MI CRONICA DEL SALON (1ª PARTE)

Por
3
232

Es curioso las vueltas que da la vida. Si hace un año, en mi visita al Saló me hubieran dicho que volvería en carácter de prensa, me hubiera reído con un sonoro BWHA-HA-HA-HA que aun estaría escuchándose. Pero bueno, hace un año no sabia que tendría la suerte de estar en Zona Negativa.

Con el anuncio del salón, esta web se puso en marcha y nos organizamos para hacer cobertura. Y yo fui uno de los afortunados.
Han sido cuatro días (bueno, en mi caso dos y dos mediodías), en los cuales he podido vivir el salón como nunca hubiera soñado.
Os invito a mis vivencias en el.

JUEVES 17

Normalmente me cuesta (y mucho) levantarme para ir a trabajar. Pero esta vez ha sido aun peor. Saber que hasta las dos del mediodía no podría asistir al salón me fastidiaba bastante.
Veo que llueve (vaya, menudo comienzo), y no puedo evitar en mis compañeros.
Pero no voy a aburriros con mi jornada laboral asi que….¡¡¡QUANTUM LEAP ACTIVATED!!

14:00h.
Me encuentro con mis compañeros, junto con Álvaro de Freeki.es y la niña de Alberto (un primor de niña, oigan). Y la primera en la frente. Exposición por el aniversario de Mortadelo y Filemon a un lado, y exposición de originales de Tim Sale para Héroes en el otro. Si esto esta en la entrada, no quiero imaginarme lo que habrá dentro.

Pero claro, son las dos y hay que comer.
Acabamos en un restaurante ¿chino? ¿gallego? ¿algo?, Y tras pedir una ensalada rosa (desconfiar amiguitos, nada es lo que parece) Alberto y yo nos enzarzamos en una charla friki, la cual Álvaro aun debe estar flipando.
Se nos unen mas tarde Raúl y Toni Boix, junto a un dibujante (lo siento amigo, no nos presentaron) que si el mundo es justo, dará que hablar en el futuro.
Vuelta al Saló y vistazo rápido. Me paro en el stand de Planeta para adquirí algún que otro comic, y así poder reseñar algo.
Me hacen una entrevista (hay pruebas), y Alberto, corroído por su envidia (Bwha-ha-ha-ha) me boicotea vilmente.
Intento cuadrar con mis compañeros mis funciones en él salo, pero el tiempo me aprieta y hay que ir al curro.
Mañana será otro día.

VIERNES 18

Logro escaquearme un poco antes del curro y así apuro más mi estancia.
Tal y como llego…¡a comer!
Como amenaza lluvia, cojo del coche los 2 paraguas (hay que ser previsor, amigos) y nos dirigimos al restaurante. Somos Raúl, Sergio, David y yo, además de Álvaro y compañía. Hace tiempo que no comía en tan buena compañía.
Al marchar, Raúl me susurra que tenia a Pacheco detrás mío.
¡Maldición!, este defecto de retardo que tengo me ha vuelto a jugar una mala pasada.
De vuelta al salón, Raúl me da una mala noticia. No queda tan claro que podamos asistir a la gala de premios. O, en el mejor de los casos, solamente podría uno.
Evidentemente, le cedo mi puesto a Alberto, el se lo merece mucho mas que yo.

Una vez dentro, me encuentro con Carlos, un amigo del curro, y vamos dando un vistazo a las exposiciones, compramos comics, y charlamos con los libreros. Coincido momentáneamente con Alberto, que se dirige a entrevistar a Golden (los hay con suerte), y me voy al curro.

Esta parte no tendría mas importancia si no fuera porque Alberto me llama para confirmarme que SI vamos a la entrega de premios. Gracias desde aquí a la organización, que sé que hizo lo posible para que asi fuera. Y quedo con él en un frankfurt cercano.

Coincidimos en el frankfurt con Virtutia, Miralles y compañias. Comienza a vislumbrarse una vena fan en mi sien latiendo con fuerza.
Control, que hay que ser profesional.

Nada mas entrar, Alberto me señala un hombre a una coleta pegado. “Mira, ese el Michael Golden”, “ y ese es Pascual Ferry”, “y ese es Salvador Larroca”…¡A la mierda el control!
¡Estoy comiendo y codeándome con esta gente, eso no se olvida!

Coincidimos también con la gente del Blog USA de Norma. La leche oigan, gente supermaja.
Veo como Golden se acerca, saluda a Alberto, y este, en un gesto que nunca parare de agradecerle, me lo presenta.
El tío es muy accesible, muy abierto y bastante jovial. No solo dibuja de lujo, si no que es un lujo de persona. Da gusto.

De pronto veo a una señora con una bata rosa fosforito. “¿Y esa?”, pregunto. “.Es Melinda Gebbie, la mujer de Alan Moore”. “¡¡La leche!!, Tal para cual me digo.

La gala, muy amena. Y el aquí presente, cumpliendo su tarea.
Apunto premios y premiados. Como estaba por faena, de comer mas bien poco (la comida volaba de los platos), pero no hay problema.
Ver a un metro escaso de ti a leyendas como Moebius (Dios flota sobre la moqueta del Hotel), H. Harryhausen, con merecida ovación, y el por fin premiado Pascual Ferry bien vale cualquier esfuerzo. Si además el menda tiene foto con el premiado, y con alguno mas, pues para mear y no echar gota.


El éxtasis oigan, como crios estábamos.
Hay que decir que todo estuvo muy bien organizado, y que todo fue muy ameno. Se nota cuando las cosas se hacen bien.
Y yo estaba ahí, en medio de todo.

No debo ser tan mala persona cuando me pasan cosas tan buenas (¿o me pasan por no ser tan bueno? mmmmmm… reflexionemos, reflexionemos…..)

Continuara….

3 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Pastor
27 abril, 2008 10:13

Yo estoy seguro que ayer escribí un comentario… (creo)

Bueno, pues lo repito… que joder, estas son las crónicas que molan:)

Como me gustan estos salones y pasarlo de puta madre.

Goku_Junior
Goku_Junior
Lector
28 abril, 2008 12:11

Envidia, mucha.

Pero de la mala, no de la sana xD jajajaja. ¿de verdad iva la mujer de Alan Moore en bata? xD jajaja que surrealista.

Daniel Trenado
30 abril, 2008 16:13

Joer, que chulo. Lo que vivimos en la otra punta de la península no podemos ir…

Muy buena crítica, se me ha hecho corta y todo.