Drácula

Por
15
1808

 

Guión: Robin Wood
Dibujo: Alberto Salinas
Edición España: ECC Edciones
Contiene: Drácula ARG
Colección: Biblioteca Robin Wood
Formato: Tomo rústica de 128 páginas
Precio: 9,95 €

 

«Soy Drácula, Príncipe de Valaquia.
Algunos me han amado, muchos me han odiado
y todos me han temido»

No cabe ninguna duda al respecto, Drácula, el conocido como Rey de los Vampiros, es uno de los mitos más grandes presentes en la cultura popular contemporánea y posiblemente sea el personaje de ficción más famoso de la literatura y el cine de terror del siglo XX; un poderoso y atractivo símbolo del miedo y la fascinación del ser humano por la inmortalidad y la misma muerte que ha «cruzado océanos de tiempo» y ha sabido adaptarse al transcurrir de los años y decenios desde su nacimiento en 1897 de la pluma y la imaginación del famoso escritor irlandés Bram Stoker. En el cómic estadounidense la presencia de este personaje estuvo atenuada hasta 1971 debido sobre todo a la censura del restrictivo Comics Code Authority que prohibía expresamente la aparición de vampiros y otras criaturas sobrenaturales como licántropos y muertos vivientes en las páginas de este tipo de publicaciones pero, después de una reforma más permisiva de la misma, a partir del mencionado primer año de la década de los setenta, pudimos ver como Marvel Comics se atrevía a romper el hielo con una serie como La Tumba de Drácula de la mano de dos talentos de la naturaleza como Marv Wolkman y Gene Colan. Desde ese momento la veda había quedado abierta y la alargada y terrorífica sombra de Drácula se cerniría sobre el cómic como lo había hecho anteriormente en la literatura y el cine.

También ha sido habitual, en el trascurrir del tiempo, el interés que han generado los entresijos que llevaron a Bram Stoker a definir su inmortal creación; unos orígenes que beben ya de la mitología clásica griega y de las creencias y supersticiones de la vieja Europa, así como de las aportaciones extraídas del folclore popular que ya habían dado lugar a partir del siglo XIX a la aparición de autores y obras seminales entorno a la figura del vampiro como John William Polidori y su obra El Vampiro o Joseph Sheridan Le Fanu y su Carmilla. Pero, dejando a un lado estas importantes influencias y antecedentes, un destacado aspecto de la gestación del Drácula de Bram Stoker es la inspiración que para este supuso un personaje histórico como Vlad Drácula, un despiadado, sádico y temido soberano del reino de Valaquia de mediados del siglo XV, el conocimiento del cuál le llegaría al escritor través de un erudito húngaro llamado Arminius Vámbéry y después de su decisión de situar la acción de su novela en Rumania para lo que se sirvió de una obra como La Tierra Más Allá de los Bosques de Emily Gerard y de documentos reales en los que pudo entrar en contacto por primera vez con el Drácula histórico. La vida y hazañas de Vlad Drácula han sido objeto de estudio y análisis desde muchas perspectivas y su historia ha sido contada y novelada en numerosas ocasiones, bien sea apegándose al mito ensalzado en la obra de Bram Stoker, o todo lo contrario, haciendo un ejercicio de mesura histórica para rescatar al hombre detrás de la leyenda convertido en todo un héroe nacional en su país de origen.

Vlad Drácula empieza a contar su historia
Vlad Drácula empieza a contar su historia

