Daredevil: La sonrisa del diablo

Por
29
894
 


Edición original: Marvel Comics – septiembre 2011 – enero 2012
Edición España: Panini Comics – julio 2012
Guión: Mark Waid
Dibujo: Paolo Rivera, Marcos Martín
Entintado: Joe Rivera
Color: Javier Rodríguez, Muntsa Vicente
Portada: Paolo Rivera
Precio: 12 euros (tomo en tapa blanda de la línea 100% Marvel)

 

Por fin puede disfrutar la parroquia marveliana hispánica de la nueva etapa de las aventuras del hombre sin miedo. Precedida de críticas más que favorables en su país de origen y de las gratas impresiones prodigadas por los adelantos publicados en los medios especializados, la expectación generada por este nuevo relanzamiento de la colección del cuernecitos era bastante elevada. Por fortuna (buena) para todos, las sensaciones positivas derivadas de esos adelantos se han confirmado al poder leer con calma este tomo que recopila el primer arco argumental de la serie estadounidense.

La nueva colección retoma buena parte de los elementos definitorios del arquetipo de Daredevil: un jurista ciego que combina la aplicación del ordenamiento jurídico a través de la profesión de abogado con la impartición de una justicia más directa a través de su alter ego del traje rojo. Ayudándole como buenamente puede en ambos roles tenemos a Franklin “Foggy” Nelson, su mejor amigo desde los días de la Facultad de Derecho y confidente desde que, en una de las crisis de identidad de Murdock, se acabara revelando el secreto de su doble vida. Este retorno a los orígenes se debe a un guionista que ha manejado bastante bien tal truco en el pasado: Mark Waid. Don Mark, que es más que conocido por la afición merced a trabajos que por conocidos tampoco es menester re-enumerar, pecha de mil amores con la tarea de reconstruir los cimientos de un personaje que, tras Tierra de sombras (y si no fuera porque es uno de los “fijos” de la casa de las ideas) había quedado listo para la chatarra. El hombre sin miedo lleva medio siglo con cabecera propia, pero hay que reconocer igualmente que siempre ha estado más cerca de la cancelación que de las ventas masivas. Quizá por esta situación los editores de turno hayan optado muchas veces por la política de “ir de perdidos al río” dando carta blanca a autores como Frank Miller, Ann Nocenti, John Romita JR o Joe Kelly. Bien podría uno preguntarse cuántos personajes cuentan con tantas etapas memorables en su historia, pero en ocasiones ese legado tiene una parte negativa, pues se convierten en un pesado contrapeso con el que medir el impacto de trabajos posteriores. En este primer asalto Waid sale victorioso porque su enfoque rompe con lo que había sido la tónica del personaje durante los últimos quince años y porque su elección es llevada al dibujo por dos ilustradores de estilos más que adecuados: Paolo Rivera y Marcos Martín. Daredevil vuelve a ser como era antes de pasar por el almirez de Miller, un diablo cachondo y alegre que se ríe un poco bastante de los peligros que ha de afrontar.

En honor a la verdad hay que decir que la idea de Waid no es del todo original. Ya Karl Kesel hizo lo propio junto a Cary Nord después de que J. M. DeMatteis y Ron Wagner se encargaran de poner fin a las consecuencias de la etapa de Dan Chichester (empezando por el traje negro con accesorios de armadura tipo persiana). Aquel tono alegre que luego continuaría un Joe Kelly que venía de triunfar en Masacre (y donde le acompañaría el legendario Gene Colan) desaparecería con la llegada de Joe Quesada y su sello Marvel Knights. Él y Kevin Smith volverían al tono de realismo oscuro que continuarían, siempre con su estilo particular e irrepetible, Brian Michael Bendis y Ed Brubaker. La breve etapa de Andy Diggle sirvió únicamente de prólogo para Tierra de sombras y de epílogo modo “puesta del contador a cero” para que los nuevos autores puedan empezar sin mucho equipaje en el macuto. Sin embargo, hay tramas en las que no es tan sencillo hacer borrón y cuenta nueva, siendo la principal de ellas el hecho de que la identidad civil de Daredevil sea virtualmente del dominio público desde hace bastante. Waid se saca de la manga un truco que pese a o precisamente por su simpleza, funciona bastante bien: ese asunto está sepultado en un mundo que genera constantemente información nueva. Noticia de ayer, ya no interesa… salvo como treta de juzgado para desviar la atención de jueces y jurados hacia la presunta condición de empijamado colorado de Matt. No hay problema: se cambia la forma en la que el bufete lleva los casos y todos tan contentos. El cambio de ritmo de esta nueva etapa es tan brutal que bien podría mover al escepticismo, sobre todo por parte de quienes critican a Waid su tendencia excesiva a beber de las fuentes originales y olvidar casi toda la historia posterior. Tampoco hay problema: Foggy se convierte en el involuntario portavoz de las dudas de la parroquia, al plantear directamente sus objeciones a Murdock y cuestionar en su interior las justificaciones que éste le da. En este punto hay que mencionar también un encuentro con el Capitán América donde se aborda el hecho de que el cuernecitos sea desde el punto de vista legal un fugitivo.

