Do a Powerbomb!, de Daniel Warren Johnson y Mike Spicer

Lo nuevo de Daniel Warren Johnson aterriza en España con un Eisner recién ganado, lucha libre multiversal y muchísimo corazón.

9
4306

Edición original: Do a Powerbomb! (Image Comics, 2023)
Edición nacional/España: Do a Powerbomb! (Norma Editorial, 2023)
Guion: Daniel Warren Johnson
Dibujo: Daniel Warren Johnson
Color: Mike Spicer
Traducción: Hernán Migoya
Realización técnica: LimboStudio
Formato: Cartoné con sobrecubierta. 196 páginas. 39,95 €.

UNA LUCHADORA, UN NIGROMANTE Y UN ORANGUTÁN ENTRAN EN UN BAR Y…

Cuando las editoriales deciden publicar una obra, en el fondo están realizando una apuesta. Una apuesta que puede tener más o menos garantías, pero una apuesta al fin y al cabo. A veces se acierta, a veces se falla y a veces, pocas pero fascinantes, parece que el editor de turno ha robado una bola de cristal de alguna parte. Este 21 de julio, Do a Powerbomb!, la nueva obra de Daniel Warren Johnson y Mike Spicer, aterrizaba en las librerías españolas de la mano de Norma Editorial. Apenas unas horas después, el 22 de julio, esa misma obra era galardonada con el premio a “mejor publicación juvenil” en los Eisner de 2023. Seguramente en Norma no tengan una bola de cristal, pero a ver quién me dice que esto no es pura magia.

Daniel Warren Johnson es uno de esos artistas con una personalidad atronadora. Su marca personal consiste en desarrollar conceptos que oscilan entre lo absurdo y lo exagerado, pero hacerlo siempre con una buena dosis de corazón. Le gusta además construir argumentos a partir de temáticas que le apasionan para compartir su entusiasmo con el mundo a través del cómic. Ya lo hizo de forma notoria con el heavy metal en Murder Falcon y ahora viene a hacerlo con una temática tan específica como la “nueva” lucha libre japonesa (cuya empresa organizadora en realidad se fundó en 1972).

La trama de Do a Powerbomb! nos presenta a Lena Steelrose, aspirante a luchadora profesional que vive a la sombra de su madre, una antigua luchadora legendaria. Pese a su talento, Steelrose no parece tener mucho éxito en su objetivo; pero la situación da un vuelco cuando un nigromante superpoderoso se presenta ante ella y la invita a participar en el mayor torneo de lucha libre del espacio-tiempo. El dúo ganador obtendrá un premio de valor incalculable: resucitar a alguien de su elección.

Se podría decir más, muchísimo más sobre la trama. Mencionar más sucesos, hablar de más personajes, detallar la naturaleza de dicho torneo… Sin embargo, creo que vale la pena descubrir toda esa información por uno mismo. El orden y la forma en que la información se revela a lo largo de los siete números que componen este tomo autoconclusivo es, de hecho, uno de sus puntos fuertes. El desarrollo de los personajes y los acontecimientos engancha desde el principio. Además, el final de algunos capítulos nos regala algunos de los cliffhangers con mayor potencial de dislocación mandibular que he leído últimamente.

Siguiendo con los puntos fuertes, Do a Powerbomb! destaca por todo aquello que suele resaltar en las obras de Warren Johnson, empezando por unos personajes muy carismáticos y con los que empatizamos de inmediato. Esta descripción no se limita a los protagonistas, sino que también se aplica a los antagonistas. Durante el torneo, por ejemplo, se dedican unas cuantas páginas al pasado de cada pareja de luchadores rival para mostrar su motivación. Al final, todos los participantes tienen a alguien a quien desean resucitar y por quien están dispuestos a cualquier cosa.

De este modo, Warren Johnson dispone un escenario con la capacidad de hacer sentir lástima al lector incluso cuando los que pierden son los teóricos antagonistas. Una serie de enfrentamientos en los que, pese a haber una predisposición natural a desear la victoria de la protagonista, en el fondo nos gustaría que no perdiera nadie. Lo que al principio parece un planteamiento simplemente pasado de vueltas, con seres de todo el espacio-tiempo pegándose en mallas bajo seudónimos chispeantes, de pronto se convierte en duelos cargados de dramatismo, casi shakesperianos, guiados por algo tan puramente humano como el deseo de recuperar a un ser querido. Esa es precisamente la magia de las historias de este autor; ensamblar conceptos absurdos, exagerados o pasados de vuelta uno tras otro para dar forma a un peculiar pero enorme corazón.

