El gran Vázquez, de Oscar Aibar

Por
18
449


EL GRAN VAZQUEZ: Como ser un Jeta y caer bien

Director: Oscar Aibar
Guión: Oscar Aibar
Reparto: Santiago Segura, Mercè Llorens, Alex Angulo, Enrique Villén, Manolo Solo
DISTINTO FILMS, TORNASOL FILMS y CASTAFIORE FILMS // ALTA FILMS (7)

Sinopsis: Manuel Vazquez vive con su mujer y su hijo en un ático en un destartalado edificio de Barcelona. Para evitar pagar a sus acreedores se debe inventar mil y una artimañas. Se encuentra con una joven chica que viene de un pueblo de Toledo y los dos congenian enseguida. Vázquez se las inventa todas para no pagar en los sitios, sacar de quicio a la gente y burlar la autoridad constantemente. Rosa no se queda atrás y le sigue allá donde va, aprovechándose de que se instalan en lujosos hoteles sin pagar un duro. Vázquez es dibujante de la editorial Bruguera, que en ese momento va viento en popa, y es el único que se atreve a sacar de sus casillas a su jefe, el Sr. González, y al contable, Peláez, ya sea presentando hojas a medio dibujar o pidiendo adelantos con toda la jeta del mundo. Rosa queda embarazada y se buscan un pisito pero el trabajo de Manuel cada vez va peor y la situación se hace insostenible. Se ve abocado a cometer un delito con lo que en el trabajo tienen la excusa perfecta para hundirlo aún más. Tocando fondo, intenta redimirse cambiando su forma de ser y siendo más serio y responsable, a la vez que continúa luchando para que sus personajes sigan siendo suyos.


Valoración: Preestreno de lujo para la última cinta protagonizada por el amiguete Segura antes de su Torrente 4. Con una sala a rebosar lleno de caras conocidas, desde varios integrantes de la película hasta la flor y la nata del medio como Ibáñez o el editor de Glenat Félix Sabaté, editorial responsable del especial Lo Peor de Vazquez, que debería aparecer esta misma semana en todas las tiendas. Gran expectación para ver lo nuevo de Oscar Aibar, que ya había colaborado con Segura, por ejemplo en La Máquina de Bailar, y varios de sus actores más utilizados (Enrique Villén, Alex Angulo,..), y que había sido preestrenada justo 48 horas antes en San Sebastián.

La película recorre la vida del dibujante Manuel Vázquez dentro de la editorial Bruguera, su extravagante forma de ser, su inteligencia para salir airoso de múltiples apuros y de cómo se reía de todos para su propio beneficio. La historia empieza con un Vázquez ya padre de un chaval de unos 10 años, que pretende ser como su progenitor pese a que él no le demuestra excesivo amor o dedicación (de hecho nula). Vive con su mujer en un ático en una calle que bien podría ser la del Percebe, 13. La fortuna le sonríe, maneja a todo el mundo como quiere y con su ingenio consigue engañar a los múltiples acreedores que se agolpan delante de su casa. Dibuja para la editorial Bruguera, líder del sector del tebeo que consumen miles de críos a principios de los 60 en una España gris pero que empieza a despertar tímidamente. Tiene como enemigo natural a Peláez, el contable y ínclito súbdito del Sr González, amo de la editorial. Peláez le tiene entre ceja y ceja, pero Vázquez consigue siempre lo que quiere proporcionando las más disparatadas excusas. Muchas veces le recrimina que aporta menos páginas que las demandadas pero Manuel siempre se sale con la suya. El punto más caliente de la relación con al editorial es la pretensión de ésta de quedarse con todos los derechos de todos los personajes que los dibujantes de la editorial creen, para toda la vida y para todo el universo (y más allá). Vázquez está muy en contra de estas draconianas condiciones pero debe tragar para cobrar sus páginas. Mientras tanto conoce a Rosa, una chica que por venir del pueblo no es tonta, y juntos se dedican a vivir del cuento en hoteles de lujo, comprar electrodomésticos o trajes de lujo sin pagarlos, etc. La relación con Rosa va adelante hasta que ella queda embarazada. Se buscan un pisito pero el trabajo de Manuel cada vez va peor y la situación se hace insostenible. Comete un delito con lo que la editorial aprovecha para hundirlo aún más. Tocando fondo en prisión, es excarcelado por la editorial a cambio de que se aplique al trabajo. Mientras que Rosa y su hijo sufren en sus carnes sus desvaríos, él debe refugiarse en una casa de alterne en el Raval barcelonés para poder seguir dibujando, aunque cada vez tiene menos ideas. Viendo que no puede seguir así, intenta redimirse cambiando su forma de ser siendo más serio y responsable, a la vez que continúa luchando para que sus personajes sigan siendo suyos y tener alguna idea genial como dibujar su propia vida en tebeo con un alter ego. Pero los años han pasado y Bruguera no es tan rentable como antes, además Rosa se ha ido a su pueblo y aunque le quiere, es consciente de que los días de algarabía se han acabado y que es momento de sentar la cabeza. Años más tarde, se da cuenta de que el mejor dibujante que ha dado este país es ignorado por las nuevas generaciones, que tienen casi como únicos héroes a un par de desastrosos detectives, uno alto y calvo y su jefe bajito y con dos pelos. Pero realmente a él le da igual, mientras pueda tener a una buena jamelga a su lado y vivir la buena vida de los bajos fondos de la Ciudad Condal, podrá decir que es feliz.