Nada tiene de extraño esto último, pues desapegado de la factura fantástica con la que Bram Stoker lo dotaría, Vlad Drácula resulta ser una figura realmente fascinante por sí misma y en la que por su naturaleza y personalidad la realidad y el mito se encuentran muy próximos entre sí y casi inseparables en muchos de sus pasajes. En nuestro país, recientemente, ECC Ediciones ha inaugurado una colección dedicada al guionista paraguayo Robin Wood, autor de corte clásico y una de las grandes figuras del cómic argentino del pasado siglo XX así como un gran olvidado históricamente por las editoriales patrias; la primera obra que hemos podido disfrutar de su extensa producción ha sido precisamente su Drácula en la que Alberto Salinas, hijo el mítico dibujante José Luis Salinas, se encarga de los pinceles aportando al conjunto, como así apunta Jorge García en un artículo titulado A Sangre Fría incluido en la presente edición de la obra, su «trazo meticuloso y enérgico». Esta visión personal, centrada en el personaje histórico, «un ser casi místico que también fue devorado por la fantasía de un conocido autor irlandés» como afirma el propio autor, fue publicada por primera vez en color en 1991 en la revista italiana Skorpio y posteriormente en D´Artagnan en blanco y negro y siendo esta en realidad un spinoff de uno de los anteriores y más famosos trabajos de Robin Wood, Dago (de nuevo junto a Alberto Salinas), el cual también será publicado por ECC Ediciones en los próximos meses junto a las no menos importantes Nippur de Lagash y Dax.

Sinopsis de Drácula

Vlad Drácula, soberano del pequeño reino de Valaquia a mediados del siglo XV, conocido y temido por sus propios compatriotas y por los ejércitos turcos, previendo el fin de sus días cuenta su historia a un escriba con la voluntad de transmitir una crónica de su vida: desde su dura infancia como rehén de sus enemigos y su ascenso al poder en su regreso a su tierra natal y hasta su exilio y sus últimas horas antes de convertirse en leyenda.

Drácula: Épica y Leyenda

«Seguí su rastro a través de antiguos libros del Renacimiento, de pinturas y tallas, mil leyendas sobre él y sobre viejos pergaminos en ruinosas bibliotecas en la Europa eslava», cuenta Robin Wood a propósito de Vlad Drácula en la introducción al presente tomo titulada El Príncipe Dragón, para tropezarse con «una verdad quizás más auténtica que la original». De esta manera nos debemos acercar a su visión de Drácula, teniendo presente que nos encontramos ante una interpretación personal basada en el fascinante personaje real, objeto y aliento de su propia inmortal leyenda, utilizando su autor para ello muchos datos y pasajes relatados con cierta apreciación histórica pero siempre tamizados y entregados a la ficción, el sentido de la aventura y la narrativa deudoramente folletinesca tan característica de sus obras. Porque eso, en estado puro y en mayúsculas, es Robin Wood, auténtica literatura de evasión con raíces profundas y ligadas a su pasión por la historia. En su descripción de Vlad Drácula el autor nos ofrece la perspectiva de un hombre de su tiempo, otorgándole la oportunidad aquí de hablar de viva voz como no podía hacerlo en el Drácula de Bram Stoker, defendiendo con sus propias palabras un código moral y un sentido del honor y de la justicia que hoy no podríamos encontrar más que reprobable y perfilando un carácter lleno de matices dominados por el orgullo, la soberbia y su corrosiva ambición.

Todo ello enmarcado a través de una prosa exquisita y de resonancias shakesperianas, fluida y atrevida, sin escatimar detalle en las escenas más truculentas ni en aquellas partes del argumento dominadas por la simple y sangrienta violencia. En relación a esto, la publicación de ECC Ediciones de esta obra se presenta por primera vez de manera «íntegra, sin censura y tal y como fue concebida por su escritor», aunque «los textos de las últimas 25 páginas de la historia han sido reescritos especialmente para la edición» y se ha descartado la versión original en color de la historia. Pero el blanco y negro nos permite recrearnos en el realista y preciso dibujo de Alberto Salinas, un auténtico apoyo para el trabajo de Robin Wood, logrando compenetrarse ambos perfectamente y haciendo de la lectura de las aventuras de Vlad Drácula algo ágil y fresco en la misma medida que resulta intensa y cruda. La estructura narrativa del relato recuerda a las publicaciones clásicas de terror estadounidenses como las de la mítica EC Comics, Tales from the Crypt y The Vault of Horror, o a las producciones de la Warren Publishing en la línea de Creepy o Eerie pero el Drácula de Brian Wood y Alberto Salinas, ya de otra época, no está sometido a los malabares a los que se veían obligados los autores de este tipo de antologías en décadas anteriores, tan atados a las cadenas del citado Comics Code Authority y eso resulta en una obra mucho más visceral y personal. El manto vampírico del personaje queda relegado aquí a algún guiño y a algunos aspectos formales que la tradición parece haber convertido en reales pero lo que queda es un retrato a medio camino entre el relato de aventuras puro y duro y el intento de aproximación al alma del hombre que se encierra bajo el mito y la leyenda.

