Clásicos DC: El Ángel Caído

El Ángel Caído una historia noir, sobrenatural, de terror y ¿superheroica?

Por
1
2016

El Ángel Caído es una serie creada por Peter David y David López. El primer número fue publicado en julio de 2003 por DC Comics, su periplo editorial llegaría hasta mayo de 2005 cuando la serie es cancelada en su número 20. En diciembre de ese mismo año IDW retoma el cómic y publica un total de 33 entregas. En 2009 se recupera el título lanzando dos miniseries más: Fallen Angel: Reborn y Fallen Angel: Return of the Son.

Este cómic transcurre en la misteriosa Bete Noire donde el tiempo es diferente, el día y la noche no tienen las mismas horas, oscuras y sobrenaturales fuerzas dominan la ciudad, de la que se dice da forma al mundo. Sin fuerza policial, la misteriosa Lee es la única que otorga justicia o venganza a los desafortunados. Si logras caerle bien o conmoverla, de lo contrario te conviene alejarte de ella, la intrigante mujer, apodada el Ángel Caído es alguien a evitar si está enemistada contigo. Con multitud de personajes, secundarios, que conforme avanzan los capítulos ganan importancia en la trama, el cómic es uno de los trabajos más adultos y probablemente el más oscuro escrito por Peter David.

En España, Norma Editorial fue la encargada de publicar la serie. Algo que puede resultar extraño ya que Planeta era la dueña de los derechos de explotación de DC Comics por aquel año 2006 supliendo precisamente a Norma editorial desde 2005. Un total de nueve tomos, hasta el cuarto comprende los primeros veinte números de la etapa en DC. Del tomo 5 al 9 se pueden leer los capítulos 1 al 19 de IDW, quedándose incompleta la serie hasta su conclusión en el número 33, e inéditas en nuestro país las miniseries posteriores.

Los autores

Peter David es uno de los más famosos guionistas del mundo del cómic. Autor de una larga etapa en Hulk, donde evoluciona al personaje y sienta bases recurrentes a lo largo de muchos años posteriores para sucesivos guionistas. En Marvel Comics ha brillado en obras como X-Factor o Spiderman 2099, reimaginando el mito arácnido en un futuro distópico de forma muy interesante. Para DC escribió una divertida etapa con los más jóvenes de la editorial en Young Justice. Se ocupa de relanzar a Aquaman en la década de los 90, habiendo destacado sobremanera en la que para muchos es su mejor obra, Las Crónicas de Atlantis, uno de los grandes cómics de Aquaman de la historia, sin que este salga en sus páginas. Una larga etapa con Linda Danvers, Supergirl, en cierta forma, desencadena en esta serie que nos ocupa. Fallen Angel nace como contraparte a la línea Marvel Knights que tanto éxito estaba llevando a la editorial rival.

David López se interesó por el mundo del cómic, como él mismo relata en una entrevista en el segundo tomo del Ángel Caído, editado por Norma, en el año 1992. Un amigo le lleva a presentarse al estudio Camaleón, en Zaragoza. Allí estaban Luis Royo, Isidro Ferrer, Manuel Estrada y Samuel Aznar. David comenta: “Hacía portadas a aerógrafo, pero lo dejé enseguida. Es un trabajo en el que te pegas una semana para hacer un original de una página que al segundo día ya se te ha muerto y ya no es nada creativo, es todo mecánico”.

Un fanzine maño, 451º y Espiral fueron sus primeros trabajos hasta que le llegó la oportunidad de hacer Brut. Un arco argumental de Legends of the Dark Knight (#159-161) titulado Loyalties con John Ostrander fue de sus primeros trabajos para DC. En 2001 le proponen hacerse cargo del Ángel Caído, sobre la serie declara: “Me gustó la idea, había leído el libro But I Digress… y pensaba este tío escribe medio graciosete y tal…y me encontré con el Ángel Caído. Yo creía que iba a ser una serie de cachondeo y qué va, todo serio y grave. Estuvo bien porque tuve que aprender a hacer ambientaciones más oscuras, algo a lo que me ayudó mucho Jesús Saiz. Aprendí a meter negros a hacer zonas más oscuras, etc. Con Peter David no llegué a tener contacto hasta que la serie dejó de publicarse en DC y comenzamos a negociar con IDW Publishing. Creo que escribe bien, es un guionista de serie mensual, en lo suyo se defiende bien”. “Aprendí muchísimo. Hacerte una serie mensual durante dos años te curte mucho”.“Al ser una serie con derechos de autor, DC no apostó fuerte por ella, por otro lado, tuvimos libertad creativa absoluta”.

