El infierno de Tomino 1

Por
2
3742
 

Edición original:Enterbrain/Kadokawa, 2014.
Edición nacional/ España:ECC, 2017.
Guión:Suehiro Maruo.
Dibujo:Suehiro Maruo.
Traducción:Gabriel Álvarez.
Formato:Rústica con sobrecubierta. 184 páginas. B/N.
Precio:8,95 €

 

El infierno de Tomino (Tomino no Jigoku, トミノの地獄) es el trabajo más reciente de Suehiro Maruo, autor de Dr. Inugami (Akita Shoten, 1994) o La sonrisa del vampiro (Akita Shoten, 1998), entre otras. A la deriva entre lo estéticamente extraño y lo sublime, sus obras están enmarcadas en el género ero-guro (erótico grotesco), del que se le considera máximo exponente.

De su dilatada obra, en España hemos podido disfrutar de algunos de sus trabajos más destacados gracias a la arriesgada labor que la ahora desaparecida EDT (antigua Glénat) acometió la pasada década licenciando mangas de autores más alternativos como Suehiro Maruo, Shintaro Kago o Motozumi Kobayashi.

Este tipo de obras, a día de hoy muy apreciadas en nuestro mercado por sus premisas y estilo nada convencionales, están siendo ahora reeditadas por editoriales como Panini Comics o ECC. Esta última editorial es la que, de momento, más obras de este tipo está incorporando a su línea manga (lo que debemos agradecer, pues este tipo de obras siempre son arriesgadas). En lo que a Maruo respecta, ECC ya aglutina bajo su sello editorial La extraña historia de la isla Panorama (Enterbrain, 2007) e Infierno Embotellado (Enterbrain, 2012). Con esta nueva licencia, que comenzó su serialización original en las páginas de la revista Comic Beam de la misma editorial japonesa en 2014 (sigue abierta, con dos volúmenes), la editorial española se pone al día con el trabajo actual del autor japonés.

El infierno de Tomino es un seinen psicológico, de drama y tintes de terror, que narra la tragedia de Kana y Tomino, dos mellizos que tras ser abandonados por su familia y vendidos a un circo de freaks, se verán abocados a todo tipo de experiencias, a cada cual más dramática.

La obra nos sitúa en el Tokio de principios de la era Showa (1926 – 1989), contexto histórico y social en el que la apertura de Japón a Occidente ya es un hecho ampliamente aceptado por las principales áreas metropolitanas del país, que acogen de buen gusto todo tipo de modas, productos y corrientes estéticas provenientes del resto del mundo.

Los personajes de la obra, que funcionan como un paradigma de lo extraño, se mueven en este contexto lleno de novedades pero marcado aún por fuertes tradiciones autóctonas. Como miembros de un espectáculo de fenómenos, su vida discurre entre los diferentes barrios de la capital japonesa. Esto les lleva a empaparse de las últimas modas y corrientes venidas del extranjero mientras forman parte de ese sistema ocioso, viviendo de ser «monos de feria».

Aunque algunos de los integrantes de este peculiar circo sí que padecen malformaciones o enanismo (Elise, la niña pulpo, o Shin, la niña osa); otros tan sólo son meras personas corrientes que, valiéndose de la astucia y el engaño, llevan a cabo todo tipo de trucos (Saburô, el Shôgun bicéfalo) para atraer al público. No obstante, lo que sí que comparten todos y cada uno de este grupo de artistas circenses es su condición de marginados, ya sea por dolencias físicas o traumas del pasado.

Todos ellos están dirigidos por el enigmático Sr. Wang, un empresario de variedades venido a menos cuya voluntad, acuciada por la drogodependencia, no es otra que conseguir dinero a toda costa. Es por este motivo que los integrantes de la atracción se verán sometidos a todo tipo de nuevas pruebas o ensayos, algunos terribles, con los que el dueño pretende idear nuevas funciones que sirvan como reclamo.

La premisa es interesante, y la trama prometedora. Aunque este primer tomo tan sólo sirve como introducción a la trama, es tan rico en detalles (estéticos y narrativos) que la sensación al terminarlo no es otra que la de haber formado parte de ese extraño mundo por el que vagan los personajes. Con El Infierno de Tomino el lector se convierte en el espectador de una extraña obra de teatro, de tintes siniestros a la par que brillantes, en la que una serie de personajes se ven condicionados por una tragedia constante, la de sus vidas como marginados, mientras luchan por sobrevivir.