El pase de la película deja a un servidor con el corazón dividido. Con un buen inicio incluyendo los típicos “textos de apoyo” (con tipografía mecánica típica de la época) situando al espectador en la Barcelona de los años 60, donde las jóvenes mujeres ya visten con chillones vestidos y el automóvil está presente y en boom constante gracias a SEAT y su 600, el amor al medio queda asegurado y la sensación de que veremos un biopic nada azucarado o que haga pasar al homenajeado por mejor persona de lo que era da buenas sensaciones. La personalidad de Vázquez queda rápidamente reflejada en la secuencia inicial, donde al llegar a casa y ver la cantidad de acreedores que le están esperando, se hace pasar por uno de ellos extrañadamente ansioso por cobrar y consigue engatusarlos a todos, incluso recibiendo ofertas de empleo. Vázquez (al menos lo que nos transmite la película) era un marrullero, un viva la virgen, un despreocupado ser que se gastaba todo lo que tenía y más, sin espíritu ahorrativo ni moral, que engaña a todo el mundo con labia e inteligencia, sabiendo dominar los momentos críticos para darles la vuelta a su favor (hasta el punto en que tarda menos en lo que se tarda en ir a buscar un café a sonsacarle dinero al jefe de la editorial con alguna excusa). Es el ejemplo del español pícaro, un liante, metido en una época de paz forzada por los Vencedores pero con hambre, y que debe agudizar el ingenio cuál Lazarillo de Tormes para no verse cazado. Pero también es el único que planta cara a Peláez y González, animando el cotarro cuando llega a la editorial y llama al resto de dibujantes “esclavos del sistema”, ya que pretende conservar los derechos sobre sus creaciones, totalmente encontrado con las directrices de la empresa. Bruguera se nos presenta como una gran sala donde todos los dibujantes trabajan reunidos bajo la atenta mirada de Peláez que, a modo de vigilante sin compasión, vela por la empresa hasta el punto de recriminar a un trabajador por desechar un lapicero medio usado o pegar un berrinche a un dibujante por usar palabras que no pasarán la censura de la época. Por encima de Peláez está el Sr González, amo de la editorial, que gestiona la empresa. Aunque serio, en el fondo es un buen hombre que en esas épocas de hambre da trabajo a escondidas a rojos que habían vuelto del exilio. Se ve obligado a denunciar a Vázquez cuando este hace un desfalque (obligado por la situación precaria que vive) y contrata negros para que sigan explotando los personajes del autor, con resultados de muy poca calidad. Vázquez se entera de esto en prisión, montando en cólera. Personalmente las escenas de la editorial son las que más he disfrutado, ya que en ellas se nota el amor al medio que transmiten las imágenes. También recuerda a la agencia de Selecciones Ilustradas que tan bien Carlos Giménez nos ha traído a las “nuevas” generaciones para nuestro disfrute. El repetido grito de VAAAZQUEEEEEZZZZ!!!! saliendo del despacho del director es posiblemente la mejor traslación a otro medio de la típica viñeta con un gran bocadillo con grandes letras profiriendo el apellido del escurridizo dibujante, y porque no, una copia de lo que más de una vez debió ocurrir en la sede de la editorial del Gato Negro.

