#ZNCine – Crítica de Black Adam, de Jaume Collet-Serra

Nuestras primeras impresiones de Black Adam, adaptación del personaje de DC Comics a la gran pantalla en manos de Jaume Collet-Serra y con Dwayne Johnson como principal protagonista

14
6409
Aviso de Spoilers: El siguiente artículo es una crítica de Black Adam en la que desvelan algunos detalles del argumento y la trama de esta producción. Si todavía no has visto la película y quieres mantener la sorpresa no traspases esta frontera. No hay retorno si ignoras la advertencia.
black-adam-poster

Dirección: Jaume Collet-Serra.
Guion: Adam Sztykiel, Rory Haines y Sohrab Noshirvani (Cómic: C.C. Beck y Otto Binder.)
Música: Lorne Balfe.
Fotografía: Lawrence Sher.
Reparto: Dwayne Johnson, Sarah Shahi, Pierce Brosnan, Viola Davis, Aldis Hodge, Noah Centineo, Chico Kenzari, Quintessa Swindell, Uli Latukefu, Bodhi Sabongui, Mo Amer, Tang Nguyen, Joseph Gatt, Angel Rosario Jr., Chaim Girafi, Jalon Christian, Cameron Moir, Rahiem Riley, Tre Ryan, Stephan Jones, Donny Carrington, D.J. Stavropoulos, Odelya Halevi, Natalie Burn.
Duración: 125 minutos.
Productora: DC Entertainment, FPC Production, New Line Cinema, Seven Bucks Productions y Warner Bros. Pictures.
Nacionalidad: Estados Unidos.

“Diles que te manda el Hombre de Negro.”

El universo cinematográfico compartido de DC Entertainment se está dando una segunda oportunidad. Su «nuevo futuro» está en construcción, añadiendo nuevas piezas al tablero de ajedrez, pero sin tener todavía claro si estás encajan con lo ya visto o si ni siquiera hay voluntad por hacer que realmente encajen. Nos cuesta hacernos una imagen global a día de hoy de lo que se está cociendo. Tenemos producciones como El Escuadrón Suicida de James Gunn y la serie de El Pacificador que parecen tirar en una dirección. Una contraria a proyectos como la magnífica The Batman de Matt Reeves y la anunciada secuela musical del Joker de Todd Phillips y Joaquin Phoenix. Y esto sin olvidar la polémica cancelación de Batgirl meses antes de su estreno, el retraso de la secuela de Aquaman y la patata caliente que supone ese Flashpoint protagonizado por un Ezra Miller cuya leyenda negra crece a cada día que pasa.

Hay que reconocer que algo saltó por los aires en 2017, cuando se estrenó en cines la versión mutilada de La Liga de la Justicia de Zack Snyder, por obra y gracia de un Joss Whedon que aquí ejerció como mercenario a las órdenes de los despiadados productores de Warner Bros. Pictures. El director pudo resarcirse tiempo después ofreciéndonos en HBO Max su visión de la historia, la polémica Zack Snyder’s Justice League que a la postre supondría la despedida sobre sus pretensiones de futuro para este supergrupo en la gran pantalla. Un movimiento que ha dividido a muchos aficionados dejando heridas que aún hoy siguen abiertas y que la presente Black Adam está destinada a reabrir de una manera u otra. Una producción que en parte es un sueño cumplido pues lleva desde principios de este siglo en la agenda y con un Dwayne Johnson ligado al proyecto desde el ya lejano 2006.

Mucho han cambiado las cosas desde 2006, año en el que Warner Bros. Pictures estrenaba en cines el Superman Returns de Bryan Singer convirtiéndose en un fracaso de crítica y público. Un año antes, en 2005, se habían estrenado el Batman Begins de Christopher Nolan y el Ironman de Jon Favreau. No lo sabíamos entonces, pero las dos acabarían marcado el destino de sus respectivas compañías y de las producciones superheroicas en la gran pantalla en lo sucesivo, dando lugar a una nueva era en la que los «prodigios» estarían a la orden del día, saturando las carteleras con sus aventuras. Hoy, diecisiete años después, el estreno de Black Adam nos hace preguntarnos cómo encaja esta producción dentro del universo extendido de la compañía, antes que cualquiera otra cuestión relacionada con sus propios valores cinematográficos.

