Crossed+100 Volumen 2: Soy Leyenda

Reseña del segundo volumen de Crossed + 100 para Avatar Press, en esta ocasión con guión de Simon Spurrier y dibujo de Fernando Heinz y Rafael Ortiz

Por
5
3109
Aviso de Spoilers: La reseña que sigue a continuación contiene spoilers de los dos volúmenes de la colección Crossed + 100 editados en España, de modo que cranead no leerla y patead lejos de aquí si vais a acabar sarpulleados por saber más de lo debido con respecto a los caracruzadas

“Llevamos cien putos años intentando recordar cómo soñar un futuro. Pero cuando hemos llegado a él por fin craneamos que no tenemos derecho a disfrutarlo”

 
crossed2

Guión: Simon Spurrier basado en una idea de Alan Moore
Dibujo: Fernando Heinz y Rafael Ortiz
Edición España: Panini Cómics (2016)
Contiene: Crossed+100 Nº 7-12 USA (Avatar Press 2015)
Formato: Tomo rústica de 144 páginas
Precio: 15,00€

 

Hace dos años y tras proclamar su admiración por Garth Ennis y la colección Crossed que el guionista irlandés creó junto al dibujante norteamericano Jacen Burrows, Alan Moore fue invitado por la editorial Avatar Press para escribir un arco relacionado con la serie sobre los pérfidos y dementes cruzados con toda la libertad artística que merecía uno de los mejores autores de arte secuencial de la historia. El creador de Watchmen, V de Vendetta o From Hell ideó su propia historia relacionada con la serie titulada Crossed + 100, un relato localizado en un porvenir distópico que tiene lugar un siglo después de la aparición de la infección cruzada siguiendo los pasos de Futuro Taylor una archivista que se dedica a recabar información histórica para el asentamiento en el que vive. Con un uso peculiar del lenguaje, un control de la narración marca de la casa, un contexto espaciotemporal lleno de hallazgos que homenajeaban de manera explícita a clásicos de la literatura fantástica y de ciencia ficción o un análisis de personajes para quitarse el sombrero el guionista británico ejecutaba el que posiblemente sea hasta ahora el mejor arco de la historia de la colección guardándonos una sorpresa final que marcaba un punto de inflexión en el universo Crossed creado en el año 2008 por los autores de Battlefields y Providence, nada más y nada menos que ofrecer algo parecido al raciocinio a los cruzados para que pudieran actuar como un grupo organizado. Tras esa media docena de números Alan Moore abandonaba el barco dejando las expectativas por las nubes y eligiendo él mismo al autor que continuaría su trabajo con la archivista Taylor y sus compañeros de fatigas, su compatriota Simon Spurrier.

crossed8

La elección de Simon Spurrier por parte de Alan Moore era a todas luces la más lógica, no sólo por el demostrado talento del guionista británico que ha puesto sus dotes como narrador al servicio de colecciones como Juez Dredd, Punisher War Journal o X-Force, sino también porque fue el autor de uno de los más celebrados arcos de la misma Crossed, ese Wish You Were Here nacido como web cómic para posterioremente ser recopilado en tomos en papel y que también hizo las delicias del autor de La Cosa del Pantano. Por lo visto Moore dejó a Spurrier una ingente cantidad de anotaciones para que continuara el trabajo al que él había dado inicio y así desarrollar la trama de Futuro Taylor y su compañera Cauta Optimismo Kriswyczki que tras el asedio de Chooga instigado por Robbie Greer (el cruzado infiltrado entre los humanos cuyo rostro desfigurado no delataba la típica marca facial de los infectados como él) han sido acogidas por la ciudad de Murfreesboro, compartiendo vida con una sociedad que hace oídos sordos a la archivista con respecto a que ahora existen cruzados inteligentes que pueden volver a golpear con letales consecuencias. Como era de esperar aunque este segundo volumen de Crossed + 100 es inferior al escrito por Alan Moore, Simon Spurrier consigue que sea lo suficientemente interesante como para captar la atención del lector, al menos el habitual, aunque no sabe utilizar al 100% todas las herramientas que el autor de League of the Extraordinary Men o Neonomicon puso a su disposición.