La historia bascula entre el ambiente de trabajo (la editorial Bruguera con sus dibujantes noveles como Ibáñez), aunque casualmente Vázquez es donde trabaja menos (él es un hombre de la calle, se inspira en el exterior, en casos reales de gente sencilla, dibuja en bares, prostíbulos, sitios de baja estofa), y el ambiente familiar (recordemos que Vázquez deja a su mujer y a su hijo para irse con Rosa, pero éstos no desaparecen del mapa como él quisiera y le van dando quebraderos de cabeza), especialmente en su nueva casa con Rosa embarazada.

Dentro de lo positivo que podemos encontrar en El Gran Vázquez es, como no, la elección de Santiago Segura como el protagonista. El socarrón dibujante comparte un buen tanto por ciento de mente calenturienta con el sucio y desgraciado investigador privado de Madrid, aunque se puede considerar que es la versión light de éste último. Vázquez lanza trasnochados piropos a cualquier ser viviente de dos patas del sexo femenino, esculturales y altas si puede ser. Segura se autocensura sabiendo que si aprieta mucho en este tema deberá leer multitud de críticas diciendo que solo puede hacer de Torrente. A Vázquez le gustan las mujeres pero las respeta, las corteja pero no las humilla. Y la verdad es que Segura consigue dar alma al personaje, en casi ningún momento del metraje parece que estés viendo al ex-policía de los barrios bajos de la capital española. Pese a no ser un actor de primer nivel, tiene los suficientes recursos para creerte el personaje y no quedar falso o con poco nivel como actor. Eso es fundamental, ya que el personaje está casi el 100% del tiempo en pantalla. Segura ya no es ese Segura orondo, extremadamente gordo que se hizo famoso con Torrente, aunque tampoco está delgado. Tampoco tiene el rostro excesivamente perjudicado como se le había visto en alguna otra ocasión. Sin haber conocido al maestro Vázquez en persona, creo que Segura da el pego de forma sobrada en el papel. Sabe imprimirle esa simpática chulería barata de barrio sencillo pero también insuflarle momentos serios cuando las cosas van realmente mal, llegando incluso a dar dinero para pagar el alquiler antes de gastárselo en lo que él quería (alcohol, mujeres,…).


Ya que estamos en el tema de las interpretaciones, considero oportuno desvelar la gran sorpresa (al menos para un servidor) de la película: la actuación de Mercè Llorens, Rosa en la película, entiendes porque Vázquez se enamora instantáneamente de ella. Llorens es lo mejor de la película en cuanto a actores, superando a Segura con múltiples registros y empatando con Alex Angulo, otro amiguete, que lleva su personaje de Peláez del extremo del despotismo laboral para con sus trabajadores al servilismo exagerado y trasnochado con su jefe González. Ambos tienen muchas tablas y están por delante del resto de actores, teniendo Mercè un gran futuro por delante (aunque ya ha participado en éxitos como Camarón o en series como Hospital Central o El Comisario). Su simpatía hace que las barrabasadas de Vázquez cuando se conocen se hagan más simpáticas, tiene el punto justo de inocente pero no tonta, y cuando las cosas van mal, es capaz de reflejar su preocupación por la situación en la que viven, con un niño pequeño y su posterior huída al pueblo. Y es que la mayoría del resto de actuaciones tienen un nivel entre regular y flojo, salvándose de la quema Enrique Villén como el Sr González, entre otros pocos. Los asiduos a la TV catalana veremos caras conocidas como Jordi Banacolocha (Plats Bruts, Nissaga de Poder, VentdelPla, Hospital Central) o el ya-no-tan-joven Biel Durán (La Teta i la Lluna, Nissaga de Poder, La Chica de Ayer), aunque sus papeles son tan secundarios que no tienen ocasión de brillar. Manolo Solo encarna a Ibáñez, y aunque la caracterización es perfecta, no lo es tanto la actuación que pasa de regular a bochornosa, especialmente en algunos pasajes mal explicados o montados. O al menos así me lo ha parecido a mí.