El ejercicio de worldbuilding continuo de las películas de superhéroes nos están quitando la posibilidad de poder valorar por sí mismo cada nuevo proyecto del género que llega a las salas de cine y/o plataformas. En ese sentido, la continuidad y la interrelación se convierten en un reto tal y como lo han sido durante décadas en los cómics. Uno que llegó ya entrado los años noventa a un punto de no retorno y que ha provocado que desde entonces esta herramienta haya sido más un hándicap de cara a los creadores que un aliciente. Es curioso como los patrones se van repitiendo en otros medios. Hasta dónde nos llevará esto nos lo dirá el paso del tiempo… Mientras tanto, hoy a parte de analizar Black Adam como una pieza más del engranaje, intentaremos verla también como una unidad en sí misma y comprobar si como tal se sostiene y es coherente en su conjunto.

La cinta está dirigida por el español Jaume Collet-Serra que ya coincidió con Dwayne Johnson en Jungle Cruise. En esta, como en otros trabajos anteriores, Una noche para sobrevivir y Non-Stop, por ejemplo, Collet-Serra demuestra su gran sentido y dominio de la acción y el ritmo. Es normal que los dioses quisieran que se encargara de la adaptación de las primera aventura de Black Adam en la gran pantalla; los productores buscaban una cosa muy concreta y podemos dar fe que este director lo ha logrado: una película absolutamente palomitera. Una propuesta que destaca por su ritmo endiablado y por estar confeccionada a mayor gloria de su estrella principal, a la que solo consigue hacer sombra a lo largo de la cinta el carisma de Pierce Brosnan en su encarnación del Doctor Destino. En ese sentido, si recientemente hay algunas producciones que os han decepcionado en ese campo, y valoráis la acción por encima de todo, Black Adam podría ser de vuestro gusto.

Por contra, la propuesta falla cuando los personajes toman el control. El principal punto débil de la cinta es la superficialidad de esos satélites que orbitan alrededor de Dwayne Johnson a lo largo del metraje y que no logran conquistarnos del todo. No es un problema de puesta en escena, el Hawkman de Aldis Hodge y Noah Centineo como Atom Smasher -por citar a dos miembros de la JSA- lucen genial con su licra, la maza y las alas desplegadas, pero no hay una verdadera y cuidada introducción para ellos ni para ningún miembro de este mítico grupo que aquí se nos presenta por primera vez en pantalla grande. Si conoces a los personajes de las viñetas rellenas fácilmente los huecos y disfrutas de sus dinámicas, pero como espectadores nos falta saber quién son esta gente, porque Amanda Waller los llama a detener a Black Adam en lugar de al Escuadrón Suicida y por qué estos están dispuestos a sacrificar tanto por detener a dicha amenaza. Lo mismo pasa con la némesis de la historia: ¿qué es Intergang? ¿qué pretende? ¿y la entidad llamada Sabbac?

Por otro lado, y en cierta manera como jugosa compensación, la película sostiene un interesante debate en torno al concepto de justicia, a la manera de administrarla y los límites que eso establece para un héroe. En ese sentido, escenas como la de Johnson enfrentándose a Intergang «en plan El bueno, el feo y el malo» ligan de buena manera el discurso y establecen sutilmente las influencias del género superheroico con otras latitudes como el western además de proponer paralelismos más que evidentes con la actualidad política internacional (algo que ya vimos en El Escuadrón Suicida y El Pacificador). Esos grises que solo un antihéroe -por no decir (super)villano- como Black Adam puede aportar a estas discusiones y que aquí cuajan en un acelerado viaje iniciático barnizado de acción a raudales. Es de agradecer este punto, puesto que lo acostumbrado en Hollywood es blanquear a este tipo de personajes y ahí tenemos, sin ir más lejos, las versiones de Venom y Morbius producidas por Sony. Eso sí, todo tiene una frontera que no se puede cruzar, como bien podréis comprobar al final de la película…