A David López lo entinta otro autor patrio Fernando Blanco, ya colaboradores en 451º. Al principio de los 2000 entintaba también a Jesús Saiz o Javier Pina. Al mismo tiempo dibujó The Phantom para Moonstone Comics. En 2006 se centra en su trabajo como artista completo con un notable éxito con una amplia aparición en cómics de Marvel. Para DC ha trabajado en series como Batman eterno, Detective Comics, Batwoman, Catwoman, Midnighter y Apolo o su primera aportación como artista completo en la editorial con Phantom Stranger.

J.K Woodward es el artista principal de la etapa de IDW. Este americano publicó su primera obra en Alemania, Flesh Angels, un cómic de sus pinturas expresionistas. Ya afincado en California trabaja con Michael Colbert en la serie Crazy Mary de Digital Webbing donde llama la atención de IDW y le ofrece una miniserie de CSI: NY. El cruce entre Star Trek y Doctor Who o X-Men Origins: The Beast para Marvel son otras de sus obras destacadas.

En el quinto tomo editado por Norma, primero con material IDW y por tanto primero con Woodward al dibujo, este nos explica su proceso artístico. Lo primero que hace el autor es leer el guion entero para conocer toda la historia y después realizar un boceto. Tras rehacer los lápices sobre papel Bristol comienza a pintar con la técnica del gouache, en blanco y negro, su razón: “es caro. La cartera se resiente menos si solo compras dos tubos”. El gouache sin entrar en detalles, podría definirse como un tipo de acuarela, más opaca. Luego añade color con aerógrafo para terminar. Si es necesario utiliza técnicas digitales para conseguir algún efecto especial necesario en páginas muy concretas.

Un laborioso método que brinda escenas pictóricas y dota al cómic de un nuevo y conveniente estilo indie, pero que resulta en ocasiones muy estático, ganando quizás en identidad la ciudad de Bete Noire y el propio cómic, pero chocando demasiado con la etapa anterior, rompiendo radicalmente con el estilo de López. El cambio en el guion y en el dibujo lleva a plantearse si estás leyendo la misma serie. Tras el impacto inicial compruebas que así es, tan solo hacía falta acostumbrarse, eso y que poco a poco la historia se asentara. El primer acercamiento a IDW se siente distinto, el transcurrir de números reconcilia al lector con la ciudad y personajes que nunca han sido desconocidos, pero lo han llegado a parecer. En cierta forma ayuda a la percepción Kristian Donaldson (Fallen Angel #15-16), Billy Tucci y Joe Coroney (Fallen Angel #17-19) que colaboran en la serie con un dibujo más convencional que el de Woodward que además lima su estilo, siendo perfectamente reconocible y manteniendo toda su esencia, tras los primeros cinco números de la serie.

El Ángel Caído

Bete Noire es la ciudad donde se desarrolla esta historia. No solo es el marco, es una protagonista más, ni siquiera eso, hablamos de la protagonista principal del cómic, sobre todo con el transcurrir de números. La urbe ejerce un dominio sobrenatural sobre sus habitantes. Consciente de sí misma, no duda en actuar a favor o en contra de sus ciudadanos según sean necesarios, cualidad medida bajo sus propios parámetros, tan indescifrables como el poder mágico y oculto que la impulsa. De día no hay crímenes. Es incluso más pacífica que el resto de poblaciones sosegadas del mundo. Cuando se oculta el sol es otra cosa. De noche, sus habitantes saben bien que no deben salir a la calle y si lo hacen atenerse a las consecuencias. Monstruos o fuerzas extrañas acechan en los oscuros callejones. Por si esto fuera poco, las leyendas de la sombría y confusa metrópoli, hablan de que Bete Noire es el centro del mundo. Todo cuando acontece en la ciudad se refleja en el resto del planeta, moldeando secretamente a este. La isla de Perdidos al lado de Bete Noire, pecata minuta.

Lee es nuestra pelirroja protagonista. El Ángel Caído como la llama Dolf, es una chica enigmática, fría, cortante, borde, que dice todo lo que piensa o todo lo que tiene que decir, sin ningún miedo a poder incomodar con sus palabras. Un duro personaje para un cómic crudo, alejado (no del todo) de lo superheroico, que trata temas propios del noir, con unos primeros capítulos con potencial para ser una de las mejores lecturas que leas ese año. Gracias principalmente al misterio impregnado en todos sus elementos; la ciudad, su atractiva protagonista y el tratamiento de los secundarios, tan herméticos e interesantes como la fuerte chica o la propia Bete Noire. Un cómic arcano, negro, con tintes sobrenaturales y de terror capaz de encandilar a muchos lectores.