Y aquí entramos en posiblemente lo peor de la película. Oscar Aibar lleva una carrera de años en el mundo del cómic, donde nos ha regalado guiones como ADN junto con Fernado de Felipe o Atolladero Texas que serviría de base para su primer largo, esa ya de culto cinta de spaghetti western con Iggy Pop. Posiblemente lo más conocido sea su colaboración con Jordi Bernet en algunas historias de Torpedo. En el medio cinematográfico cuenta con cuatro largos, la ya mencionada Atolladero junto con otros ejemplos de humor español de brocha gorda como La Máquina de Bailar. Sin haber visto ninguna de sus películas, si recuerdo que posiblemente la mejor parada haya sido Platillos Volantes, donde un par de españolitos usan su afición por los OVNIs para aislarse de la España del tardío franquismo y que considera todo ese boom de los extraterrestres como focos de subversión (comunista y roja, evidentemente). En El Gran Vázquez demuestra capacidad para llevar un proyecto a buen término, con una buena ambientación, un guión mejorable pero competente, una música que recuerda a los cortos animados de Mortadelo y Filemón que se proyectaban en el cine hace décadas. Todos puntos positivos que se tiran por la borda por una dirección algo irregular, con escenas, diálogos y momentos extraños, sin saber redondear escenas, líneas sin sentido y una sensación de que podría haberse hecho mucho mejor, que dista de ser una buena película desde el punto de vista del propio medio. Es una lástima ver como cada uno de los apartado técnicos de la cinta tienen un buen nivel, pero al juntarlos todos se desmerecen por una dirección algo errática y sobretodo con poco empaque y calidad cinematográfica. Esto no empaña la experiencia ya que el amor puesto en el proyecto es tal que estos inconvenientes se relativizan, pero es una lástima que le impidan a la cinta llegar a cotas más altas.

Otro aspecto que me hace dividir el corazón es la inclusión de pequeñas piezas animadas (en blanco y negro, como debe ser proviniendo de papel) donde los personajes que Vázquez va creando toman vida. Vemos a Anacleto (con referencia al detective Smart), las Hermanas Gilda o posteriormente al Tío Vázquez salir del papel para entablar pequeñas conversaciones con su propio creador, espoleándole a que siga trabajando o quejándose de la situación actual. Estas escenas, que están bien resueltas desde el punto de vista técnico (la animación no es maravillosa pero tampoco hace falta; la combinación del rodaje de la personaje real con los animados es correcta, aunque eso ya lo hizo Gene Kelly con el ratón Jerry), arruinan su originalidad al estar MUY mal dobladas. Las voces escogidas para el doblaje son correctas (incluso Segura se autodobla como El tío Vázquez), pero la calidad del sonido es de muy baja calidad (se nota que está pegado a la pista principal de sonido), quedando como un pegote la mayoría de veces en que aparecen esos personajes animados. Insisto, una pena que pese no sea una novedad, sí se relacione el tebeo con su otro primo la animación pero que el resultado sea tan poco profesional.