Dicho esto, si empezamos por el principio de todo, nos encontramos con una introducción farragosa que pretende introducirnos la mayoría del lore relacionado con Black Adam metiéndonosla hasta el gaznate y obligándonos a tragar a la fuerza. Una manera siempre burda de ir al grano que carece de sutileza y menosprecia el poder de la narrativa visual. Todo lo que tiene que ver con Kahndaq, la trágica historia de Teth Adam y la extracción eternium está introducido de manera algo torticera y con una estética que nos remite clara y directamente al 300 de Zack Snyder (sin la excelencia del mismo). Es a lo largo de la película que se pondrán los puntos sobre las íes, sobre todo con el uso de varios flashbacks en las que se nos acaba revelando que no es oro todo lo que reluce y que la historia de Black Adam no es exactamente como nos la han contado.

En la actualidad se nos presenta a Adrianna Tomaz (Sarah Shahi) que encarna a una profesora y miembro de la resistencia de Kahndaq a la búsqueda de la tumba de Teth Adam para conseguir la Corona de Sabbac (casi un spin-off de Lara Croft). Le acompañan en sus peripecias su propio hermano Karim (Mohammed Amer) y su compañero de armas Ishmael Gregor (Marwan Kenzari). Ellos son los responsables de despertar a un Black Adam que regresa a la vida haciendo gala de sus impresionantes poderes al ritmo de Paint It Black de los Rolling Stones y con la escena de rigor caminando hacía cámara mientras todo explota a sus espaldas. No son estos los mejores momentos de la cinta y en ellos apreciamos además otra herencia de Zack Snyder en su paso por las producciones previas de este universo: la cámara lenta que vulnera todas las leyes de la física. Collet-Serra utiliza este recurso varias veces a lo largo de la cinta de una manera que casi parece paródica y que más que aportar épica a la situación acaba dándonos una sensación de parodia.

Pero si volvemos al argumento, es la posterior relación entre el hijo de Adrianna, Amon (Bodhi Sabongui), y Teth Adam, lo que establece el que podríamos decir que es el corazón de la producción siguiendo una patrón ya explotado hasta la saciedad desde el estreno en 1991 de Terminator 2: Judgment Day y que incluso el género superheroico también ha abordado con anterioridad (véase la trama de Ironman 3). No obstante, todo esto pasa a un segundo plano gracias a una acción que en muchos momentos nos remite al fundacional primer filme de Los Vengadores dirigido en 2012 por Joss Whedon. Esos vuelos y peleas por las calles de Kahndaq, los vehículos de Intergang que nos recuerdan a algunos utilizados por los Chitauri y el malo malísimo que busca sentarse en ese trono en medio del caos como cierto señor de las mentiras marvelita. Es cierto, estos son argumentos más que manidos en la ficción histórica, pero las influencias parecen estar ahí y también en el tono de la producción mucho más ligera que otras producciones previas de la compañía.

La acción de Black Adam va acompañada en todo momento de una banda sonora a cargo de Lorne Balfe tan oscura, épica e intensa como estridente y agotadora. El trabajo de Balfe funciona muy bien en muchos pasajes en los que también tiene su espacio algún clásico, pero la intensidad la mantiene a lo largo de todo el metraje incluso en escenas que pretenden ser más íntimas y en las que lo importante es lo que los personajes nos están contando. Por otro lado, y sin renunciar a este mismo tono intenso, y en parte oscuro, Black Adam también abraza sin tapujos el humor. De hecho, tenemos a lo largo de la película varios running gag que buscan aligerar el ritmo de la acción y la tosca vehemencia de su protagonista (como en los que busca su «lema de héroe» y en los que vemos su afición a atravesar paredes). Además, hay secundarios como Karim y Atom Smasher que funcionan como alivio cómico y las relaciones de colegueo entre los diferentes personajes son bastante habituales. Es un uso medido y comedido, incluso en ocasiones con un componente metatextual, como esa escena homenaje a El bueno, el feo y el malo que comentábamos más arriba o una bastante llamativa en la que Hawkman y Black Adam se pelean en la habitación de Amon arreando a los posters de La Liga de la Justicia que cubren la habitación.

