DC Orgullo

Nos adelantamos al Día del Orgullo reseñando una obra tan relevante como importante.

Por
9
3327

Edición original: DC Pride núm. 1 USA (DC Comics, 2021)
Edición nacional/España: DC Orgullo (ECC Cómics, 2021)
Guion: Andrew Wheeler, Danny Lore, James Tynion IV, Mariko Tamaki, Nicole Maines, Sam Johns, Sina Grace, Steve Orlando, Vita Ayala
Dibujo: Amy Reeder, Klaus Janson, Lisa Sterle, Luciano Vecchio, Rachael Stott, Ro Stein, Skylar Patridge, Stephen Byrne, Ted Brandt, Trung Le Nguyen.
Entintado: Amy Reeder, Klaus Janson, Lisa Sterle, Luciano Vecchio, Rachael Stott, Ro Stein, Skylar Patridge, Stephen Byrne, Ted Brandt, Trung Le Nguyen.
Color: Jose Villarrubia, Marissa Lousie, Rex Lokus, Enrica Eren Angiolini, Dave McCaig, Tamra Bonvillain.
Formato: Cartoné 96 págs. A color. 14,95€

El Orgullo de la diversidad

Todo empezó en con una redada en 1969. Aquella noche se encendió la mecha de las marchas del Orgullo. Desde aquel día el colectivo ha luchado por la visibilización y el respeto a la diversidad, con el objetivo de reivindicar que las personas puedan vivir con libertad su orientación sexual e identidad de género, sin temor a discriminaciones ni represalias. Se han logrado avances, pero queda mucho por hacer y por eso cualquier iniciativa suma.

El cómic publicado por DC Comics en 2021 es el que publicará ECC Comics el miércoles 29 de junio, pero por nuestra parte hemos optado por adelantarnos a su publicación, usando el número USA correspondiente, a fin de dar paso a los actos reivindicativos del 28 de junio, Día del Orgullo LGBTI+. Hubiera sido un broche de oro el que se hubiera aprovechado para publicar no solo el de 2021, sino el de 2022, puesto que desde entonces muchas cosas han cambiado en el Universo DC. Poder ver la evolución entre 2021 y 2022, hubiera servido para poder comprobar como muchos de los personajes no se han quedado en un reducto aislado, sino que forman parte muy activa de este universo ficticio al que han llegado nuevos como Jo Mullein, Jon Kent o Tim Drake, entre otros. No ha sido así, pero hay que celebrar que se publique en España y se haga con una campaña adicional (se regalan poster en las tiendas) para potenciar su impacto.

Entrando ya en los aspectos narrativos y gráficos de la obra, que no es sino una antología de historias breves, escritas y dibujadas por grandes artistas, toca analizar lo que da de sí este trabajo. Y como toda antología esconde en su interior historias más redondas que otras. Lo hemos podido ver en los múltiples especiales 80 aniversario que DC publicó a lo largo del año pasado, en el que el resultado de estas obras acababa siendo algo irregular. No es el caso de DC Orgullo.

Lo primero que hay que señalar es que tenemos un especial con variedad de personajes LGBTI+ que son canon dentro del Universo DC, como ejemplo de la representación positiva del colectivo. Hay héroes, heroínas, villanos, que se ve inmersos en las típicas batallas propias del género, pero dejando espacio para que se pueda narrar lo más cotidiano de sus vidas. Es el resumen que engloba a todas estas historias en las que estos personajes no se limitan a sobrevivir en un especial, sino que prosperan y proyecta al futuro su propia existencia en las viñetas. Y todo ello sin escatimar en los detalles de un colectivo que ha superado infinidad de pruebas a lo largo de su historia y a las que todavía, hoy en día, deben seguir haciendo frente.