Como mágico es también su dibujo, siempre en compañía de su colega Mike Spicer, un dúo cuya iconicidad ya se acerca a la de otras tantas parejas míticas del cómic. El dibujo de Warren Johnson, personal y espectacular a partes iguales, vibra de forma contagiosa gracias a los colores de Spicer. Una simbiosis prácticamente perfecta cuyas fronteras solo se evidencian cuando se comparan las páginas en blanco y negro con las coloreadas.

Pero sobre todo estamos ante un dibujo mágicamente eficaz en lo narrativo, guiado por el máximo de la expresividad a la hora de optar por cualquier recurso. Diseños icónicos y composiciones de página de dinamismo arrollador se combinan con algunas de las mejores coreografías de combate que nos haya dado el cómic norteamericano reciente. El autor se atreve a utilizar toda clase de soluciones creativas con tal de ensalzar la fluidez y el impacto de las páginas. Desde objetivos tipo ojo de pez hasta viñetas que se “pisan” literalmente entre sí, todas potencian la narrativa de forma elegante y eficaz.

Si tengo que ponerle alguna pega a este cómic, a nivel personal señalaría que conforme más avanza más centra en los combates y menos en el núcleo emocional de la historia. Durante los primeros capítulos, el camino hacia cada enfrentamiento es notablemente más largo y denso, generando una tensión dramática creciente en la que los combates funcionan a modo de clímax. La segunda mitad del tomo, sin embargo, invierte esta proporción: los combates ganan mucho más protagonismo y el espacio entre ellos parece convertirse en poco más que una transición. La historia se rinde al espectáculo visceral de la lucha libre multiversal y, a cambio, tengo la sensación de que se pierde algo de impacto emocional respecto a otras obras del autor, ―como la ya mencionada Murder Falcon―. Al final, al cerrar el tomo no me quedé con un sabor de boca tan absolutamente redondo, por mucho que siga siendo fantástico.

Aun así, lo que Daniel Warren Johnson y Mike Spicer consiguen con Do a Powerbomb! supone un triunfo más en su personal fórmula mágica: conceptos locos, personajes entrañables y mucho corazón. No pensaba que una historia sobre lucha libre multiversal me iba a emocionar hasta soltar la lagrimita.

Antes de terminar, hablemos de la edición. Para esta obra, Norma Editorial ha optado por una edición de lujo, similar en cuanto a características a las que viene utilizando para su línea de Omnibus recopilatorios de la obra de Rick Remender o, más concretamente, por su extensión y por ser el formato escogido para publicarla en primera instancia, a The Plot Holes de Sean Murphy. Buscando un patrón entre ambas, da la sensación de que la editorial ha optado por este formato de gran tamaño para obras de una calidad gráfica excelsa.

La edición destaca principalmente por el mencionado tamaño y por publicarse con sobrecubierta. El papel escogido es de alta calidad. En cuanto a los interiores, tenemos las portadas que están incluidas justo antes de cada episodio. En las guardas de la sobrecubierta tenemos por un lado un texto promocional escrito por Christopher Daniels (luchador profesional) y una pequeña biografía del autor. También cuenta con un interesante prólogo de Daniel Warren en el que explica cuánto le debemos la gestación de la obra a su hija pequeña. Al final del tomo encontramos ocho cubiertas alternativas a página completa y cinco páginas de bocetos con explicaciones. La edición se completa con la traducción de Hernán Migoya y la realización técnica de LimboStudio, ofreciendo en ambos casos un trabajo elegante que se mimetiza con el estilo y el alto estándar del conjunto.

