El Dios Rata

Por
3
2881
 


Edición original: The Rat God #1-5, 2015-2016, Dark Horse Books.
Edición nacional / España: El dios rata, Colección Independientes USA, abril 2016, Planeta Cómic.
Guión, dibujo y tinta: Richard Corben.
Color: Beth Corben Reed y Richard Corben.
Formato: 144 páginas a color editadas en cartoné.
Precio: 18 €.

 

Ay, Corben. Otras veces lo he contado por aquí. Otras veces he escrito reseñas pedantes sobre la obra del autor norteamericano. Siempre desde una perspectiva academicista, clásica y respetuosa. Así que para eso, os encomiendo a leer o releer, por ejemplo, esta reseña. O esta otra. Hoy voy a tratar de jugar un poco. Sí, me ha gustado El Dios Rata, claro. Casi todo lo que produce el de Misuri me suele convencer. A pesar de ciertos vicios, a pesar de la evidencia de la repetición tras los años pasados regalándonos una carrera tan amplia. Corben es siempre Corben. Aunque no quiera. Y está claro que casi siempre quiere. Incluso en aquellos trabajos eminentemente alimenticios, como los llevados a cabo para Marvel, por ejemplo, donde un trazo casi abocetado preñaba viñetas quizá un poco perezosas, sin fondos, como en sus números de Ghost Rider. Pero es que un Corben a medio gas siempre será superior a la media. ¿Por qué? Por su trazo poderoso, por su personalidad inimitable -y muy poco imitada, por cierto-, por sus glorias en el color, por su temática violenta, morbosa y sexual. Por esos cuerpos entre retorcidos y anatómicamente perfectos, por esos miembros al aire, por esos pechos que cuelgan como deben hacerlo, por esas caras que rozan la caricatura, pero que parecen verosímiles en su universo coherente, por esas posturas, por esas texturas… Corben es un dios del tebeo como lo fue Moebius, no me cansaré de decirlo. Es un Picasso, un Dalí, uno de los artistas definitorios de una época, de un estilo, y un estilo en sí mismo. Es por eso que no puedo acercarme a un nuevo tebeo del maestro sin sentir cierto respeto, cierta incapacidad para juzgar con imparcialidad. Hay códigos, hay formas, hay clichés del autor que siempre se repiten, que surgen con ganas o que aparecen con la habitualidad del que lleva toda la vida marcando el minuto, su propio minuto, mejor dicho. De modo que incluso en la obra menor, siempre habrá algo bueno. Y en El Dios Rata, si bien se nota cierto desgaste en la creación de viñetas, sus virtudes brillan casi como siempre. Corben es Corben, quiera o no. Tenemos aquí entonces sus figuras rotas, sus caras al límite del expresionismo, sus cadáveres, sus criaturas mutadas, sus músculos robustos, pero también su excelencia para dibujar casas y vehículos, algo pocas veces comentado, así como su inteligente uso del color. Y como no, sus estupendas portadas. Solo por ellas ya merece la pena pillar este tomo.

dios-rata-corben-pagina1

Y es que Corben, el autor, pues está claro que ya está por encima de todo y de todos. Su obra va por su propio camino. Y como el autor que es, puede hacer lo que le viene en gana. Tanto es así que el horror como género es la vertiente que lleva desarrollando con mayor interés en los últimos años. Ahí están sus nuevas adaptaciones de Poe y de Lovecraft. Y tanto debe haberse sumergido en semejantes escritores, que el corpus actual de su obra se ha visto del todo contagiada por la prosa y los demonios de estos dos tótems del género fantástico de la literatura americana. Corben, entonces, como discípulo del narrador de los mitos de Cthulhu, no duda en crear una historia situada en los universos de Lovecraft, con su Arkham, con su Universidad de Miskatonic, con sus dioses primigenios, su racismo no velado y su miedo a lo extranjero. El Dios Rata cuenta la historia de un pánfilo enamorado, de un idiota agresivo, llevado por las ansias del deseo, a rescatar a su amada de las garras de un culto demoníaco, al tiempo que desea sacarla de las sucias aguas de un indecoroso trabajo, escondiendo así además sus orígenes indios en una comunidad occidental aria, que como tales arios desprecian cualquier otra raza como inferior. El dios rata al que venera el culto maldito no es más que una mutación, una criatura imposible. El verdadero terror está en los genes de los que odian y la verdadera mística proviene de la naturaleza de los auténticos moradores de una tierra violada por el colono. Este mensaje, quizá algo rebuscado, es el que se desprende de un relato de terror clásico donde el miedo viene de la mutación, del paganismo exacerbado y de los complejos de superioridad. Y en medio de todo, paganismo indio, personalidades que se desdoblan en el tiempo y culturas que imponen su mirada sobre el terreno que han dominado. Todo ello aderezado, como digo, por criaturas mutantes, monstruos humanos, cultos de túnica y sacrificios de niños. Una delicia, claro.