Unas pequeñas e imaginativas perlas en un guion que por otro lado es convencional y prácticamente lineal, despreocupado en todo lo que no sea ofrecernos un fanservice gozoso y constante, pero como ya habíamos dicho, moroso en la construcción de universo y, especialmente, en la caracterización de personajes. Atom Smasher y Cyclone, a la que interpreta Quintessa Swindell, son el equivalente a Ojo de Halcón y la Viuda Negra en sus primeras apariciones en Los Vengadores. Es decir, personajes planos, apenas desarrollados e incluso con escasas líneas de diálogo, a los que simplemente se aprovecha para ofrecernos algunas escena de acción relevante. En ese sentido, brillan con luz propia Hawkman y Doctor Destino que además de contar con las escenas más potentes, mantienen el pulso a Dwayne Johnson.

Y decimos que lo mantienen a Johnson y no a Black Adam, porque está claro que -como ya hemos comentando- esta producción está hecha a su medida. La diferencia con otros trabajos suyos es que aquí su inexpresividad, sus habilidades para la acción y su imponente físico encajan a la perfección con la imagen que tenemos de este villano en los cómics. Lo demás corre a cargo de Jaume Collet-Serra que realiza aquí un trabajo alimenticio, desprovisto de la personalidad de las últimas adaptaciones de este universo como son las mencionadas El Escuadrón Suicida de James Gunn y The Batman de Matt Reeves. Ni siquiera tiene el poderío visual de un Zack Snyder que puede pecar muchas veces de excesivo, pero que domina a la perfección el sentido del espectáculo. Black Adam es acomodaticia en ese sentido, con sus luces y sus sombras en un apartado visual irregular que funciona mejor en lo físico que en lo místico (el planteamiento de las escenas protagonizadas por el Doctor Destino son muy atractivas pero los efectos especiales -como sucede en el caso de Cyclone- no siempre acompañan). Sin embargo, la cinta sale bien librada por su ritmo, sus coreografías y el ambiente superheroico que destila su argumento.

En resumen, Black Adam como película en sí misma no supone nada rompedor ni original respecto a lo que nos ha ofrecido el género superheroico en la gran pantalla en los últimos años, pero es de recibo decir que es una película palomitera en su máxima expresión con todo lo bueno y lo malo que esto puede suponer. No engaña a nadie, solo al que quiere hacerlo. Por otro lado, se puede disfrutar de forma independiente a las anteriores producciones de este maltrecho universo compartido, solo la afean en ese sentido la deficitaria profundidad de sus personajes y de su propio microcosmos. Y esto teniendo en cuenta que de cara a los aficionados de las viñetas el ver a la JSA en acción puede ser un aliciente tan bueno como cualquier otro para disfrutar de esta adaptación en la gran pantalla. Para saber sobre el futuro, tenemos una única escena postcréditos que a pocos pillará ya por sorpresa pero sobre la que aquí mantendremos la boca cerrada. Ahora atrévete a pronunciar la palabra…

Aviso de Spoilers: El siguiente artículo es una crítica de Black Adam en la que desvelan algunos detalles del argumento y la trama de esta producción. Si todavía no has visto la película y quieres mantener la sorpresa no traspases esta frontera. No hay retorno si ignoras la advertencia. Dirección:…
Dirección - 6.5
Guión - 6.5
Reparto - 7
Apartado visual - 8
Banda sonora - 6.5

6.9

¡Shazam!

La producción dirigida por Jaume Collet-Serra y protagonizada por Dwayne Johnson es un festival de acción al más puro estilo palomitero. Es buen fanservice para los aficionados que, no obstante, falla en la profundidad dada a sus personajes y una puesta en escena con poca personalidad, aunque nos deja a cambio una interesante reflexión sobre la justicia y los héroes que no es tan habitual en las producciones del género.