Este primer tomo constituye una ocasión ideal para reengancharse o subir al carro de Daredevil, después de que su anterior etapa resultara ser, cuando menos, decepcionante. Aventuras desenfadadas con un toque de drama televisivo dibujadas de forma magistral por los ilustradores más adecuados. ¿Se puede pedir más?

29 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Mr. X
Mr. X
Lector
31 julio, 2012 8:25

 Daredevil será siempre el de Guerra de bandas, La saga de Elektra, Born Again, El hombre sin miedo… el Daredevil de Frank Miller, sencillamente no se puede mejorar ni superar. Dejando esto claro, a mí me gusta bastante el de Waid, que es un guionista muy clasicón y legible… y cuyo trabajo se ve engrandecido por dos dibujantes excepcionales como Martín y Rivera. Vamos, en mi opinión, si no fuera por un arte tan excepcional se quedaría en un cómic decente y simpático sin más. Eso sí, el número 7, el navideño, que se llevó un Eisner, me parece una moñada como una catedral.

@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
31 julio, 2012 9:25

Pues entre las buenas criticas al trabajo de Waid y la reseña que hicieron 2 chavales que son un poco frikis que van siempre acompañados por un señor de Murcia(como Ninette)de 4 de sus historias mas relevantes, pues que me han entrado unas ganas locas de leer Daredevil.

peta-z
Lector
31 julio, 2012 9:36

Recien leido, es un gran tomo, y me he quedado con ganas de más. El dibujo magistral y los guiones prometen un nuevo Daredevil menos asfisiante y más divertido, coincido con todo lo apuntado en la reseña

Spirit
Spirit
Lector
31 julio, 2012 10:08

Lo he leído este fin de semana y es una delicia. Unos números donde no hay mega cross overs ni cruces ni momentos cruciales del universo Marvel, que van a su bola, contando sus historias, y ya está. Y esas historias se cuentan en 3 números, en los que todos y cada uno de los cuales pasan cosas. Cosas llenas de humor y fantasía, bien narradas y coherentes, con una genial caracterización de los personajes. Lo dicho, una delicia, especialmente los números de Marcos Martín (por debilidad personal), aunque Paulo Rivera también se sale. Y es que ambos dibujantes no sólo narran de rechupete si no que utilizan  para ello…viñetas. De esas con márgenes y que van una detrás de otra, a la vieja usanza, demostrando que para ser moderno no hace falta narrar cosas incomprensibles. Y ya era hora que dejase de sufrir y llorar como una mona!

O_oLBC
Lector
31 julio, 2012 10:14

 Aire fresco, historias que se cuentan sin alargarse innecesariamente, dialogos divertidos, algunos giros interesantes y una actitud positiva. 

El señor Waid logra contar la vida cotidiana Matt y su faceta heroica de una forma comica y en muchos momentos inesperada. Pero sobre todo logra enfrentar a Daredevil contra rivales que lo ponen en aprietos, que lo llevan al máximo, cuando dice que extraña a los ninjas demuestra que los nuevos enemigos lo llevan a situaciones incomodas y de desventaja.

La doble pagina en la que camina con Foggy Nelson por la calle es memorable. 