El doctor Juris, Magistrado de la bíblica ciudad (aquí estoy dando una pista) mantiene una relación secreta con Lee. Pero este no es ni mucho menos su valor en el libro. Con un gran poder oculto tiene mucho que decir en El Ángel Caído. Última referencia, prometido, si esto fuera Perdidos sería Jacob. Su brazo fuerte, Shadow Boxer, también esconde un poder y una dramática historia detrás, mantiene una relación con Black Mariah pues es el único al que la bruja de Bete Noire puede tocar sin matar. La mujer estará ligada a nuestro Ángel Caído al igual que Asia Menor el pervertido y depravado traficante, con drogas tan potentes como para aliviar a estos “seres”, Bumper la madame de Bete noire o el amigo de Lee, Dolf un alemán racista, dueño del bar Furors, único refugio pacífico en la oscura noche de la ciudad. Slate, detective privado, siempre observando para el Magistrado, siempre ladino, siempre con un cigarrillo en la boca que además, ¿enciende con los dedos?. Resulta complicado hablar de los personajes y el cómic sin desvelar nada de la trama, de hecho, futuros hijos y personajes de Marvel Epic tendrán peso en la etapa de IDW. ¡Cómo olvidarnos de Benny!, el carterista al que Lee permite sus actividades y que, como todos, es algo más que su apariencia. Una “serpiente” que Bete Noire por algún motivo quiere mantener vivo (otra pista).

Por si esto fuera poco para interesar, el propio autor, Peter David se encargó de fomentar los rumores sobre la identidad del Ángel Caído, insinuando lo que no pocos lectores imaginaban o anhelaban, que la mujer que se encontraba bajo el manto de la guardiana de Bete Noire no fuera otra que la propia Supergirl. Un secreto sin develar hasta la cancelación de la serie por parte de DC Comics y su paso a la editorial IDW, motivo por el que se esfuma esta posibilidad. Una pena, hubiera sido bonito que Lee fuera finalmente Linda Danvers para darle recorrido al personaje. No llegó a ser la chica de la gran “S” en el pecho y nunca la serie se amparó bajo el sello editorial, pero El Ángel Caído podría ser considerada la Supergirl de Vertigo.

La serie deja ver a los protagonistas de Sachs & Violens, JJ y Ernie, una extraña pareja que persigue sin descanso la prostitución infantil utilizando los métodos más destructivos posibles. Tras cada enfrentamiento violento, el deseo sexual de la mujer se dispara y ahí está el afortunado hombre para complacerla. Una miniserie de cuatro números del propio Peter David y George Pérez del sello Epic de Marvel Comics. David introduce a los personajes en el universo del Ángel Caído en los números 19 y 20, su estilo duro y macarra encaja a la perfección en Bete Noire. No tuvo que ver con la decisión, pero es coincidente que al aparecer estos personajes de Marvel en DC, la serie es cancelada por la editorial de Burbank.

Espera, esto es un Clásicos DC ¿verdad? Hasta aquí debería llegar el repaso a Fallen Angel, si quieres saber más tendrás que esperar a que la sección indie se interese por el cómic. Pero como en ZN somos una familia que se ayuda continuamente y además nos desvivimos por el ávido lector, prosigamos unas líneas más con su nueva etapa en la editorial de las tres letras, siendo fundamental para la valoración general del Ángel Caído.

La serie pasa a publicarse en IDW remunerada desde el número 1, en principio como serie limitada. El cambio de editorial es notable en El Ángel Caído. Empezando por el dibujante y siguiendo por el guionista. Lo primero que hace David es contar el origen de nuestra protagonista. Los lectores querían respuestas y aprovechando el cambio de editorial el guionista las entrega. El problema no solo viene de que gran parte del atractivo de la serie, se basa en los secretos que la envuelven y en la incertidumbre que rodea a sus personajes. Puede ser considerado un error desvelar los misterios, pero son introducidos nuevos enigmas en su lugar, el fallo no está tanto en dar explicaciones, el lector tarde o temprano las va a demandar. El problema real está en la respuestas. Cada pregunta auguraba una resolución interesante pero muy pocas de ellas son satisfactorias. Así la serie comienza reafirmando los problemas que traía de los números finales de su anterior aventura editorial.

Peter David, en 2006, comenta al respecto del cambio editorial: “Al construir el argumento para la primera serie limitada (que gracias a las elevadas ventas se convirtió en los primeros cinco números de la serie regular), decidí que lo mejor era centrarse en los orígenes de nuestra heroína. Durante los veinte números de su existencia en DC, esos orígenes habían sido, como mucho, nebulosos”.