La construcción de los personajes es uno de los puntos más interesantes en esta nueva obra de Maruo pues, desde las primeras páginas, nos sentiremos completamente unidos, y apenados, por el destino triste de nuestros protagonistas, Kana y Tomino. También sentiremos afinidad por el resto de secundarios, entre los que destacan Kôji “El espantajo” o Ken, el enano. De todos ellos iremos descubriendo nuevos detalles, a modo de secretos y vivencias del pasado.

La trama gira completamente entorno a las vivencias que acontecen a los mellizos en la atracción del Sr. Wang y se torna sumamente interesante cuando descubrimos que, lejos de ser unos niños en apariencia normales, albergan un ingenuo secreto que condicionará el resto de la historia.

En lo estético el autor se muestra como siempre, sublime. Suehiro Maruo está considerado uno de los mejores ilustradores japoneses y su estilo único, que ha trascendido las viñetas del manga para llegar a otras corrientes pop, es ampliamente reconocido fuera del país del sol naciente.

Una constante en el arte de Maruo es su querencia por las imágenes y los diseños de bella estética expresionista, mezclando la oscuridad del expresionismo alemán con reminiscencias del art noveau. Sus composiciones y cuidado por los detalles llevan a crear viñetas sorprendentemente sugerentes, capaces de hablar sin palabras. Los escenarios destacan de manera especial en esta obra, el autor nos transporta hacia el japón de la época con unas recreaciones del paisaje urbano que quitan el aliento. Maruo es, a todas luces, uno de los autores manga más detallistas y visualmente deliciosos.

Lo llamativo de su estética se debe a la intención por mostrar imágenes impactantes en las que lo erótico y bello queda contrastando con lo extraño y bizarro. La atmósfera que corre por las viñetas es malsana, pero no incomoda en ningún momento al lector. Las escenas de Maruo tienen un encanto extrañamente atractivo.

Se podría decir que el arte de este autor deviene de su interés por las historias extrañas y dramáticas, pero también podríamos afirmar que es este tipo de estética el que condiciona dichas tramas. Lo cierto es que en El infierno de Tomino estamos ante una de las mejores muestras de este casamiento estético-temático por parte del mangaka.

Las bellezas de esta obra quedan acompañadas por las bondades de una correcta edición por parte de ECC que nos trae un tomo que, aunque corto (184 páginas), está editado en formato A5 y contiene algunas páginas a color así como información sobre el autor y una ilustración descartada. La maquetación está bien realizada y las onomatopeyas (numerosas) han sido elegantemente traducidas. Tanto el diseño de la edición como la encuadernación, rústica con sobrecubierta, son notables; es un tomo cómodo de leer.

En definitiva, podemos decir que Suehiro Maruo mejora con cada nuevo proyecto en el que se embarca. En esta última obra el autor demuestra seguir ahondando entre lo bello y lo extraño, pero sin resultar pesado o repetitivo. Este primer tomo funciona como introducción perfecta al imaginario bizarro del autor, que satisfará tanto a lectores ya acostumbrados a ello como a los que no.

Dejaos impactar por lo exquisitamente bizarro y acompañad a Kana y a Tomino en esta nueva y prometedora historia que os atrapará desde la primera página. Desde Zona Negativa seguiremos bien de cerca a estos peculiares mellizos.

  Edición original:Enterbrain/Kadokawa, 2014. Edición nacional/ España:ECC, 2017. Guión:Suehiro Maruo. Dibujo:Suehiro Maruo. Traducción:Gabriel Álvarez. Formato:Rústica con sobrecubierta. 184 páginas. B/N. Precio:8,95 €   El infierno de Tomino (Tomino no Jigoku, トミノの地獄) es el trabajo más reciente de Suehiro Maruo, autor de Dr. Inugami (Akita Shoten, 1994) o La sonrisa del…
Guión - 8
Dibujo - 9
Interés - 8

8.3

Una de las historias más interesantes del maestro del ero-gruo. Estétitcamente deliciosa, supone una gran oportunidad para adentrarse en el mundo de Maruo o seguir disfrutando de él.

Vosotros puntuáis: 8.06 ( 6 votos)
2 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
sparkyal
sparkyal
Lector
26 abril, 2017 23:38

Me ha convencido la reseña. Probaré con el primer tomo y así vario un poco que casi todo lo que pillo es de Milky Way y Tomodomo