Vlad Drácula cabalga a la batalla
Vlad Drácula cabalga a la batalla

Artículo anteriorNovedades Planeta Septiembre 2012
Artículo siguienteVa D BD 22
Barcelona (Septiembre, 1980). Licenciado en Historia. Empecé mi relación con el mundo de la viñeta leyendo las adaptaciones de clásicos ilustrados. Más tarde, conocí a personajes icónicos de la historieta nacional como Mortadelo y Filemón, Superlópez y Pafman, entre otros muchos. Las publicaciones de Forum me introdujeron al mundo de los superhéroes, Dragon Ball me brindó una puerta de entrada al manga y con V de Vendetta descubrí las posibilidades reales del cómic. En la actualidad, el cómic independiente y el manga son mis principales intereses como lector. Colaboro en Zona Negativa hablando de cómic y otras galaxias cercanas. También participo en otras publicaciones del medio como Comicmanía y Otaku Bunka
15 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Liponidas
Liponidas
Lector
26 julio, 2012 8:59

Muy buen artículo Jordi. Como bien dices esta historia está narrada en primera persona para así poder centrarse en el hombre y otorgarle cierta subjetividad. Salinas lo suele dibujar en primer plano para resaltar su figura, dandole fuerza a ese carácter imponente y terrible. Una muy buena aproximación a la obra de Robin Wood. 

Como dijo alguien de ZN en otro post, el tamaño comic-book no permite apreciar el dibujo en todo su esplendor y me hubiese gustado mas en un tamaño de 37×19 cm pero claro, el coste sería mayor y al menos podemos disfrutar de esta obra por menos de 10 €.

Muy recomendable! (como me dijo un amigo cuando tenia 14 años, hay que ganarles por insistencia!)

Montaigne
Montaigne
Lector
26 julio, 2012 10:31

  Hola, amigos:

hombre, Lipónidas, tampoco se exige un tamaño tan grande, pero sí uno de 28×20, que es el de la edición que de Merlín, de Wood y Alcatena, hizo Thalos, editorial argentina, allá por el 2005. Yo lo conseguí en mi biblioteca, y la verdad es que permite apreciar los dibujos y leer los textos de manera mucho más cómoda. Y no me importa pagar 2 ó 3 euros más por tebeos mejor editados, y más teniendo en cuenta de qué material estamos hablando, de primerísima fila, muy superior a casi todo lo que se edita hoy en día en España.
 
  Bueno, en vista de que no se puede hacer nada más, os recuerdo que para mañana, 27 de julio, está anunciada la puesta a la venta de Nippur y Dago.

  Enhorabuena.

Fer García
Autor
26 julio, 2012 10:50

 Montaigne, mi librero me comentó que han retrasado los tomos que salían mañana. Los servirán con la primera tanda de novedades de agosto, que será para el día 3. Así que tendremos que esperar una semana más.

Fer García
Autor
26 julio, 2012 10:59

 En cuanto a la edición, es cierto que un mayor tamaño sería de agradecer, pero me ha parecido suficiente. Lo que sí me ha gustado es el hecho de publicarla en blanco y negro, que permite apreciar más el trazo de Salinas.

Yo creo que han hecho bien al apostar por una edición económica para atraer a más gente.

Liponidas
Liponidas
Lector
26 julio, 2012 11:13

Jajaja Montaigne, tienes razón, a esa edición me refería, pero la pifié con los números!

sibaix
sibaix
Lector
26 julio, 2012 15:46

 Gráficamente he disfrutado como enano , algunas viñetas son autenticas Obras de Arte y la narración de la historia esta al mismo nivel, espero que esta colección tenga éxito, os la recomiendo encarecidamente. 

Una maravilla visual como hacía tiempo que no veía.

Juan Luis Daza
Autor
26 julio, 2012 15:47

 Yo lo tengo encargado en mi tienda habitual, a ver si no tarde en llegar.

the drummer
the drummer
Lector
26 julio, 2012 18:11

maldita ignorancia, no conocia la obra -ni los autores-, pero tiene una pinta tremenda; le echaré un ojo cuando salga y seguramente me lo traiga para casa.