Todo esto se ofrece por un precio de 39,50 € para un total de 196 páginas, algo que ha generado bastante polémica en redes durante estos días. Cierto es que la alta calidad de la obra y el trazo del autor bien se merecen poderlos disfrutar en un tamaño dilatado con el que perdernos entre los detalles de cada viñeta. Sin embargo, igualmente cierto es que uno de los cómics más destacados del año se merece poder ser leído por todo el mundo, sin suponer el precio un obstáculo mayor.

Lo mejor

• El arte, absolutamente espectacular.
• Una historia llena de corazón.
• Los conceptos alocados y frescos.

Lo peor

• La segunda mitad del tomo se centra más en los combates y deja algo de lado el foco emocional.
• Para muchos, el precio.

Edición original: Do a Powerbomb! (Image Comics, 2023) Edición nacional/España: Do a Powerbomb! (Norma Editorial, 2023) Guion: Daniel Warren Johnson Dibujo: Daniel Warren Johnson Color: Mike Spicer Traducción: Hernán Migoya Realización técnica: LimboStudio Formato: Cartoné con sobrecubierta. 196 páginas. 39,95 €. UNA LUCHADORA, UN NIGROMANTE Y UN ORANGUTÁN ENTRAN EN…
Guion - 8.5
Dibujo - 9.5
Interés - 8

8.7

¡Bomba!

Daniel Warren Johnson y Mike Spicer vuelven a triunfar con su personal fórmula, esta vez enmarcada en una trama de lucha libre multiversal. Hay muchos mamporros, pero sobre todo mucho corazón.

Vosotros puntuáis: 6.44 ( 13 votos)
Subscribe
Notifícame
9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Lono
Lono
Lector
28 julio, 2023 12:34

Más bien da la sensación de que la editorial ha optado por este formato de gran tamaño para exprimir lo máximo posible el bolsillo del lector, en una muestra más de usura desmedida. Pillaré la edición en inglés, a mitad de precio…

Linkin Boy
Linkin Boy
Lector
28 julio, 2023 13:00

Lo siento, pero no voy a contribuir a esta política de precios abusivos por parte de Norma y ECC. Me lo pillaré de segunda mano por wallapop. Una pena, porque siendo de DWJ era compra más que asegurada.

40 euros, hay que joderse. Dentro de poco tendré que elegir entre pagar el alquiler o comprar un cómic.

warlock
warlock
Lector
28 julio, 2023 13:16

Do A sablazo a los lectores con algo que podía publicarse primero en Rústica y después en formato de lujo para el que quiera.

MateoG
MateoG
Lector
28 julio, 2023 22:04

Hace unos meses compré la edición americana (ya me olía el pastel). No es el mejor DWJ, pero sigue siendo él. Nunca entenderé el centrarse en ediciones de lujo que nadie pide y no ampliar la base de lectores… así nos va…

AlbierZot
AlbierZot
Lector
29 julio, 2023 2:06

Warren Johnson y el tebeo excusa. Poco importa lo que ocurre fuera del ring en Do a Power Bomb! Tebeo que te hace sentirte fan total de la cosa (después uno mira los vídeos y se le pasa). Y que deja con ganas de más, mucho más. Ese es el poder del cómic en manos de talentazos como DWJ. Qué será lo próximo… EDUCA, las mil piezas del Puzzle; Curling-Man… aquí estaremos.

Raku
Raku
Lector
30 julio, 2023 5:24

Nueva obra de DWJ en el mercado español, nueva obra que se viene para casa. Esa sería la situación habitual, pero como a los de Norma se les fue la olla, habrá que hacerse con la edición yanki.
No tengo nada en contra de las ediciones deluxe, pero sólo cuando hay también disponible una edición estándar «económica» (las comillas son por los precios actuales del mercado). Lanzar la serie directamente con la deluxe es tirarse piedras sobre el propio tejado. Por mucho que sea un superventas como DWJ.

Nacho Teso
Autor
8 agosto, 2023 10:44

Gran reseña. Lo de «el final de algunos capítulos nos regala algunos de los cliffhangers con mayor potencial de dislocación mandibular que he leído últimamente.» se va a convertir en una de mis frases favoritas no solo porque me he reído, sino porque me he identificado. Me pasó al leerlo. ¿Mezclar wrestling y cómics? Dentrísimo, son dos de mis pasiones. Se ha convertido en uno de mis tebeos favoritos.