Divinity II

Matt Kindt y Trevor Hairsine regresan al mundo de los astronautas rusos con lo poderes de un dios en Divinity II y aquí tenéis la reseña

Por
1
1277
 

Edición original: Divinity II 1-4.
Edición nacional/ España: Medusa Cómics.
Guión: Matt Kindt.
Dibujo: Trevor Hairsine.
Tinta: Ryan Winn.
Color: David Baron.
Formato: Libro rústica, 112 páginas.
Precio: 12,95 €.

 

No hace mucho que vimos por estos lares la edición en castellano de Divinity, apenas hace tres meses desde que Medusa publicase la obra de Matt Kindt, Trevor Hairsine, Ryan Winn y David Baron en la que se narraba la llegada a la Tierra de un astronauta de la antigua Rusia comunista con la capacidad de alterar la realidad a su gusto, es decir, los poderes de un dios. Ahora nos toca hacernos con su continuación, Divinity II, con el mismo equipo creativo y que en su país de origen salió con un año de diferencia con respecto a lo anterior, es importante entender que entre las dos obras ha pasado un poco de tiempo ya que es esencia en su trama saber la postura de Abram Adams con el nuevo mundo que se encuentra, ha pasado tiempo y se ha asentado en nuestro planeta aunque prefiere recluirse en una mini-realidad construida por él mismo, eso sí, aveces sale como se vio en el segundo tomo de Imperium.

Pero, ¿qué hay de los otros dos cosmonautas aparentemente perdidos en el espacio?”, esta es la pregunta que inicial el tomo de Divinity II. El anterior se centraba en la vida de Abram Adams, su viaje espacial, como abandona a sus compañeros para volver a la Tierra, el cambio del mundo tras la caída del comunismo que en un principio le hace querer retomar ese régimen y su posterior aceptación debido a sus sentimientos, unos sentimientos prohibidos hacia una mujer con la que tuvo una hija a la que nunca conoció. Lo que Kindt parecía querer decir es que los sentimientos humanos nos definen por encima de poderes o ideologías y esta nueva historia sigue ese camino solo que con otra persona que vivió otra vida y, por tanto, tiene otros sentimientos.

La estructura de los dos primeros números de Divinity II es prácticamente igual a la del primer tomo pero más rápida, Myshka está en el lugar donde Abram recibe sus poderes, vemos ese pasado y la forma en que sacrifica a su otro compañero con tal de llegar a la Tierra, vemos un pasado más lejano en el que un hombre la adopta cuando ella se está muriendo de hambre en las calles, no lleva una vida tan relativamente buena como la de Abram, su entrenamiento como astronauta es duro y ella decide mostrarse fría lo que la hace ser un personaje muy diferente a su compañero, ella no rompe las reglas, es fiel al régimen y no tiene amor por nadie. Lo que frenaba a Abram en la anterior historia aquí ya no existe.

La llegada a la Tierra de Myshka no tiene nada que ver con la de Abram, mientras él llegaba a una zona poco poblada ella se va a Moscú, mientras él solo afectaba con sus poderes a unas pocas personas ella va a por la economía mundial y para ello su primera visita es Putin. El hecho de que los héroes de Unity vayan a por ella es el último punto que marca el paralelismo entre ambas llegadas pero la divergencia en sus actos. Esta parte Kindt la maneja muy bien y gana al leer las dos historias seguidas, pero la intención del autor es hacer la historia igual solo hasta el número dos, hasta el momento en que Abram aparece frente a los miembros de Unity y les dice que le dejen actuar a él.

No deja de ser curioso que Matt Kindt propusiera a Divinity como un villano de la serie Unity en un principio, al crecer la historia y verse en su propia serie limitada, Abram casi parece más un héroe que llega en el momento necesario para salvar la situación, eso sí, la demonización del comunismo desde el evidente punto de vista capitalista del autor es más claro aquí que en el anterior tomo. Lo que sí se observa ya en esta parte es una clara mejoría en el dibujo de Hairsine, sigue siendo un estilo de dibujo diferente en el que el gusto de cada uno va a influir mucho más de lo habitual, pero se le ve más suelto y con menos defectos que en el anterior tomo, lo cierto es que el tercer número, el más flojo en guión, se salva en gran medida gracias a una narración gráfica más imaginativa.

