Colección Jim Starlin 2. El Guantelete del Infinito: Prólogo.

Panini Comics continúa con su recopilación de la gran saga cósmica ideada por Jim Starlin.

Por
7
4942
 

Edición original:Silver Surfer v3, 41-50 USA.
Edición nacional/ España:Panini Comics.
Guión:Jim Starlin y Ron Marz.
Dibujo:Rom Lim.
Formato:Tomo en tapa dura, 272 páginas.
Precio:19,95€.

 

Seguimos calentando motores para leer todo lo necesario antes de que los Vengadores, Los Héroes Más Poderosos de La Tierra, se enfrenten a Thanos, el Titán Loco, quizás el mayor villano que jamás haya tenido Marvel Cómics en su historia. De esta forma, resulta una delicia poder degustar la Colección Jim Starlin de Panini, que recrea toda la Guerra del Infinito, desde sus antecedentes (que finalizan en este tomo) pasando por el conflicto en sí mismo, y finalizando con las repercusiones y consecuencias que éste tuvo en el resto del Universo configurado por La Casa de Las Ideas, el cual se dejó ver en varias colecciones.

En el anterior tomo, tras esa genial serie limitada que supuso Thanos Quest, o La Búsqueda de Thanos, vimos como el bastardo de Titán se había hecho con las seis Gemas del Infinito, buscando la total subyugación del Universo a su artera y particular manera, con el único ser que podía si no hacerle frente, al menos avisar al resto de héroes de la tragedia, varado en el Planeta Dynamo. Me refiero como no podía de otra manera, al ex heraldo de Galactus, Silver Surfer o si vosotros preferís, Estela Plateada.

El que en otro tiempo fuera conocido por el nombre de Norrin Rad se encuentra al principio de este tomo atascado en Dynamo, un planeta robótico que le despoja de sus poderes cósmicos y del que puede salir en cuanto lo desee… siempre y cuando pueda pagar la tasa que la legislación de Dynamo exige para ello, siendo la única forma de obtener el dinero trabajar en puestos laborales precarios. Esta situación genera un clima de pobreza en constante expansión que se traduce en la existencia de un planeta con multitud diferentes refugiados en chabolas, los cuales no pueden pagar su salida del planeta, ni tampoco pueden desempeñar trabajo alguno. De este modo, el guión de Jim Starlin (con la ayuda de Ron Marz) hace el que siempre ha sido el mejor uso de la ciencia ficción, utilizar al género para criticar situaciones que se dan en nuestro mundo, siendo en este caso la víctima de su prosa, la rueda del capitalismo, que todo lo arrasa a su paso dejando un rastro de pobreza y precariedad.

El tomo continúa con los intentos por Estela y Drax el Destructor de acabar con Thanos, lo que les confinará en el interior de la Gema del Alma junto con otros personajes “made in Starlin” tales como Pip el Troll, Gamora y sí, lo habéis adivinado, Adam Warlock (el cual fue creado por el dúo dinámico de Lee y Kirby para la colección de Los Cuatro Fantásticos, siendo sin embargo Starlin quien llevara al personaje a lo más alto).
Entre tanto, en este tomo seremos testigos de como una frágil alianza entre Thanos y Mephisto, demonio con su propio interés en las gemas del infinito, comienza a fraguarse.

El dibujo, como en el tomo anterior, corre en su mayoría a cargo de Rom Lim, quien nos sigue regalando esas perspectivas imposibles que genera el poder de las diferentes Gemas del Infinito, creando planetas y lugares a cada cual más impresionante que el anterior, con originales composiciones de viñetas que en más de una ocasión se salen de la norma de la época, una época, los primeros años 90, en la que no existían los avances digitales en la ilustración que hoy permiten a los ilustradores trabajar de otra forma.

Es este un tomo de transición, en el a pesar de que apenas ocurren hechos que aporten datos de interés a la trama original, se nos regala una trama fuertemente crítica con la economía de mercado, la función social del individuo y la responsabilidad que genera la capacidad de cambiar las cosas.

Sin lugar a dudas, un must have para todos aquellos fans del Universo Marvel que ya conozcan la obra o que deseen conocer más de los clásicos que han hecho de La Casa de las Ideas el Universo tan complejo y bien formado que es hoy.

Continuaremos con esta colección el mes que viene, en el que se publica por Panini el Tomo 3, El Guantele del Infinito, tomo en el que el mítico George Perez se unirá a la genialidad de Jim Starlin y Rom Lim.