crossed4

Este segundo volumen de Crossed+100 contiene todas las señas de identidad que destacaron en el primer arco El tono distópico, el uso de un lenguaje evolucionado que recuerda al nadsat que utilizaban los personajes de La Naranja Mecánica, la utilización de títulos de novelas de ciencia ficción para dar nombre a los distintos números del arco, el retrato de una sociedad en la que algunas religiones han evolucionado y otras desaparecido y sobre todo la latente amenaza de unos cruzados que ya se han mostrado como seres racionales capaces de diseñar planes de ataque para secuestrar y eliminar humanos. El problema reside en que o bien Simon Spurrier no entendió adecuadamente las bases que asentó Alan Moore en los primeros seis números o esta desestructuración narrativa a la que es sometida la colección ya venía de las ideas que este último diseñó y más tarde pasó a su heredero a los guiones. Este Crossed + 100 Vol 2: Soy Leyenda parece derrumbar algunas de las señas de identidad que dieron forma al arranque del proyecto de Moore y Andrade, posiblemente esa fuera la idea, desmontar una sociedad, que con sus más y sus menos, parecía idílica y ahora no lo es tanto, puede que con el fin de aumentar la sensación de amenaza con respecto a los cruzados. Desde que Futuro Taylor y Cauta Optimisno entran a formar parte del asentamiento de Murfreesboro (regido en su mayor parte por la religión sulmana, una evolución de la actual musulmana) son vistas casi como invasoras tanto por la Imana Fajr (que gobierna el pueblo) como por Mustaqba, el amante de Futuro que en el primer arco parecía tener una complicidad total con ella que en este se diluye en favor de aquellos habitantes de Murfreesboro que no ven con buenos ojos la llegada de la archivista y su amiga.

crossed6

Spurrier parece abordar todo lo planteado por Moore de manera más gruesa y tosca, mientras el autor de La Broma Asesina daba muestras de un control total de lo que estaba narrando y de los personajes que retrataba por medio de una contención que en la recta final de su arco explotaba con el descubrimiento del plan de los cruzados en este el guionista de Danny Ketch: Ghost Rider lo ejecuta casi como un material de derribo lleno de subidas y bajadas que lo alejan en cierta manera de la génesis de lo que era Crossed + 100 en su arranque. Evidentemente el hecho de que este arco no sea tan redondo como el anterior no es óbice para que en todo momento su narrador sepa mantener el interés de un lector que se mostrará en no pocas ocasiones inquieto a la espera de cuándo será el próximo ataque de los cruzados y cuánto durará Mufreesboro en pie si la Imana Fajr y el resto de habitantes de la localidad siguen sin tomar en serio las advertencias de Futuro Taylor para que los hechos que tuvieron lugar en Chooga no vuelvan a sucederse. En cuanto al dibujo Gabriel Andrade ya no ocupa los lápices y la cohesión que había dado al inicio de la saga aquí se pierde si tenemos en cuenta, no sólo que el trabajo de Fernando Heinz y Rafael Ortiz es muy distinto al del ilustrador de Ferals, sino que los estilos de este nuevo dúo son tan diferentes entre sí que hieren en cierta manera el apartado gráfico del volumen que nos ocupa. El tono amerimanga de Heinz tarda en adecuarse a lo narrado en Crossed + 100, pero finalmente conseguimos verlo mimetizarse con el guión de Spurrier. El problema es que cuando nos hemos acostumbrado a su trazo y ya no nos chirría a la hora de retratar a los personajes y su entorno aparece el feista de Ortiz que rompe la dinámica visual recordándonos en algunas viñetas incluso al deficiente Igor Kordey de Nuevos X-Men.

crossed7

Puede que el problema de este Crossed + 100 Vol 2: Soy Leyenda sea que inevitablemente se le iba a comparar con el trabajo previo de Alan Moore, un autor que no tiene rival en el panorama actual del arte secuencial y que supo revolucionar el universo creado por Garth Ennis y Jacen Burrows con para el sello Avatar Press con sólo seis entregas. Simon Spurrier evidentemente no está a la altura del guionista de Northampton pero conoce lo suficientemente bien el microcosmos de Crossed y tiene el necesario talento como narrador para que su primer arco en la serie no sea un producto desdeñable. Mantiene un ritmo potente, empatizamos con los personajes conocidos y nuevos (Genheimn McBlarney y su hijo) y hace evolucionar tanto el punto de vista de la misma Crossed + 100 asentado por Moore como el del microcosmos que tiene a los cruzados como epicentro. Este tomo editado por Panini Cómics en rústica y con solapas, añadiendo las portadas originales y algunas alternativas, tendrá continuación ya que en Avatar Press quedaron contentos con el trabajo del británico y le han permitido seguir dando su visión en la colección un arco más en el que Jesús Ortiz, de nuevo, y Martin Tunica se reparten el apartado artístico. Del mismo seguiremos dando cuenta en Zona Negativa para ver si el autor de Wish You Were Here consigue asentarse definitivamente en la colección y ofrecernos un arco que funcione a todos los niveles.