“Durante su estancia en DC, existía la posibilidad que el Ángel fuera de hecho, Linda Danvers, la antigua Supergirl. Este concepto nacía de una noción harto simple: tenía planes para la dirección que iba a seguir el personaje de Linda Danvers después del arco argumental llamado “Muchas felicidades”, que introducía el concepto de Kara Zor-El como Supergirl. A pesar de un incremento de ventas del cincuenta por ciento durante dicha miniserie, DC canceló el título…y luego, más o menos un año después, hizo regresar a Kara Zor-El como Supergirl. ¡Qué idea! Dan Didio, editor en jefe de DC me sugirió que tomara los conceptos desarrollados para Supergirl y creara nuevos personajes y un nuevo escenario. Y así nació El Ángel Caído”.

“Mantuve sus orígenes nebulosos no solo para hacerla enigmática, sino como incentivo para que los fans de Linda Danvers, como mínimo , probaran con la nueva serie. Quien conozca el mercado de hoy en día sabe que conseguir que los fans compren una serie sin conexión alguna con un universo comiquero ya establecido es todo un reto. Por eso hice lo que hice, y sigo afirmando que fue la manera correcta de actuar. De no haberlo hecho así, no dudo que El Ángel Caído hubiese sufrido la misma suerte que otros títulos con protagonistas femeninas que aparecieron al mismo tiempo”.

“Con el traslado de El Ángel Caído a IDW (después de largas negociaciones), sabía que quería empezar con un arco argumental que no exigiese familiaridad con los números publicados por DC. Necesitaba una historia que fuese fácilmente comprensible para la gente que visitaba Bete Noire por primera vez, pero que también resultara atractiva para los antiguos fans que se embarcaban de nuevo en nuestra aventura. Me pareció de lo más natural narrar, al fin, los orígenes del Ángel. Ya no tenía sentido jugar con la idea de que pudiera ser Linda Danvers, pues ahora no tenía ni la más mínima relación con DC. Lee tendía que defenderse sola. Siempre había tenido un origen “de recambio” para ella guardadito en la cabeza”.

“Las asombrosas y atmósfericas ilustraciones del nuevo artista, J.K Woodward, eran exactamente el look y el estilo que buscaba. Su Bete Noire parecía hecha de sombras. A veces creo que cuando acaben el libro sobre mi carrera, uno de los puntos más destacados será “ayudo a llamar la atención sobre el artista J.K. Woodward.” Es algo muy merecido y ya tardaba demasiado”.

Leídas las palabras del autor es fácil entender sus motivaciones. El porqué se entiende, incluso se comparte. El cómo se ejecuta el plan marcado es francamente mejorable.

En IDW la serie paulatinamente va desvelando enigmas, como se ha comentado ya, con una resolución cuestionable. Vuelven a aparecer los personajes creados junto a Pérez y se recurre a trucos propios del guionista como la “visita” del anterior Ángel Caído de Bete Noire. Algunas de estas tramas son destacables pero sin la continuidad de aquel cómic que te agarraba y atrapaba sin dejar opción que era la obra en sus primeros capítulos.



Fallen Angel
tiene dividido al fandom. Muchos no la consideran una serie importante, ni siquiera aquellos números mejores. Otros tantos la consideran una gran lectura, incluso la parte menos inspirada de la obra. Seguidores y detractores de Peter David también tienen que ver mucho aquí. En opinión de este humilde redactor, el run en DC es bastante recomendable (no es que me puedan los colores) aún con algún bajón de calidad que luego se hace más evidente en su etapa en IDW. En estos nuevos capítulos se vislumbra algo de aquello que te enganchó en la primera etapa. Por lo que la recomendación lógica sería, hazte con los números publicados por DC. Pero si lo haces, muy probablemente quieras saber más y piques con IDW. Tampoco será uno de esos errores especialmente sangrantes que cometemos como lectores, muchas veces, gustosamente. Una serie no demasiado conocida por el aficionado y que divide a los que sí la han leído. Por lo que solo queda recomendar que la leas por ti mismo, para poder opinar, siempre que te interese su premisa: Una mujer poderosa es la venganza y la justicia en una misteriosa ciudad donde sus habitantes tienen unos intrigantes lazos sobrenaturales entre sí y con la propia urbe, que abraza el noir, el terror y el misterio para contar su interesante historia.

“Si un tipo con bombín os dice que es vuestro mejor amigo y que hay ladrones por todas partes, echad a corred como posesos”
.

1 Comment
Antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
View all comments
DiegoLPP
DiegoLPP
Lector
25 noviembre, 2020 18:37

A mi me encanta Angel Caido de DC, ignoraba su relación con Supergirl, hubiese sido genial que se hubiese materializado esa idea. Tengo que darle una hojeada a la saga de IDW.