En definitiva, El Gran Vázquez es una buena película, pero no tan buena como habría podido ser. Se nota la gran afición que se tiene por el medio, apareciendo varios DDT de la época o aspectos de la cultura popular como el mencionado detective Smart de la serie El Superagente 86. La inclusión de los pequeños clips animados también es una buena noticia. La ambientación (se diría que se recuerda esa época como unos días inocentes, donde podías llevarte un traje de muchos duros y pagarlo después del verano, sin tomar ningún dato), la mezcla de vida privada y profesional de Vázquez, los gags de humor, el guión (¡aunque a mí me han dejado con ganas de ver una película exclusivamente sobre la Editorial Bruguera en sí!) todo funciona muy bien, pero no es redonda. Le falta definir mejor las escenas, finalizarlas mejor, eliminar algún momento sobrante y algún diálogo fuera de lugar o que simplemente no se entiende. En una palabra redondear un producto con muy buena base y trabajo detrás, pero que se desinfla en ciertos momentos. Es muy divertida, los gags funcionan, transmite esa sensación de “jeta simpático” que cultivó hasta el día de hoy, permite ver mínimamente como funcionaba la editorial por dentro y aspectos menos conocidos de su vida por las nuevas generaciones como su paso por la cárcel o los momentos de crisis más severos. El final deja un sabor agridulce ya que todo lo que hizo por el medio no ha servido aparentemente para nada y la sensación de que hay gente que no puede cambiar, que será de una forma determinada hasta el fin de sus días. La reseña se deja en el tintero (nunca mejor dicho) aspectos como al relación con su padre o con Ibáñez (que me corrija alguien si digo que ese abrazo entre los personajes animados de Vázquez e Ibañez es más bien una licencia que una realidad). Pese a los defectos enumerados, uno sale satisfecho de la sala recordando de forma amable ese el mejor autor de tebeos (cuándo aún no se llamaban cómics, parafraseando a Toni Guiral) de España, un personaje único e irrepetible al que bien esta cinta como los estudios del mismo Guiral sobre Bruguera o el integral de Glenat deberían hacer justicia para las nuevas generaciones de lectores. Se sale de la sala con más amor al medio de la que se ha entrado, eso da a entender como se ha hecho esta película. Nunca un bribón usurpó y timó cayendo tan bien, enmarcado en una época que no volverá.

Lo mejor: Segura y Mercè Llorens; los gags; el placer de ver una película sobre tebeos en pantalla grande.

Lo peor: ciertos momentos con poco empaque; el doblaje de los clips animados; algunos secundarios justitos en su actuación.

18
Déjanos un comentario

Please Login to comment
18 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
Admirador de las gildaEladio AmorósOciosoSpiritJordi Querol Rielo Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
Tachuela
Lector

>>>(¡aunque a mí me han dejado con ganas de ver una película exclusivamente sobre la Editorial Bruguera en sí!)>>>
 
Tendremos que esperar a “El invierno del dibujante” de Paco Roca para tener algo parecido…

Tachuela
Lector

De momento, sin haberla visto, precisamente las escenas animadas son las que menos me están convenciendo. Esperaba que dentro de la película tuvieran más empaque:
 
http://www.espressoanimation.com/elgranvazquez/
 
Y gracias por la crítica. Más animado estoy para ir a verla 😀

crowley
Lector
crowley

la voz de anacleto es jose padilla , doblador de skinner o joker en el batman arkham asylum

Go!
Lector

Pues me parecen muy adecuadas, y no creo que tampoco tuvieran que tener un peso mayor en la película, porque si no sería otra cosa.

Spirit
Lector

Saludos;
No he visto la pelicula, pero tengo muchas ganas de verla. El artículo me ha animado a ello sobremanera (aunque ya lo estaba) y se corresponde con la intuición que tengo sobre lo que me voy a encontrar en el film.
 
He de decir una cosa, aunque sólo sea para satisfacer mi nivel egocéntrico: yo conocí a Vázquez en persona. Lo juro. Le escribí una carta cuando era joven e inocente y, misterios de la vida, le llegó al alma y me invitó a comer a su casa. Puedo demostrarlo.
 
El Vázquez que yo conocí de esa vez y de un par más (no muchas más, por desgracia, por que al poco murió) no se corresponde con la leyenda urbana que refleja la película. No por que esta leyenda no sea verdad, desde luego, si no por que yo le conocí ya en el ocaso de su vida, asentado con su mujer por aquel entonces, Katy, (que estaba como un tren y que es la que sale dibujada en VAZQUEZ, AGENTE DEL FISCO), y lo único que lamento de ese encuentro es que yo tendría unos 21 años y era tonto, más que ahora, y no había desarrollado mi encantadora personalidad actual y no supe estar a la altura. Por cierto; he de decir que me invitó él, no sólo a comer, si no que incluso pagó las consumiciones en posteriores veces, y que me trató genial. De verdad.
 