dios-rata-corben-portada2

Atiende, oh lector, a una nueva oda al horror de lo que viene del inframundo, pero también de lo que surge de los corazones más negros, narrado por uno de los genios del medio.

  Edición original: The Rat God #1-5, 2015-2016, Dark Horse Books. Edición nacional / España: El dios rata, Colección Independientes USA, abril 2016, Planeta Cómic. Guión, dibujo y tinta: Richard Corben. Color: Beth Corben Reed y Richard Corben. Formato: 144 páginas a color editadas en cartoné. Precio: 18 €.  …
Guión - 7
Dibujo - 8
Interés - 7.5

7.5

Corben siempre es Corben

Vosotros puntuáis: 9.48 ( 9 votos)
3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
JH
JH
Lector
9 junio, 2016 18:18

Pues buena reseña. A mí me dejó frío, no me gustó en exceso. Entiendo que le están pasando factura los años en temas de motivación. Es mi dibujante favorito, mis primeros lecturas de cómics eran lápices suyos (La portada de La Ternura del Monstruo no se me olvidará jamás, la podía haber firmado un pintor de los grandes). Pero el Dios Rata no me llega a convencer del todo, y no por filias ni fobias… simplemente, este Corben no está en su plenitud. Me encantan las portadas, donde se le nota desatado y más fiel a su estilo (sobre todo en tono y colores), eso sí. Aún así… como se comenta en la reseña, es capaz de infundir expresiones a los personajes a un nivel que pocos pueden alcanzar.

Ojalá que reediten la etapa de Corben que se recopiló por estos lares en la Ternura del Monstruo, porque es su mejor material en blanco y negro. No sé si es cierto que tuvieron problemas con los fotolitos o algo así…

Argonas
Argonas
Lector
9 junio, 2016 21:42

No se si Corben es Dios, pero si que es uno de los mejores autores de Tebeos americano, a la altura, no de los mejores e incluso en ocasiones por encima de históricos como Eisner, Foster, Cappa, Watterson, Buscema, Kirby, etc… Algún día reeditaran el octavo viaje de Simbad, con su versión de las Mil y una noches, Pilgor (la Body-sey), Bloodstar, toda la saga de Den, Mundo mutante, y un largiiiiisimo etc…. de pequeñas y grandes maravillas y los lectores que no han podido acceder a aquella época en la que Toutain nos regalaba mes tras mes con pequeñas maravillas podrán deleitarse con esas maravillas y postrarse ante ese editor y adorarlo como se merece.
Ahora bien, el Dios Rata, comparada con sus grandes obras, flojea un pelín, los saltos narrativos, algo en lo que el es especialista, dejo a los personajes en tal punto, me voy a otra cosa y vuelvo luego y todo encaja a la perfección, son, repito para la calidad que suele atesorar flojos, no se entiende por que el protagonista de tímido estudiante, pasa a aguerrido “buscabroncas” y tampoco se entiende que en una viñeta este delgadísimo y en la siguiente tenga un “cuerpo Corben”. Me han gustado mas otros trabajos suyos como “La casa en el confín de la tierra” o las historias cortas inspiradas en Lovecraft. Aun así, ya le gustaría a el 75% de los actuales artistas “hot” yanquis tener la mitad de la calidad de este señor, en horas bajas y con casi setenta años. Prefiero un mal tebeo de Corben, este es flojito, que un tebeo bueno de (ponga aquí el nombre del autor hot Marvel/DC)
Una gran adquisición. y si pilláis el recopilatorio que edito Planeta de los cuentos de Poe, me agradeceréis la recomendación por los restos.

Rafa Reyes
Rafa Reyes
Lector
En respuesta a  Argonas
9 junio, 2016 23:50

¿Dónde hay que firmar?