Vosotros puntuáis: 4.94 ( 120 votos)
Subscribe
Notifícame
14 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Pedro Luis
Pedro Luis
Lector
22 octubre, 2022 23:57

Qué decepción de película.

Marfil
Marfil
Lector
23 octubre, 2022 9:20

Me esperaré a verla en casa cuando salga en HBO Max. Miedo me da ese hawkman…..

Enrique Doblas
En respuesta a  Marfil
23 octubre, 2022 10:02

Si es por hawkman, ve ahora mismo al cine! Es de lo mejor de la peli

Marfil
Marfil
Lector
En respuesta a  Enrique Doblas
23 octubre, 2022 12:53

Si es así, posiblemente pique. Es de mis preferidos de dc

Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Marfil
23 octubre, 2022 22:26

100% de acuerdo Enrique!! Recién salimos y tal cual, es una palomitera más con sobredosis de caaaamaaraaa lentaaaa hasta el chiste, pero como fan DC, si no disfrutaste no lo sos. Mi nene de 5 cuando termina dice

Aviso de Spoiler

y Batman? Y Superman? Segui mirando le dije…y estallo. Ah, se llama Inti Kalel. Una duda: no entendi porque mencionan al 4o mundo de Kirby en los titulos, algo me perdí.

. Pense que, como a Hollywood si es Asia es todo igual, iban a mezclar los origenes de Hombre Halcón, Adam, el misticismo de Fate, pero por suerte no.
Ah! Y en el centro de Kandaqh podrian haber puesto otra estatua…a Gardner Fox!!!

Last edited 1 año atrás by Dr Kadok
Dr Kadok
Dr Kadok
Lector
En respuesta a  Dr Kadok
23 octubre, 2022 22:40

Ahhh por Intergang. Acabo de caer.

Enrique Doblas
En respuesta a  Dr Kadok
24 octubre, 2022 8:33

Jajaja, me parto contigo Dr Kadok, eres el sumum del deceísmo! Veo que ya te has contestado a la pregunta, por cierto. El centro de Kandaqh ha quedado como para estatuas, madre mía…

VaansManu
VaansManu
Lector
En respuesta a  Marfil
24 octubre, 2022 22:41

Pues a mi Hawkman y el Dr Destino me han parecido lo mejor de la película. Están brutalisimos. Ojalá esa peli de Hawkman que se insinúa llegue a buen puerto, porque el personaje va de menos a más durante todo el metraje.

Y la escena post créditos… ese tío(quien ya sabeis) ha nacido para ese papel. Que presencia en pantalla, la piel de gallina.

Enrique Doblas
Autor
23 octubre, 2022 10:09

Magnífica reseña Jordi, para variar! Coincido en lo bueno (más en esto porque soy muy fan) y en lo malo (hay que admitirlo, se le ven muchas costuras). Ahora, me gustaría partir una lanza por la SJ(A), me parece que retratan un compadreo en sólo 3 escenas que ya quisieran muchas pelis de grupo. Y mi comentario personal: Para publico generalista, palomitera sin más. Para deceítas, ya estáis tardando!

hammanu
hammanu
Lector
En respuesta a  Enrique Doblas
23 octubre, 2022 11:34

¡Iremos Don Enrique!

hammanu
hammanu
Lector
23 octubre, 2022 11:33

Yo iré a verla con una prima mía que le gustan las pelis de supers. Aunque la pobre no ha leído un comic en toda su vida. Después me encargo de explicarle quien es quien y tal. Ya viendo los trailers y promociones varias estaba mas que cantado que tipo de producto (que lo es) nos íbamos a encontrar. En mi caso pondré el piloto automático para disfrutar a estos personajes en imagen real… al fin y acabo sale la ¡JSA!

javiercyb
javiercyb
Lector
23 octubre, 2022 13:29

Estupendo, viendo la discrepancia de criterios y gustos que he tenido con vuestras reseñas de She Hulk y otras, veo que esa me va a encantar 😉

Hijo de Jor-El
Hijo de Jor-El
Lector
26 octubre, 2022 20:46

Es mala con maldad.