Aviso de Spoilers: La reseña que sigue a continuación contiene spoilers de los dos volúmenes de la colección Crossed + 100 editados en España, de modo que cranead no leerla y patead lejos de aquí si vais a acabar sarpulleados por saber más de lo debido con respecto a los…
Guión - 7
Dibujo - 6
Interés - 7

6.7

Vosotros puntuáis: 8.02 ( 4 votos)
5 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Reverend Dust
Lector
18 julio, 2016 13:35

No hay duda de que este volumen es inferior al anterior, como no hay duda de que Spurrier es inferior a Moore. No obstante, debo matizar que algunos de los errores que le achacas son, en realidad, inevitables. Vayamos por partes:
a) Moore escribió una miniserie. Eso supone que sabes cómo empieza, cómo termina, cuánto espacio tienes y cuál debería ser el ritmo para llegar del primer al último número, conociendo además dónde colocar todos los giros, el peso de la trama y las pistas.
b) Spurrier es encomendado a continuar el trabajo de otro y transformando una miniserie en serie regular, de la cual puedes tener ideas de qué temas tratar, hacia dónde dirigirlas, pero tu destino depende de las ventas, de cómo vaya funcionando, e incluso de la relación que el autor vaya tomando con los personajes y las situaciones, alterando así los planes iniciales sobre la marcha.
c) Lo más patente de esto es que este volumen no es (tan) autoconclusivo en comparación con el anterior, a la espera de qué ocurrirá en el próximo. La necesidad del cliffhanger para mantener el interés en una serie regular que ha visto a su prestigioso creador abandonar el barco en favor de un currante.

Otro aspecto que me parece destacable es tu noción de desmoronamiento y cambios de actitud del entorno y de los personajes alrededor de las dos protagonistas. Sin embargo, considero que eso es más que buscado por parte de Spurrier, siguiendo la mejor tradición de Crossed: reflejar elementos del mundo real, mostrándonos el espejo sucio de la civilización en el que no nos gusta mirarnos, pero cual retrato de Dorian Gray está ahí, presente, esperando.

Hablo, principalmente, de la relación de Futuro y Cauta con Murfreesboro, en su condición de REFUGIADAS en una comunidad MUSULMANA. Spurrier plantea la posición directamente opuesta a la que estamos viendo en nuestro mundo real: la civilización devorándose a sí misma y los occidentales convertidos en refugiados en un “país” islámico donde son percibidos, en última instancia, como intrusos y personas que atraen la violencia y la desgracia de sus países de origen.

A mí, personalmente, esa decisión y la forma en la que lo explora me parece no sólo loable, sino que necesario de remarcar, ya que me parece que es algo que se está pasando por alto. Como otro ejemplo pienso en los nuevos “palurdetos” cuyo objetivo es infiltrarse sin ser percibidos como Cruzados, del mismo modo que asistimos a día de hoy a la presencia de “Lobos Solitarios” y demás. Creo que hay más lecturas y más capas en el guión de Spurrier que las aparentes y espero que tenga tiempo para trabajarlas como es debido.

En cualquier caso, gracias por reseñar esta obra. Todo sea por llamar la atención sobre cómics que, de un modo u otro, están pasando más desapercibidos. ¡Un abrazo!

Reverend Dust
Lector
En respuesta a  Juan Luis Daza
18 julio, 2016 14:47

Bueno, Andrade es bien cuando tiene tiempo, y publicar una miniserie hace que tengas tiempo, porque hasta que no esté terminada no se publica. A mí, personalmente, al margen de que la calidad del dibujo es inferior, no me molestó en absoluto; en gran parte gracias al coloreado (¿quién diría esto de una serie de Avatar Press), que sirve de nexo de unión más natural.

El problema de lo apresurado es, precisamente, lo que planteaba y que tú también has referido indirectamente: Spurrier no es Moore. Spurrier, sustituyendo al Guionista Original no puede permitirse cocer nada a fuego lento, porque es el argumento que necesitan los muchos (demasiados) que habrán dicho “Yo leo lo de Moore y luego si eso ya veremos”. Dales un argumento lento, y no necesitarán excusas para marcharse. Además de que, lo dicho, ¿desde cuándo sabe Spurrier que sustituiría a Moore? ¿A cuántos números vista planificas tu historia? Ponte que planteas un megaarco, cocido a fuego lento, con mil detallitos… y para tu tercer número ya vendes una mierda.

No pretendo defenderlo en el sentido de que haya hecho lo más correcto o lo mejor posible, pero sí que considero que, de todas las posibilidades, no ha escogido la peor ni muchísimo menos. Y al subtexto se le suma una sensación de peligro constante, de amenaza inminente, de no saber si estás rodeado de enemigos o si estos sólo están agazapados, esperando el momento. La atmósfera cambia totalmente respecto a la de Moore, es menos psicológica y más visceral, pero sigue siendo apropiada y terrible.

Reverend Dust
Lector
En respuesta a  Juan Luis Daza
18 julio, 2016 15:16

De acuerdo en todo, pues. Y sí, Andrade tiene un estilo muy peculiar, detallista pero feo, que a alguno le tirará para atrás, pero dentro del género terrorífico y especialmente en estos ambientes de suciedad, va como un tiro.

Un placer este toma y daca comiquero. ¡Cyber-birra para usted!