El especial abre con la historia de Batwoman, escrita por James Tynion IV, con dibujo de Trung Le Nguyen, que construyen un relato que se adentra en la compleja relación de Kate con su hermana Beth. Recuerdos de un pasado que muestra la desincronización de Kate consigo misma, por no sentirse la niña que todos decían que debía ser. Es la historia más larga del especial y muestra una sensibilidad especial, lo que hace que sea perfecta para el inicio de la obra.

orgullo

Todo lo contrario de lo que llega a continuación, obra de Steve Orlando y Stephen Byrne, que se lanzan a elaborar una historia en la que tenemos a Gregorio de la Vega, que muchos recordaran cuando fue presentado en sociedad en el lejano 1988, en el evento Millenium, siendo uno de los miembros fundadores del grupo conocido como los Nuevos Guardianes. Mucho a cambiado su aspecto del de aquellos días, pero sigue siendo el primer personaje gay de DC Comics (aquí hay debate al respecto porque todos recuerdan a la agente de la Unidad de Crímenes Especiales de Metrópolis, Maggie Swayer, creada en 1987 por John Byrne). Su aventura, junto a Midnighter, no es sino una forma macarra de decir que todo el colectivo está dispuesto a patear todos los culos nazis que sea necesario.

La tercera historia nos lleva a las calles de Gotham, haciendo foco en la figura de Renee Montoya, alias, Question, por Vita Ayala y Skylar Patridge. Se trata de un relato donde hay una investigación de una persona desaparecida, que sirve de vehículo para hablar de como los errores del pasado no deben condicionar nuestras vidas en el presente.

Y le llega el turno a Mariko Tamaki y Amy Reeder, que se hacen cargo de los dos personajes LGBTI+ más famosos del universo DC, en 2021, que no son otros que Hiedra Venenosa y Harley Quinn. Y cuando ellas dos son las protagonistas, la historia no puede ser sino hilarante, caótica y adorable a partes iguales. Ambas lidian con un problema generado por ellas mismas, mientras hablan de su propia relación. Tamaki no deja pasar la oportunidad para mostrar a Harley más recelosa, por sus experiencias pasadas, sin que por ello su vínculo con Hiedra no sea sincero y honesto.

Sam Jones y Klaus Janson, se encargan de dar forma a la que podría ser una de las mejores historias del especial. Se retoma a Alan Scott y su hijo, Obsidian, tras los acontecimientos relatados en Frontera Infinita. Alan conoce a la pareja de su hijo que es el pie a poder centrar la atención en el núcleo de la misma, crecer siendo gay en distintas generaciones. Un homenaje nada velado a las anteriores generaciones que han luchado por sus derechos. Un trabajo muy emocional, que incluso el dibujo tosco y duro de Janson, no desvirtúa en absoluto.

Y toca irse al futuro, para conocer más y mejor a Jesse Chambers, Flash, que se declara no binario y que afronta una cita con su novia, Andy Curry (¿Os suena el nombre? Sí, es ella). Se trata de una historia ligera, cuya idea central es precisamente su naturalidad a la hora de narrar los acontecimientos, escrita por Danny Lore y dibujada por Lisa Sterle. Y eso, aunque pueda parecer alejado del tono de las demás historias, es en realidad algo que también aporta al conjunto.

Y sin dejar Central City le llega el turno al equipo creativo compuesto por Sina Grace, Ro Stein y Ted Brandt, que centran su atención en el conflicto que ocasiones existe entre dos generaciones LGBTQIA+, en la que el pasado choca con un presente mucho más radical en sus formas. Para ello recurren al Flautista que debe hacer frente a Drummer Boy, en una trama que implica el desalojo de una barriada. La visión pausada de el Flautista choca con la de Drummer, para encontrar una forma más equilibrada de hacer las cosas.

Le llega el turno a un personaje que no ha nacido en las viñetas, sino que llega desde la serie de televisión de Supergirl. Se trata de Dreamer, una heroína transgénero, cuya historia escribe la actriz que la interpreta en la pequeña pantalla, Nicole Maines, con dibujo de Rachel Slott. No estamos ante una historia muy inspirada, pues se trata de un enfrentamiento de la protagonista con la Liga de las Sombras, mientras intenta llegar a tiempo para su cita. Sabe a poco y se siente más como un primer paso para su integración en el Universo DC de papel, que otra cosa.