La parte final decrece para acabar bien, da la impresión que Kindt quiere dejar las cosas atadas para la traca final en Divinity III, con el Stalinverso, y eso hace que la historia cojee un poco. El enfrentamiento entre los dos se realiza a través del tiempo, Myshka intenta cambiar el pasado para que el comunismo sobreviva y domine el mundo mientras que Abram va deshaciéndolo todo e intentando convencerla de que el pasado no se puede cambiar, que sus poderes no tienen ese efecto. Cualquiera que lea la serie Ivar, Timewalker sabrá que eso no es cierto, el tiempo de Valiant se puede cambiar pero Kindt juega con ello para que Abrams mienta a Myshka logrando que esta cese en su empeño y dar un final feliz.

¿Es el final adecuado? El engaño está bien hilado pero se nota que es un final de transición y se intuye que jugará con él en el siguiente tomo con la llegada del tercer astronauta, ese al que Myshka se supone que asesinó. En este sentido Divinity II es una obra muy similar a la anterior, dice básicamente lo mismo solo que enfocando la situación desde otro punto de vista, lo cual también es interesante y mantiene la calidad. A quien le haya gustado la primera parte esta segunda seguro que no le defraudará, pero que no espere encontrase algo muy diferente.

Una de las partes más interesantes, en un sentido más profundo, se da en las últimas páginas, una vez alcanzada la paz y la aceptación de un nuevo mundo, Abram vuelve a su reclusión y Myshka se dedica a trabajar la tierra, ambos de forma muy humilde y sin meterse en el mundo del capitalismo, es decir, el autor muestra que ambos siguen con sus ideales pero asumen que el mundo ha cambiado. Por otro lado hay una conversación de Neville, el jefe de Ninjak en el MI-6, con alguien del gobierno en el que le dice que el lugar donde está Abram no se le puede llamar prisión, está ahí porque quiere y que para creer que todo ha acabado hay que fiarse de lo que él dice, poco más se puede hacer, el miedo que mostraban en el primer tomo se convierte aquí en confianza, una confianza forzosa y que no gustará a algunos pero, al fin y al cabo, tiene el poder de un dios.

Divinity II es una buena obra, pero hay que verla como un punto intermedio entre el primer tomo y el prometedor evento que está al llegar ya que, aun contando la historia completa de Myshka, empieza a raíz del tomo anterior y acaba continuando.

  Edición original: Divinity II 1-4. Edición nacional/ España: Medusa Cómics. Guión: Matt Kindt. Dibujo: Trevor Hairsine. Tinta: Ryan Winn. Color: David Baron. Formato: Libro rústica, 112 páginas. Precio: 12,95 €.   No hace mucho que vimos por estos lares la edición en castellano de Divinity, apenas hace tres meses…

Divinity II

Guión - 8.3
Dibujo - 7.5
Interés - 8.3

8

Sentimental

La continuación de Divinity sigue la misma línea y la misma calidad, se nota que es una parte intermedia de la historia pero entretiene como el que más.

Vosotros puntuáis: Be the first one !

1
Déjanos un comentario

Please Login to comment
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
javipal Recent comment authors
  Subscribe  
Recientes Antiguos
Notifícame
javipal
Lector
javipal

A mi me ha gustado básicamente porque me gusta el rollo de Divinity y porque es original toda la idea en si pero el primer es claramente superior bajo mi punto de vista por un motivo: es el inicio de la historia y todo te es nuevo al leerlo, en este todo lo que lees mas o menos ya lo has visto antes. Cabe destacar como bien dices que deja en muy mal lugar al comunismo y desde un punto de vista un tanto partidista. Gracias por las reseñas!