En fin…que ya tardo en ver al maestro. A ver si esta película hace que se edite su obra en condiciones, aunque hay que reconocer que con la colección CLASICOS DEL HUMOR se ha hecho algo (o bastante) al respecto.  

Zetchbell
Lector
Zetchbell

Gran critica.
Sin duda, invita a verla. Y me alegra que Segura sepa hacer más cosas que Torrente.

Ocioso
Lector
Ocioso

Aprovecho el artículo sobre la peli para preguntaros por el recopilatorio de Glenat. Vale, Vazquez es muy gracioso y en esos años pudo hacer lo que le dió la real gana pero ¿será digerible toda esa burrada de material? Es que me temo que en pequeñas dosis puede estar muy bien, pero meterse 600 páginas entre pecho y espalda…

Ocioso
Lector
Ocioso

Y sigo aprovechando para preguntar por el 100 años de Bruguera. ¿Aportará algo a los que ya hemos leído los otros dos tochos de Guiral, Cuando los comics se llamaban tebeos y su secuela?

Jordi Querol Rielo
Lector

Sinceramente no he tenido ninguno de estos dos tomos en la mano, pero eso es como todo: zamparte 100 páginas del Todo Mafalda quizá también es contraproducente (soy un hereje! xDD). O de cualquier otra cosa, vaya, tendría que ser un genio para que nadie se aburriera o se le hiciese reiterativo. En la pagina de Glenat tienes un avance del tomo Integral. Algunas de esas historias ya las leí en esos tomitos estilo “Agentes del Fisco”, los tenía todos y se me mojaron en una inundación. Por suerte aparece este tomo, ya veremos si intento recuperar esos tomos delgados de Glenat de hace unos años (Sabado Sabadete, Gente Peligrosa ,etc). Supongo que si el tomo alterna series y no hace como “de la pagina 1 a la 85 todas de El tio Vazquez, de la 86 a la 150 todas de Anacleto etc etc” se podrá digerir mejor, pero no sé que opción habrán escogido, si una cronológica, o por temática, o por serie,……
Sobre el libro de Bruguera no sé decirte, pensaba que esos dos libros hablaban de otras editoriales (¿hubieron?) pero veo que la misma sinopsis se centra directamente en Bruguera , o sea que no sé. Yo tb los tengo pero aún sin leer, y ahora que lo dices quería comprarme este nuevo pero no sé si es un resumen de los dos o aporta datos nuevos (se podría considerar una tercera parte). Veo que al cambiar de editorial (de El Jueves a Ediciones B) es posible que haga un “mechambrado” de esos dos libros. Es posible que en su explicación, vaya más atrás en el tiempo que el primer libro (1910 en adelante) y llegue más hasta el presente (aprovechando que Bruguera es Ediciones B ahora, more or less) comentando los Superhumor, la línea dedicada al TBO etc
Si se pasara Guiral o alguien que lo sepa por aquí a comentar el tema, sería fantástico.

Spirit
Lector

Saludos a todos;
 
Ocioso; A ver…yo tengo el recopilatorio sábado sabadete, el de cornelio ladilla y compañía, uno sobre el sexo en la prehistoria, el vázquez agente del fisco, los dos tomos de gente peligrosa, los 6 números de la colección by vazquez que sacó glenat en comic book, el de vámonos al bingo y varios de las cartas sobre la mesa, aparte de varios números de MAKOKI y el PAPUS…es decir; el 95% de lo que creo que puede contener ese tomaco y a la pregunta de si es repetitivo te diré…pues creo que no. Es lo suficiente variado y Vázquez tiene en esos años tanta gracia (aunque descuidase el dibujo hasta extremos de más allá del underground), que no resulta pesado ni repetitivo. Hombre, a ver, leerse de un tirón 600 páginas tampoco, como han dicho por aquí incluso un TODO MAFALDA es un poco tocho en grandes y reiteradas dosis, pero vamos, que yo lo veo lo suficientemente ágil y ameno para pillarlo sin complejos. La reducción de tamaño, para mí, es un gran acierto, por que el dibujo del Vázquez de esa época ya hemos dicho que no era excesivamente detallista…Eso si; quien se espere un ANACLETO, mejor que huya despavorido…
 