Y, por último, pero no por ello menos importante, le llega el turno a Jackson Hyde, Aqualad, el hijo de Manta Raya, que acude con sus amigos a la celebración del Día del Orgullo, cuando es atacado por Eclipso. Escrito por Andy Wheeler y dibujado por Luciano Vecchio, no presenta al primer super grupo LGBTI+, lo que sientas las bases de algo interesante que quedará por ver si se desarrolla y donde lo hace.

DC Orgullo es un especial que se siente como tal. Sus historias llegan, su dibujo cumple a la perfección, con sus más y sus menos, sus luces y sus sombras, pero en su conjunto estamos frente a una obra equilibrada que funciona a la perfección, hecha con mucho oficio.

Un especial que nace bajo el seno de una corporación y que por tanto queda abierto el debate a su alrededor. ¿Es una forma de aprovechar al colectivo de forma mercantilista? ¿Aporta valor al colectivo la existencia de este tipo de obras? ¿Se hace por las razones adecuadas? Si tuviéramos que apostar, lo que importa es que su aportación es real y válida. La razón de ello, se podría resumir de la siguiente forma: si cualquier persona que viva en un alejado pueblo de alguna de las provincias de España, viviendo su propio descubrimiento personal, se hace con este cómic, y consigue verse representada, obtener un referente en el que verse reflejada, sobre el que proyectarse a futuro… es algo que puede cambiar la vida a cualquiera. Y solo por eso ya merece la pena.

El Día del Orgullo es un día muy importante. Se trata de visibilizar. Se trata de que la sociedad aprenda a desaprender. A mostrar empatía por los demás y acercarnos los unos a los otros, en un intento de darnos cuenta de que todo cuanto nos une es mucho mayor de lo que creemos que nos separa. Y es que en el fondo nada nos separa. Toca despojarse de los constructos mentales y abrir las manos a una realidad que quiere ser más justa y honesta con toda la humanidad.

Lo mejor

• EL equilibrio que hay entre todas las historias.
• Su potencial inspirador.

Lo peor

• Que no se haya incluido el especial de 2022.

Edición original: DC Pride núm. 1 USA (DC Comics, 2021) Edición nacional/España: DC Orgullo (ECC Cómics, 2021) Guion: Andrew Wheeler, Danny Lore, James Tynion IV, Mariko Tamaki, Nicole Maines, Sam Johns, Sina Grace, Steve Orlando, Vita Ayala Dibujo: Amy Reeder, Klaus Janson, Lisa Sterle, Luciano Vecchio, Rachael Stott, Ro Stein,…
Guion - 8
Dibujo - 8
Interés - 10

8.7

Un especial perfecto.

DC Orgullo viene a romper la regla de los cómics que en su interior aglutinan varias historias cortas., pues en sus páginas se dan la mano todos los valores del colectivo LGBTI+

Vosotros puntuáis: 5.24 ( 25 votos)
9 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Fr13d_P0t4t0
Fr13d_P0t4t0
Lector
25 junio, 2022 10:06

Si esto es un 8 de dibujo, espera a leerte el especial de este año que a diferencia de este tiene dibujantes que incluso saben dibujar

Drury Walker
Drury Walker
Lector
25 junio, 2022 11:19

Hola!

A la hora de valorar un comic asi, hay dos vertientes. Una es la de la causa que abandera y otro el comic en si mismo. Esto es una perogrullada pero en la practica es dificil que lo primero, mas cuanto mas justa/necesaria sea la causa contamine el juicio a lo segundo.

Respecto a lo primero, es de ley que en el momento actual una empresa como DC saque un producto de estas caracteristicas. La intencionalidad condiciona formato y tono. Aunque algunas historias puedan parecer naive, hay que tener en cuenta que hay otros mundos mas alla de nuestras burbujas y hay sitios donde aun se debe normalizar la situacion.

Sobre el especial: formato antologias sin un hilo conductor argunental bien definido. Todos sabemos lo que significa: altibajos. Las historias de Batwoman, Harley y Hiedra y Question son las mejores. La de Alan Scott es buena, pero me sigue chirriando que siempre fuera gay y eso me quita credibilidad a la historia. La historia de la Liga es simpatica pero rara en lo chorras que es Eclipso y que no se si es correcto o no como concepto (tanto esa Liga en si como sus miembros).

