El Capitán Escarlata

Por
6
964
 

Autores: GUIBERT Emmanuel, DAVID B
Editor: Glenat
Colección: Delicatessen
Características: 72 pág. Color. 15 €

 

El Capitán Escarlata, es el tempestario de la Edad Media que, según la creencia popular, poseía el don de liberar a los vientos y de desencadenar la marejada. Además es el rey prisionero de su propia imagen en uno de los cuentos más hermosos de Marcel Schwob, El rey de la máscara de oro. Y también es Le Prophète voilé y el personaje principal de Les Incidents de la nuit, dos cómics de David B., para quien las caras ocultas simbolizan el misterio hasta la obsesión. Es la última colaboración entre dos autores excepcionales.”

ARTÍCULO
PREVIEW

Glenat/Guibert

El Capitán Escarlata es un canto a la imaginación. La imaginación que nos permite soñar en una tempestad desatada en el interior de una taberna. En unos piratas del Siglo XVII invadiendo el París del XIX a bordo de una fragata que surca los cielos, montada en una lengua de mar.

Glenat/Guibert

La imaginación que nos regala el olor del aire salado, mientras vemos como esos piratas, locos soñadores, se enfrentan a la policía y a las bandas de ese París dos siglos más moderno que el de ellos, dos siglos por detrás del nuestro.

Glenat/Guibert

Por todo ello es también un canto a la poesía de la aventura, de la que se alimenta Marcel Schwob, ese escritor enfermizo capaz de renunciar a todo menos a las caricias de su amada prostituta Monelle, la poesía más bella. Este Schowb personaje inspirado en el Schowb real cuya obra anima esta ensoñación de Guibert y David B, dos autores referentes en el panorama del cómic mundial por el alcance de muchas de sus obras en solitario. Baste destacar La Ascensión del Gran Mal (Sins Entido) por parte de David B y El Fotografo (Glenat) o La Guerra de Alan (Ponent Mon) por parte de Guibert.

En el fondo este relato que ahora comentamos es un grito que busca alejarnos de la rutina, la frialdad y el pragmatismo. Ese pragmatismo cruel e inhumano a partir del cual el comisario de la presente historia, desvergonzadamente, se reconoce ilusionado de poder encubrir los secretos de los ricos para protegerlos de los pobres.

Glenat/Guibert

Ese pragmatismo que un día u otro, a casi todos, se nos lleva la niñez por delante. Esa niñez que quizás nos hace ingenuos pero, sin duda, también en muchas ocasiones más nobles, tal es el caso de la pareja protagonista, el escritor y la prostituta.

Bromeando a partir del cómic podríamos decir que, realmente, todo en esta vida es cuestión de cambiar de cabeza… sabiendo buscar con cuál la reemplazamos, pero sin perderla del todo porque, como advierte Monelle, a veces cuando las almas arden también los pies se llenan de sangre.

Glenat/Guibert

Schwob y Monelle, Monelle y Schwob, nuestros guías por estos escenarios arrebatados al folletín y a Peter Pan que tan bien retrata Guibert, oscilando entre el realismo y la caricatura, entre lo posible y lo irreal… podríamos decir, pues, entre lo deseable y lo quimérico. Schwob y Monelle, Monelle y Schwob, con esa ilusión de niños que parece llevarles a la muerte para que su vida, realmente viva, no envejezca.

Glenat/Guibert

6 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
spendius
spendius
21 junio, 2006 16:04

Una obra excelente, para todos los amantes de la novela/folletin decimononico y del mejor comic

Yorkshire
21 junio, 2006 16:08

Toni, impresionante cómic que adapta y mezcla motivos metaliterarios, novela de aventuras, sarcasmo, ternura y género detectivesco. Deslumbrante dibujo de Guibert y un guión modélico de cómo adaptar al cómic temas de la literatura. ¿Acaso chirría alguna cosa? La verdad que es este tebeo es un canto libérrimo de la viñeta, un ejemplo de lo que es el CÓMIC: entretenimiento y calidad.

PD: ¡Y vaya dibujo de Guibert!

Raúl López
Admin
21 junio, 2006 16:35

Pues sí, lleváis razón, es una demostración clara de como el cómic puede convertirse en una experiencia hipnótica.

josep rom
josep rom
21 junio, 2006 23:48

Coincido con Toni en el caracter folletinesco y onírico de este relato. David B. es un gran creador de “cuentos”. Y digo cuentos con toda la intención. Como buen guionista posmoderno mete en la batidora referencias a la cultura popular francesa, los folletines desde Dumas a las novelas de Fantomas, y lo mezcla todo con la tradición de los cómics francobelgas – la pelea a espada es un gran homenaje a “El secreto del Unicornio”– para recuperar la magia de los cuentos. Para convertir la fantasia en relato de aprendizaje. Un aprendizaje para la vida actual, los protagonista de este álbum són urbanitas de nuestro tiempo, frikies de la gran ciudad que se ocultan en los pliegos de una realidad virtual que nace de la literatura y no de los ordenadores. Las emociones surgen de los sueños, la torre Effiel és la catedral de la tecnología. Este cómic ha sido una de las lecturas más agradables de este año.

Rafa T.
Rafa T.
25 junio, 2006 16:48

Tarde como de costumbre, y encima para repetir lo dciho más arriba … un cómic excelente, resultado de la comunión de dos artistazos. Por cierto Toni, has indagado algo más sobre el modo de trabajo de Guibert? … sólo he encontrado algunos links a entrevistas suyas, pero en francés, y no me entero muy bien …
También para mi, una de las mejores lecturas de este año!!!
Un saludo.