Respecto a tu pregunta sobre el libro de 100 AÑOS DE BRUGUERA, yo también me la hago. Habrá que esperar a tenerlo en las manos para responderla, pero mucho me temo que los tiros van por ahí; un compendio de los dos libros anteriores con alguna que otra anotación más y para de contar. Y es que los dos libros anteriores fueron muy buenos y completos, y no creo que el tema pueda dar más de sí salvo de forma muy puntual. No se, espero equivocarme, claro…

Ocioso
Lector
Ocioso

Muchas gracias, Spirit.
Lo que me da miedo del tochal de Vazquez es que me pase lo siguiente: Lo cojo con ganas y despacho 100 páginas. Al día siguiente otras 100, me saturo y le coloco un marcapáginas. Una semana después otras 100. Y dos años después me doy cuenta de que lo tengo olvidado en la pila a medio leer. No sería la primera vez que me pasa algo así.
Aunque vete tú a saber. Creo que me podría leer el Todo Mafalda de una tirada y volver a empezarlo en la misma sesión. O la obra posterior de Quino, que todavía me gusta mas. ¡Quino es el mejor humorista gráfico de la historia del mundo mundial!
 
Hojeando y ojeando el libro de Bruguera me saltó a la vista que lleva una maquetación muy similar a la de los libros anteriores de Guiral, pero también a la de Del tebeo al manga. Que 100 años de Bruguera y Cuando los comics se llamaban tebeos tengan un aspecto tan parecido no tiene por que ser debido necesariamente a que el primero sea un copia-pega de los otros, puede que a Toni le guste presentarlos así.
Estoy casi seguro de que el contenido será prácticamente el mismo eliminando o reduciendo  la parte monográfica de autores y personajes. Es la misma historia de la misma editorial contada en menos páginas.
Eso sí, estoy seguro de que se podrían escribir libros sobre aspectos concretos de Bruguera que darían para llenar estanterías. Supongo que irán llegando poco a poco a medida que se vayan sabiendo cosas. Gracias al estreno de la peli se están publicando montones de artículos y entrevistas a gente relacionada con la editorial y nos estamos enterando de muchísimos pormenores, intríngulis y secretillos acerca de su funcionamiento.

Jordi Querol Rielo
Lector

Pero Spirit, ¿podrías confirmar que este integral de Glenat contiene TODOS los cómics que has mencionado (algunos de los cuales tb tengo yo pero otros deconocía su existencia)? Porque si la respuesta es afirmativa paso de buscar de nuevo mis desgraciadamente anegados en agua caliente ejemplares (la inundacion fue un asco, de veras, y aún gracias que perdí poco). El integral parece que dice “todos esos comics reunidos en este tomo”, pero no sé si es exhaustivo o no (bueno, siendo integral debería, pero….).
En principio ya está en tiendas, a ver si me puedo pasar y ojear, sobretodo si hay alguna introducción que aclare estos temas.

Spirit
Lector

Saludos a todos;
 
Ocioso; pues a mí también me han pasado cosas semejantes a lo que cuentas, y es que con tanta moda de integrales y tochazos a no ser que sea algo terriblemente absorvente la verdad es que se nos va el santo al cielo entre tanta novedad…Yo mismo tengo varios CLASICOS DEL HUMOR de RBA en esa fase…Es muy probable que con el tomo de Vázquez te pase lo mismo, que por estructura tiene todos los números, pero ya te digo, al menos el material es muy variado y ameno (gran público para series como LAS CARTAS SOBRE LA MESA, público erótico para algunas series, público UNDERGROUND para otras…).
Personalmente, en vez de tomacos al por mayor, que dificultan la lectura y el bolsillo, prefiero cómics en cantidades más manejables…como las mismas revistas de Vázquez (que, por cierto, fueron un fracaso y cerraron en su número 6) o, en vez de tanto tocho de CREEPY, un formato más manejable…
 
Y si, puede que la vida de la editorial Bruguera de para miles de libros…ojalá se vayan haciendo, que parece ser fue una época muy interesante…
 