Las peores historias las de Extraño/Midnighter (por que ese look de Doctor Extraño marca blanca?), Dreamer y Flautista.

Con lo que me quedo: que Extraño y Diablo de Tasmania sean una pareja feliz. Con ka tragica trayectoria editorial de ambos se lo merecen.

Tambien de acuerdo en que una pena que no publiquen el Pride de edte año.

Saludos!

Jorge Alberto
Jorge Alberto
Lector
26 junio, 2022 22:17

La asquerosa hipocresía de DC no tiene límites.

Todavía recuerdo que en 2013 dimitieron el dibujante y el guionista de la serie porque DC no les dejó casar a Kate Kane con la capitana Sawyer.

Y ahora celebran el orgullo por Batwoman a la cabeza.

Hay que tenerlos cuadrados, en serio.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  Jorge Alberto
27 junio, 2022 17:12

No voy a defender eso ni tampoco puedo negar que fuese tal que asi porque no trabajo alli, pero en su momento se justifico no como homofobia sino como una politica segun la cual: los superheroes no pueden ser felices, su entrega es con dedicacion exclusiva y el matrimonio es el fin del camino de un personaje. Que particularmente creo que es una chorrada, pero viendo otros dogmas de la epoca tales como «Flash es Barry y punto» o «Batman no se sienta», y que con Batman y Catwoman hicieron lo mismo y con Superman en los N52 intentaron lo mismo, lo veo bastante plausible

Jorge Alberto
Jorge Alberto
Lector
En respuesta a  Drury Walker
28 junio, 2022 22:04

Me lo creería si no fuera porque ha habido bastantes bodas en DC tanto anteriores como posteriores a esta de personajes muy importantes. La justificación de la editorial no cuela.

Jordi Molinari
En respuesta a  Jorge Alberto
29 junio, 2022 13:02

El responsable editorial, así como algunos altos mandos de aquel 2013, no están actualmente en este 2022. Quizás más que hipocresía, es que ahora por fin se refleja una diversidad que no se permitía hace diez años.

Drury Walker
Drury Walker
Lector
En respuesta a  Jordi Molinari
29 junio, 2022 19:23

Por seguir haciendo de abogado del diablo, que conste en acta que Didio (que tiene muchos debes y no es santonde mi devocion) hizo una historia en el especial «Love is love» de un corte festivo en el que saca Extraño entonando un mea culpa editorial por la trayectoria del personaje, en lo que es lo mejor que le he leido a ese hombre. Un especial que aun con sus altibajos es muy recomendable.

Quizas sea mas facil acusar a la DC de esa epoca de misoginia que de homofobia (digo homofobia porque hablamos de Batwoman, Sawyer y Extraño, otras siglas no estaban muy representadas)

Jorge Alberto
Jorge Alberto
Lector
En respuesta a  Jordi Molinari
29 junio, 2022 20:45

La no-boda de Batwoman fue en 2013, pero un año antes Marvel no tuvo problemas con casar a dos homosexuales (la boda de Norhstar).

Vamos, para mi la misma diversidad ahora la había en 2012/13. Pero claro, como dices los responsables de ahora no son los mismos que los de hace casi 10 años.

Eso no quita que la editorial sea una hipócrita.

Jordi Molinari
En respuesta a  Jorge Alberto
30 junio, 2022 2:05

Si, tan hipócrita que cuando hubo problemas para casar a Kate Kane y Kate Sawyer (quitando la parte del fandom que la boda de Batwoman la quería con Renée Montoya), había «divorciado» (nunca se habían casado en la actual continuidad) a personajes como Clark Kent y Lois Lane o Arthur y Mera, por poner ejemplos de parejas establecidas.

La misma que no hace tantos años vendió humo (aún lo vende) con la boda de Batman y Catwoman. Y que se liará parda cuando pretendan casar a Dick Grayson con Barbara Gordon, especialmente por los DicKorys.

Pero hey, hagamos revisionismo para vender nuestro discurso, ¿qué puede salir mal?