Ignacio
Ignacio
Lector
31 julio, 2012 10:15

Creo que es el tebeo de Mark Waid que más me ha gustado (tampoco es decir mucho. Siempre me ha parecido muy mediocre). Un tebeo entretenido sin más… pero sin menos.

Por cierto, Rivera me parece bastante más dibujante que Martín.

jojojajo
jojojajo
Lector
31 julio, 2012 10:28

 Hola chavalada (Y no tan chavales), ya he vuelto del «campa», lamento na haber podido comentar la peli de Batman con vosotros, pero ya he vuelto para seguir dando caña.

Respecto al tomo de DD, aver si me lo pillo cuanto antes, que con tanta crítica favorable lo único que temo es llevar las expectativas demasiado altas.

Reverend Dust
Lector
31 julio, 2012 10:50

La delcaración de intenciones que supone la primera página, con esa bella descripción del paisaje culminado con un «Seguro que es una visión preciosa» ya marca el tono, pero es que la imagen en sí, con Daredevil entre dos columnas y de espaldas… En fin, que me encantó en su día y la relectura en tomito de Panini me ha terminado por convencer, a pesar de que uno de los villanos se llame… er… «Boxeador» (‘Bruiser’ WTF?)…

Lono
Lono
Lector
31 julio, 2012 11:10

La pena es que ninguno de los dos dibujantes sigue ya en la serie; a ver si esto no le pasa factura…

Reverend Dust
Lector
31 julio, 2012 11:13

Afortunadamente «lo de Khoi Pham» fue puntual.

@Mister_Air
@Mister_Air
Lector
31 julio, 2012 11:21

Si dices Koi Pham tres veces delante de un espejo te conviertes en su Lobezno de WATXM

piscolabi
piscolabi
Lector
31 julio, 2012 11:43

 A reivindicar la etapa de Karl Kesel y Cary Nord, sí señor. Un tebeo nada desdeñable.

No pasará a la historia por rompedor ni argumental ni artísticamente ( no es el Cary Nord de Conan la Leyenda aún ), ni por incorporar a la galería de villanos del personaje sangre nueva, pero siendo como fue editado por Forum en los horribles 90´s de la era Image y demás sucedáneos en otras editoriales, se disfrutaba mucho su aire desenfadado. La recuerdo como una de mis etapas preferidas, aunque breve ( cuando Joe Kelly tomó el relevo con Colan ya se perdió ese toque «sencillo»).

Por cierto, que a mi Karl Kesel siempre me ha parecido un Mark Waid sin marketing que lo acompañe: cada vez que hacía un episodio de esos sueltos de los 4F le salía redondo, y aún está por descubrir su serie junto a Terry Dodson con Harley Queen y Hiedra Venenosa….no recuerdo exactamente su nombre, pero cuando en su día me la dejaron para leer en inglés estaba muy, muy bien. Lástima que haya caído en el olvido…..

Mr. X
Mr. X
Lector
31 julio, 2012 11:57

 «Creo que es el tebeo de Mark Waid que más me ha gustado (tampoco es decir mucho. Siempre me ha parecido muy mediocre)» Es que en el país de los ciegos… tal y como andan las cosas, ser capaz de contar una historia entretenida en tres números y sacar un one shot vistoso es una hazaña en el cómic mainstream yanqui, así que tampoco es tan complicado destacar. Pero tampoco he leído un tebeo suyo que me haya flipado ni su JL (mil veces más floja que la de Morrison) ni su Flash ni esto.

Sputnik
Sputnik
Lector
31 julio, 2012 14:16

 «Aventuras desenfadadas con un toque de drama televisivo dibujadas de forma magistral por los ilustradores más adecuados. ¿Se puede pedir más?»

Ehm… esto… ¿SÍ?

(soy un capullo, ya lo sé. A cambio, me lo compro fijo).

Johnny99
Johnny99
Lector
31 julio, 2012 16:47

 cierto, la etapa kesel/nord debe ser de las pocas cosas que releo a menudo ( incluso tiene fill-ins de rick leonardi y pascual ferry!), y la sigo disfrutando. lastima que fuera tan breve. eso si, hay que reconocer que Dematteis (grandioso guionista, figura a reivindicar) le puso las cosas en orden para ese punto de partida

Khonshu
Khonshu
Lector
31 julio, 2012 21:01

Es que Luis ha dicho algo bastante acertado: Por algún motivo Daredevil es un personaje que ha tenido un nivel de calidad bastante alto en guiones.