  Edición original:Silver Surfer v3, 41-50 USA. Edición nacional/ España:Panini Comics. Guión:Jim Starlin y Ron Marz. Dibujo:Rom Lim. Formato:Tomo en tapa dura, 272 páginas. Precio:19,95€.   Seguimos calentando motores para leer todo lo necesario antes de que los Vengadores, Los Héroes Más Poderosos de La Tierra, se enfrenten a Thanos,…
Guión - 9
Dibujo - 9
Interés - 9

9

Starliniano

Panini Comics continúa con su recopilación de la gran saga cósmica ideada por Jim Starlin.

Vosotros puntuáis: 8.86 ( 8 votos)
7 Comments
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
Lord_Pengallan
Lector
2 marzo, 2018 22:54

Ron Lim un 9, vtros. sí que sabéis…

scarlet spider
scarlet spider
Lector
3 marzo, 2018 1:52

Entendiendo que todos tenemos nuestros gustos y criterios, y que el mejor trabajo de toda la carrera de Ron Lim fue con Estela Plateada, pero de ahí a darle un 9 hay un abismo. En los 90 no recuerdo un dibujante que me dejara más indiferente y hastiado. Dibujante de 5 o 6, rápido, profesional, narrador muy normalito no dado al exceso, de personajes clónicos e intercambiables, de escenarios pobres en detalles, de recursos muy limitados y con cientos de tics que repite hasta conseguir hacer todos sus obras similares e insustanciales. Visto un comic suyo, los has visto todos. Fue el cubreparches de la Marvel de los 90, y en eso no se le puede reprochar nada,cumplía,sin más. Su nombre era sinónimo de calidad mínima y de cumplimiento, el típico ilustrador al que se llamaba a última hora porque hacía 24 páginas en 10 días. Lo que hace George Perez en el siguiente tomo está a años luz y muestra lo que REALMENTE es un dibujante de 9 o 10. Mi opinión.

David For President
David For President
Lector
3 marzo, 2018 15:43

Recuerdo que en su momento, en la reseña del primer tomo de Dolmen de Príncipe Valiente se puntuó a Hal Foster con un 9,5.
Ahora veo este 9 a Rom Lim y sé que me voy a tirar toda la tarde intentando deducir qué le faltó al bueno de Lim para progresar en su dibujo ese medio puntito que le habría equiparado a Foster.
Ay, qué cerca se quedó, cagüentó.

scarlet spider
scarlet spider
Lector
En respuesta a  Raúl Gutierrez
5 marzo, 2018 22:02

Hola Raúl. Si que leí tu reseña con atención, justo por eso la nota me pareció tan llamativa. Creo haber argumentado sobradamente porqué este dibujante me parece tan limitado y que dentro de unos estándares darle un 9 es algo irreal. No es por un gusto subjetivo,es por una evidencia artística y estas capacidades no están sujetas solo a que tenga un estilo más o menos realista. Lim es un dibujante mediocre y cumplidor. Tu argumentación sería perfecta si no fuera porque en esta saga tenemos también la colaboración de George Pérez,que deja en evidencia a Lim en milllones de aspectos. En su momento sería el tipo perfecto y haría de Estela plateada un personaje hasta llamativo, pero contextualizándolo en la época y con los cohetáneos que trabajaban para Marvel entonces, este no dejaba de ser un tercera fila que aún a día de hoy sigue sin mostrar ninguna progresión. Darle un 9 es exagerado por eso, porque Pérez, malditas comparaciones, muestra las posibilidades que esta saga hubiese tenido de contar con un artista más capacitado. Darle un 6 o 7 si que me parecería más justo de cara al futuro lector que vaya a comprar o leer esta obra. Pero vamos,que el tema es una chorrada.

Duma
Duma
Lector
5 marzo, 2018 10:09

Que Ron Lim tiene una calidad limitada es bastante conocido y discutido. No voy a debatir eso.

Pero sí creo que su rediseño de Estela Plateada fue durante años excelente (aunque revertido con acierto en los últimos tiempos (*)) y que la entrada en lugar de Pérez en el #4 del Guantelete fue de matrícula de honor, con el papelón de dibujar los dos números más complicados del evento: el combate masivo con los superhéroes y el de las entidades cósmicas.

Ojo, sustituir a Pérez no es cualquier cosa, y hacerlo para el colofón artístico del evento del año de Marvel tampoco es una papeleta fácil. Viñetas como la de un Thor de cristal han sido las que han quedado para el recuerdo de todo el evento en el imaginario colectivo.

(*) El original era más tétrico, más ominoso. Y estáticamente impecable actualizado a las tendencias actuales, como demostraba Coipel en Thor hace unos cuantos años o como los Allred han enseñado en su serie. Pero en los 90 la visión de Lim del surfista y del uso del poder cósmico marcó a una generación y tuvo mucho que ver en el despegue de esa división de la editorial.