Montaigne
Montaigne
Lector
26 julio, 2012 18:38

  Ahora sale con retraso y, en su página, ni una sola noticia. No creo que sea la mejor manera de tratar a sus clientes.

  Y, Buddy, a mí también me parece bien que los tebeos no se conviertan en artículos de lujo (Marvel de Luxe. Nuevos Vengadores, 7: 15 euros por 5 números), pero me parece mal que se desnaturalicen, y la reducción en demasía del tamaño es una adulteración del producto. Echaré un vistazo al resto de obras, pero si el resultado no mejora el de este Drácula, pues…

  Un saludo, y hasta otra.

Javier Agrafojo
26 julio, 2012 18:56

Lo pillé, al fin, la semana pasada, junto con el vol.2 de Gilgamesh. A ver si este finde lo leo y comento.

Montaigne
Montaigne
Lector
27 julio, 2012 11:40

  Hola, Jordi:

pues yo casi que voy a preferir ver lo que pasa en el futuro, no sea que me gaste un buen dinerito en estas ediciones, y dentro de 4 ó 5 años alguien nos sorprenda con algo que esté a la altura de estas obras.

  Mira: hace un año quise comprar La historia interminable, de Ende, para hacer un regalo. Yo tengo la edición antigua, con el texto a dos colores, y las letras capitulares ordenadas alfabéticamente. Bien, esa edición ya no está disponible, habiéndose sustituido por una blanco sobre negro, y sin rastro de las capitulares. ¿Crees que la compré? Pues no. Hay miles de otros libros que comprar, y siempre puedo prestar el mío. Pues esa exigencia es la que uso con los tebeos, ni más ni menos. Si no me gusta uno, no lo compro, hay otros muchos. Es mi forma, la única que realmente entienden, de decir a las editoriales: «Así, no»

  ¡Ojo!, que no trato de convencer a nadie, sólo expreso mi opinión, que cada uno es libérrimo de hacer lo que bien le venga en gana. Faltaría más.

  De todas maneras, dos apuntes más: en las páginas 2 y 3, las correspondientes a la introducción de Wood, hay un dibujo de Vlad y la futura madre de sus hijos montados a caballo. Ese dibujo se reproduce en la página 76 a tamaño pequeñito; creo que sobran las palabras. Y otra cosita: uno de los aspectos que más me han gustado del dibujo de Salinas es su increíble capacidad para mostrar las emociones de los personajes mediante la expresión facial. Dicha expresividad se puede apreciar, a pesar del pequeño tamaño, en los primeros planos de los rostros; empieza a difuminarse en los planos medios, y acaba por desaparecer en los planos lejanos. Y cuando en un tebeo debo empezar a «intuir» qué pasa, más que a «verlo», es que algo no me está cuadrando.

  Bueno, un saludo, y hasta otra.

Montaigne
Montaigne
Lector
30 julio, 2012 17:29

  Gracias, Jordi, por contestar:

a pesar de lo que digo, deseo con toda mi alma que esta iniciativa de ECC tenga un éxito rotundo. Y, ¿quién sabe?, igual los tomos de Nippur, Dago, Dax y compañía logran convencerme. Lo que sï os pediría es que reseñáseis cada tomo de esta Biblioteca que saliese, que no permitáis que caiga en el olvido, que nos recordéis de continuo que estos tebeos merecen muy mucho la pena, y que al menos nos atrevamos a picotear.

  Bueno, un saludo, y hasta otra.

Javier Agrafojo
30 julio, 2012 21:46

Magnífico tebeo. Una historia brutal narrada con pulso irreprochable por Wood e ilustrada con maestría por Alberto Salinas. 

Buena edición, ajustada en calidad/precio. Si bien es cierto que el formato álbum permitiría apreciar mejor la línea, no se resiente la lectura con el tamaño comic-book elegido. 

Acertada iniciativa, pues nadie podrá decir que rehuye estos tebeos por el precio. Y, pronto, Dago, Dax y Nippur de Lagash. Pueden contar conmigo.