Tras Miller, a mí la etapa de Nocenti/Romita me parece una maravilla.

Chichester era tirando a malo. Pero ni de lejos tan malo como lo que se veía entonces en Spiderman o los X-men. La Caída de Kingpin estuvo potable y lo que hizo con la Casta y La Mano era bastante entretenido. De hecho, la etapa de Bendis fusiló salvajemente ideas de Chichester.

Y con Marvelution empalmaron tres buenas etapas. La puesta a punto de Dematties y Wagner a mí me gustó mucho. Kesel fue un soplo de aire fresco y Kelly mantuvo su tono muy bien. 

Con Marvel Knights ha sido un éxito de crítica casi constante.

Hay etapas menos memorables como O’neil, Wright, Lodbell, Diggle… etc. Pero en general ha sido un personaje bastante privilegiado en cuanto a autores desde Miller.

Jerónimo Thompson
Lector
31 julio, 2012 21:59

 La etapa de O’Neil se benefició de contar con Mazzuchelli en buena parte de sus números, pero sí, hace un año o así que la leí completa y me pareció bastante floja.

Chichester, por otra parte, al que conocí justo al final de su etapa con sus sagas estrella, Caída del Paraíso y El Árbol del Conocimiento, me pareció bastante entretenido (historias sin complejos que utilizaban cualquier elemento aprovechable del entorno del personaje y más allá). Eso sí, no sé si era por culpa de los dibujos de McDaniel (con carencias pero llamativo en su incipiente nuevo estilo de dibujo) o por su calidad como escritor, que sus historias me resultaban algo difíciles de leer (tenían cierto punto de confusión, pero no al estilo de Grant Morrison precisamente).

Khonshu
Khonshu
Lector
31 julio, 2012 23:19

A mí de Chichester me gustó «La Caída de Kingpin» con el nunca bastante valorado Lee Weeks, Caída del Paraiso y la miniserie de Elektra. Ya te digo que para lo que había en los 90 por ahí, el tío hasta destacaba.

El primer McDaniel en Daredevil era malísimo, luego fue mejorando a base de plagiar el Sin City de Miller y en la miniserie de Elektra ya había encontrado su estilo propio. Nunca me ha gustado mucho y me parece muy mal narrador, pero le dio un punto curioso a la serie y se curraba el diseño de las portadas.

Yo también recuerdo los comics de este tandem algo farragosos de leer. Chichester creo que abusaba de los cuadros de narración y hacía unos diálogos muy rebuscados y Macdaniel era muy confuso narrativamente. Eran un coctel que no facilitaba la lectura la verdad.

Ignacio
Ignacio
Lector
1 agosto, 2012 11:16

La etapa de O’Neil empieza bastante floja, pero a partir de la aparición de Micah Synn la cosa mejora muchísimo y el de ahí al final el nivel es bastante alto.

Ayuda, eso sí (y mucho) la constante progresión de Mazuchelli.

Su problema es que está entre la etapa de Miller y Born Again y claro… cualquiera sale perdiendo incrustado ahí en medio :p

Lo de Chichester me pareció un truño de consideración. Salvaría los capítulos de Lee Weeks, pero el resto… madre mía, qué horror.

Saludos.

Khonshu
Khonshu
Lector
1 agosto, 2012 13:16

 «La etapa de O’Neil empieza bastante floja, pero a partir de la aparición de Micah Synn la cosa mejora muchísimo y el de ahí al final el nivel es bastante alto»

Sí que es cierto que lo del hombre de las cavernas tuvo su gracia. Me gustó mucho el número en que Synh irrumpe en la fiesta navideña de Matt y Kingpin le salva. Pero es que casi que es la única saga buena. Y los enemigos eran tan cutres: el de la ballesta, hombres de las cavernas, el irlandes asesino aquel, rednecks… Me pareció una etapa muy poco inspirada, como que no sabía muy bien por dónde llevar al personaje tras Miller.

