleja de la narración de Zweig, sin embargo cuando nos sumergimos en el pasado del Sr. B es cuando el cómic demuestra todo lo que puede aportar y se aleja de la narrativa del medio únicamente escrito. El Sr. B nos narra su historia explicando cómo las torturas nazis comenzaron su deterioro psicológico. La opresión y el aislamiento al que es sometido está retratado de una manera que Zweig no podría solo con palabras. Vemos cómo está atrapado dentro de la propia página y las viñetas son sus barrotes, los primeros planos se hacen interminables como los silencios estruendosos aunque se encuentren. La pausa, el dominio de los tempos, la posibilidad de reducir los espacios y multiplicar los planos, hacen que la sensación de opresión sea superior a la que se pueda mostrar en cualquier medio. Aquí la sensación de soledad y aislamiento es superior a la que se tiene al leer la novela. Pero el trabajo de Sala todavía brilla más cuando la personalidad del Sr. B comienza a disociarse entrando en una espiral de locura que Sala refleja a la perfección.

El trabajo de David Sala es de una belleza difícilmente alcanzable, consiguiendo un mezcla perfecta entre el mejor Breccia y pintores como Klimt. Su trabajo ha evolucionado mucho desde que se vio por última vez en nuestro país, su trazo se ha refinado y simplificado ganando en elegancia. El color es indisoluble del dibujo en este caso, usa unas acuarelas de tonos verdosos que potencian todo el trabajo, unificando y dotando de coherencia a la obra. Sus personajes son muy expresivos y su aspecto exterior refleja su personalidad. El único pero es que son un poco estáticos. Los decorados y trajes son excelentes, en especial el suelo de la sala donde juegan las partidas de ajedrez con ese tablero dispuesto a que los personajes jueguen su partida, con un gran trabajo de documentación, todos lo que salen son del mismo estilo reflejando la forma de vida de las clases acomodadas. Es una obra de primeros planos y miradas, de pausas. Estas le sirven a Sala para explorar los sentimientos de sus personajes. A partir del momento en el que el Sr. B comienza a contar su pasado el trabajo de Sala, abandona todo el clasicismo narrativo de la primera parte para mostrarnos primero el aislamiento y luego el descenso a la locura. Para ello usa múltiples recursos como los primeros planos de la cara del protagonista ocupando toda la página rodeados de planos más pequeños de los objetos que hay en su prisión. Son geniales ver como el papel de las paredes se derrite a la vez que la realidad lo hace para el protagonista, el desdoblamiento del protagonista en dos seres (uno blanco, el otro negro) y que las dimensiones también se desdoblen para ellos, etc… Todos ellos son utilizados con gran maestría convirtiendo El jugadores de ajedrez en el cómic, hasta el momento, mejor dibujado de lo que va de año. Francamente no se me ocurre cómo podría ser mejor.

La edición de Astiberri está a la altura que merece una obra como esta. Tiene buen papel, gran tamaño, buena reproducción y un diseño bello, lo que permite disfrutar del dibujo de Sala como se merece. Además del cómic se añaden varias páginas de extras con bocetos, estudios de personajes y colores.

El jugador de ajedrez es una historia que explora las consecuencias y sufrimientos provocados por el nacionalismo fascista y nos nuestra los mecanismos que desarrollan las victimas para combatir sus abusos. Unos mecanismos que dejan tocada la salud mental de esas víctimas. El trabajo de Sala demuestra que se puede ser respetuoso con una adaptación y además conseguir que tenga valor propio, añadiendo nuevas capas a la historia y aprovechándose de la posibilidades que da el cómic. Sin duda una de las mejores adaptaciones que ha dado el cómic.

  Edición original:Le Joueur d'échecs FRA, Casterman Edición nacional/ España:Astiberri Editorial Guión:David Sala adaptando a Stefan Zweig Dibujo:David Sala Color:David Sala Formato:Cartoné, 128 Páginas Precio:21€   No me quedaba otra elección si no quería sucunbir a la locura más absoluta o hundirme en un marasmo intelectual... El jugador de ajedrez…
Guión - 9.5
Dibujo - 9.5
Interés - 10

9.7

Obra maestra

David Sala está impresionante no sé si consigue mejorar la novela pero la enriquece creando imagenes que Zweig no imagino y que te transportan al mundo del señor B.

Vosotros puntuáis: 8.16 ( 2 votos)
Artículo anteriorServicio Informativo del Cómic Independiente USA # 289
Artículo siguienteZNPodcast #06 – V de Vendetta
Nacido en Barakaldo en 1977 donde sigo viviendo. Descubrí los cómics en una librería de barrio con Tintin, Asterix, SuperLopez y los personajes de Ibáñez. En 1989 descubrí los superheroes de la mano de Stern y Buscema con el numero 73 de la edición de Forum de Los Vengadores. A estas lecturas se fueron incorporando la novela gráfica y el manga, de los cuales, a diferencia de los superheroes, nunca me cansé. Todavía sueño con ser agente Espacio-Temporal y de Planetary, con visitar mundos de fantasía con el señor T., Philemon, Lord Morfeo, Arale y Thor. Viajar con Reed, Ben, Susan y Johnny al futuro y pasear por el cuartel de la Legión. Recorrer la antigua Roma con Alix y una cantimplora de poción mágica. Buscar Mú, perderme en un viaje al corazón de la tormenta, contemplar el Olmo del Cáucaso mientras paseo por un Barrio Lejano leyendo El almanaque de mi padre. Conseguir beber la sangre del Fénix. Leer, al fin, algún articulo de Tintín y de Fantasio sin que me molesten los absurdos inventos de Gastón. Perderme por las murallas de Samaris, mientras de la pirámide flotante de los inmortales cae John Difool. Enamorado de la chica de los ojos rojos y de Adele. Y cabalgar hacia el amanecer con Buddy Longway, Red Dust y el teniente Blueberry. Con un poco de humo azul en los labios...

2
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Diego García RoucoNippur Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Nippur
Lector
Nippur

Qué bueno que Astiberri publique este tipo de obras y con la calidad que los caracteriza. Ojalá podamos conocer otras obras de David Sala