Jordi Querol; pues lamento no poder confirmarte que TODOS los cómics que menciono estén en el tomaco, ya que no lo he visto todavía físicamente y no he encontrado ningún sitio donde venga más detallado. Hombre, siguiendo la lógica sería ésto, por que no dejan de ser las obras que hizo Vázquez en los 80-90 de las cuales conserva los derechos en un 100% y, por el número de páginas, las cuentas más o menos salen,  aparte de que ya lo ha publicado Glénat antes…De lo que tengo dudas es de la serie VÁMONOS AL BINGO y SEXO EN LA PREHISTORIA. La primera es, para  mí, lo mejor de esa época, y fue publicada en los últimos años de Bruguera y recopilada luego en una especie de OLE! de esos que hacía la revista GUAI!. La segunda es sin duda bastante mala, publicada con el seudónimo de SAPPO, y si no viene incluida (por que, además, es en formato apaisado), pues casi que mejor. Del resto, casi no tengo dudas, pero casi mejor lo ojeamos antes de pillarlo, si nos dejan, que con tanto retractilado para que no se note el timo (a este respecto no puedo si no quejarme del tomo de HOUSE OF MISTERY DE NEAL ADAMS con…3 historias).
 

Spirit
Lector

He encontrado en la página de Glénat un poco más de información, copio y pego:
Desaparecida la editorial Bruguera, el genial Vázquez dedicó la última parte de su carrera al público adulto, dándonos su descarada, inconformista y entrañable visión del mundo en series como Sabado sabadete, ¡Vámonos al bingo!, Historias verdes, Gente peligrosa, Más gente peligrosa y Los cuentos del tío Vázquez. Ahora, bajo el título Lo peor de Vázquez, Glénat publica todos esos tebeos juntos, en una edición definitiva e indipensable para el aficionado español.
 
Umm….echo a faltar VAZQUEZ AGENTE DEL FISCO, CORNELIO LADILLA Y SU SEÑORA MARÍA y las historias sueltas de MAKOKI Y EL PAPUS…claro que si el tomo es de 568 páginas, también me faltan unas doscientas para que salgan las cuentas….así que habrá que esperar a ojearlo…

Tachuela
Lector

El tomo contiene exactamente:
 
– Mujeres o Diosas – El calendario según Vázquez – Lo peor de Vázquez – Los casos del Inspector Yes – Vamos a publicidad – Gente Peligrosa (son el Gente Peligrosa y el Más Gente Peligrosa) – Agente del fisco – Las cartas sobre la mesa (son el Admirado Maestro, Querido Sr. Vazquez y Distinguido Gran Hombre) – Sábado sabadete – Historias de Sappo – Historias Verdes (son el Historias Verdes y Más historias verdes)

Eladio Amorós
Lector
Eladio Amorós

Una película necesaria para complementar Los Profesionales y Rambla Arriba, Rambla Abajo de Carlos Giménez y Memorias Ilustradas de Fernando Fernández.
Yo personalmente conocí a Vázquez en una conferencia – mesa redonda en unas semanas de Comic en Málaga allá por los 80. Vazquez iba con una rubia veinteañera que quitaba el hipo y la presentó con su sonrisa irónica habitual como su “sobrinita”.  Era nuestro héroe.
Tengo que decir que Segura realmente se transformo tanto fisicamente como de ademanes en Vázquez. Quien ha visto a Vazquez aunque sea una sola vez, no lo olvida … y segura fue Vazquez.
 

Tachuela
Lector

¡Vaya peliculón! Le han fallado algunos detalles históricos (en plan Ibáñez de botones, que el Súper aparezca en el Mortadelo pre-Sulfato, el orden de creación de los personajes de Vázquez…) pero a grandes rasgos es tanto una comedia eficiente como una historia dramática que cumple.
 
Temía que fuese una película para frikis/entendidos, pero no, muy disfrutable para todo tipo de públicos.

Admirador de las gilda
Lector
Admirador de las gilda

Buena peli. fUNCIONA BIEN también para los uqe no conocen el personaje. La he visto con mi hija de 12 y le gustó