BLUNTMAN
BLUNTMAN
Lector
1 agosto, 2012 13:30

 Me resulta mucho más interesante las partes en las que aparece Matt Murdock, ejerciendo de abogado y narrando su dia a dia, sus problemas para compatibilizar su vida de superheroe con la de abogado (recuerda ligeramente a la etapa de Dan Slot en Hulka), que cuando se pone el traje de cuernecitos y se va a patear culos. Y no lo digo porque los combates me parezcan malos (bueno, la aparición del capitán norteamerica es más que forzada pero bueno…), el Boxeador, por ejemplo, es un villano muy bien hecho, en la linea de Bala o el Gladiador, o el enfrentamiento contra la mancha en el primer número.

Un tomo muy divertido, con un dibujo muy europeista (sencillo en el trazo pero no carente de detalle) que recupera al DareDevil sonriente, alejándolo del heroe apalizado que disfrutamos desde la época Miller.

por lo menos la compra de este tomo merece las pena los 12 pavos.

Un saludo.

Ocioso
Ocioso
Lector
1 agosto, 2012 14:48

Esta etapa va a venir muy bien de ejemplo cuando caigamos en otro debate acerca de los reboots DeCeros y los no-reboots Marvelitas.
El Daredevil de Waid deja atrás todo lo anterior pero no renuncia a la continuidad. Le han hecho de todo, eso está ahí, pero puede seguir viviendo aventuras con un tono distinto sin estar recordándolas permanentemente.
Este Matt es el mismo Matt de Born again, o el que acaba de ser lider de La mano. Y no pasa nada.
Todos hemos pasado por alguna mala racha y una vez superada hemos renacido. De sopetón o poco a poco, pero lo hemos hecho. Y aunque esos sucesos queden en el disco duro somos capaces de arrinconarlos y tirar palante como si no hubiera pasado nada. O casi nada.

De todas formas, ¿alguien duda de que en algún momento un futuro guionista va a volver a arrastrar a DD por el fango? Pero claro, para que eso tenga algún impacto en el lector tiene que pasar por una buena racha.

Reverend Dust
Lector
1 agosto, 2012 14:53

En épocas de crisis y turbulencias internacionales siempre se tiende a buscar aspectos alegres y buenistas de aquello que, en época de bonanza, se había vuelto oscuro y siniestro.

Khonshu
Khonshu
Lector
2 agosto, 2012 22:06

 Por fin me pude leer el tomo y me ha encantado. Me lo leí de un tirón, que es algo que hacía tiempo que no me pasaba con un tomo.

nenoskoda
nenoskoda
Lector
2 agosto, 2012 22:21

Los guiones de Waid no me parecen nada del otro mundo. Aparte de dar a Daredevil un toque más alegre del habitual -que no sé si será idea suya o si ha sido una decisión editorial- las historias me han dejado más bien frío, sobre todo la de Klaw, aunque me han gustado los diálogos y las voces en off.

La parte gráfica es otro cantar. El dibujo me ha parecido estupendo, fresco, elegante y dinámico.

 

 

4d2i4n
4d2i4n
Lector
3 agosto, 2012 8:55

  Si Daredevil sale victorioso de su nueva andadura no será por los guiones que dispara a medio-gas el señor Waid (apostolado en su sillón de la mediocridad desde hace ya un tiempo y que sólo espero que no entre en un bucle villanesco como le pasó en su etapa de Flash que pese a ser buena -o la mejor- acabó por caer en la redundancia). Es cierto que ahora mismo las manos de aquellos que le acompañan crean una amalgama de colores y formas francamente llamativa, ofreciendo una fresca arquitectura visual que consigue capturar al lector. Creo que aunque válido, no será suficiente para encumbrar esta etapa del mismo, teniendo en cuenta el recorrido del ciego que da palos (no precisamente al agua) en una franquicia de metahumanos y que sus esquelas siempre han preferido tomar rumbos más «serios» basados en la ecuanimidad entre el hombre y la máscara. Esperaremos su segundo volumen con ese 7 galardonado e intercalo un inciso «Todo empezó por un caballo, y por lo que a veces ocurre en el mundo de las apuestas. Un individuo quiere lo que se llama una apuesta segura y hace lo que sea para conseguirla.» (Señor Goodkat – El caso Slevin).

 Veremos de que palo va ahora.